Archivo de la categoría: Artículos publicados en 2017

HOMENAJE A LA AVENTURA DE LA LIBERTAD

Por Mariela Sagel, Facetas, La Estrella de Panamá, 31 de diciembre de 2017

En la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) que tuvo de invitado de honor a Madrid se le rindió un merecido homenaje al filósofo, novelista, ensayista e intelectual español Fernando Savater.

Muchos recordarán cuando este pensador vino a Panamá a hablarnos de ética, cuyos libros han sido de cabecera para muchas familias, justo antes de las elecciones de mayo de 2014.  Pretendíamos dar un mensaje claro a la población sobre la urgencia de adoptar políticas éticas a todos los niveles y la convocatoria fue masiva, de casi 900 personas que llenaron el domo de la Universidad de Panamá.  Algunos políticos se hicieron presentes en esa imperdible ocasión de escuchar una voz erudita, autorizada y decidida pero lamentablemente solo un candidato a puesto de elección asistió.  Ni pensar que los del partido que entonces estaba en el gobierno y los que están en el actual asistieran: ellos no entienden ni lo que es cultura, ni intelecto, ni ética y mucho menos, compromiso.

En esta ocasión, en Guadalajara, asistieron más de mil personas, con aplausos cerrados y de pie ante el intelectual de nivel mundial, que además de su erudición, derrocha humor en sus intervenciones.  Los escritores mexicanos Jorge Volpi y Juan Villoro, su editor español Carlos Revés y el director editorial de Penguin Random House, Ricardo Cayuela hicieron la presentación con elogiosas disertaciones sobre la vida y obra de Fernando Savater.  Cuando ellos terminaron él dijo, con su contagiosa jocosidad, que le gustaría conocer a esa persona de la cual estaban hablando.

PRESENTA RAUL PADILLA

El presidente de la FIL empezó diciendo que su “defensa de la libertad, el pluralismo y la fraternidad, ha sido siempre inflexible en todas las épocas, tanto ante el franquismo como ante el terrorismo vasco.  Desde la publicación de “Ética para Amador” este libro se ha vuelto indispensable para todas las generaciones españolas y del mundo.  A sus 70 años y sus gafas inconfundibles, Savater nos recuerda que la filosofía y la ética pueden salir a caminar por las calles, le dan la mano a los niños y los jóvenes y los ayudan a ser más felices y ciudadanos más plenos.  Con su sentido del humor, su fina ironía y su estilo accesible, Savater nos ha enseñado a mirar de renovada manera a la filosofía, particularmente a los filósofos como Nietzsche y Spinoza, y también a escritores muy populares como Jack London y Sir Arthur Conan Doyle e incluso los comics de las novelas gráficas.  Ha publicado cientos de artículos, ha formado partidos políticos y ha sido candidato a senador.  No se ha conformado con interpretar al mundo, se ha jugado su comodidad y su seguridad para cambiarlo, para hacerlo más generoso, más habitable.  Savater es el filósofo de la libertad que hoy, más que nunca, debe ser escuchado”.

HABLA RICARDO CAYUELA

Se refirió a que las claves de la modernidad que ha estudiado Fernando Savater nacen con la declaración de los derechos humanos y el Siglo de las Luces, que entrañaron en los seres humanos un enorme avance, un enorme progreso, pero también una enorme responsabilidad, la de ser libres y ejercer esa libertad.  Savater ha estudiado el riesgo y los peligros de la libertad, y la necesidad de que los ciudadanos tomen partido y elijan y sean libres e iguales y luchen por sus ideas y sus derechos.  Al mismo tiempo, Savater es un crítico de esa modernidad, porque es un hombre que va una vuelta adelante.

¿Qué postula Fernando Savater?: “que luchemos contra los atavismos, que luchemos contra los fanatismos de la identidad. De igual forma contra los nacionalismos, en la medida que entrañen un aire de superioridad, un aire de lucha contra los demás.  Por estas ideas puso su vida en peligro porque no se limita a ser un intelectual, de allí su batalla en “Basta ya” (movimiento nacido en 1998) en torno al terrorismo de ETA.  Un filósofo, un catedrático de la universidad, un maestro de ética que tuvo que vivir con escoltas durante décadas.

“Impulsó la regeneración democrática de España primero contra el franquismo y después contra el bipartidismo, contra la partidocracia española y a través del partido o movimiento que fundó, ha propiciado un aire fresco en la política española.  Es sobre todo educador y quiso escribir una renovación en el currículo de España con una propuesta de Educación para la ciudadanía, que los viejos fanatismos españoles impidieron que se materializara.

“Estamos ante un hombre que logra, incluso ante las preguntas más impertinentes, las participaciones más extrañas, los comentarios más fuera de lugar, si está en una charla pública, sacar algo de eso y convertirlo con su respuesta en una enseñanza filosófica, en un aprendizaje”.

HABLA JORGE VOLPI

El más joven del panel, pero con una carrera de éxitos en novela y ensayo, Jorge Volpi, se refirió a Fernando Savater en estos términos:

“A mí como a muchísimos otros jóvenes nos cambió la vida.  A los 15 años empecé a descubrir otro mundo, el de la filosofía y a leer a Nietzsche.  Pero no entendí nada hasta que leí a Fernando Savater.  “Panfleto Contra el todo” fue el libro que me marcó. De su mano fui descubriendo que tenía otro maestro, al otro lado del océano, y ese era Fernando Savater, porque siempre pensamos que los filósofos han estado muertos, eran los griegos y en el mejor de los casos, los de la modernidad.  Pero un filósofo de nuestro tiempo se resume a dos palabras:  Fernando Savater.  Que no está para guiarnos sino para recomendarnos las grandes preguntas que tenemos que formularnos en cada momento de nuestra vida.  A través de los libros que él ha referido, me han llevado a formular las preguntas que debemos hacernos frente a las grandes adversidades, y la ética, preguntas que nos ha enseñado el maestro a hacernos a nosotros mismos.

“Fernando Savater es, ante todo, un hombre sensato.  Frente a nacionalismos excluyentes, frente a todas las variedades de la discriminación, frente a ese desprecio por el conocimiento y por la ciencia, es una figura luminosa.  Siendo un filósofo que leía novelas de aventuras, terminó convertido en héroe de sí mismo en defensa de la democracia. Es el gran maestro en España y fuera de allí. Sus libros dialogan con los jóvenes y los guían. Nos ha enseñado las preguntas correctas. Educar es una misión, es una devoción que Fernando ha llevado a cabo de manera permanente en ya numerosísimas generaciones. Sus únicos instrumentos son la razón y la sensatez y con ellos ha logrado que muchos de nosotros seamos un poco mejores”.

Jorge Volpi, Juan Villoro y Fernando Savater con el editor Carlos Revés

HABLA JUAN VILLORO

Hijo de filósofo, Juan Villoro es el escritor mexicano de mayor presencia internacional y su disertación sobre Savater merece un artículo completo. Empezó diciendo que en ese homenaje se celebraba la aventura de la libertad, encarnada en Fernando Savater, tanto en su compromiso con causas sociales como en su dilatada y prolífica producción escrita.

“Yo tuve una relación diferente con la filosofía, porque nunca me quedó claro a qué se dedicaba mi padre.  Me costó descifrar cuál era su oficio y un día me dijo: yo me dedico a indagar el sentido de la vida.  Teniendo 8 años me pareció interesante, pero a la hora de intercambiar experiencias en el patio del colegio, mis amigos pensaban que mi padre se la pasaba en las cantinas.

“Le debo a Fernando Savater el haberme acercado a la filosofía en un sentido amplio y el haberme revelado que sigue siendo un recurso de primera necesidad. Y haberme ahorrado el sicoanálisis de tratar de entender a qué se dedicaba mi padre.  Porque Fernando Savater es un mediador entre las ideas más completas y la vida cotidiana de la gente. La amistad que tuvieron Rousseau y Voltaire descrita por Fernando Savater los convierte en personas absolutamente próximas”. Destacó, en su muy enjundiosa intervención que “la claridad es la cortesía del filósofo”.  “Para transitar por las obras de algunos filósofos se necesita estudiar una maestría o un doctorado.  Alfonso Reyes, pensador mexicano, definió el ensayo como el centauro de los géneros y Savater encarna esta definición perfectamente.

Ha tenido el atrevimiento, como Octavio Paz, en tener razón demasiado pronto.  Ha escrito el sentido común del futuro y ha tenido el valor de escribirlo en el presente”.

Cuando le tocó la palabra a Fernando Savater señaló que la pregunta que se debe hacer una persona libre no es ¿Qué va a pasar? si no, ¿qué vamos a hacer? También recordó que en la vida todo lo ha hecho con alegría y ahora que le ha faltado, le cuesta. Y ha suspendido su agonía para volver a la FIL.

Contra el separatismo

Fernando Savater perdió a su compañera de vida, Sara Torres, hace tres años y se despidió de la escritura por el dolor que lo embargaba.  Ahora ha vuelto a escribir con una lucidez indescriptible y su última publicación es un panfleto titulado “Contra el separatismo”, que presentó en la FIL.

 

 

 

 

NO PREGUNTES QUÉ VA A PASAR

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 29 de diciembre de 2017

El filósofo y pensador español Fernando Savater, que estuvo en Panamá en 2014 para difundir su mensaje de ética en una población que se abocaba a una elección presidencial en la cual se perdieron todos los respetos, consecuencia de estar saliendo de una gestión que irrespetó a todo el país, fue objeto de un homenaje recientemente, que reseño en este mismo diario en la sección cultural.  Su mensaje contundente, después de recibir las elogiosas disertaciones de cuatro intelectuales, tres mexicanos y uno español que es, además, su editor, fue que, a estas alturas, con las situaciones como se pintan en el mundo no debemos preguntarnos “¿Qué va a pasar”?  Por el contrario, debemos decididamente suscribir la interrogante “¿qué podemos hacer?”

Y es que en estos tres años y casi cinco meses, después de 60 meses de desafueros, escándalos, amenazas y ser testigos de cómo era vapuleada la institucionalidad del país, no hemos hecho nada y todavía seguimos elucubrando en qué va a pasar.

Durante el quinquenio martinellista ejercimos cierta calistenia en las protestas, especialmente cuando quemaron a los chicos del Centro de Cumplimiento de Tocumen, cuando pasaron la Ley Chorizo y se disolvieron violentamente las protestas en Bocas del Toro. También cuando se discutía la ley de minería a cielo abierto.  Logramos que se suspendiera el proyecto de la construcción de la Torre Financiera, que iba a contribuir a un colapso más acelerado de la infraestructura citadina, especialmente la que está en el barrio La Exposición.  A pesar de eso, el arquitecto que diseñó ese adefesio se embolsó sus 7 millones de dólares causando una lesión patrimonial de la cual no ha rendido cuentas.  A la fecha, el terreno donde otrora estuvo la Embajada de los Estados Unidos sigue siendo baldío, sin que lo atienda nadie, un cúmulo de escombros, y también siguen sin llevarse a cabo las urgentes mejoras que demandan tanto el Hospital Santo Tomás como el Hospital del Niño, que están aledaños a ese lote.

Pero con este gobierno nos hemos refugiado en la comodidad del sillón, desde donde tuiteamos a diestra y siniestra, a troles y desfachatados call centers, y contestamos a todo perro y gato que se hace con una cuenta de esa red social y se dedica a atacar, dependiendo de quién le pague.  Se han organizado unas tímidas marchas contra la corrupción que se ha desatado desde que se destapó la olla de presión de la constructora Odebrecht (y no se logra saber la verdad a pesar de todas las peticiones que se han elevado para que la procuradora (alias la encubridora) avance en las investigaciones).  La última modalidad con que se ha escudado el gobierno es inhabilitar a la fiscal Zuelika Moore nombrándola magistrada para que, a la hora de llegar los casos por señalamientos de Odebrecht a la Corte Suprema ella se abstenga, y hasta allí llegó el asunto.

El asesor presidencial que quería trascender como García Márquez, el abogado Fonseca Mora, otro que sufre de logorrea, tiene a buen recaudo su lengua después de haber jurado ante la faz del país que lo partiera un rayo si no era verdad que a Varela lo había sobornado Odebrecht.  El gobierno solamente reacciona en la forma que le corresponde si lo señala la OCDE, la Unión Europea o cualquier otro organismo, pero se comporta en forma genuflexa ante las inaceptables afrentas de los gringos, como si no hubiéramos conseguido, después de una lucha generacional, que nos devolvieran nuestro principal recurso que permite la posición geográfica de la que disfrutamos sin disparar un solo tiro, solamente con la dignidad en alto.

Entonces, a estas alturas faltando menos de un año para que arranque formalmente la campaña presidencial y frente a todas las promesas incumplidas, no preguntemos ¿qué va a pasar?  Debemos proponer ¿qué vamos a hacer? Trazarnos una hoja de ruta para no dejar que en este año de Hidalgo que se aproxima este desvergonzado gobierno, que encima no le interesa defender a los panameños ante agresiones extranjeras, se salga con la suya, ni nombrando magistrados, ni sacando excusas para no afrontar las acusaciones que tienen sus personeros a nivel internacional en los manejos de los dineros del estado y mucho menos, en los acuerdos que a nuestras espaldas suscriban con gobiernos extranjeros. Preparémonos para un año en donde tendremos mucho que hacer, desde cada una de nuestras trincheras porque vamos a necesitar de todos para rescatar a este país.

BERTA ISLA CONSOLIDA A JAVIER MARÍAS

Por Mariela Sagel, Facetas, 22 de diciembre de 2017

La última novela del escritor español Javier Marías, Berta Isla, lo coloca en su mejor momento como narrador de ficción y lo reivindica como el cuidadoso y estricto filólogo que es, con una prosa preciosista, un derroche de espléndido vocabulario y una trama entre reflexiva y de espías.  El relato, aparecido en septiembre de este año, ha logrado ser distinguido como el mejor libro del año para el suplemento cultural de El País, Babelia, así como de entre los mejores libros por el ABC y La Vanguardia, diarios españoles.

Autor de numerosos tomos en los que ha cultivado el ensayo, la novela, el relato y algunos cuentos, Javier Marías era mencionado con insistencia en las quinielas de entre los favoritos para ganar el Premio Nobel de Literatura en las fechas alrededor a que se diera a conocer el ganador de este año.  En 2012 le dieron el Premio Nacional de Narrativa Española, el cual rechazó bajo la premisa de que había dicho con anterioridad que no recibiría un premio institucional (o cuya remuneración saliera del erario).  Explicó que igual lo hubiera rechazado si se le hubiera otorgado cuando estaba el PSOE en el poder.  Ha sido merecedor de muchísimos otros premios, tanto nacionales como internacionales.

Con un gran apego al estilismo gramatical y el despliegue de palabras que no son de uso común, pero que no apabullan, sino que deleitan, que parecen bordadas con primor en la prosa, esta nueva novela de Marías permite gozar de la mejor narrativa del autor, a la vez que nos hace reflexionar sobre las experiencias humanas.

JAVIER MARÍAS

Hijo del filósofo Julián Marías, es miembro de la Real Academia de la Lengua (RAE), distinción que también ostentó su padre en vida.  Sus primeros estudios los realizó en los Estados Unidos, donde la familia se trasladó a vivir ya que su padre era republicano y estuvo encarcelado y preso en esos años de turbulencia política.  Cuando se le rehabilitó su prestigio, en 1964, fue invitado a formar parte de la RAE.

Javier estudió Filosofía y Letras con especialidad en filología inglesa en la Universidad Complutense de Madrid.  Como era bilingüe, impartió durante varios años la cátedra de Literatura Española y Teoría de la Traducción en la Universidad de Oxford y posteriormente también lo haría en la universidad estadounidense de Wellesley College. Marías es un extraordinario traductor que tiene entre sus trabajos obras de Sterne, Stevenson, Conrad, Dinesen, Yeast, Faulkner y Nabokov.  De igual manera es un contundente columnista que, al igual que su compañero de academia, Arturo Pérez Reverte, no se anda con tapujos a la hora de cantar las verdades sobre temas generalmente polémicos y políticos.  Los dos forman parte de un grupo editorial que publica sus artículos, Zenda, que siempre ofrece una riqueza lingüista y temática de excelencia.

Javier Marías

Su ingreso a la Real Academia de la Lengua se dio en el año 2006 para ocupar el sillón que dejó vacante el lingüista, periodista, profesor universitario, escritor, crítico literario y filólogo Fernando Lázaro Carreter al morir en 2004, que también fue su director. En 1994 había sido invitado a ingresar a la RAE, pero declinó porque su padre ya ocupaba un sillón en esa vetusta institución.

BERTA ISLA

Esta novela, que al momento de salir ya se había traducido a 18 idiomas, está contada por tres voces, uno de ellos el propio narrador que inicia el relato ubicando en un tiempo pasado cómo se desarrollan las vidas de los dos protagonistas, Tom y Berta.  Descriptiva, digresiva y heterodoxa, Marías no se aleja de sus territorios conocidos como lo son la universidad de Oxford y los escenarios de Madrid, a pesar de que algunas de las acciones se llevan a cabo en Dublín, Las Malvinas, Alemania o algún pueblo perdido de la campiña inglesa.

En “Berta Isla” entran en juego las mejores prácticas del M16 y el servicio secreto de Gran Bretaña y nos encontramos con un Tomás Nevinson que es políglota, posee dotes de imitación más allá de lo imaginable y que queda atrapado, por su talento -y malos pasos–, en una larguísima carrera como espía encubierto sobre el cual su mujer, Berta Isla, no tiene ni idea y ella se ve inmersa en una envolvente y apasionante espera, por meses primero y luego por años, mirando un árbol que se yergue desafiante frente al balcón de su casa madrileña.

Berta Isla

Los acontecimientos que condicionan esta larga separación de Berta y Tomás son de lo más disímiles y los personajes que intervienen en ellos lo son aún más.  El tema del espionaje es abordado en su contexto más no es una novela de espías, estilo Le Carré.  Como en casi todas las obras de este autor, se reflexiona sobre el quehacer del escritor, así como de los servicios de inteligencia.  Según Juan Gabriel Vásquez, escritor colombiano que ganó el Premio Alfaguara en 2011 “es una meditación (solapada, juguetona) sobre las grandes preocupaciones de la novela”.  A ambos les une la fascinación que sienten por la obra de Joseph Conrad y le tocó a Juan Gabriel escribir la reseña de esta magnífica novela cuando Babelia anunció la designación como Libro del año 2017.

Javier Marías desborda erudición, recursos narrativos y, sobre todo, un vocabulario de primera.  “Berta Isla” tiene una trama envolvente, pensada y sopesada, al punto de que se le considera también la mejor novela del autor, hasta ahora (claro, siempre hay un próximo libro que puede escribir a futuro que le quitará ese puesto).  Sus remembranzas de los campus londinenses de Oxford y los pubs ingleses es algo a lo que uno se ha acostumbrado en sus libros, así como sus descripciones de los barrios madrileños, con sus paisajes en las distintas estaciones del año.  Sigue en la línea de otra obra de Marías, Tu rostro mañana, pero lo va moviendo a mucha más velocidad sin dejar de reflexionar sobre las trampas de la vida.

Al decir de Juan Gabriel Vásquez, “así ocurre en Berta Isla, cuya clarividencia me ha recordado una vez más por qué la ficción, en manos de sus mejores practicantes, sigue siendo la única forma que tenemos los seres humanos de conocernos cabalmente: en todas nuestras dimensiones, con todos nuestros misterios y secretos, a través de todos nuestros velos”.

 

 

PROMESAS INCUMPLIDAS

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 22 de diciembre de 2017

El título de este artículo lo tomé prestado del último libro del filósofo español, Javier Moscoso, que en el año 2016 presentó en Panamá su “Historia Cultural del dolor”.  Y calza muy bien con la desazón que estamos viviendo frente a las designaciones para magistradas que ha hecho el Órgano Ejecutivo y todas las promesas que hicieron en campaña los actuales gobernantes, la mayoría de las cuales ni remotamente han cumplido.

Empecemos por lo básico: la constituyente. La gente que votó a Varela se comió el cuento de que emprendería el urgente proceso de reformar la constitución y en lo que va de su gestión, se ha ido zafando de esa responsabilidad, aduciendo mentiras baladíes.  Otro de sus pregones ante los cuales más de un independiente o miembro de otro partido cayó fue el de la transparencia.  A la fecha, el manejo que se le ha dado al caso Odebrecht revela no solo que no darán a conocer ni los nombres ni las empresas que recibieron coimas (para ellos son donaciones) sino que justifican las mismas como apoyos al funcionamiento de su partido.  Llama la atención que algunos de esos dineros llegaron en fechas que no coinciden con la campaña electoral.  Y tanto el municipio como el gobierno central siguen dándole contratos a la constructora brasileña, que seguramente tiene problemas para operar ahora que se ha destapado todo el escándalo de corrupción a nivel regional y se le han congelado sus cuentas.

Igual pasó con el antiguo PAN que, en vez de cerrarlo, como prometido, le cambiaron el nombre y quién sabe cómo se está manejando.  Si Martinelli hizo las cosas que quiso de la manera más burda, este presidente las está haciendo de todas maneras, hasta con cierto cinismo.  En la última designación de magistrados, a pesar del compromiso que supuestamente tiene con algunos grupos que todavía le creen, se sacó a dos ilustres desconocidos de la manga y lo primero que ellos hicieron fue reelegir al impresentable presidente de la Corte Suprema de Justicia, que pasa más tiempo viajando y recibiendo inmerecidos premios que aquí, donde la gente lo abuchea donde va.

Ahora designa a dos damas de indudable capacidad, pero a las que no les hace ningún favor escogiéndolas porque tienen conflictos de intereses: la señora Tovar de Zarak, a la que no conozco pero que seguramente es una persona que prestigiará el Palacio Gil Ponce –que tanto lo necesita— puede que sea una magnífica selección, pero el hecho de estar casada con quien todavía es el vice ministro de Economía la pone en una posición de descalificación. La señora Moore, que tanto protagonismo ha tenido en los casos de corrupción, de ser ratificada, dejaría la puerta abierta a la impunidad del escándalo Odebrecht, ya que tendría que abstenerse de lidiar con los casos cuando llegan –si es que llegan—a la CSJ.

Me duele que el presidente utilice a dos damas en esta farsa y las eche al fuego para que se quemen, ya sea que lleguen a ser magistradas o no.  Seguramente no haría lo mismo con los hombres.  Pero lo más deleznable han sido los duelos por Twitter que han protagonizado el jefe de la cartera de Economía, su aún vice ministro y esposo de la señora Zarak y para colmo, los que creen que “o ellos o nada” tienen la verdad (según les convenga), que han hecho uso de acusaciones temerarias contra los que de una manera u otra criticamos esta desacertada designación para la Corte de la injusticia.  A muchos se les ha contagiado la logorrea tuitera de quien fue su aliado y hoy ve pasar los días en una cárcel de Miami.

Quien miente no quiere recordar, quien incumple sus promesas busca que los demás olviden, quien deshonra sus acuerdos persigue reconstruir el pasado de modo que el eco de sus viejas palabras caiga en la indiferencia.  Si la memoria prevalece, la historia de la deslealtad se confundirá con la historia de la locura” dice Javier Moscoso en su libro.  No dejemos que en esta ocasión el Ejecutivo se salga con la suya.  Si llega a burlarse una vez más del pueblo al que prometió servir, debemos estar dispuestos a salir a la calle a manifestarnos enérgicamente.  No hemos aprendido nada después de 28 años que nos invadieron los gringos en forma injusta y temeraria. Por eso no tenemos derecho a olvidar.

 

 

EL ESCÁNDALO WAKED

Por Mariela Sagel, El Siglo, 25 de diciembre de 2017

     La publicación para hispano hablantes de Miami, el Nuevo Herald, sacó recientemente un artículo de una periodista que tituló “El novelón Waked”, que bien podría ser retitulado como “El culebrón Waked”.  En él resumía la actuación de los jueces de Florida que recientemente casi que absolvieron al señor Nidal Waked de todos los cargos que se le habían imputado, y redujeron su condena a falsificación bancaria, a apenas 27 meses, muchos de los cuales ya ha cumplido, lo que lo traerá a Panamá en un par de meses.

Este señor, al igual que su tío Abdul, fue despojado de casi todo (o todo lo material) que tenía, basado en señalamientos del representante del gobierno estadounidense aquí y sus famosas “razones para creer” de que ambos eran parte de la mayor red de lavado de activos y financiamiento del narcotráfico y terrorismo.

A Nidal Waked lo metieron preso en Colombia y después lo extraditaron a Estados Unidos, “donde la justicia sí es seria”, según dijo la Canciller en declaraciones deplorables (será que ella sabe que aquí no lo es).  A Abdul Waked no le han levantado ni un solo cargo, pero lo han llevado a cerrar todas sus tiendas de los aeropuertos, su magnífico centro comercial, almacenes por departamentos y un banco con el cual no tenía ninguna vinculación (su sobrino era accionista minoritario).  Los clientes de ese banco perdieron sus ahorros de toda la vida por la aberrante Lista Clinton en donde los metieron.

Los panameños hemos visto durante 18 meses este actuar del gobierno estadounidense y de su más vocinglero e irrespetuoso representante aquí y me pregunto: ¿dónde dejamos nuestra dignidad, esa que nos permitió obtener de vuelta el Canal de Panamá? ¿Será que porque es un tema que aparentemente no nos toca directamente estamos tan pasivos?  Es hora de despertar, mañana dicen que por el Canal pasan drogas y lo meten en la Lista Clinton.  Ya sabemos que “esta canciller” no va a defender ante los gringos a ningún panameño.

ES CUESTIÓN DE PLANIFICAR

Por Mariela Sagel, El Siglo, 18 de diciembre de 2017

En la vida se nos ha enseñado que, en la medida de lo posible, casi todo se puede y se debe planificar.  Uno lleva un plan desde que nace y es así como empiezan a darte alimentos suaves en unos meses, de allí a más sólidos, y a determinada edad, debes ingresar al kínder, a la escuela primaria y por el resto de los días está todo planeado.

Si bien es cierto que ocurren a veces cosas que nos sacan de un plan previamente establecido (un accidente, un embarazo, una pérdida de un ser amado) llevamos dentro un mapa de vuelo que tratamos de cumplir.

En ciudades avanzadas también se planifican las obras, las efemérides y los eventos que aquí se van a realizar.  Desde hace más de un año estamos hasta la coronilla escuchando sobre lo de la JMJ (Jornada Mundial de la Juventud) pero cuando salimos a la calle, nos enfrentamos a una urbe hostil, desarticulada y sin planificación.

¿Por qué no se prohíben los trabajos de construcción y reparación de obras en diciembre, mes en el que se celebran tres de las más importantes celebraciones del año?  Es un caos salir a las calles de esta capital y además del desbocado tránsito de personas que van en busca de regalos, cobran su décimo o bonificación, tenemos que lidiar con grúas, cementeras, taladros, y toda clase de maquinaria pesada que obstruye el tráfico de autos y peatones.  Sería ideal que se planificara que en este mes se suspendieran todas las obras o mejor aún, que se planifique la ejecución de una obra en base a que TODAS se terminarán ANTES del mes de diciembre, so pena de multa.  De repente ayudaría a muchos contratistas y constructores, así como a las autoridades municipales a meterse en un programa de planificación y aprender a trazar un plan de ejecución que sea eficiente y que aproveche la temporada en que es más fácil ejecutar obras.

EVA CONTINÚA LA SAGA FALCÓ

Por Mariela Sagel, Facetas, La Estrella de Panamá, 15 de diciembre de 2017

Hace un año, en el mismo recinto de la FIL Guadalajara se presentó la novela Falcó, del académico y escritor español Arturo Pérez Reverte y les correspondió en esa ocasión a Pilar Reyes y a Elmer Mendoza, su “cuate”, escritor de Sinaloa, interactuar con el guapo, interesante y arrollador autor.  En esta ocasión, en la XXXI versión de la FIL, que tuvo de invitado a Madrid, y que su ayuntamiento se volcó a celebrarlo con el slogan “Ganarás la luz”, Pérez Reverte volvió sobre sus pasos para conversar sobre Eva, la segunda novela de esta serie que se ha convertido no solo en adictiva, sino que valida toda la experiencia como reportero de guerra que tuvo su creador.

Le tocó a Julio Trujillo, editor de Alfaguara, sello editorial que publica la serie, y a Gabriela Warkentin, una periodista “necesaria” como la introdujeron, el honor de conducir la presentación.  Con un poco de chanza en torno a la lectura del libro, Gabriela logró dominar al avezado tuitero y polémico columnista frente a un salón lleno a rabiar.  Y es que don Arturo convoca multitudes, sea cual sea el tema que va a tratar.

Eva

Con la misma aura de misterio y el cuidado vestuario de los personajes, la portada de Eva evoca la de Falcó, publicada hace un año.  La primera, escenificada en varios sitios de España, termina en Portugal, y daba pie a que este veterano contador de historias (y amante de los animales) continuaría la historia de este espía inescrupuloso, pero encantador y con el cual todas las mujeres quisieran bailar una pieza y los hombres tomarse un trago.  En esta ocasión Pérez Reverte sigue su historia en el puerto de Tánger, en torno a un barco del bando republicano (era a principios de 1937 y la Guerra Civil Española había estallado hacía pocos meses) que va cargado de oro y se dirige a la Unión Soviética. Tiene dos formas de hacerlo, convenciendo al capitán para que se cambie al bando de otro barco que allí está también fondeado (y es un destructor de los nacionales) o por las malas, hundiéndolo con toda su tripulación.

Sobre sus experiencias, Pérez Reverte explicó que hay autores que escriben con su imaginación, de libros que han leído, con su mirada y otros que escriben con la experiencia que le han añadido a la vida.  En su caso, todos los escenarios de muerte, de tortura y de sordidez él los ha vivido en sus más de 20 años de reportero de guerra, y así lo ha contado con detalles.

Por ejemplo, cuando se refiere a Moira Nikolaos, una mujer misteriosa que le falta un brazo, en realidad Pérez Reverte evoca a una persona que conoció en Beirut.  Tenía un pasado tormentoso y él la pone en Tánger.  Los lugares son tan importantes como sus personajes.  Él quería que éste fuera el caso y para eso necesitaba un escenario perfecto, fines de los años 30, con espías y protagonistas exóticos.  Es fundamental dominar el escenario, y por eso en su escritura se imbuye en los sitios donde lleva a sus personajes, se hospeda en los mismos hoteles y va por las mismas callejuelas.

Hay dos protagonistas principales: el inescrupuloso Lorenzo Falcó, encantador, inteligente y culto, y una peligrosa mujer, violenta y totalmente comprometida con su ideología, Eva Neretva, que finaliza en la novela Falcó como agente de la NKVD (departamento de la policía secreta que dio paso a la KGB).  Falcó sigue siendo un tipo amoral, él es su propia bandera.  Eva, por el contrario, cree en el comunismo y se entrega en cuerpo y alma a su compromiso político lo que da pie a la confrontación entre el escepticismo del héroe cruel masculino contra la fe revolucionaria femenina.  Eva es parte de ese grupo de mujeres honestas, comprometidas y que se entregaron hasta la muerte, sometida a innumerables peligros en medio de unos años convulsos.

Arturo Pérez Reverte

Entre ellos, se mantiene la tensión sexual que leímos en Falcó, pero se van desarrollando inesperados vuelcos a la relación, en medio de realidades que llevan muchos acontecimientos.  Todo era diferente cuando él recorría los conflictos con una mochila, las relaciones eran más humanas.  Cuando un periodista llegaba a Eritrea, a Angola, a los Balcanes, a zonas de conflicto, no tenía acceso a las redes de transmisión de sus informaciones de noticias como hoy, que hay videos on line, mensajes de texto y voz y archivos digitales.  Dependía de comunicaciones artesanales y lentas y para eso se creaba una hermandad entre todos.

Con “Eva” se siente muy satisfecho, pero hay un punto que quiso desarrollar, y es que el ser humano que es un soldado de su peor enemigo.  Está en constante vigilia, en permanente peligro. Falcó se siente solo en medio de tanta agitación, y lleva siempre un arma, está sobre territorio hostil, es un buen ejemplo de lo que es el ser humano.

No desaprovecha el magnífico escritor el destacar lo importante que es la lectura para la vida.  Leer da lucidez y una mirada diferente y esa mirada te hace infeliz.  Y él apela a la lucidez y sus lectores le agradecemos que produzca tanto y tan bien.  Los libros le enseñaron las fronteras imprecisas de los territorios, aunque creció en una casa estable, de clase media alta, con biblioteca.  Pero siempre se ha movido en territorios hostiles, por eso los puede relatar tan magistralmente.  Y el territorio de la mujer es eminentemente hostil.

Dice que hay demasiados novelistas contando cosas que no le interesan a nadie.  Y que el presente es muy vulgar.  Drones, ordenadores, satélites, teléfonos inteligentes, mensajes de voz por WhatsApp.  En ese tiempo que él recrea había unas telefonistas que enchufaban unos cables a una centralita de esas de clavija y con suerte lograban comunicarte con el lugar donde debías mandar el material de tu reportaje.  Tenías que ser muy encantador para que te ayudaran a conectarte con tu destino y eso pasaba con los maîtres de hotel, camareros y ese mundo es el del contacto con el ser humano.

“El que tiene fe es muy vulnerable y Falcó lo sabe.  Cuando una mujer cree en algo, es implacable.  Una mujer que ha amado a un hombre con la fe que acostumbra, deja todo por él, cosa que el hombre no hace.  Cuando la traiciona, es la más cruel de los enemigos, justamente porque su honradez intelectual en ese sentido es extrema”.  Las mujeres son así….y se queda guindando de la frase “el hombre, el hombre….” Y le pide a Gabriela que le formule su próxima pregunta.

Ante mi pregunta de que dónde va a recrear la próxima aventura de Falcó, ya que había leído que, con el tema catalán, cuando fue a presentar el libro a Barcelona le pidieron que la escenificara en la ciudad condal.  Me respondió, encantador, que la ubicará en el sur de Francia, el norte de España y terminará en París.

Frente a otras preguntas dijo que había cosas que le había prestado a Falcó, como su humor negro.  Y que ha vivido muchas cosas que le dan la autoridad moral de escribir sobre ellas, como las torturas y los escenarios de guerra.  Cuando Falcó mata, tortura, hiere, es con conocimiento de causa.

Arturo Pérez Reverte es muy ameno, encantador, sobrado.  Pero una señora le preguntó al final de la presentación si él estaba consciente que era guapísimo y super talentoso, y si escribe para él o para sus lectores.  A lo primero se ruborizó, a lo segundo explicó la pasión que siente al escribir que se imagina por la noche lo que va a relatar en la mañana.

La estupidez se está elevando a norma social comúnmente aceptada finalizó.  Para él, si no hubiera leído, si los libros no fueran importantes para él, se hubiera perdido en un burdel, con drogas y alcohol.  Los libros le dieron la oportunidad de ser feliz y para él, escribir es un acto de felicidad.

SIN DESARROLLO NO HAY CRECIMIENTO

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 15 de diciembre de 2017

En Panamá nos pasamos alardeando de que es el país que más crecimiento arroja en la región, al punto de que somos la envidia de nuestros vecinos, pero no entendemos que sin desarrollo humano no hay verdadero crecimiento.  Se define el primer mundo como el que aglutina los países que arrojan un alto índice de desarrollo humano (IDH) y que solamente es posible si disfrutan de altos estándares de vida, seguridad sanitaria, esperanza de vida y calidad de servicios.  Generalmente, estos países gozan de instituciones democráticas robustas y confiables.

Sin embargo, no nos acercamos a ser del primer mundo, por muchos índices de crecimiento que mostremos, ya que nuestras instituciones democráticas son incompetentes, están maniatadas e imparten su accionar de manera sesgada.  Igualmente, nuestros servicios, los que pregonamos al mundo con orgullo, distan mucho de ser profesionales.  De hecho, he visto cómo se ha ido deteriorando en diferentes aspectos la atención en un país que, en teoría, vive de la prestación de servicios.

Empecemos por nuestra aerolínea de bandera, Copa, dueño y señor de los cielos aeronáuticos.  Me tocó pasar por una experiencia muy negativa recientemente cuando mi hija, viajando con sus dos hijos pequeños, hizo con tiempo su web check in e imprimió los pases de abordar.  Supuestamente con ese trámite era cuestión de solamente ir a dejar las maletas al mostrador.  Pues bien, resulta que el día del viaje se puso en la fila correspondiente y si al principio fue lenta la atención, después fue nula, ya que, en plena temporada de fiestas, cuando aumenta el tráfico de pasajeros, no había nadie atendiendo en los respectivos mostradores.  Mucha gente estaba impaciente, con aprehensión a perder su vuelo y exigimos a los empleados que agilizaran el asunto (incluso yo demandé que se atendiera a mi hija con prioridad porque viajaba con coche y niños muy pequeños).  La respuesta, del primer empleado que abordé fue que él no era el supervisor, la de una señora que iba muy oronda paseándose frente a los indignados fue un gesto de desprecio y finalmente del supervisor, que pronto se iba a retomar la atención.  De todos tomé sus nombres para reportarlos.

Una muestra de que la justicia no funciona ni a nivel muy bajo ni a niveles altos es un hecho que ocurrió a unos familiares cercanos, que sufrieron el robo de todas sus joyas en el mes de junio por parte de una empleada doméstica nicaragüense.  Se puso la denuncia en la fiscalía y en octubre supimos que habían detenido a la susodicha por estar indocumentada.  Al ir a verificar que estuviera la denuncia en orden para que se procediera al careo y la acusación, se nos dijo que la fiscalía no había dado traslado “porque tenían mucho trabajo”.  La señora fue deportada, pero no se le pudo probar que robó descaradamente en casas que le dieron la confianza para trabajar, especialmente sin contar con sus papeles migratorios en regla.

La atención en los establecimientos, aún de los más encumbrados, ha ido en franco deterioro, ni hablar de en los necesarios, como las farmacias, supermercados y similares.  Volviendo a Copa, se supone que somos el Hub de las Américas y que la aerolínea cuenta con un índice de puntualidad muy alto.  Pero eso no lo exime de que deba mantener su estándar en forma permanente.  En Tocumen, por ejemplo, hay unos maleteros que controlan los carritos que asisten a los viajeros con su equipaje.  Esos carritos estuvieron por años en un litigio hasta que finalmente se pusieron las máquinas que los administran, pero resulta que hay que pagar con dólares, no aceptan tarjetas de crédito, lo que los coloca en un desfase, ya que no necesariamente el visitante que llegue a Panamá cuenta con dólares para pagar ese servicio.  Y ni hablar de los aires acondicionados, que un ala de la terminal funcionan a punto de congelamiento y en la otra prácticamente estás cocinándote a fuego lento.

Cuesta mucho construir prestigio, confianza y estima y la mayoría de las veces, con solo una acción, una mala atención, un mensaje equivocado y hasta con un tuit o un mensaje de voz disparado con o sin premeditación todo se viene abajo.  La ruta para llegar a ser del primer mundo no es solamente mostrar crecimiento sino un apreciable índice de desarrollo humano que empieza con la atención, la educación y, sobre todo, la consistencia en los desempeños.

ASALTO NAVIDEÑO

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 8 de diciembre de 2017

El título de este artículo evoca una canción que se hizo famosa en 1970 por el ya desaparecido cantante puertorriqueño Héctor Lavoe, que la estrenó en las fiestas navideñas de ese año con Willie Colón, y se convirtió en el álbum más vendido de la historia de la música latina con tema navideño. Y en Panamá, desde hace unos años, las empresas e instituciones internacionales acostumbran perpetuar un “asalto navideño” al país, y las mismas autoridades también lo hacen, disfrazados del populismo que han abrazado como método de gestión.

Todos recordarán que durante varios años la empresa Sacyr, contratista de la expansión del Canal de Panamá, nos regalaba unos alcances, paralización de obras y sobrecostos como regalo del Niño Dios.  A pesar del pusilánime llamado que hizo el presidente Juan Carlos Varela el año pasado, que dejáramos los temas importantes para después de las fiestas de fin de año para que nada las enturbiara, siguen lloviendo las malas noticias.  No han valido las entregas de los CEPADEM, de casas en Colón o la celebración de licitaciones de infraestructuras, nada logra disipar el tupido velo que tiene que ver con Odebrecht, con Blue Apple y con muchos de los escándalos que, como una pelota de fútbol se la pasan de un lado de otro. Y la Procuradora ni se entera, no da cuentas, no avanza en las investigaciones que todo el país espera que ofrezca.

Para rematar el ambiente enrarecido, dos de los directores de la Junta Directiva del Canal de Panamá, que debería (como en años anteriores) estar conformada por un grupo de notables en diferentes disciplinas –aunque la única mujer que actualmente funge como directora es de cuestionables ejecutorias, sin que necesariamente sean méritos profesionales o académicos — están señalados en un escándalo de los muchos que escenifica este gobierno, incluso con alertas de Interpol para su captura, y el presidente se excusa diciendo que estará “evaluando” si se los remueve.  Se sabe que los dos, Corcione y Mizrachi han incumplido con sus funciones, ausentándose más de lo permitido, por lo que la decisión no debería tomar mucho tiempo para el jefe del ejecutivo que como dice su nombre, debe ser “ejecutivo”, no un pinche burócrata que todo lo demora.

También se anuncia que a partir del 15 de diciembre el presidente va a decidir a quién nombra en la Corte Suprema de Justicia, y todos recordamos lo que ocurrió la última vez que designó a dos ilustres desconocidos y con abiertos lazos con el poder: reeligieron al deleznable magistrado que había sido premiado por el ex presidente Martinelli con la magistratura cuando le sirvió como un fiel peón tanto desde la Fiscalía contra la delincuencia organizada como desde la Procuraduría General de la Nación.  Nada nos garantiza que, otra vez, el presidente se burle de los que todavía suspiran de que vaya a cumplir su palabra, la que no ha honrado a lo largo de su mandato.

Para rematar, la Unión Europea nos pone en la peor de las listas, al lado de países que uno no sabe ni dónde están ubicados en el globo terráqueo, como poco colaboradores en el lavado de dinero y otras yerbas.  La cancillería, en esta ocasión, se desboca en defenderse y protestar, lo que no hizo cuando nos golpearon con los Panama Papers ni cuando por capricho de un par de burócratas gringos, metieron en la infame Lista Clinton a las empresas de la familia Waked, logrando quebrarlas, rematarlas y doblegarlas. Cuando se dieron cuenta de que no podían comprobar nada, se erigieron en defensores de la libertad de expresión, sacando los periódicos La Estrella y El Siglo, a pesar de que el representante diplomático de Estados Unidos señaló contundentemente en su oportunidad de que los miembros de esa familia eran los mayores lavadores de dinero y financistas del terrorismo.  A la fecha, no se ha levantado ni un solo cargo contra los Waked, y, por ende, no se les ha podido probar nada.

El populismo no es solo de izquierda, también es de derecha y de centro y es el resultado de políticas irresponsables que agravan los problemas sociales y económicos de los países que se rinden a su hechizo.  Para muestra varios botones: los subsidios, las ferias de jamones, las becas sin mérito y acciones como las de CEPADEM en época de Navidad:  nos toman por asalto y, por ende, nos toman por imbéciles.

 

NI UN HUECO MÁS

Por Mariela Sagel, El Siglo, 3 de diciembre de 2017

Está por terminar el año y las calles de Panamá siguen siendo las más peligrosas en cuanto a los huecos que tienen.  El Ministro de Obras Públicas, que en las encuestas resulta con la peor aprobación a su gestión, dijo en una ocasión que él no había visto ni un hueco en las calles de la ciudad.  No sé si él se transporta en helicóptero o simplemente quería hacernos una broma, que se convirtió en ofensa para muchos.

Pongamos como ejemplo la calle 74E de San Francisco, que va desde calle 50 a Vía Israel, donde está la Escuela Belisario Porras.  En esa calle uno cae por lo menos en 10 huecos profundos y por esquivarlos, puede causar un accidente ya que la vía tiene dos paños.  Si encima de todo llueve, la cosa se pone peor: el agua tapa los huecos y uno pasa por allí e irremediablemente cae en esos huecos, causando un daño irreparable al auto y a la columna y riñones de los conductores.

El problema no solamente es del Ministerio de Obras Públicas, sino del IDAAN y del municipio y las empresas que realizan obras, como soterramiento de cables y demás. La práctica usual es que, si hay una fuga de agua, el IDAAN la repara, abre la calle, pero deja el hueco porque le corresponde al MOP cerrarlo y asfaltarlo.  Y como esa coordinación no se da, tenemos una ciudad en estado deplorable.

Se supone que en el 2019 no solo tendremos cientos de miles de visitantes para la Jornada Mundial de la Juventud, sino que encima seremos Ciudad Cultural por designación de la UNESCO.  La coordinación de esta celebración corresponde a la Alcaldía, que debería desde que recibió la designación, ir preparando la infraestructura y los eventos que conlleva este honor.  Con una ciudad en este estado de descuido, basura, falta de conciencia en reciclaje, no podeos alardear de que tenemos cultura.