Archivo de la categoría: Pobreza

¿EN QUÉ QUEDÓ LA CONCERTACIÓN?

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 5 de febrero de 2017

Aunque muchos de nosotros estamos muy pendientes de lo que hace y deshace el nuevo POTUS, que en 15 días ha sacudido al mundo (parafraseando a John Reed, el gringo que publicó en 1919 “Diez días que estremecieron al mundo” relatando la revolución bolchevique, que en octubre próximo cumple 100 años), y nos hemos solidarizamos con México y otros países que han sido avasallados, tenemos que mirar nuestro propio patio para que, cuando nos toque, estemos preparados.

Uno de los encuentros más recientes que se han dado en el mundo, independientemente del “reality show” que a cada rato monta el nuevo inquilino de la Casa Blanca, fue la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos, que se verificó en Suiza bajo el lema central de Liderazgo Responsable y Receptivo.  Según un interesante documento que publicó en este diario el Ing. Juan Carlos Roldán, de la empresa de comunicaciones Pizzolante, se destaca que las nuevas circunstancias del mundo obligan a buscar el perfil, la oportunidad y la responsabilidad de los líderes políticos y económicos que deben combatir la exclusión existente en muchos países.

En Panamá, esas nuevas circunstancias se vinieron develando desde el año 2006, cuando se convocó a un referéndum para la ampliación del Canal de Panamá, que en teoría brindaría excedentes que debían ser invertidos en alcanzar una sociedad más democrática, equitativa, próspera, social y ambientalmente sostenible y regionalmente equilibrada.

En el año 2007, después de meses de arduo trabajo de varias mesas interdisciplinarias y la participación de 2000 personas de todo el espectro social, gremial, profesional, étnico, religioso, político e ideológico, se logró un documento inédito en la historia de los diálogos, que permitió recopilar información valiosa sobre las realidades de cada provincia y las comarcas para construir una visión territorial desde la amplia participación de la gente.  Mediante estos acuerdos de concertación nacional para el desarrollo se le ofrecía a la economía panameña una renovada oportunidad de alcanzar el objetivo de superar una realidad éticamente intolerable, socialmente inaceptable, económicamente injustificable y políticamente insostenible, con voluntad, ilusión y esperanzas, además de los mecanismos para monitorear su avance y lograr alcanzar sus fines.

Dado que el país tiene profundas asimetrías sociales y territoriales, que afectan primordialmente a los sectores agrícolas e indígenas, se tomaron en cuenta estos fenómenos –que le dan el peso a solamente tres provincias que generan el 90% del Producto Interno Bruto (PIB)– para dirigir al país a un crecimiento sostenible, que es el que se alcanza con una tasa de crecimiento del PIB superior al 7% anual durante períodos prolongados.  La realidad de Panamá –que ya es un país de ingreso medio – es que ha mostrado serias dificultades para sostener esta dinámica de crecimiento y por ende no logra tener una sociedad equitativa que eleve el ingreso por habitante de la población más pobre y mejore el acceso a servicios e infraestructura de calidad.

Los acuerdos de la concentración nacional para el desarrollo fueron suscritos en octubre de 2007 y lo firmaron abogados, clubes cívicos, economistas, etnia negra, el Gobierno Nacional (que encabezaba en ese momento el Presidente Martin Torrijos), la Asamblea Legislativa, los gobiernos locales, iglesias, comité ecuménico, ingenieros y arquitectos, instituciones de educación superior, organizaciones empresariales, juveniles, de mujeres, de pequeños y medianos productores, de trabajadores, pueblos indígenas, partidos políticos (con la excepción de Cambio Democrático), representantes de provincias y de las diferentes mesas que trabajaron en su elaboración y, como testigos, el entonces coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas, la directora del equipo facilitador para la concertación, la hoy vice presidenta Isabel Saint Malo de Alvarado, y el facilitador principal para el proceso.

Esta instancia cuenta con sendas oficinas en el área de Balboa, funcionarios con altos sueldos pero a la fecha, ningún resultado se ha visto.  Si existen los mecanismos para enfrentar los problemas que surgen a diario, ¿qué estamos esperando para que se pongan a trabajar?  ¿Por qué directora del equipo facilitador no ve la oportunidad de ejercer un liderazgo responsable y receptivo en momentos que el país atraviesa un serio problema de gobernabilidad y se acuerda de sus tiempos de asesora de Naciones Unidas?

Recordemos que el término concertación es un acuerdo, pacto o convenio que se hace sobre algún propósito, y en el caso que nos concierne, el propósito es Panamá y las renovadas oportunidades para el desarrollo que se presentaron cuando se decidió actualizar los objetivos y metas nacionales del desarrollo.

CHIRIQUÍ EN LAS PÁGINAS DE SU HISTORIA

Por Mariela Sagel, Facetas, 30 de octubre de 2016

Gracias al apoyo de varias personas e instituciones interesadas en preservar la historia, y con el respaldo irrestricto del Municipio de David y la empresa Petroterminal de Panamá, se publicó recientemente el libro “Chiriquí en las páginas de su historia 1720-1920”, investigación monumental que por más de 20 años llevó a cabo el Doctor Mario Molina Castillo.  Este acto tan significativo para esa importante provincia panameña se llevó a cabo en la Casa Municipal de Bellas Artes de la capital chiricana, y a él acudieron las personas interesadas en conocer su historia.  Estuvo amenizado por el grupo de cuerdas de la Universidad Autónoma de Chiriquí, interpretando piezas de los pasillos de Vicente Gómez Gudiño, cuya obra más celebrada fue “El suspiro de una fea” con el que nos deleitaron esa noche.

Portada del libro Chiriquí en las páginas de su historia (1720-1920)

Chiriquí en las páginas de su historia 1720-1920” es un enjundioso estudio referencial sobre las estirpes y familias que han ido labrando el intrincado tejido social que ha hecho pujante esa provincia, remontándose a la familia Gallegos, como semilla de la historia de Chiriquí, que empiezan a ser portaestandartes de la historia regional de la región desde mediados del siglo XVIII hasta el primer cuarto del siglo XX.  Cómo a través del fortalecimiento de las redes hegemónicas se fue consolidando el poder político y económico, que basó su fortaleza en la ganadería y el comercio de cabotaje.  La familia Gallegos, objeto de este estudio, procedía directamente del Perú, aunque fueran descendientes de españoles, concretamente de Sevilla.  De igual forma, a Diego de Almagro, conquistador de Chile, le unían lazos a esa familia, según las pesquisas que llevó a cabo el profesor Molina.  Un libro urgente y necesario que resplandece por contar la historia regional, disciplina que se gestó en la escuela de Annales, nacida en Francia a mediados del siglo XX, según nos señala oportunamente el Dr. Juan David Morgan en el prólogo del libro y quien fue uno de los que condujo el ameno conversatorio que se llevó a cabo la noche del 20 de octubre pasado.

Los propulsores del estudio de la historia regional subrayan la importancia de estudiar y analizar lo regional para una mejor comprensión de la historia general, que es lo que ha venido haciendo el Doctor Molina en su dedicada labor de investigador e historiador en todos los archivos donde puede obtener fuentes que respalden sus sólidas investigaciones.

EL AUTOR

Dr. Mario Molina, autor de la monumental obra

El Doctor Molina posee tres licenciaturas, una en historia y geografía y otra en pedagogía, así como un post grado en docencia y un doctorado en Historia de América, de la Universidad de Sevilla, España, graduado con la máxima calificación en su tesis doctoral.  Ha escrito varios libros que lo acreditan como un sólido investigador, tales como el reciente titulado Chiriquí en sus fronteras de producción. Otros son: Migraciones y evolución urbana e industrial; José María Carrillo Tamayo, en la historia de Chiriquí, 1880-1980; La tragedia del color en el Panamá colonial, 1501-1821; Panamá, una sociedad esclavista en el período colonial. Hijos del campo. Bijagual y Cochea en la historia de Chiriquí (una sociedad rural). También sobresale la muy conocida obra Veragua: la tierra de Colón y de Urracá, un estudio geo histórico, urbanístico, económico, político, social y cultural de las provincias de Chiriquí, Bocas del Toro y Veraguas y “David, Historia y Sociedad. Orígenes y evolución pre urbana 1602-1890”. Tiene también un poemario titulado Desnudos en el silencio, y ha sido expositor, conferencista y participante en numerosos eventos relacionados al tema.

Su enorme disciplina investigativa, algo que en otros se ha ido perdiendo en el tiempo, la ejerce de forma ordenada y comprometida en los archivos nacionales de Panamá, Lima, Bogotá, Sevilla y San José, pero sobre todo, es acucioso investigador de los archivos parroquiales.  Comentaba que una de sus fuentes más interesantes las ha encontrado en los archivos de los mormones tanto en Panamá como en David.

El día de la presentación hizo una caldeada defensa en rescate de la investigación, de ese oficio que ahora se ha ido perdiendo por el acceso fácil a la información por medio de un click (a la Internet).  Él es un fervoroso practicante de hurgar en los periódicos viejos y que casi se deshacen en las olvidadas salas de los Archivos Nacionales.

LAS PÁGINAS DE LA HISTORIA DE CHIRIQUÍ

Este libro representa un gran esfuerzo del Dr. Molina para mostrar una nueva rama de la historia social conocida como microhistoria, que no es más que el estudio, con lupa en mano, de acontecimientos y personajes de la historia que usualmente pasan inadvertidos, pero sin cuya existencia resulta muy difícil comprender todo.

De su mano y por medio de intrincados malabarismos, podemos descubrir cómo las élites chiricanas fueron absorbidas por particularismo partidistas emanados, en el fondo, de ambiciones de poder político y personales entre dos bandos, los Gallegos y los Calancha.  Esta búsqueda por la hegemonía política regional la basó el profesor Molina en la obra España invertebrada, de José Ortega y Gasset, en la que alude a esos particularismos políticos regionalistas como el prototipo del divisionismo nacional.  Es así que de la familia Gallegos descienden o están emparentadas las familias De Obaldía, Agnew, Sagel, Venero, Araúz, Franceschi, Lambert, Randolph entre otros que trascendieron en la vida histórica y política chiricana y de Panamá del siglo XIX y comienzos del siglo XX, y que tuvo su principal exponente en José de Obaldía Orejuela, vicepresidente y presidente de Colombia, del Departamento de Panamá, congresista, ideólogo nacional, y otros destacados parientes, como lo fue Carlos Manuel Gallegos, rector del Instituto Nacional, siendo uno de los valores educativos de importancia.

El Dr. César Elías Sanjur, el Dr. Juan David Morgan, Mariela Sagel y el Dr. Mario Molina

Como uno de los mayores aportes que nos brinda este tratado de historia chiricana están las muchas tablas genealógicas que detallan la red social, hegemónica que fue reforzándose por los enlaces matrimoniales entre primos y parientes, especialmente en la tercera y cuarta generación, lo que aseguraba mantenerse en la cúspide social, mediante alianzas de fortunas como un recurso efectivo al usufructo del poder, ya sea por familiares consanguíneos o políticos.  Este proceso endogámico ha sido tratado con singular profundidad y elegancia por el historiador y geógrafo Omar Jaén Suárez en su teoría de “la república de los primos”.

El estudio de redes familiares da como resultado una estructura que tienen un eje conductivo raizal, en este caso la familia Gallegos-Cañoli, que se estableció en Santiago de Alanje y a partir de allí fueron consolidando su poder económico y político a través de los enlaces nupciales con las familias Fernández Ríos, Fernández de Estribí y otros.  Después deviene una historia fascinante que conduce al concerniente o al curioso por un bosque genealógico sin fin donde los protagonistas son las ramas de los árboles que ha ido construyendo y reconstruyendo el Doctor Molina en “Chiriquí en las páginas de su historia 1720-1920”.

Un documento necesario para la comprensión del desarrollo de esa altiva provincia, de sus orgullosos representantes, muchos de los cuales se dieron cita el día de la presentación para escuchar atentos lo que con tanto esfuerzo y con una importante crítica social tiene que decir y sigue diciendo, a través de las páginas de sus libros el Dr. Mario Molina.

Una silla junto a los grandes

JUSTO ARROYO, NUEVO ACADÉMICO
MARIELA SAGEL
Facetas, 23 de febrero de 2014
Sabía que estaba destinado a sentarse en ella algún día, como un trono conquistado hace tiempo pero que aún mantenía su distancia. Pero a partir del jueves 20 de febrero todo cambió. Finalmente la silla ‘H’ -en la que en su momento se sentaron Demetrio Fábrega y Ricardo J. Bérmudez- estaba a su alcance.

Como ha sucedido con otros autores, tuvo que abrirse camino a base de trabajo y talento. Primero tuvo que pulir su estilo, hacerse un nombre como escritor, ganar el Premio Ricardo Miró en ocho ocasiones. Ése fue el camino que tuvo que recorrer Justo Arroyo para ganar un espacio dentro de la Academia Panameña de la Lengua, junto a autores de la talla de Guillermo Sánchez Borbón, Dimas Lidio Pitty y Guillermo Ros -Zanet. Un justo reconocimiento al autor de obras como Semana sin viernes, Para terminar diciembre, Lucio Dante resucita, La Gayola, Dejando atrás al hombre de celofán, Héroes a medio tiempo, Vida que olvida, entre otros libros.

Con Justo Arroyo, Isabel Damián y Yolanda Crespo
INGRESO A LA ACADEMIA PANAMEÑA DE LA LENGUA
Un académico justo a la medida
MARIELA SAGEL
Arroyo se sentará en el lugar que antes ocuparon Demetrio Fábrega y Ricardo J. Bermúdez. Un sitial digno de un escritor que ha ganado el premio ‘Ricardo Miró’ en ocho ocasiones
El pasado jueves, en un acto que tuvo lugar en la ‘casona’ de la Academia Panameña de la Lengua, el escritor Justo Arroyo asumió su lugar en la silla ‘H’ de la Academia Panameña de la Lengua, la misma que anteriormente fue ocupada por autores de la talla de Demetrio Fábrega Arosemena, Héctor Conte Bermúdez y Ricardo J. Bermúdez.
En ese recinto mítico fue acogido el escritor colonense, en la voz de Margarita Vásquez, la académica que lo recibió, ‘–cuya urgencia de formarse como escritor conmueve–, el joven Arroyo abrió los ojos allí mismo a la literatura en los alrededores del cincuentenario de la República de Panamá, e inició su estudio e indagación sobre la herencia que le había sido encomendaba “según intuía”, que atesoró desde entonces y que le ha dado motivos a una vida entregada sin cuartel a las letras’.

Entre anécdotas y alegorías puntuales, que gozamos los asistentes al acto, Justo Arroyo asumió con hidalguía ese reto que le tendieron desde el más allá sus maestros Ismael García S. y sobre todo, el recordado Ricardo J. Bermúdez, arquitecto, poeta, novelista, docente, ético, su ‘guía en todo sentido’. También se refirió a la crisis que sufre la literatura desde la publicación del Quijote, acerca de que si la misma agoniza o si tiene futuro.

El autor de Requiém por un duende, Para terminar diciembre, Semana sin viernes y Lucio dante resucita, entre otras novelas fue el protagonista de una velada que fue un remanso de buena literatura y apuntes agudos. Fue un justo reconocimiento a un escritor que ha dedicado su vida a dejar en alto la literatura panameña.

Previamente a su presentación como académico, Facetas entrevistó al ganador en varias ocasiones del Premio Ricardo Miró.

¿DE DÓNDE SIENTE QUE SE DERIVA SU INSPIRACIÓN PARA ESCRIBIR Y A QUÉ SE DEBE?

Es la gran incógnita creativa. Puede suceder que lo que llamamos inspiración, la repentina aparición de temas y fórmulas, llegue como en oleadas. Como también ocurre que aparezca luego de un sostenido esfuerzo de trabajo, superando cualquier dificultad real o imaginaria.

EN SU NARRATIVA HAY CUENTOS Y NOVELAS, ADEMÁS DE ALGUNOS TRABAJOS DE EDICIÓN. TAMBIÉN ES TRADUCTOR. ¿CUÁL ES EL GÉNERO QUE MÁS LE GUSTA Y MEDIANTE EL CUAL SE SIENTE MÁS CÓMODO EN EXPRESARSE?

Siento una atracción especial por el cuento, por su síntesis, su economía de palabras, lo que a su vez crea su reto específico. La novela es más cómoda, y permite libertades que no se dan en el cuento.

‘LA GAYOLA’ FUE SU PRIMERA OBRA GALARDONADA Y LLEVABA UN PRÓLOGO DE JOSÉ DE JESÚS MARTÍNEZ. ¿QUÉ TIENE DE ESPECIAL ESE TRABAJO PREMIADO EN GUATEMALA?

Fue, precisamente, mi primer reconocimiento como escritor, al poner mi trabajo en manos de un jurado. El prólogo de José de Jesús Martínez constituye una genialidad de literatura y matemática de este lúcido y preclaro pensador.

EN MI RECUENTO, SON OCHO LOS PREMIOS QUE HA GANADO EN EL CONCURSO RICARDO MIRÓ. ¿PIENSA SEGUIR PARTICIPANDO EN ÉL?

Creo que mi ciclo como participante del Premio Ricardo Miró ha terminado.

CUÉNTEME ACERCA DE SU EXPERIENCIA COMO TRADUCTOR, LO ES EN FRANCÉS O INGLÉS. ¿ES PARA OBRAS LITERARIAS O EN GENERAL?

La traducción es una profesión a la cual le tengo una simpatía especial, por sus mismas características de creatividad e independencia, al tiempo que se adquiere una deuda de máxima fidelidad con el autor. La traducción fue mi principal actividad durante los años que residí en el extranjero, y la ejerzo principalmente del español al inglés y viceversa.

¿EN QUÉ ÉPOCA FUE EMBAJADOR EN COLOMBIA Y CÓMO FUE SU EXPERIENCIA EN UN PUESTO DIPLOMÁTICO? ¿CONTRASTABA ÉSTA CON LA LITERATURA? COLOMBIA ES UN PAÍS CULTO Y SEGURAMENTE LA VIDA CULTURAL ALLÁ FUE ESTIMULANTE. 

Fui embajador en Colombia a finales de los 80, y acepté el puesto por tratarse de un país de toda mi admiración. Las funciones de embajador no deben ser antagónicas con la creación literaria.

ESTUDIÓ EN MÉXICO, EN LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA, ¿QUÉ APORTÓ A SU VIDA ESE PERÍODO YA QUE MÉXICO ES UN SEMILLERO DE ESCRITORES Y LA INSTRUCCIÓN UNIVERSITARIA ES DE EXCELENCIA?

Mi experiencia como estudiante y luego como profesor en la UNAM me marcó para toda la vida. Además de hacerme ver el abismo educativo y cultural que existe entre Panamáy México.

LA ACADEMIA PANAMEÑA DE LA LENGUA LO DISTINGUE COMO ACADÉMICO DE NÚMERO EL JUEVES 20 DE FEBRERO. ENTIENDO QUE ES UNA DESIGNACIÓN QUE YA TIENE TIEMPO DE ESTAR SOBRE LA MESA. ¿CUÁL HA SIDO EL MOTIVO DE POSTERGAR TANTO EL ACTO PROTOCOLAR?

En realidad ha sido un año y dos meses solamente, tiempo durante el cual se presentan imponderables como en cualquier lugar, y que pueden abarcar desde simples ajustes de calendario, viajes imprevistos, fechas inapropiadas como carnavales, fiestas patrias o navidades, etc. Incluso problemas de salud.

¿QUÉ ESPERA COMO ACADÉMICO DE LA LENGUA? ¿CUÁL ES SU EXPECTATIVA SIENDO PARTE DE LA INSTITUCIÓN QUE RIGE NUESTRO IDIOMA Y QUE HA ESTADO MUY ACTIVA EN LOS ÚLTIMOS AÑOS? ¿EN QUÉ COMISIONES SE HA INVOLUCRADO Y CUÁLES TAREAS PIENSA EMPRENDER DENTRO DE ESA INSTITUCIÓN?

Espero cumplir según mis capacidades en las tareas y comisiones que se presenten. En este 2014, por ejemplo, conmemoramos diversos centenarios de escritores como Julio Cortázar y Octavio Paz, además del de Ricardo J. Bermúdez, a quien tengo el honor de suceder. Y está el Centenario del Canal, de capital importancia cultural y literaria.

¿CÓMO VE EL DESARROLLO LITERARIO PANAMEÑO? ¿SE ESCRIBE MÁS? ¿SE LEE MÁS? ¿LAS EDITORIALES INTERNACIONALES PROMUEVEN A LOS ESCRITORES PANAMEÑOS DE EXCELENCIA? TUVIMOS RECIENTEMENTE LA GRATA NOTICIA DE LA EDICIÓN DE UNA NOVELA DE ITZEL VELÁSQUEZ, LA PRIMERA, EN UN SELLO TAN PRESTIGIOSO COMO LUMEN, DE RANDOM HOUSE. ¿QUÉ HARÍA FALTA PARA COLOCAR A PANAMÁ EN EL MAPA LITERARIO LATINOAMERICANO?

La literatura y la lectura, como digo en mi disertación, están en crisis, aunque, como significa la palabra, se trata además de una oportunidad. Tenemos la oportunidad de darle una vuelta de tuerca a la situación pero para ello todos, escritores, editores, educadores, padres de familia, estudiantes, autoridades educativas y culturales, todos, deben involucrarse para encontrar caminos que nos conduzcan hacia un país más culto, más lector.

EN OTRAS PALABRAS, ¿CÓMO SE SIENTE AL SER ADMITIDO EN LA ACADEMIA PANAMEÑA DE LA LENGUA?

Honor y responsabilidad. Especialmente por los hombres y mujeres que estuvieron previamente, algunos de los cuales fueron mis maestros y a quienes admiro muchísimo.

¿CUÁL SERÍA EL APORTE DE LOS ACADÉMICOS AL LECTOR COMÚN Y EL SUYO A LA ACADEMIA?

Esos aportes tendrían que encontrarse en las obras individuales, exclusivamente.

ANÁLISIS ACADÉMICO
¿Qué era la literatura?
 ¿Está muerta la literatura? Sucumbió al fin a la avalancha tecnológica precipita por los ebooks, los chats y las redes sociales. Esta fue la pregunta que Justo Arroyo hizo durante el discurso que pronunció en ocasión a su presentación como nuevo académico.
El novelista colonense planteó que mientras algunos eruditos han proclamado la muerte de las expresiones literarias en Estados Unidos y en los países del primer mundo, la misma continúa encontrando terrenos fértiles en los países del tercer mundo, abonada por las realidades insospechadas que muchas veces pasan desapercibidas para las élites literarias.

El literato apuntaló su argumento con máximas de los autores Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa. ‘Lo único que está muerto es la forma de narrar’, sentenció en una oportunidad el desaparecido escritor mexicano, mientras que para el Nobel peruano la literatura continúa ‘siendo una necesidad imprescindible para que la civilización siga existiendo’.

Para el novelista parte del problema radica en el ‘boom’ editorial que se ha venido registrando en los últimos años, que ha propiciado que cada minuto se publique una obra en el mundo. ‘La Biblioteca del congreso cuenta con 80 millones de libros… A un lector le tomaría 30 años leer lo que se publica en un solo día’, subrayó.

El futuro de la literatura es una terra incognita, llena de oportunidades’, manifestó Arroyo. Considera que el reto principal es convencer a los jóvenes de que abandonen el hábito de leer en aparatos digitales y ‘transfieran esa energía hacia el libro impreso’.

El literato no concuerda con lo expuesto por los eruditos internacionales, quienes afirman que, debido a las facilidades que ofrece la tecnología, los escritores se han convertido en una especie en extinción y que los temas literarios se han agotado. Asegura que solo basta una mirada a las realidades que tienen lugar a lo interno de nuestros países para encontrar en flagelos como la corrupción y la violencia temas con potencial literario.

Arroyo plantea que actualmente el cine y la televisión se inspiran en temáticas similares, que mantienen su vigencia e importancia en el mundo contemporáneo, pero que a los ‘sepultureros de la literatura’ les resulta inconcebible que los escritores exploten estos temas.

Prioridades del “cambio”

29 de Agosto de 2010

Una reciente publicación del Cato Institute’s Center for Global Liberty and Prosperity, firmada por el coordinador de proyectos para América Latina, Juan Carlos Hidalgo, enuncia en un informe que hay una gran desilusión en Panamá del gobierno liderado por Ricardo Martinelli. El artículo, titulado Dissapointment in Panama, hace un cuidadoso detalle de las expectativas que había creado su estruendosa campaña pro mercado abierto versus los resultados un año después.

Llama la atención que, entre los primeros señalamientos que hace del tema, va directo a criticar la construcción del ‘lavish’ (fastuoso) rascacielos que se pretende erigir en la avenida Balboa, en donde ha estado ubicada, desde su construcción, la Embajada de los Estados Unidos. Esa Torre Financiera, que quiere romper record como la más alta de América Latina, es objeto también de serios cuestionamientos de parte de muchos sectores de la población, quienes se preguntan con qué argumentos se nos puede convencer que se justifica su construcción, justo al lado de un edificio tan histórico como importante, como lo es el Hospital Santo Tomás.

Poca atención le he parado al proyecto en sí, de tantos temas que a diario nos abruman y a los cuales hay que meterles cabeza, pero muy recientemente recibí la opinión de una versada amiga que me preguntaba cómo se haría para mantener dentro de esa torre tanto oficinas de gobierno como valiosas propiedades, sobre todo por el pésimo mantenimiento que el Estado hace de sus bienes. Añadía ella, con cierta sorna, que en poco tiempo se convertiría en un muladar y que para reparar algo se tendría que esperar que ya no sirviera irremediablemente.

Cuesta creer que un edificio de 70 pisos, en un terreno que está atestado de calles de dificultoso acceso, pueda ser mayormente público, funcione eficientemente y no vaya a explotarle una planta eléctrica o tenga un escape de gas —que se han puesto tan de moda—, sin que la bola donde apoya sus botas Vasco Núñez de Balboa acabe enterrada en medio de la bahía.

Bella Vista ha debido preservarse como un barrio ícono, tal como lo ha hecho Manhattan con sus avenidas Quinta y Park, sin que ello les reste a los rascacielos ni agresividad, ni pujanza. Los servicios en la avenida Balboa están al borde del colapso y los estacionamiento no se han previstos en las áreas existentes, a menos que la Cinta Costera entera se convierta en un inmenso estacionamiento soterrado, que no se inunde a la primera lluvia con marea alta.

Hagamos el ejercicio de enumerar los múltiples beneficios que se le podría dar al edificio de la Embajada americana y a lo mejor, con lista en mano, podremos hacer caer en cuenta al gobierno que es un despropósito empeñarse en hacer algo que no va a remediar nada y que hay muchos problemas urgentes que resolver antes de erigir fastuosos edificios que ofenderían a un país que ya de por sí ve una silueta de ciudad que no le pertenece, y que en la misma capital conviven dramáticos contrastes entre los pocos que mucho tienen y los muchos que poseen poco.

Las grandes ciudades son famosas por sus bien planificadas avenidas, parques, paisajes, aceras y nomenclatura. Ya mencioné a New York, Paris tiene a los Champs Elysses y Montmatre, Londres su Hyde Park y la Tower of London, Shanghai ha creado una magnífica y bien planificada área financiera e infraestructura apropiada acorde a su transformación como ciudad del primer mundo, Río de Janeiro su Copacabana, Washington D.C. su Georgetown y los maravillosos jardines que permiten los cerezos en flor. Sin embargo, ninguna de estas ciudades se creó en un período de gobierno, fueron muchos gobernantes y hubo continuidad y sentimiento de patria, mediante acciones programadas, visión de futuro y leyes que se cumplen, con ciudadanos comprometidos en poner de su parte, porque ven el dinero de sus impuestos bien invertido.

Tal pareciera que, durante esta gestión, el afán por romper records antecede a las necesidades reales que tiene la población.

El Cato Institute no es precisamente una organización de izquierda sino todo lo contrario, es conocido por impulsar un estilo de gobierno limitado, la apertura de mercados y la paz social. En próximos artículos seguiré detallando sus señalamientos.

Las zapatillas del pueblo se están tornando horribles

¿Hubo necesidad?

bush-pisoteado105-17-2009 | MARIELA SAGEL
bush-pisoteado1
Es la pregunta que nos hacemos muchos, especialmente los que mantenemos cierto nivel de cordura y decencia. ¿Hubo necesidad de tanto trapo sucio, de tanta verborrea, de tantos ataques y sacaderas de tablas? Me refiero a la reciente campaña política, que además de larga fue desgastante, descalificadora, poco edificante y nada positiva para construir un mejor país. Dirían los expertos en comunicación que no somos políticamente cultos.

La gestión del presidente Torrijos caduca en menos de cuarenta y cinco días. Era casi un hecho que en Panamá apostamos a la alternancia del poder y el gran fenómeno fue que el mismo no recayera en uno de los dos partidos tradicionales —si no mayoritarios— que a la fecha han practicado esto. No voy a entrar en detalles estadísticos ni en sumatoria versus votantes. Lo importante es seguir avanzando y mantener el ritmo de crecimiento que llevábamos. Tampoco voy a cuestionar los nombramientos hasta ahora hechos, porque a todos les doy el beneficio de la duda. Sí debo referirme a la tendencia que muestra el gobierno por asumir.

Es obvio que la parte económica y financiera va a estar bien enfocada, así como los aspectos de seguridad y las relaciones internacionales. Los funcionarios designados van a tener que ser coherentes con las promesas de campaña, lo que en algunos casos será difícil de cumplir. En el aspecto de infraestructura y obras, no puedo emitir una opinión cuando no conozco a las personas que dirigirán este importante rubro, pero insisto en que hay que mantener la báscula en equilibrio, para que no venga una debacle. En la salud pareciera que la gripe nos está enseñando a estar preparados, pues hemos podido reaccionar rápidamente, porque ya se estaban haciendo estudios sobre la mutación de los virus.

Preocupa que los aspectos ambientales no sean prioridad para el presidente electo. Creo que esto es imperdonable, especialmente porque los próximos años son clave para este tema. Y en lo cultural, social y educativo, las señales son un poco contradictorias, porque pareciera que se dejará en manos de líderes mediáticos la orientación de valores vitales cuya ausencia ha erosionado nuestra identidad o a circunscribirse a actos caritativos. A falta de una política cultural pasarán a ser sueños imposibles un cambio de actitud en el manejo, reducir el nivel de ruidos, adoptar la cortesía y matizar la hostilidad rampante. Y esto parece que será a todos los niveles, desde el municipal hacia arriba.

Amanecerá y veremos. La transición parece desarrollarse con gran cordialidad. Y las reacciones no se han hecho esperar, sorpresas y halagos de parte de los designados para con sus predecesores. Enhorabuena. No hay tiempo para revisar lo bueno, simplemente, como en el relevo olímpico, tomar la antorcha y seguir la carrera.

Lamentablemente, uno es amo de sus silencios y esclavos de sus palabras. Todo lo dicho, ventilado, amenazado y vituperado en campañas queda allí, para algunos con grandes resentimientos y dudo que para otros olvidado y sepultado. En silogismo con las campañas de antes, no quedó reputación de mujer incólume ni masculinidad cuestionada. Dimos muy mal ejemplo para las generaciones que nos pisan los talones, ahora toca dar ejemplo de gobernabilidad y de entereza, de unos y de otros

Progreso o Pobreza

En Panamá pareciera que el progreso no se genera para mitigar la pobreza. Cada vez que alguien ve la oportunidad de coadyuvar al mejoramiento de la calidad de vida de los panameños lo acusan de atacar el ambiente, querer despojar a los vecinos de sus huertos o hasta de envenenamiento. Omar Torrijos pudo hacer las hidroeléctricas que hoy nos salvan de pagar más caro el combustible porque no tuvo que lidiar con un Ente Regulador (o como se llame ahora) lleno de personas que demoran los trámites o los hacen más largos, a fin que unos pocos se sigan enriqueciendo.

Las fuentes alternativas para generar energía en forma limpia en Panamá (como diría el Protocolo de Kyoto) son principalmente la solar, la eólica y las hidroeléctricas. Por ser un país donde el sol siempre sale por algún lado, lo ideal serían los generadores solares, pero ellos conllevan una enorme inversión, que tarda en retornar y desde la liberalización de la generación, la cosa no es tan fácil. En las hidroeléctricas siempre hay un problema de por medio. Como se utiliza un recurso natural (cauce de río) tiene que lograrse una concesión de parte de la ASEP, y allí es donde la puerca tuerce el rabo. Los trámites pueden durar infinitamente, se logran los acuerdos de distribución (PPA) con uno de los dos jugadores del oligopolio que nos rige y podemos perder hasta la camisa en el camino, si no la misma concesión.

La energía eólica es la generada por el viento o por el efecto de sus corrientes de aire. Su utilización data desde la antigüedad, cuando los barcos eran impulsados por el viento y todavía de ella dependen los veleros.

La energía que el viento produce se convierte en eléctrica mediante aerogeneradores. Se considera un recurso abundante, renovable , limpio y ayuda a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero al reemplazar termoeléctricas a base de combustibles fósiles, lo que la convierte en un tipo de energía verde . Sus grandes torres con aspas, que simulan molinos de viento, son representativas de las ventajas que se brindan. Pero estás, para los amantes de los pájaros, representan un peligro.

Panamá importa 70% de su energía, casi todo el petróleo que consume es importado, no produce ni consume todavía gas natural y el 60% de la energía eléctrica proviene de las hidroeléctricas. El resto es generada por las térmicas. Se están haciendo intentos por incursionar en la provechosa generación de energía eólica, tropezando con los interminables trámites y la ignorancia que prevalece a pesar de ser un país con un bajo índice de iliteratos. Todo es cuestión de poder y la naturaleza humana se envilece cuando dota de poder a la ignorancia.

El gobierno dice incentivar y promover el uso de tecnologías ambientalmente sostenibles para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y sus autoridades ambientales apoyan el valor de los créditos de carbono. Sin embargo, para echar a andar un proyecto se pasan la mano el uno al otro y se tienen que esperar años para el inicio de la generación.

La ciudad de Panamá, donde se concentra la mayor cantidad de población, debería poder contar con fuentes de energía alternativa que le permitan tener la suficiente capacidad como para que un edificio ostente grandes vitrales decorativos que a la vez sean paneles solares (hace unos años la Embajada de Canadá presentó en una expo Capac esta innovación) y pequeños molinos sobre las azoteas que le hagan muy poco daño a la abundante población de aves que nos caracteriza.

Así mismo, áreas como Sarigua, que no sirven sino para ser un atractivo turístico, pueden ser poblados de paneles solares que sean generadores potentes. En el campo eólico, entiendo que varios proyectos
están por arrancar, pero sería muy interesante ver en las espesas montañas del Cerro Tute, donde el viento ya no tiene sombra y no para de soplar, sendos aerogeneradores que nos hagan parecer la visión del Quijote cuando embistió contra “los gigantes” que había en La Mancha.

Una iniciativa ejemplar en el Medio Oriente es la torre de Burj al-Taqa. Esta torre será una de las torres más altas del mundo, autosuficiente en términos energéticos. La torre tendrá un sistema de auto refrigeración muy avanzado (usando el agua del mar para refrescar el aire que entra al
edificio), tomando en cuenta que el diseño de la estructura (la torre es cilíndrica por lo que no hay superficies directamente expuestas al sol) y materiales que no permiten que el frío del aire acondicionado se disperse al exterior (la temperatura promedio en algunos días es de 40 grados C).
Además será autosuficiente ya que tendrá una turbina de 60 metros de alto en su azotea que será combinada con paneles solares sobre el edificio y otro juego de paneles solares sobre el mar que se verán desde la torre.

Las constructoras y los responsables de diseños de edificios autosuficientes deberían ser premiadas por sus iniciativas, si es que algún día llega alguien a ser tan creativo en Panamá. Incentivos fiscales, además de créditos de carbono podrían abaratar los costos de estas obras además de incentivar a constructoras a proponer estas ideas. Para referencia, a fines de 2007, la capacidad mundial de los generadores eólicos fue de 94.1 gigawatts.

Mientras la eólica genera alrededor del 1% del consumo de electricidad mundial,[ ]representa alrededor del 19% de la producción eléctrica en Dinamarca, 9% en España y Portugal, y un 6% en Alemania e Irlanda (Datos del 2007).