Archivo de la categoría: Recursos Naturales

URGENCIAS DE ESTOS TIEMPOS

Por Mariela Sagel, El Siglo, 22 de enero de 2018

Estamos viviendo tiempos extraños, en los que en mitad del verano o temporada seca (para los panameños) caen fuertes aguaceros, al punto de que dicen los que supuestamente lo vieron, que hubo partes de la ciudad que recibió granizo del cielo, en pleno mes de enero, el mes más agradable de este inmisericorde clima.

El medio ambiente se ha vuelto loco, dicen otros, pero todo esto, al igual que las temperaturas extremadamente bajas en Canadá, en el norte de Europa o en Rusia no es otra cosa que el irrespeto que hemos hecho por tantos años a la naturaleza.  Ella, la madre naturaleza, siempre se cobra sus deudas, tarde o temprano. Así es como el agua siempre busca su nivel, o la tierra lo que le hayan arrebatado.

Uno de los aciertos que ha tenido este gobierno, tan desacertado hasta en los temas que no le concierne, como regular el uso de la Cinta Costera por medio de un decreto del Ministerio de Obras Públicas (la información de celebrar algo en lugares abiertos siempre ha sido potestad de la alcaldía, a quien se le informa, no se le pide permiso) es el de prohibir el uso de bolsas plásticas para el expendio de cualquier artículo, dando un tiempo prudencial a los almacenes para que se vayan adecuando.  Volverán los cartuchos de manila, las bolsas de papel (ojalá que sea reciclado) y demás formas de cargar con la compra (hay bolsas reutilizables que desde hace años han estado promoviendo ciertos comercios).

Es hora de que tomemos conciencia de que el planeta está dando signos de agotamiento y hartazgo por tanto abuso.  La disposición a ultranza de la basura, sin tomarse el cuidado de reciclarla, y el desecho de lo que se puede reutilizar es una prioridad del ser humano y así lo deben entender los responsables del manejo de la cosa pública.  Empecemos por educar desde nuestras casas reciclando, dando un mejor uso a lo que botamos y utilizando bolsas de papel para la compra.

El cambio climático ya está aquí

El Siglo, 13 de Diciembre de 2010

Al momento de escribir este artículo, las noticias desde la Conferencia del Cambio Climático no sonaban muy optimistas. Por un lado, un bloque de los países “desarrollados”, entre los cuales resaltan Canadá, Rusia y Japón, se oponían rotundamente a una extensión del Protocolo de Kyoto (que establece una reducción de 5% a los niveles de 1990 de emisiones de gases de efecto invernadero para el 2012) que reduciría el objetivo trazado de 25-40% para el 2020.  Todos los países reconocen que este objetivo es necesario si se desea que la temperatura promedio del planeta no suba de 1.5 a 2 grados C.

Un grupo de países en desarrollo, se oponen rotundamente a la creación de un Fondo “Verde”, que consistiría en 100 mil millones de dólares anuales (generados a través de diferentes “mecanismos” financieros tales como el mercado del carbono y repartidos entre países en desarrollo para adaptarse al cambio climático).  Los Estados Unidos, la Unión Europea y Japón desean que este fondo sea manejado por el Banco Mundial.

El grupo que incluye los EEUU –aunque no hayan nunca firmado el Protocolo de Kyoto–, argumentan que no es posible alcanzar ese propósito sin tener consecuencias económicas.  En un mundo en recesión económica y desempleo en aumento, este argumento es obviamente más político que científico, ya que hay estudios que señalan que se crearían empleos en industrias más sostenibles y limpias a través de mecanismos financieros.  Me atrevo a señalar que esos mecanismos financieros son los que nos han llevado al aprieto global que estamos hoy en día.

El segundo grupo de países argumenta que el Fondo Verde estaría manejado por el Banco Mundial, institución históricamente ligada a implementar políticas económicas impulsadas principalmente por EEUU.  Estos países tienen toda la razón de oponerse pero, sin compromiso, estos fondos no estarían disponibles a tiempo.

El panorama no se avecina ni prometedor ni comprometedor.  Los países no se pondrán de acuerdo, y si lo logran, no va a ser justo.  Es importante que reconozcamos todos que las emisiones de gases de efecto invernadero seguirán aumentando y el cambio climático es inminente.  Por eso el tiempo ha llegado para que cada país cree soluciones locales de adaptación.  Estas soluciones deben ser hechas para cada país y no impuestas por otros.  En Panamá, esta semana vivimos un frente frío que dejó devastadas varias regiones y damnificados a muchos ciudadanos.  No podemos esperar a ver qué se decide en Copenhague, Cancún o Durban.  Lamentablemente, el cambio climático traerá eventos como éste de manera más frecuente, y como país soberano tenemos que velar por la protección de nuestros recursos y nuestra gente.

La importancia de reciclar

MARIELA SAGEL
marielasagel@gmail.com

En todas las instancias se insiste lo importante de reciclar y, en nuestro país, sin mucha cultura al respecto, ciertos productos y también algunas empresas se han estado ocupando del tema.

Para que todos estemos al tanto de lo que significa el término, el mismo se define como “someter a un proceso fisicoquímico y/o mecánico a una materia o un producto ya utilizado a un ciclo de tratamiento total o parcial para obtener una materia prima o un nuevo producto”. Otra definición es “la obtención de materias primas a partir de desechos, introduciéndolos de nuevo en el ciclo de vida y se produce ante la perspectiva del agotamiento de recursos naturales, marco económico y para eliminar, de forma eficaz, los desechos”.

El símbolo de reciclaje es un triángulo verde compuesto de flechas que van dando vueltas. De la manera más doméstica, en nuestro país las personas conscientes de la importancia de reciclar llevamos los periódicos a centros de acopio, separamos y destripamos las latas de aluminio para ponerlas por separado en donde se coloca la basura y en algunas ocasiones, los más enterados, separan los vidrios de los plásticos.

En países avanzados, como puede ser Canadá y Estados Unidos, existen reglas muy estrictas para, al disponer de la basura, en un tambucho se coloque el papel, en otro los plásticos, en otros las latas y en otros los vidrios. Lo que no se recicla son los desperdicios de comida, sea cocinada o cruda y el “foam”. Aún cuando en lugares públicos como el aeropuerto de Tocumen existen esos tambuchos y cada uno tiene un color, no hay una homologación de colores que permita al conocedor de todo el sistema de reciclaje identificar dónde tiene que depositar determinado desperdicio. Y la razón es muy sencilla: 15% de los hombres son daltónicos (no identifican un color de otro).

Sin embargo, hay una nueva tendencia en el tema del reciclaje, que está impulsando el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y es simplificarlo a dos tambuchos: uno donde vayan los desechos orgánicos y en el otro los materiales que se pueden reciclar.

En nuestros países eso puede ser aplicable desde el hogar -especialmente enseñando a los niños y las empleadas domésticas- la importancia de segregar qué va en uno y en otro. Luego eso va a las bolsas que recoge el Municipio y de allí a Cerro Patacón. Creo que es una manera muy amigable para no solo crear conciencia de la importancia de reciclar, sino ofrecer trabajo a los llamados pepenadores para que separen lo que se debe reciclar y se lleve a los lugares correspondientes.

Es urgente empezar a adoptar desde el hogar estas prácticas edificantes porque los recursos se agotan y hay que crear conciencia que la naturaleza nos lo agradecerá.

El reto del agua

3gargantasClarinMARIELA SAGEL Y ADRIANA MÉNDEZ SAGEL*

Publicado en La Estrella de Panamá el 28 de febrero de 2010

Mi hija compartió recientemente conmigo una presentación de una charla a la que ella asistió, en Cambridge, Massachusetts, por parte de John Briscoe, cuya carrera se ha enfocado en el campo del manejo de aguas y desarrollo económico. Oriundo de Sur África, trabajó en el centro de investigación del cólera en Bangladesh, fue profesor en la Universidad de North Carolina y en los últimos veinte años ocupó una posición en el Banco Mundial que lo llevaba a analizar las políticas operativas que se implementaban en el campo del financiamiento de generadores de energía. Actualmente, dicta una cátedra en la Universidad de Harvard y además tiene como misión crear un Instituto Interdisciplinario para el Agua.

En dicha presentación, exhaustiva y además muy bien estructurada y animada, Briscoe lanza un reto al Massachusetts Institute of Techonology (MIT) a unirse a lo que él llama Water Security ( aseguramiento del agua ) y detalla cómo economías emergentes asumen los retos para asegurar el agua en regiones pobres, dado que la ayuda financiera de parte de países desarrollados e instituciones internacionales disminuye considerablemente.

Inicia la presentación con enumerar la forma en que el común de los mortales enfrenta el reto del agua: primero, en un contexto cultural e histórico. Lo tradicional ha sido contar con un recurso (ríos), hacer una represa; y el resultado, el orden político (comenta cómo la famosa represa de las Tres Gargantas de China es una demostración de poder y no una simple represa). Lo segundo, las amenazas externas, en lo que puso por ejemplo que el agua de Pakistán viene de países vecinos con los que no ha mantenido relaciones muy cordiales. En tercer lugar, las herramientas internas, identificadas como la selección, muchas veces, de tecnologías básicas para enfrentar los problemas.

A medida que uno va pasando las filminas de este valioso documento, va entrando en materia y mostrándonos cómo las instituciones financieras, especialmente las que deben apoyar los proyectos que pueden brindar soluciones a la escasez de recursos hídricos —en especial el Banco Mundial— han ido disminuyendo, desde los inicios de la década del 90, los préstamos a proyectos hidroeléctricos, a tal punto que cita al entonces gobernador de Ceara, Brasil, alegando que si se le ocurriera presentar un proyecto para construir una represa de apenas diez metros de altura, ese organismo a lo mejor requeriría de estudios similares a los que se presentarían para replicar a la de Itaipú (la mayor hidroeléctrica del mundo, binacional entre Paraguay y Brasil). Apunta que es realmente dramático que los países en desarrollo, con escasos y no muy robustas economías, necesitan, la mayor parte del tiempo, financiar sus propias infraestructuras. Y cómo las economías medianas, como India, Brasil y más importante, China, están llenando el hueco dejado por los timoratos ricachones donantes. En un escenario mundial, el Banco Mundial financia 5 proyectos versus 200 que respalda China.

Hay mucha tela que cortar en este enfoque avanzado del Prof. Briscoe, tanto que daría para varios artículos. Quiero resumir una experiencia suya, que relata que hace 21 años, en un poblado de Bangladesh, al que le llega el afluente del segundo río más caudaloso del mundo (el río Congo), él mismo se opuso a que se generara electricidad por medio de una represa y cuando volvió constató que el nivel de vida de la población se había elevado, se habían incrementado las labores agropecuarias, ahora los residentes tenían bombas de agua para su uso y de la misma manera se alimentaban mejor y habían establecido un sistema de letrinas, a la vez que la expectativa de vida de las mujeres había aumentado.

Todo este rodeo para indicar que el tema debería ser prioridad en los países en desarrollo. En la Antigua China, el emperador era representado por el dragón, el cual simboliza el poder, particularmente sobre el agua, la lluvia y las inundaciones. Si el monarca no manejaba exitosamente el tema, no duraba mucho. Usando esta misma alegoría debemos asegurarnos que nuestros gobiernos sean responsables en el manejo del agua. Se debe elevar el asunto a tema de seguridad y comenzar primero en invertir en infraestructura y luego en estrategias innovadoras.

En Panamá, el agua abunda, pero existen grupos que se oponen a manejar este recurso de manera innovadora y prefieren quemar combustible, pagando una tarifa más alta en concepto de energía en vez de hacerlo de forma responsable y asegurar un desarrollo económico más sostenible y más equitativo para la mayoría de los panameños.

MARIELA SAGEL Y ADRIANA MÉNDEZ SAGEL*

Mi hija compartió recientemente conmigo una presentación de una charla a la que ella asistió, en Cambridge, Massachusetts, por parte de John Briscoe, cuya carrera se ha enfocado en el campo del manejo de aguas y desarrollo económico. Oriundo de Sur África, trabajó en el centro de investigación del cólera en Bangladesh, fue profesor en la Universidad de North Carolina y en los últimos veinte años ocupó una posición en el Banco Mundial que lo llevaba a analizar las políticas operativas que se implementaban en el campo del financiamiento de generadores de energía. Actualmente, dicta una cátedra en la Universidad de Harvard y además tiene como misión crear un Instituto Interdisciplinario para el Agua.

En dicha presentación, exhaustiva y además muy bien estructurada y animada, Briscoe lanza un reto al Massachusetts Institute of Techonology (MIT) a unirse a lo que él llama Water Security ( aseguramiento del agua ) y detalla cómo economías emergentes asumen los retos para asegurar el agua en regiones pobres, dado que la ayuda financiera de parte de países desarrollados e instituciones internacionales disminuye considerablemente.

Inicia la presentación con enumerar la forma en que el común de los mortales enfrenta el reto del agua: primero, en un contexto cultural e histórico. Lo tradicional ha sido contar con un recurso (ríos), hacer una represa; y el resultado, el orden político (comenta cómo la famosa represa de las Tres Gargantas de China es una demostración de poder y no una simple represa). Lo segundo, las amenazas externas, en lo que puso por ejemplo que el agua de Pakistán viene de países vecinos con los que no ha mantenido relaciones muy cordiales. En tercer lugar, las herramientas internas, identificadas como la selección, muchas veces, de tecnologías básicas para enfrentar los problemas.

A medida que uno va pasando las filminas de este valioso documento, va entrando en materia y mostrándonos cómo las instituciones financieras, especialmente las que deben apoyar los proyectos que pueden brindar soluciones a la escasez de recursos hídricos —en especial el Banco Mundial— han ido disminuyendo, desde los inicios de la década del 90, los préstamos a proyectos hidroeléctricos, a tal punto que cita al entonces gobernador de Ceara, Brasil, alegando que si se le ocurriera presentar un proyecto para construir una represa de apenas diez metros de altura, ese organismo a lo mejor requeriría de estudios similares a los que se presentarían para replicar a la de Itaipú (la mayor hidroeléctrica del mundo, binacional entre Paraguay y Brasil). Apunta que es realmente dramático que los países en desarrollo, con escasos y no muy robustas economías, necesitan, la mayor parte del tiempo, financiar sus propias infraestructuras. Y cómo las economías medianas, como India, Brasil y más importante, China, están llenando el hueco dejado por los timoratos ricachones donantes. En un escenario mundial, el Banco Mundial financia 5 proyectos versus 200 que respalda China.

Hay mucha tela que cortar en este enfoque avanzado del Prof. Briscoe, tanto que daría para varios artículos. Quiero resumir una experiencia suya, que relata que hace 21 años, en un poblado de Bangladesh, al que le llega el afluente del segundo río más caudaloso del mundo (el río Congo), él mismo se opuso a que se generara electricidad por medio de una represa y cuando volvió constató que el nivel de vida de la población se había elevado, se habían incrementado las labores agropecuarias, ahora los residentes tenían bombas de agua para su uso y de la misma manera se alimentaban mejor y habían establecido un sistema de letrinas, a la vez que la expectativa de vida de las mujeres había aumentado.

Todo este rodeo para indicar que el tema debería ser prioridad en los países en desarrollo. En la Antigua China, el emperador era representado por el dragón, el cual simboliza el poder, particularmente sobre el agua, la lluvia y las inundaciones. Si el monarca no manejaba exitosamente el tema, no duraba mucho. Usando esta misma alegoría debemos asegurarnos que nuestros gobiernos sean responsables en el manejo del agua. Se debe elevar el asunto a tema de seguridad y comenzar primero en invertir en infraestructura y luego en estrategias innovadoras.

En Panamá, el agua abunda, pero existen grupos que se oponen a manejar este recurso de manera innovadora y prefieren quemar combustible, pagando una tarifa más alta en concepto de energía en vez de hacerlo de forma responsable y asegurar un desarrollo económico más sostenible y más equitativo para la mayoría de los panameños.

Progreso o Pobreza

En Panamá pareciera que el progreso no se genera para mitigar la pobreza. Cada vez que alguien ve la oportunidad de coadyuvar al mejoramiento de la calidad de vida de los panameños lo acusan de atacar el ambiente, querer despojar a los vecinos de sus huertos o hasta de envenenamiento. Omar Torrijos pudo hacer las hidroeléctricas que hoy nos salvan de pagar más caro el combustible porque no tuvo que lidiar con un Ente Regulador (o como se llame ahora) lleno de personas que demoran los trámites o los hacen más largos, a fin que unos pocos se sigan enriqueciendo.

Las fuentes alternativas para generar energía en forma limpia en Panamá (como diría el Protocolo de Kyoto) son principalmente la solar, la eólica y las hidroeléctricas. Por ser un país donde el sol siempre sale por algún lado, lo ideal serían los generadores solares, pero ellos conllevan una enorme inversión, que tarda en retornar y desde la liberalización de la generación, la cosa no es tan fácil. En las hidroeléctricas siempre hay un problema de por medio. Como se utiliza un recurso natural (cauce de río) tiene que lograrse una concesión de parte de la ASEP, y allí es donde la puerca tuerce el rabo. Los trámites pueden durar infinitamente, se logran los acuerdos de distribución (PPA) con uno de los dos jugadores del oligopolio que nos rige y podemos perder hasta la camisa en el camino, si no la misma concesión.

La energía eólica es la generada por el viento o por el efecto de sus corrientes de aire. Su utilización data desde la antigüedad, cuando los barcos eran impulsados por el viento y todavía de ella dependen los veleros.

La energía que el viento produce se convierte en eléctrica mediante aerogeneradores. Se considera un recurso abundante, renovable , limpio y ayuda a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero al reemplazar termoeléctricas a base de combustibles fósiles, lo que la convierte en un tipo de energía verde . Sus grandes torres con aspas, que simulan molinos de viento, son representativas de las ventajas que se brindan. Pero estás, para los amantes de los pájaros, representan un peligro.

Panamá importa 70% de su energía, casi todo el petróleo que consume es importado, no produce ni consume todavía gas natural y el 60% de la energía eléctrica proviene de las hidroeléctricas. El resto es generada por las térmicas. Se están haciendo intentos por incursionar en la provechosa generación de energía eólica, tropezando con los interminables trámites y la ignorancia que prevalece a pesar de ser un país con un bajo índice de iliteratos. Todo es cuestión de poder y la naturaleza humana se envilece cuando dota de poder a la ignorancia.

El gobierno dice incentivar y promover el uso de tecnologías ambientalmente sostenibles para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y sus autoridades ambientales apoyan el valor de los créditos de carbono. Sin embargo, para echar a andar un proyecto se pasan la mano el uno al otro y se tienen que esperar años para el inicio de la generación.

La ciudad de Panamá, donde se concentra la mayor cantidad de población, debería poder contar con fuentes de energía alternativa que le permitan tener la suficiente capacidad como para que un edificio ostente grandes vitrales decorativos que a la vez sean paneles solares (hace unos años la Embajada de Canadá presentó en una expo Capac esta innovación) y pequeños molinos sobre las azoteas que le hagan muy poco daño a la abundante población de aves que nos caracteriza.

Así mismo, áreas como Sarigua, que no sirven sino para ser un atractivo turístico, pueden ser poblados de paneles solares que sean generadores potentes. En el campo eólico, entiendo que varios proyectos
están por arrancar, pero sería muy interesante ver en las espesas montañas del Cerro Tute, donde el viento ya no tiene sombra y no para de soplar, sendos aerogeneradores que nos hagan parecer la visión del Quijote cuando embistió contra “los gigantes” que había en La Mancha.

Una iniciativa ejemplar en el Medio Oriente es la torre de Burj al-Taqa. Esta torre será una de las torres más altas del mundo, autosuficiente en términos energéticos. La torre tendrá un sistema de auto refrigeración muy avanzado (usando el agua del mar para refrescar el aire que entra al
edificio), tomando en cuenta que el diseño de la estructura (la torre es cilíndrica por lo que no hay superficies directamente expuestas al sol) y materiales que no permiten que el frío del aire acondicionado se disperse al exterior (la temperatura promedio en algunos días es de 40 grados C).
Además será autosuficiente ya que tendrá una turbina de 60 metros de alto en su azotea que será combinada con paneles solares sobre el edificio y otro juego de paneles solares sobre el mar que se verán desde la torre.

Las constructoras y los responsables de diseños de edificios autosuficientes deberían ser premiadas por sus iniciativas, si es que algún día llega alguien a ser tan creativo en Panamá. Incentivos fiscales, además de créditos de carbono podrían abaratar los costos de estas obras además de incentivar a constructoras a proponer estas ideas. Para referencia, a fines de 2007, la capacidad mundial de los generadores eólicos fue de 94.1 gigawatts.

Mientras la eólica genera alrededor del 1% del consumo de electricidad mundial,[ ]representa alrededor del 19% de la producción eléctrica en Dinamarca, 9% en España y Portugal, y un 6% en Alemania e Irlanda (Datos del 2007).