Archivo de la categoría: Infraestructuras

PROMOVIENDO EL RECICLAJE

Por Mariela Sagel, El Siglo, 21 de mayo de 2018

La semana pasada se celebró el Día Mundial del Reciclaje y se hace propicia la conmemoración para promover, a todo nivel, la cultura que salvará al planeta:  la de las 3R: Reducir, Reutilizar y Reciclar.

El reciclaje salva nuestros recursos naturales, reduce la contaminación y genera empleos, además de que es una excelente manera de intentar revertir el cambio climático. Es importante que tomemos conciencia y convenzamos a los que no reciclan que los residuos útiles, como latas, botellas de plástico, frascos de vidrio, papel, cartón y periódico disminuyen el consumo de petróleo, agua, emisiones de CO2 y consumo energético y reducen la generación de toneladas de basura.

Todos somos responsables de los desechos que producimos, no solamente de ponerlos en la calle para que lo recoja el camión de la basura, sino también de su eliminación.  Pero muchos de estos desechos son reutilizables, y adicional, pueden ser una fuente de generación de ingresos para muchas personas que los necesitan. Es cuestión de ilustrarse y educarse en las 3R.

No todo lo que desechamos en casa o en la oficina puede ser reciclado, pero un buen hábito, y uno que es urgente es separar la basura que ponemos alegremente en las aceras.  En América Latina, el 90% de la basura se puede reutilizar.

En Panamá se aprobó una ley de reciclaje, identificada como Ley 6 de 2018.  Fue impulsada por el diputado suplente independiente Edison Broce, un joven “millenial”, que inició su activismo ambiental a los 19 años y ha fundado y participado de grupos ecologistas que han promocionado las campañas de reciclaje.  Mientras la basura no sea motivo de riqueza no se va a adoptar la cultura de reciclar.  Tan pronto se creen los incentivos para que los empresarios establezcan plantas de reciclaje, que traerían concatenados entrenamientos y empleos para muchos panameños, la situación cambiaría.

La ley no se ha implementado ni reglamentado.  Demandemos que esto se haga pronto.

CAPITALES SIN RASCACIELOS

Por Mariela Sagel, El Siglo, 14 de mayo de 2018

       La capital de los Estados Unidos, Washington, es una magnífica ciudad en cuyo centro no están presentes los rascacielos.  Su trazado fue responsabilidad del arquitecto Pierre Charles L’Enfant, de origen francés, que combatió en la guerra de independencia junto a las tropas del General George Washington. Una vez adoptó su nuevo país se cambió el nombre a Peter. El mismo general Washington le encargó el diseño de la capital, cuyos planos los empezó en 1791.

El concepto empleado por L’Enfant es similar al que tiene la ciudad de París, de cuyos monumentos salen en forma radial las avenidas principales.  Los puentes tienen sendas esculturas a cada lado y son de constitución muy fuerte, generalmente son de piedra y en su momento representaron un reto estructural para poder cubrir la luz que había entre orilla y orilla del Río Sena.

Paris, al igual que Washington, no tiene rascacielos que contaminen su belleza, sino en la periferia.  Su diseño original fue responsabilidad de Georges-Eugene Haussmann, que fue senador durante el gobierno de Napoleón III.  A pesar de haber estudiado derecho, Napoleón le encargó la ambiciosa renovación de la ciudad luz, la que empezó en 1852. Su principal motivación era crear una ciudad con calles más seguras y en su momento, como todos los genios incomprendidos, lo criticaron por construir el Paris moderno y olvidarse del antiguo.  Su gestión incluyó una mejoría en la salubridad y los servicios públicos y la adaptación de los nuevos y modernos medios de transporte, como eran el tranvía, los coches y eventualmente, los automóviles. Muchas ciudades del mundo tienen influencias “haussmannianas”, como Londres, Viena, Florencia, Bruselas y hasta Moscú.

Estos ejemplos, de las capitales más famosas y posiblemente más hermosas del mundo, demuestran que las ciudades bien trazadas, con estilo, que respetan su historia, son las más atractivas y las que demuestran que la proliferación de rascacielos no es necesariamente sinónimo de prosperidad.

 

BORRANDO NUESTRO PATRIMONIO

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 18 de marzo de 2018

      Lo que aconteció esta semana en la ciudad de Colón, que es la entrada desde el Mar Caribe al Canal de Panamá, tiene a todos perplejos.  Por un lado, se anunció una huelga pacífica que aparentemente se cumplió sin mayores incidentes pero la noche antes, de manera muy sospechosa, la icónica Casa Wilcox se incendió, en un esfuerzo más por borrar cualquier vestigio de nuestro patrimonio. Hay acusaciones temerarias de parte del gobierno contra los grupos y partidos de oposición, pero crea gran suspicacia que desde el domingo se estuvieron enviando contingentes desproporcionados de anti motines, patrullas y toda clase de fuerzas de seguridad a esa provincia.  Lamentablemente, se desataron incidentes que llevaron a encontronazos entre la población y una pandilla de encapuchados perpetraron actos de saqueo y de vandalismo.  Todo esto en medio de una crisis gubernamental de los tres órganos del estado que deberían trabajar “en armónica colaboración”.

Parece que el berrinche que tiene el presidente por no haber logrado la aprobación de sus escogidas para magistradas le está durando más de lo necesario. Después de más de un mes de esa votación masiva y contundente, todavía dice que “un grupito de diputados” (el 71% de la Asamblea Nacional) se opuso a esas designaciones. Encima, se le enredaron los cables a los representantes de su partido en la comisión de credenciales y de manejarla a su antojo les quitaron el control.  Se niega a designar otras personas para ser magistrados la Corte Suprema de Justicia, se va de viaje y el país sigue en piloto automático. El día de los disturbios en Colón, en conferencia de prensa que debía presidir él, su ministro de la Presidencia anunció que “en abril” se va a realizar un gabinete para tratar el tema de Colón. Incomprensible la desidia y el irrespeto que tienen para los problemas de la mayoría de la población. Seguramente al ministro Alemán se le pasó decir que se haría “después de Semana Santa”.

Pero vayamos ilustrándonos: en 2014, el día que asumió el cargo, el presidente y su gabinete, junto con empresarios poderosos, se trasladaron a Colón y frente a la Casa Wilcox hicieron un acto en que prometían una renovación urbana para la ciudad, que erróneamente muchos llaman la “tacita de oro”. Si hoy buscáramos una foto de ese acto y le hiciéramos un Photoshop, como si estuviera en llamas, el mensaje estaría clarísimo.

La Casa Wilcox era un icono de la ciudad de Colón que tenía más de 100 años. De estilo neoclásico, era de un temprano “art deco” que rememoraba las glorias de un pasado que identificaba a los colonenses. Se prometió su completa restauración y lo que ha pasado estos dolorosos casi cuatro años de gobierno varelista es que hasta se ha intentado demolerla.  En 1940 un voraz incendio arrasó con casi todo Colón, pero la Wilcox se mantuvo erguida. La cacareada “Renovación Urbana” se olvidó que debía incluir una renovación humana y al ministro de vivienda, que lideraba este proyecto, fue declarado persona non grata por la población.

Se repite que Colón es la “tacita de oro” en referencia a una novela corta de John Steinbeck, escritor estadounidense que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1962, llamada “La taza de oro”.  Esta novela no se refería a Colón sino al saqueo que perpetró el pirata Henry Morgan a la ciudad de Panamá (hoy Panamá Viejo) en 1671, que destruyó y quemó esa primera población en el Pacifico panameño. Pero como decía Einstein, de quien se celebraron el 14 de marzo 139 años de su nacimiento, “la diferencia entre la genialidad y la estupidez es que la genialidad tiene sus límites”.

En menos de un mes dos edificios emblemáticos de las ciudades terminales del istmo han sido reducidos a cenizas. Y las autoridades no dicen nada sobre su restauración o las acciones que se van a tomar para preservar el patrimonio de todos los panameños. Es muy lamentable que los ministros estén más preocupados tuiteando el gran crecimiento que supuestamente tiene Panamá y llamándonos mentecatos a los que señalamos los desaciertos de su gestión que haciendo una labor seria, que incluye cumplir las promesas de campaña y dar soluciones humanas que beneficien a la mayoría.

No deja de ser sospechoso que la prometida “Renovación urbana” se esté llevando a cabo por la constructora Odebrecht, que sigue ejecutando contratos millonarios y todavía, a pesar de serios señalamientos de coimas pagadas, incluso al presidente, no hay presos vinculados al gobierno y la lista de los implicados del mayor escándalo de corrupción reposa en el fondo de una gaveta del despacho de la Procuradora de la Nación.

 

 

FE DE ERRATAS

Por Mariela Sagel, El Siglo, 12 de marzo de 2018

El lunes pasado publiqué un artículo sobre el tercer puente sobre el Canal de Panamá, que tiene un 80% de avance, y que unirá la ciudad de Colón a las poblaciones de Costa Abajo de esa provincia.  Aseguraba que a estas alturas usaban ferry para trasladarse, asumiendo que eso había sido así desde hace muchos años.  Gracias a un respetuoso colonense que me aclaró mi error, debo hoy corregir que el ferry no es el único medio que conecta las poblaciones de Escobal y Cuipo, sino que los moradores de esas poblaciones pueden utilizar y han estado utilizando los puentes vehiculares puerta 8 y 10 de las esclusas de Gatún para trasladarse desde sus hogares hasta la ciudad de Colón y viceversa desde finales de los años 40, inmediatamente después del fin de la II Guerra Mundial.  Antes de esa fecha, ese paso era utilizado únicamente para los traslados militares de las fuerzas armadas estadounidenses que ocupaban la Zona del Canal.

“El ferry o los transbordadores entran en función por primera vez en esta ubicación en el año 2010 de manera ocasional, es decir, cuando se realizaban trabajos de mantenimiento de los puentes vehiculares. Luego se fue utilizando los fines de semana y desde la inauguración de las Esclusas de Agua Clara son utilizadas todos los días las 24 horas.

En la actualidad todavía se mantiene el paso por ambas vías de las esclusas, con horarios establecidos para días de la semana, fines de semana y días feriados”.

Muchas gracias por esta aclaración, que se hizo con respeto y con conocimiento de causa.  No me cabe duda que ese puente, además de lo que va a aportar en el intercambio entre las poblaciones y la ciudad de Colón, va a ser un emblema para la entrada del Canal de Panamá del lado Atlántico, que tanto nos hace falta.

TERCER PUENTE SOBRE EL CANAL

Por Mariela Sagel, El Siglo, 5 de marzo de 2018

Los colonenses deben estar contentos porque al fin la ciudad capital de su provincia olvidada va a tener un puente de proporciones considerables que los conectará a las poblaciones de costa abajo.  Hasta ahora, para ir a esas poblaciones tenían que tomar un ferry.  ¡Un ferry dirán algunos no muy relacionados con esa área del istmo de Panamá! Las últimas experiencias que tuvimos la mayoría de los que ya pasamos las seis décadas fue el que conectaba una orilla de Panamá con la otra, hace casi 60 años, y que fue reemplazado por el orgulloso Puente de las Américas.

Hace poco me tocó cruzar el estrecho de Gibraltar, desde Tarifa (España) a Tánger (Marruecos).  Atormenté al guía con preguntas de por qué no se había hecho un puente que conectara las dos orillas, y así conectaría Europa con África, separadas apenas 39 kilómetros.  Parece que se han hecho muchos estudios y las corrientes, al unirse el Océano Atlántico con el Mar Mediterráneo, hace muy complicado y costoso ese vínculo.  Así que volví a experimentar el montarme en un ferry, lo que me recordó las veces que crucé las orillas del canal por ese medio, siendo pequeñita.

Volviendo a nuestro tema, estuve visitando la construcción del tercer puente sobre el Canal de Panamá, o Puente del Atlántico, que lleva acabo una empresa francesa, que recibió la orden de proceder en 2013.  Es realmente impresionante y presenta un avance de 80% en su ejecución, en la que se emplean unos 1,000 empleados.  El desafío a la gravedad es palpable, sobre todo porque se va construyendo desde una orilla a la otra, para al final, en lo que falta, unir el centro del puente, que es de 4.6 kilómetros.  Es muy alto y le da la bienvenida a la vía interoceánica a los barcos que entran desde ese océano.

Se había prometido para ser entregado este año, pero ahora se habla del próximo.  Es una bendición que al fin se haya tomado en cuenta a esta parte de nuestra geografía que todavía estaba aislada.

 

ES CUESTIÓN DE PLANIFICAR

Por Mariela Sagel, El Siglo, 18 de diciembre de 2017

En la vida se nos ha enseñado que, en la medida de lo posible, casi todo se puede y se debe planificar.  Uno lleva un plan desde que nace y es así como empiezan a darte alimentos suaves en unos meses, de allí a más sólidos, y a determinada edad, debes ingresar al kínder, a la escuela primaria y por el resto de los días está todo planeado.

Si bien es cierto que ocurren a veces cosas que nos sacan de un plan previamente establecido (un accidente, un embarazo, una pérdida de un ser amado) llevamos dentro un mapa de vuelo que tratamos de cumplir.

En ciudades avanzadas también se planifican las obras, las efemérides y los eventos que aquí se van a realizar.  Desde hace más de un año estamos hasta la coronilla escuchando sobre lo de la JMJ (Jornada Mundial de la Juventud) pero cuando salimos a la calle, nos enfrentamos a una urbe hostil, desarticulada y sin planificación.

¿Por qué no se prohíben los trabajos de construcción y reparación de obras en diciembre, mes en el que se celebran tres de las más importantes celebraciones del año?  Es un caos salir a las calles de esta capital y además del desbocado tránsito de personas que van en busca de regalos, cobran su décimo o bonificación, tenemos que lidiar con grúas, cementeras, taladros, y toda clase de maquinaria pesada que obstruye el tráfico de autos y peatones.  Sería ideal que se planificara que en este mes se suspendieran todas las obras o mejor aún, que se planifique la ejecución de una obra en base a que TODAS se terminarán ANTES del mes de diciembre, so pena de multa.  De repente ayudaría a muchos contratistas y constructores, así como a las autoridades municipales a meterse en un programa de planificación y aprender a trazar un plan de ejecución que sea eficiente y que aproveche la temporada en que es más fácil ejecutar obras.

SIN DESARROLLO NO HAY CRECIMIENTO

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 15 de diciembre de 2017

En Panamá nos pasamos alardeando de que es el país que más crecimiento arroja en la región, al punto de que somos la envidia de nuestros vecinos, pero no entendemos que sin desarrollo humano no hay verdadero crecimiento.  Se define el primer mundo como el que aglutina los países que arrojan un alto índice de desarrollo humano (IDH) y que solamente es posible si disfrutan de altos estándares de vida, seguridad sanitaria, esperanza de vida y calidad de servicios.  Generalmente, estos países gozan de instituciones democráticas robustas y confiables.

Sin embargo, no nos acercamos a ser del primer mundo, por muchos índices de crecimiento que mostremos, ya que nuestras instituciones democráticas son incompetentes, están maniatadas e imparten su accionar de manera sesgada.  Igualmente, nuestros servicios, los que pregonamos al mundo con orgullo, distan mucho de ser profesionales.  De hecho, he visto cómo se ha ido deteriorando en diferentes aspectos la atención en un país que, en teoría, vive de la prestación de servicios.

Empecemos por nuestra aerolínea de bandera, Copa, dueño y señor de los cielos aeronáuticos.  Me tocó pasar por una experiencia muy negativa recientemente cuando mi hija, viajando con sus dos hijos pequeños, hizo con tiempo su web check in e imprimió los pases de abordar.  Supuestamente con ese trámite era cuestión de solamente ir a dejar las maletas al mostrador.  Pues bien, resulta que el día del viaje se puso en la fila correspondiente y si al principio fue lenta la atención, después fue nula, ya que, en plena temporada de fiestas, cuando aumenta el tráfico de pasajeros, no había nadie atendiendo en los respectivos mostradores.  Mucha gente estaba impaciente, con aprehensión a perder su vuelo y exigimos a los empleados que agilizaran el asunto (incluso yo demandé que se atendiera a mi hija con prioridad porque viajaba con coche y niños muy pequeños).  La respuesta, del primer empleado que abordé fue que él no era el supervisor, la de una señora que iba muy oronda paseándose frente a los indignados fue un gesto de desprecio y finalmente del supervisor, que pronto se iba a retomar la atención.  De todos tomé sus nombres para reportarlos.

Una muestra de que la justicia no funciona ni a nivel muy bajo ni a niveles altos es un hecho que ocurrió a unos familiares cercanos, que sufrieron el robo de todas sus joyas en el mes de junio por parte de una empleada doméstica nicaragüense.  Se puso la denuncia en la fiscalía y en octubre supimos que habían detenido a la susodicha por estar indocumentada.  Al ir a verificar que estuviera la denuncia en orden para que se procediera al careo y la acusación, se nos dijo que la fiscalía no había dado traslado “porque tenían mucho trabajo”.  La señora fue deportada, pero no se le pudo probar que robó descaradamente en casas que le dieron la confianza para trabajar, especialmente sin contar con sus papeles migratorios en regla.

La atención en los establecimientos, aún de los más encumbrados, ha ido en franco deterioro, ni hablar de en los necesarios, como las farmacias, supermercados y similares.  Volviendo a Copa, se supone que somos el Hub de las Américas y que la aerolínea cuenta con un índice de puntualidad muy alto.  Pero eso no lo exime de que deba mantener su estándar en forma permanente.  En Tocumen, por ejemplo, hay unos maleteros que controlan los carritos que asisten a los viajeros con su equipaje.  Esos carritos estuvieron por años en un litigio hasta que finalmente se pusieron las máquinas que los administran, pero resulta que hay que pagar con dólares, no aceptan tarjetas de crédito, lo que los coloca en un desfase, ya que no necesariamente el visitante que llegue a Panamá cuenta con dólares para pagar ese servicio.  Y ni hablar de los aires acondicionados, que un ala de la terminal funcionan a punto de congelamiento y en la otra prácticamente estás cocinándote a fuego lento.

Cuesta mucho construir prestigio, confianza y estima y la mayoría de las veces, con solo una acción, una mala atención, un mensaje equivocado y hasta con un tuit o un mensaje de voz disparado con o sin premeditación todo se viene abajo.  La ruta para llegar a ser del primer mundo no es solamente mostrar crecimiento sino un apreciable índice de desarrollo humano que empieza con la atención, la educación y, sobre todo, la consistencia en los desempeños.

URGE UNA LEY DE RECICLAJE

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 17 de noviembre de 2017

En las últimas semanas me he dedicado a observar detenidamente cómo se recoge la basura en los barrios de la ciudad y vuelvo sobre un tema que ya ha ocupado mi atención varias veces, pero que no por eso está obsoleto ni resuelto.  Es el de la urgencia que tiene este pequeño país de contar con una legislación que obligue a los ciudadanos a ser responsables extendidos de producción (REP), con la que ya cuentan unos 36 países en el mundo.

La Ley de Responsabilidad Extendida del Productor es una Ley de Fomento al Reciclaje y obliga a las empresas productoras -fabricantes e importadoras- de productos prioritarios a hacerse cargo de sus productos una vez terminada su vida útil.  Hasta donde tengo conocimiento, en Panamá solamente se ha avanzado con un proyecto de ley para eliminar el uso de bolsas plásticas, pero hay que empezar por lo que llevan esas bolsas de basura antes que prohibirlas.

Es tan fácil reciclar que se puede empezar desde el hogar, tomándolo como un patrón cultural y a la larga, uno se acostumbra y todos los miembros de la familia lo adoptan.  En un tambucho de basura se colocan las latas, en otro los envases plásticos, en un tercero el papel y en un cuarto los recipientes de vidrio.  Hay lugares dedicados a recibir el reciclaje particular en los supermercados Riba Smith, a la entrada de Costa del Este (se llama Costa Recicla), y en la Ciudad del Saber (son los que conozco, pero seguro hay más).  Ésta debería ser una práctica doméstica que se extienda en las escuelas, en una materia como la que nosotros teníamos de educación para el hogar.  Una clase de reciclaje y qué hacer con todo lo que alegremente botamos a la basura.  En una oficina, una industria, el asunto se hace más interesante pues los volúmenes crecen y también se esparciría la costumbre entre los colaboradores que allí laboran.

He estado viendo con gran perplejidad cómo recogen la basura los que trabajan en la autoridad de aseo.  Van sin guantes, sin ninguna protección y cuando retiran las bolsas que irresponsablemente dejan los que vivimos en edificios, hay vidrios, cajas de cartón, foam, papeles, de todo, menos lo único que se debería botar, que son los desechos orgánicos y aún éstos pueden usarse para abono de las plantas.  Los manipuladores de basuras se exponen así a cortarse con un vidrio, a pincharse con una jeringuilla o a contraer una infección por alimentos en descomposición, por decir lo menos.

Hay países que ya tienen la mencionada ley como un instrumento efectivo para la gestión de residuos.  En el mapa que consulté están los países sombreados y entre ellos está Canadá y Estados Unidos, Argentina y Colombia y una pequeña sombra en Centro América, que seguro será Costa Rica.  Toda Europa está sombreada, así como Noruega y Finlandia, Turquía e India, Sudáfrica, Australia y un par de países de Asia entre los que están China y Japón.

Debería establecerse una normativa con metas para la recolección y valorización de los residuos, que crearía nuevos negocios y disminuiría la disposición final, en el caso de la ciudad de Panamá, en el vergonzoso Cerro Patacón.  Adicional, la ley debería obligar a los productores a considerar los costos para el manejo de sus productos al momento de convertirse en residuos, generando un incentivo de prevención. Si la basura es de por sí un negocio, y el reciclaje aún más, no entiendo cómo, en un país de grandes emprendedores y comerciantes como es Panamá, no se ha creado aún un hub de reciclaje.

En Europa lideran el tema Austria, Alemania, Bélgica y los Países Bajos, y España avanza con fuerza para colocarse entre los países que más reciclan.  Aquí hay un nicho de negocios que puede ser interesante explotar con los representantes de esas naciones.  Suiza es el país que más recicla, con una tasa apabullante en el trato de residuos.  Ojalá que la diplomacia tuitera que tan bien ha implementado el embajador de Holanda, y que destaca el uso de materiales reciclados, se haga realidad en un apoyo al Ministerio de Ambiente y la Asamblea Legislativa para que pronto tengamos una ley de fomento del reciclaje.

EINSTEIN EN PELIGRO

Por Mariela Sagel, El Siglo, 29 de mayo de 2017

Desde el año 2012 el peculiar representante de Bella Vista decidió “acondicionar” el triángulo que sirve para que sobresalga la cabeza de Albert Einstein, el genio judío que en alguna ocasión dijo que “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro”.  Su diseño y confección tienen 50 años, de manos del ya nonagenario escultor Carlos Arboleda y en aquella ocasión solamente le faltó ponerle una corona de espinas: puso unas veraneras que a falta de poda lo tapaban, grama artificial, mortal para los climas cálidos, y unas bancas en las que se acuestan los orates a dormir sus pegas o alguno que otro anciano a descansar.  Las luces adornan los árboles que plantó y la cabeza ni se vislumbra en la oscuridad.

Plaza Cabeza de Einstein

El grupo de la comunidad hebrea –o sus descendientes — que encargó este monumento debería tomar cartas en el asunto.  Ahora le quieren poner quién sabe qué adefesio –debe ser así porque el mismo representante dijo que no tenía idea quién había hecho la escultura – y una de las peticiones que a lo largo de los años ha hecho el escultor Arboleda es que no se pinte de blanco para que reluzca la marmolina con que fue esculpida, pero ni pizca de caso le han hecho.

Los trabajos se adelantan a tambor batiente.  Se ha citado a una consulta para los que tengamos dudas con respecto al proyecto, el miércoles 31 de mayo a las 6 de la tarde en la Junta Comunal de Bella Vista.  Pero ya la plazoleta está cerrada y quien sabe, derrumbada.  Los comercios vecinos, como la Casa de la Carne, la lavandería la farmacia y otros se ven seriamente afectados y hay que pasar a firmar en defensa de ellos. No dejemos que otra de las lapidarias frases de Einstein nos reviente en la cara: “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”.

 

DE ESCUELAS Y FEMINISMO

Por Mariela Sagel, 5 de marzo de 2017
Esta semana empiezan otra vez las clases en las escuelas primarias y secundarias y la universidad de Panamá también inicia sus semestres en estos días. Después de unas calurosas y radiantes semanas de verano, aderezadas por el jolgorio del carnaval – que para algunos se convirtieron en verdaderas trifulcas públicas vergonzosas – el regreso a la rutina, los inevitables tranques, y la frustración por lo que no hace la Asamblea de Diputados, el gobierno y la Corte Suprema se cierne como una nube negra sobre el país, sobre todo porque los centros escolares públicos no están listos y presentan el estado deplorable de todos los años.

Esta semana también se celebra el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, y son muchos los eventos que todos los años se organizan para conmemorar esta fecha, por parte de los grupos feministas y cada año son más las contribuciones a los estudios de género que se suman a la celebración que desde 1911 se observa en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza y que la Organización de Naciones Unidas exhortó a sus miembros a seguir desde 1972.

Pero como en todos lados se cuecen habas, actualmente deberíamos hacer una balance en lo que se ha alcanzado en cada país y apuntar los cañones y los esfuerzos hacia lograr la paridad que nos merecemos. Hace apenas unos días, el eurodiputado polaco Janusz Korwin-Mikke, conocido por sus posturas machistas, racistas y antisemitas declaró tan campante frente al parlamento europeo que las mujeres deberíamos ganar menos porque somos inferiores a los hombres, lo que ha provocado una ola de protestas en todo el mundo. Alega que somos más débiles, más pequeñas y menos inteligentes. Semejante exabrupto le costó una fuerte reacción por parte de sus colegas, especialmente de una parlamentaria española.

El ignorante y sesgado diputado basa sus aseveraciones en las estadísticas de cuantas ajedrecistas mujeres hay que hayan logrado hacerse de un campeonato porque él es asiduo practicante de este deporte pero no informó que hay una húngara que llegó a estar entre los 10 mejores jugadores del ranking mundial.

El tema de las mujeres hay que mantenerlo vivo y beligerante porque ahora Estados Unidos tiene un presidente que ha mostrado y muestra a diario su desprecio hacia el sexo femenino y algunos de sus representantes encuentran más fácil, a fin de ganar méritos, hacer lo mismo y embisten emulando sus necios desplantes. Panamá no ha logrado grandes avances en este aspecto, a pesar de que tenemos una vicepresidenta, varias ministras y vice ministras, diputadas y una magistrada. Si alguna de nosotras, pobres mortales, osamos criticar algún acto o actuación pública nos caen en pandilla diciéndonos que “calladitas nos vemos más bonitas”, de parte tanto de hombres como mujeres.

Al mismo tiempo, la Real Academia de la Lengua anunció que revisará la definición de “sexo débil” que todavía aparece al lado de la descripción de género femenino, gracias a una petición que elevaron más de 71 mil personas a través de la plataforma change.org en la que criticaba a la institución por permitir “estos machismos”. Sin embargo, aclaró la RAE, el cambio se hizo desde 2015, y en algunos casos no se conoce la actualización porque se usan ediciones impresas antiguas. En la versión digital que se ofrecerá con la actualización se le agregará una “marca de uso” que señalará la acepción “sexo débil” como una expresión “con una intención despectiva o discriminatoria” a la vez que adicionará al lado de “sexo fuerte”, para referirse a los hombres, como que el que la usa lo hace “en sentido irónico“.

Todo un debate se ha generado en torno a esto, incluso de parte de académicas como Soledad Puertolas, quien ha alegado con mucho sentido -con el que me identifico- que ella reivindicaría su debilidad como válida y no como inferioridad. Todo está en la actitud que tengamos y la auto estima de la que gocemos. Tanto hombres como mujeres tenemos nuestras fortalezas y debilidades y solamente habría que ver la diferencia genética, la capacidad para concebir y dar a luz y ser, además de madre, muchas veces padre, esposa, ama de casa, maestra, trabajadora, resuelve todo y por ahora, no reconocidas con el mismo salario, a pesar de que tenemos que gastar más en todo, y no por vanidad sino por necesidad.

22 mensajes an