DISTRACCIÓN CHINA

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 24 de noviembre de 2017

     Mientras el presidente y su séquito de acompañantes siguen de viaje por China, en el país se están dando juicios, condenas y confesiones sobre el escándalo más grande que hemos vivido en los últimos tiempos en relación con los sobornos que pagó la empresa constructora Odebrecht.  Si tal como parece, hay funcionarios de este gobierno (que formó parte del anterior) involucrados en serios actos de corrupción, toda la parafernalia en torno al fastuoso viaje presidencial parece una fábula –cuentos chinos– para que nos distraigamos en entender los 19 acuerdos que se han firmado con ese país, el tren bala que nos llevará en un par de horas de Panamá a David, y todas las otras ofertas con que el gigante asiático nos está mareando.

Y aclaro, considero que el logro más importante en tema diplomático de esta gestión ha sido el establecimiento de relaciones de Panamá con la República Popular de China.  Pero esto no fue una decisión o iniciativa propia, sino que ha sido el resultado de 21 años de conversaciones, desde que la Oficina Comercial de ese país puso pie en el nuestro.  De allí se fundó, hace 15 años, la Asociación de Amistad con China y a través de ella muchos hemos conocido las ventajas y avances de ese gran país.

Por toda la sensibilización que ha hecho esa oficina las relaciones con China y no con Taiwán han sido acogidas con entusiasmo, y se logró romper con la “política de chequera” con la que mantiene sus relaciones diplomáticas la isla de Formosa con una veintena de países en el mundo.  Los Estados Unidos y Rusia, las dos grandes potencias mundiales, tienen desde hace años relaciones con China, el primero desde 1979 y el segundo, por afinidades ideológicas, desde 1949, las que fueron ratificadas por la Federación Rusa después de la caída de la Unión Soviética, en 1991.

Pero mientras sigue el periplo, y llueven las promesas, la atención mediática se ha centrado en toda la bonanza que traerán los chinos a Panamá y esto echa un tupido velo sobre las delaciones que se están dando, en audiencias secretas de las que solamente nos enteramos de los resultados.

Estas delaciones o confesiones o como se les quiera llamar se han concentrado en los “tontos útiles”, los testaferros que utilizaron los verdaderos involucrados y como dicen en el mundo financiero, “seguir la ruta del dinero”, no se practica.  Algunos medios tienden a acallar los temas sensitivos al gobierno, como los negocios del hermano de la Canciller y vicepresidenta y los dineros recibidos por el cabildero de la campaña del partido del presidente.  Este diario, como ha sido su compromiso con la verdad, no ha pospuesto estos temas “para cuando la comitiva regrese”, y no estropearles el viaje.

Debemos recordar que los chinos vinieron a Panamá como mano de obra de la construcción del ferrocarril transístmico, idea que fue originalmente de Simón Bolívar en 1827, después fue de otra empresa fallida de los franceses y al final lo hicieron los gringos, que aprovecharon la Fiebre del Oro de California.  Podemos remitirnos al suicidio masivo que cometieron los obreros asiáticos por ataques de nostalgia (y dicen que por falta de opio), así como la comercialización de los cadáveres que, por la pobre salubridad que existía en este malsano clima, se realizaba para los estudios de medicina.

Pero volviendo a lo prometido por China, ver para creer.  Auscultar bien no solo los acuerdos sino los compromisos que adquirió nuestro gobierno. De igual forma, entender que los estadounidenses han sido desplazados no solo en Panamá, sino en todo el mundo por el dragón de oriente.  Hasta el 2011, los Estados Unidos tenían la economía más grande del mundo y China la segunda más grande, mientras que China tiene la población más grande y Estados Unidos la tercera.

Y regresando al tema Odebrecht, sigamos viendo el desfile de los peces chicos que van a devolver supuestamente varios millones y aquí, como quien dice, no ha pasado nada.  Exijamos que se cumpla con los procesos como debe ser, se informe sobre los mismos y se sepa toda la verdad.  Parafraseando a Mafalda, “Vivimos en un país raro, la clase obrera no tiene obras, la clase media no tiene medios y la clase alta no tiene clase”.  Agregaría yo, la justicia no imparte justicia y no es justa

MADRID, INVITADA DE HONOR DE LA FIL

Por Mariela Sagel, Facetas, 25 de noviembre de 2017

Llegó el fin de noviembre y como siempre, después del Thanksgiving y Black Friday de los gringos, Guadalajara se engalana para recibir a los miles de visitantes que prestigiarán con su presencia la XXXI Feria Internacional del Libro, teniendo a Madrid como invitado de honor.  Es la feria más importante en Hispanoamérica y ha logrado mantener su alta calidad y prestigio todos estos años.

El programa arranca el sábado 25 de febrero con la entrega del Premio de Literatura de Lenguas Romances al escritor francés Emmanuele Carrére y prosigue imbatible con las presentaciones de libros de Wendy Guerra, la escritora cubana que con su presencia voltea a todos y que es la heredera de Gabriel García Márquez para dictar los talleres de escritura.  En esta ocasión, el libro de Wendy “Nunca fui primera dama” viene reeditado y actualizado por Alfaguara con un capítulo final titulado “Sin Fidel”.  Fernando del Paso, que a su edad nos sorprende, también presentará un libro ese día titulado “Linda”.

El momento estelar de este primer día se lo va a llevar, sin lugar a dudas, Fernando Savater, a quien se le rinde un merecido homenaje en el que participarán Ricardo Cayuela, Jorge Volpi, Juan Villoro y Carlos Revés.  Casi inmediatamente el recién galardonado Premio Cervantes, Sergio Ramírez Mercado presentará su último libro, “Ya nadie llora por mí”, mientras que en el Pabellón de Madrid se llevan a cabo innumerables actividades que la rememoran en todos sus sentidos.

El domingo 26 de noviembre se inaugura oficialmente el Salón Literario y le corresponderá nada menos que al escritor newyorkino Paul Auster el honor de esta apertura.  Auster tiene una novela reciente titulada “4321” que seguramente será de las más vendidas en la FIL, como lo son todas sus obras.  También presentarán sus últimos libros la escritora argentina Claudia Piñeiro (“Las maldiciones”), los mexicanos Jorge Volpi (“Contra Trump”) y Juan Villoro (“El Mariachi”), además de una gran cantidad de otros escritores mientras se desarrollan actividades para niños, adolescentes y se realizan encuentros profesionales, de traductores, se comercializan libros y se llevan a cabo presentaciones artísticas.

El lunes 27 de noviembre se llevará a cabo un homenaje a los 50 años de haber recibido el Premio Nobel de Literatura el guatemalteco Miguel Ángel Asturias y tanto Juan Villoro como Sergio Ramírez tendrán protagonismo en las presentaciones de los libros “La utilidad del deseo” del primero y una “Antología personal. 50 años de cuentos 1963-2013” de Ramírez, así como se recordará la vida y obra de Juan Goytisolo y la pareja de escritores españoles Almudena Grandes y Luis García Montero (los Almu, como les dice Joaquín Sabina) debatirán sobre “Poesía y prosa. Amor y matrimonio” mientras continúan las actividades que no paran en el recinto ferial.  Emmanuele Carrére presentará su último libro “Conviene tener un sitio a donde ir”, editado por Anagrama.

Los pacientes del Doctor García

El martes 28 de noviembre le tocará el turno a Álvaro Vargas Llosa presentar su última producción, “El estallido del populismo”, libro coordinado por él con la participación de Enrique Krauze y Sergio Ramírez, que estarán presentes, y en el que colaboraron también Carlos Alberto Montaner, Yoani Sánchez y Roberto Ampuero, entre otros intelectuales.  El libro lleva un prólogo de Mario Vargas Llosa.

El estallido del populismo libro coordinado por Alvaro Vargas Llosa

Almudena Grandes presentará su libro “Los pacientes del Doctor García”, Laura Martínez Belli su más reciente producción, la novela “Carlota” y el gran intelectual mexicano Enrique Krauze también estrena libro nuevo, “México. Biografía del poder 1810-2017”. El premio Alfaguara 2017, que recayó en otro madrileño, Ray Loriga, también se presentará ese día, así como la novela póstuma del mexicano Ignacio Padilla, fallecido el año pasado en un accidente de automóvil, “Última escala en ninguna parte”, por algunos de sus compañeros de la generación del crack, entre ellos Jorge Volpi.

Durante esos días se llevan a cabo innumerables actividades en el recinto ferial, una muy puntual que tiene que ver con la promoción de la lectura, en la cual estará participando Jesús Marchamalo, que hace unos años estuvo en nuestra FIL .

El miércoles 29 de noviembre se estará recordando a la maga de las letras, la editora Carmen Balcells, al año de su desaparición física, por parte de Rosa Montero, que acaba de recibir el Premio Nacional de las Letras Españolas, junto con Fernando del Paso y José Ovejero.  Se realizará un debate con el título “La mujer en la novela actual”, con la participación de Elena Poniatowska (mexicana) y Soledad Puértolas (española).  También se realizará un coloquio dirigido por Rosa Montero titulado “Verdades Mentirosas, Mentiras Verdaderas”, una reflexión sobre el periodismo como búsqueda de la verdad testimonial, y sobre la búsqueda de la verdad sustancial, propia de la ficción literaria.  Se celebrarán los 50 años de la publicación de Cien Años de Soledad, en cuyo acto participarán Tania Libertad, Elena Poniatowska y Benito Tabio, además de Wendy Guerra, su heredera literaria.  El programa sigue con el muy esperado libro “Los suspirantes”, coordinado por Jorge Zepeda Patterson, periodista y novelista, ganador del Premio Planeta en el año 2014 y que se refiere a los aspirantes a la presidencia de México, a menos de un año de las elecciones.  Zepeda coordinó un trabajo similar en el 2012.

Los suspirantes, libro coordinado por Jorge Zepeda Patterson

Continúan las presentaciones de libros con “Maximiliano, emperador de México” del escritor Carlos Tello Díaz el jueves 30 de noviembre y un conversatorio sobre novela negra que sostendrán Lorenzo Silva (Premio Planeta 2012 y que estuvo en la FIL nuestra en 2016) y Marta Sanz.  El gran Jon Lee Anderson, periodista estadounidense que este año vino a Panamá a dictar un taller de periodismo investigativo, tendrá ese día la presentación del tercer número de su libro “Che Guevara, una vida revolucionaria” en novela gráfica (en las ferias anteriores se han presentado los dos números precedentes) y también presentará el 1º. de diciembre su libro “Guerrillas”, que al fin sale traducido.

Francisco Martín Moreno, autor de muchos libros sobre su país, presentará su nuevo libro “México secreto. A un siglo del telegrama Zimmermann” y la Poni, Elena Poniatowska presentará la reedición de su magnífico libro “Juan Soriano, niño de los mil años” así como Marta Sanz el libro “Clavícula”.

El viernes 1 de diciembre sigue la delirante actividad que incluye casi todos los temas que uno imagine, y en lo literario se llevará a cabo “De todos modos Juan te llamas”, coloquio donde participarán Fernando del Paso, Élmer Mendoza y Rosa Beltrán, con Gonzalo Celorio como moderador.

También ese primer día del último mes del año Enrique Berruga presentará su libro “El American Dream”, que fue presentado en nuestra FIL en agosto y Juan Pablo Escobar el último recuento de su padre, “Pablo Escobar, in fraganti”.

El sábado 2 de diciembre se realizarán dos encuentros importantes, el de Periodistas y el de Caricatura e historieta.  El primero reviste un carácter muy especial por las complejas y peligrosas circunstancias que a diario enfrentan los periodistas mexicanos.  Ese día los escritores Blue Jeans (que es el seudónimo de un escritor sevillano de literatura juvenil) y Megan Maxell también presentarán sus últimas producciones.

Para finalizar esta fiesta de las letras, el domingo 3 de diciembre se le entregará el Premio de Periodismo Cultural Fernando Benítez a Graciela Iturbide y se llevarán a cabo actividades literarias para la Tercera Edad. Los booktubers seguirán destacándose y en la explanada de la FIL, se estarán celebrando durante los 9 días de feria diferentes conciertos, incluso uno de Leiva, el cantante español que acompañó a Joaquín Sabina en su más reciente disco, Lo Niego Todo (el miércoles 29 de noviembre).

Una fiesta anual que no me pierdo y un hálito de cultura que no tiene parangón.  Eso es la FIL de Guadalajara.

 

 

 

 

LA AVENTURA DEL PEATON

Por Mariela Sagel, El Siglo, 20 de noviembre de 2017

En nuestra ciudad cada vez se hace más temerario cruzar una calle o una avenida, aunque sea en un paso cebra, como se les llama a los pasos que están pintados con líneas blancas y que indican que por allí se debe cruzar y no por donde a uno le dé la gana.  De hecho, los pasos cebras se están desapareciendo bajo las capas y capas de asfalto que le pasan y que elevan la calle, pero en el borde con la acera queda un enorme precipicio que no pueden salvar una silla de ruedas o un coche de niño.

En otros países es obligatorio cruzar en pasos cebras y los autos respetan a los que lo hacen por encima de todo.  Aún en las ciudades donde el tráfico es casi de locos, se siente que por lo menos en esos espacios, el peatón tiene la razón.

Para hacerlo acorde a los tiempos, los pasos cebras pueden pintarse en otros colores, lo que los convierte en elementos artísticos y distintivos de cada barrio.  Se deben reforzar los existentes en Vía España, Ricardo J. Alfaro, Vía Argentina, Ave. Manuel Espinosa Batista y Federico Boyd, por mencionar las vías más transitadas.  Todo esto contribuiría en el mejoramiento urbano en que se ha empeñado el Alcalde Blandón y que tiene en el Cangrejo a más de uno disgustado por los inconvenientes que han traído las obras.

En el cruce donde está la Iglesia del Carmen y las oficinas de Ampyme se forma en la isleta que determina las vías, cuando llueve (y en estos días no ha dejado de llover) un lodazal y el espacio que permite a los peatones cruzar es casi de uno a uno, siendo este punto de la ciudad uno al que concurren muchas personas, por tener una salida del Metro allí, que encima de todo es de las más modernas.

Como este nudo, hay muchos ejemplos que deben remediarse con voluntad de servicio y buena conciencia.

 

 

LA REVOLUCIÓN QUE ESTREMECIÓ AL MUNDO HACE 100 AÑOS

Por Mariela Sagel, Facetas, 18 de noviembre de 2017

El pasado 7 de noviembre se conmemoró el centenario de la Revolución Bolchevique y como siempre se le conoce como “la revolución de octubre” cabe explicar que, en ese entonces, — 1917 –, los rusos usaban el calendario juliano, que correspondía al 25 de octubre.  Esta fecha marca la segunda fase de la revolución rusa, que se inició en febrero de ese año, y que era consecuencia de los acontecimientos y sublevaciones que desde 1905 venía arrastrando el gobierno imperial del último de los zares de la dinastía Romanov.  Desde entonces muchos han sido los libros, las películas y los ensayos que se han dedicado a ensalzar, atacar, analizar y estudiar ese fenómeno que por más de setenta años tuvo la hegemonía de un territorio inmenso del mundo y llegó a rivalizar en algunos campos con el imperio estadounidense (en el tema espacial, por ejemplo).

La revolución rusa contada para escépticos

Es muy conocida la obra “Diez días que estremecieron al mundo” del periodista John Reed, el único estadounidense que está enterrado en el Kremlin, publicada dos años después del triunfo de la revolución y cuya primera edición llevó un prólogo de Lenin.  En 1982 se estrenó la película inolvidable, “Reds”, con Warren Beaty y Diane Keaton basada en ese libro.  El periodista español Manuel Chaves Nogales dedicó varios títulos a este acontecimiento “que estremeció al mundo” (“Lo que ha quedado del imperio de los zares”, “El maestro Juan Martínez que estaba allí” y “Un pequeño burgués en la Rusia roja”, entre otros) y la experta en la familia Romanov, la inglesa Helen Rappaport ha publicado varios libros así como Manuel Vásquez Montalbán, otro gran escritor español que escribió un libro titulado “El Moscú de la revolución”. Alrededor de ese hecho y de los últimos representantes del imperio ruso se han publicado recientemente sendas novelas, como la de Carmen Posadas “El testigo invisible” y la de Espido Freire “Llamadme Alexandra”, que fue presentado en la pasada Feria del Libro de Panamá.  Todos recordamos con fascinación la magnífica película Doctor Zhivago, producida en 1965 y protagonizada por Omar Sharif, que estaba basada en una novela de Boris Pasternak, escrita en 1957 y que al año siguiente le valió el Premio Nobel de Literatura a su autor. Por las tensiones políticas de ese tiempo, en medio de la guerra fría, el escritor se vio obligado a rechazar el premio, lo que lo llevó a convertirse en una figura emblemática de la resistencia al comunismo soviético.

Este año, en ocasión de esta conmemoración centenaria, el historiador español Juan Eslava Galán publicó un interesante libro titulado “La revolución rusa contada para escépticos”, en el cual narra, con una gracia inigualable, desde los sucesos que llevaron al “Domingo sangriento” que ocurrió en 1905 en San Petersburgo, cuando la guardia imperial rusa emprendió una matanza contra los manifestantes que reclamaban al zar mejores condiciones de vida e iban liderados por un sacerdote y portando emblemas religiosos, y sigue por todos los vericuetos anteriores y posteriores a esa fecha de fines de octubre que “estremecieron al mundo”.

Diez días que sacudieron al mundo

UN LIBRO IMPRESCINDIBLE

Este libro de Eslava Galán no es como la famosa serie “para dummies” que ha recorrido todos los campos del saber y que ofrece guías sencillas para lectores nuevos en diversos temas y que lleva cerca de 1500 libros ya publicados.  El autor ha publicado con anterioridad “La primera guerra mundial contada para escépticos”, “La segunda guerra mundial contada para escépticos” e “Historia del mundo contada para escépticos” y también ha sido merecedor de varios premios, como el Planeta en novela en 1987 con la obra “En Busca del Unicornio”, el Ateneo de Sevilla en 1994 con “El comedido Hidalgo” y el Premio Fernando Lara en 1998 con la novela “Señorita”, entre otros. En éste el autor hace gala de su estilo, a la vez riguroso como divulgativo, y nos entrega un relato que es tan apasionado como entretenido, con referencias insospechadas, donde incorpora intrigas, conspiraciones palaciegas, motines, atentados, creencias esotéricas y enredos de todo tipo, que nos llevan por laberintos lingüísticos e históricos que nos arrancan una risa, una sonrisa, y de los cuales no queremos salir.

Eslava Galán tiene 69 años y es filólogo de lengua inglesa por la Universidad de Granada e hizo su tesis sobre historia medieval.  Dedicó muchos años de su vida a la docencia, tanto secundaria como a nivel universitario, alternando estas obligaciones con la escritura de ensayos, novelas y traducciones. En su página web señala que “Al cabo de ese tiempo, sigo sin saber cuál es mi verdadera vocación si la de lector, la de novelista o la de historiador. Probablemente una amalgama de las tres”.

En “La revolución rusa contada para escépticos” se une el ingenio, el conocimiento histórico, su enorme y vasta cultura y la agilidad de su pluma en un libro imprescindible para conocer sobre el esplendor que tenía la corte imperial de los Romanov, no solo la del último, Nicolás II, sino desde el primero, Miguel, que ascendió al trono en el siglo XVII. Nos narra con acuciosidad la celebración de los 300 años del imperio, justo antes que empezara el comienzo del fin. Igualmente relata las hambrunas que experimentaba el pueblo ruso, la servidumbre que eran “almas” que pertenecían a los amos, la estrafalaria aristocracia rusa, más apegada a Europa que ninguna; el viaje de Lenin en un tren sellado a través de Alemania; las andanzas de Marx, quien nunca visitó Rusia; la rebelión del acorazado Potemkin; la fascinación de la zarina y sus hijas, las grandes duquesas Olga, Tatiana, María y Anastasia con el monje Rasputín; su asesinato en manos de miembros de la nobleza y de la aristocracia de San Petersburgo.  No deja de lado las experiencias que tuvo el bailarín de flamenco español que huyendo de la Gran Guerra (recordemos que todos estos acontecimientos se dieron al mismo tiempo que se libraba la I Guerra Mundial) cayó en medio de esta revolución y narró sus experiencias al periodista Manuel Cháves Nogales.

Los detalles de la decisión de embalsamar el cuerpo de Lenin para mostrarlo en el grandioso mausoleo que todavía hoy es el centro de atención en la Plaza Roja son dignos de destacar, así como las pugnas, las traiciones, las lealtades entre los subalternos de los principales líderes.

Tumba de John Reed en el Kremlin de Moscú

Muchas personas demeritan la lectura o el conocimiento de estos temas enfocándose en los resultados que produjo el régimen o los actos de sus principales protagonistas, como lo fueron Lenin, Stalin o Trotski. Al respecto el escritor Arturo Pérez Reverte dijo, según un artículo que publicó recientemente el periodista Jacinto Antón, en ocasión de recibir el destacado escritor el premio Barcino del género novela histórica, que otorga el Ayuntamiento de Barcelona que “aprendí que la historia no era mero divertimento, sino que ayudaba a comprender el presente”.

Y para rematar, la contratapa de este extraordinario libro, que critica con elegancia y humor los errores cometidos a lo largo del predominio bolchevique en la Unión Soviética tiene la opinión de Pérez Reverte con el siguiente comentario: “nadie cuenta la historia como Eslava Galán. Esa mezcla de sabia erudición, arte narrativo e ironía inteligente suele producir mezclas explosivas”.

 

 

URGE UNA LEY DE RECICLAJE

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 17 de noviembre de 2017

En las últimas semanas me he dedicado a observar detenidamente cómo se recoge la basura en los barrios de la ciudad y vuelvo sobre un tema que ya ha ocupado mi atención varias veces, pero que no por eso está obsoleto ni resuelto.  Es el de la urgencia que tiene este pequeño país de contar con una legislación que obligue a los ciudadanos a ser responsables extendidos de producción (REP), con la que ya cuentan unos 36 países en el mundo.

La Ley de Responsabilidad Extendida del Productor es una Ley de Fomento al Reciclaje y obliga a las empresas productoras -fabricantes e importadoras- de productos prioritarios a hacerse cargo de sus productos una vez terminada su vida útil.  Hasta donde tengo conocimiento, en Panamá solamente se ha avanzado con un proyecto de ley para eliminar el uso de bolsas plásticas, pero hay que empezar por lo que llevan esas bolsas de basura antes que prohibirlas.

Es tan fácil reciclar que se puede empezar desde el hogar, tomándolo como un patrón cultural y a la larga, uno se acostumbra y todos los miembros de la familia lo adoptan.  En un tambucho de basura se colocan las latas, en otro los envases plásticos, en un tercero el papel y en un cuarto los recipientes de vidrio.  Hay lugares dedicados a recibir el reciclaje particular en los supermercados Riba Smith, a la entrada de Costa del Este (se llama Costa Recicla), y en la Ciudad del Saber (son los que conozco, pero seguro hay más).  Ésta debería ser una práctica doméstica que se extienda en las escuelas, en una materia como la que nosotros teníamos de educación para el hogar.  Una clase de reciclaje y qué hacer con todo lo que alegremente botamos a la basura.  En una oficina, una industria, el asunto se hace más interesante pues los volúmenes crecen y también se esparciría la costumbre entre los colaboradores que allí laboran.

He estado viendo con gran perplejidad cómo recogen la basura los que trabajan en la autoridad de aseo.  Van sin guantes, sin ninguna protección y cuando retiran las bolsas que irresponsablemente dejan los que vivimos en edificios, hay vidrios, cajas de cartón, foam, papeles, de todo, menos lo único que se debería botar, que son los desechos orgánicos y aún éstos pueden usarse para abono de las plantas.  Los manipuladores de basuras se exponen así a cortarse con un vidrio, a pincharse con una jeringuilla o a contraer una infección por alimentos en descomposición, por decir lo menos.

Hay países que ya tienen la mencionada ley como un instrumento efectivo para la gestión de residuos.  En el mapa que consulté están los países sombreados y entre ellos está Canadá y Estados Unidos, Argentina y Colombia y una pequeña sombra en Centro América, que seguro será Costa Rica.  Toda Europa está sombreada, así como Noruega y Finlandia, Turquía e India, Sudáfrica, Australia y un par de países de Asia entre los que están China y Japón.

Debería establecerse una normativa con metas para la recolección y valorización de los residuos, que crearía nuevos negocios y disminuiría la disposición final, en el caso de la ciudad de Panamá, en el vergonzoso Cerro Patacón.  Adicional, la ley debería obligar a los productores a considerar los costos para el manejo de sus productos al momento de convertirse en residuos, generando un incentivo de prevención. Si la basura es de por sí un negocio, y el reciclaje aún más, no entiendo cómo, en un país de grandes emprendedores y comerciantes como es Panamá, no se ha creado aún un hub de reciclaje.

En Europa lideran el tema Austria, Alemania, Bélgica y los Países Bajos, y España avanza con fuerza para colocarse entre los países que más reciclan.  Aquí hay un nicho de negocios que puede ser interesante explotar con los representantes de esas naciones.  Suiza es el país que más recicla, con una tasa apabullante en el trato de residuos.  Ojalá que la diplomacia tuitera que tan bien ha implementado el embajador de Holanda, y que destaca el uso de materiales reciclados, se haga realidad en un apoyo al Ministerio de Ambiente y la Asamblea Legislativa para que pronto tengamos una ley de fomento del reciclaje.

DESFACHATEZ GUBERNAMENTAL

Por Mariela Sagel, El Siglo, 13 de noviembre de 2017

No tiene nombre ni adjetivos lo que pasó con la sonada audiencia por Skype en el caso Odebrecht, que se realizó el jueves pasado, y al que la jefa del Ministerio Público calificó como un hito por llevarse a cabo a través de medios tecnológicos de avanzada. Tanta bomba no reparó en que la supuesta traducción simultánea resultó en ser casi artesanal (por eso duró tanto), y ni siquiera era traducción sino una interpretación consecutiva.

Parece sospechoso que se haya realizado un día antes de un feriado casi sagrado en nuestra holgazanería patriotera de noviembre, y apenas unas horas antes de la realización de un partido de fútbol en el que jugaba la selección panameña, esa que tanta atención recibe ahora por haber logrado que Panamá participe en el Campeonato Mundial de Fútbol en Rusia.

Para colmo de males, al presidente lo agarraron de atrás pa’lante en la mañana, y en un intento desesperado por quitarse de encima todo el salpique que lo señalan a él y su partido como receptores de dineros de la constructora Odebrecht, llamó donaciones a lo que es una coima y encima, dijo que la iglesia católica, al igual que los medios televisivos, también recibieron esos donativos.

No pasó mucho antes de que el arzobispo Ulloa saliera a desmentir las palabras del presidente y en otro intento desesperado, amenazó con dejar salir su verdadero yo si lo siguen vinculando a Odebrecht.  O sea, se mounstroseó.

Al final del día (o de la noche) resultó que no pasó nada, que la audiencia casi que absuelve a los brasileños y siguen en la mira los mismos de siempre, o sea, los hijos del loco que está en prisión en Miami, sus ministros y colaboradores más allegados, y no hay viso de que se abra a otras personas u otras gestiones.

Esta semana el presidente se va para China y se lleva a todos los que dirigen la seguridad del estado y a la vicepresidenta.  Al resto del país, ¿quién podrá defenderlo?

YA NO QUEDAN MIL Y UNA NOCHES

Por Mariela Sagel, La Estrella, 10 de noviembre de 2017

Hace dos años el famoso escritor Salman Rushdie, sobre el que pesa una “fatwa” (condena a muerte) por haber publicado un libro que los ayatolas consideraron blasfemo contra la figura de Mahoma (“Versos satánicos”) publicó una novela titulada “Dos años, ocho meses y veintiocho noches” que, haciendo las matemáticas, suman mil y una noches.  Ésta, a su vez, “Mil y una noches”, es el título de una conocida recopilación medieval en lengua árabe de cuentos tradicionales del Oriente Medio, que tiene como protagonista principal a la inmortal Scheherezade, pero que también incluye historias como “Aladino y la lámpara”, “Los viajes de Simbad el marino” o “Alí Babá y los cuarenta ladrones”.  Es muy común que se usen estos títulos para enmarcar algunas situaciones que se dan en la vida cotidiana, por eso, esperando a que la audiencia que se realiza en la Corte Suprema de Justicia, sala de casación, arroje algo de luz al túnel oscuro de los casos de corrupción en que incurrió la empresa Odebrecht, trato de resumir lo que le queda a este gobierno para cumplir con todo lo que prometió en la campaña electoral.

Al presidente Varela y su gobierno no le quedan dos años, ocho meses y veintiocho noches.  Le queda mucho menos y no creo que pueda enderezar el barco porque pronto empieza la carrera electoral y sus funcionarios, inmersos en querer reelegirse, sea por el voto o por soñar que el partido panameñista tiene chance de repetir, no ha sabido encontrar una ruta para llegar al país que todos esperamos se edifique para beneficio de la mayoría de la población.

No le ha sido fácil, desde todo punto de vista, porque además de estar inmerso en la persecución de los desafueros de la administración anterior, de la que formó parte por 26 meses, y que se robó hasta la forma de caminar de la nación y embarró la imagen del país, ha tenido que enfrentar todo tipo de escándalos de resonancia mundial, entre ellos los Panamá Papers y las coimas de Odebrecht, constructora a quien premiaron por su delación anticipada permitiéndole que siga obteniendo contratos mediante licitaciones, lo cual resulta muy sospechoso.

Nunca supimos los resultados del informe que presentó la flamante comisión que, a costas muy altas, se formó para limpiar la imagen de Panamá después de la publicación de los #PanamaPapers, la misma de la que sus más conspicuos integrantes se fueron bajando rápidamente, aduciendo que no veían la voluntad del gobierno de hacer los correctivos por ellos sugeridos.  Ya casi le pisa los pies otro nuevo escándalo, los Paradise Paper, y aquí, no ha pasado nada.

Ha tenido logros indiscutibles al establecer las relaciones con la República Popular China y la celebración de la Cumbre Iberoamericana, que escenificó el primer contacto entre Estados Unidos y Cuba (2015) pero no ha sabido defender nuestros derechos soberanos como país, especialmente en el caso de la Lista Clinton y todo el vía crucis que padecieron los medios aglutinados en el Grupo Editorial GESE, al que pertenece este diario.

Sigue prometiendo la restauración de la Casa Wilcox en Colón, y después de tres años, no se sabe qué se va a hacer de este icónico edificio, que le sirvió de marco el día de su toma de posesión, a la sombra de un patrón (suena a parodia de la canción de Ana Belén, “A la sombra de un león”, compuesta por Joaquín Sabina).

Los temas sociales sensitivos no están en la agenda de lo importante y lo urgente, como son la educación, salud y seguridad, y se hace una gran inversión en la participación del equipo de Panamá en el campeonato mundial de fútbol el otro año, y la realización de la Jornada Mundial de la Juventud en enero de 2019 en nuestra capital.  Seguramente apuntan a que esos dos eventos les garantizarán votos para una reelección del partido en los comicios de mayo de 2019.

No sé qué hace la Secretaría de Metas, si monitorea la ejecución correcta del presupuesto aprobado (con recortes sensitivos hasta en la administración de justicia, entre otros) pero Indesa hace más monitorizando cómo se invierte el dinero en cada institución, en forma periódica, para Telemetro.

Parodiando algunos relatos de “Mil y una noches”, este gobierno no se le ha aparecido la “Aladino y su lámpara” y seguro que se parece más a “Ali Baba y los cuarenta ladrones”.  Seguiremos esperando las revelaciones de Odebrecht.

 

 

EL PRECIO DE LA CORRUPCIÓN

Por Mariela Sagel, El Siglo, 6 de noviembre de 2017

En estos días en que ha aflorado el fervor patriótico, demostrado en siembra de banderas, poemas, videoclips, memes alusivos a las efemérides que estamos celebrando, se hizo viral un video en el que se ve a unos niños de un olvidado pueblo de Darién marchando descalzos, contagiados de esa misma pasión patriota.  No solamente estaban descalzos, sino que marchaban sobre ríos de lodo, que son sus carreteras o vías de acceso, con alguna pendiente que hace más difícil el ascenso, pero con igual entusiasmo.

En contraposición a eso, el 3 de noviembre todo el mundo vio que, al abanderado de ese día, el futbolista Román Torres, a quien se le acredita el gol que catapultó a la selección de Panamá para ir al Mundial de Fútbol, lo traían desde Estados Unidos en avión privado, junto con su familia, para que pudiera estar en el desfile.

No está claro de quién es el avión en que viajó, pero si no es del estado, seguramente es de alguien muy allegado a uno de sus miembros más conspicuos, que se beneficia de estar muy cerca del poder.

La corrupción, vale la pena insistir, no es algo que se ve a primera vista, sino lo que se deja de hacer en las comunidades que más necesidades tienen, cuando los medicamentos están escandalosamente caros, o cuando los centros de salud no tienen ni implementos para curar una herida.  Es el germen que crea estas desproporciones, lo que a muchos les falta, a pocos les sobra.

Román Torres tiene todo el derecho a ser abanderado como muchos otros panameños que le han dado lustre a Panamá, no solo con patadas sino con textos, canciones, experimentos científicos o méritos académicos, poemas, libros o filmes.  Y los niños que van a escuelas donde no hay donde sentarse y no tienen ni para la merienda también lo tienen, puesto que son igualmente panameños.  Así es que se entiende que en un país que lidera los índices de crecimiento, la desigualdad sea muy grande.

OTRO HOMENAJE AL GENIO DE PICASSO

Por Mariela Sagel, Facetas, La Estrella de Panamá, 4 de noviembre de 2017

Como si no hubiera sido suficiente con saciar mi vista ante la majestuosidad del Guernica, al cumplirse los 80 años de su creación, en una impresionante exposición en el Museo Reina Sofía, titulada “Piedad y terror” que reseñé aquí en julio pasado, la vida me llevó a ver otra muestra del maestro malagueño, esta vez en Roma, por el centenario de su visita a la ciudad eterna y a Nápoles.  Los tiempos eran diferentes, los ánimos también y la recreación de las obras de primera calidad porque se ha contado con el respaldo irrestricto del Musée Picasso de París, que ha prestado sus mejores cuadros.

La exhibición está anunciada por todos lados en la ciudad eterna y se titula “Picasso, tra cubismo e classicismo: 1915-1917”(Picasso, entre el cubismo y el clasicismo: 1915-1917) y se exhibe desde el 21 de septiembre en la Scuderie del Quirinale de Roma.  Hace cien años el gran pintor español hizo un viaje con su amigo, el escritor francés Jean Cocteau y, aunque no estuvo una larga estancia, la hizo en momentos determinantes que fueron definiendo al pintor que hoy todos admiramos y al que se le considera un genio.

Esta muestra, representada por el famoso óleo “Deux Femmes courant sur la plage” (“Dos mujeres que corren en la playa”, pintado en 1922 y que se exhibe en el Musée Picasso), tiene más de 100 obras, entre pinturas, acuarelas, diseños, fotografías, cartas y carátulas de programas de mano de obras de teatro, ya que las intenciones de Cocteau de que fuera a Roma era para que participara en la producción del ballet “Parade”, que debía estrenarse en Rusia dirigido por Serguéi Diáguilev, el fundador de los Ballet Rusos.  Uno puede ver, desde esta distancia, todo un siglo desde que el gran Pablo estuvo expuesto a toda la parafernalia de los escenarios, y a la que se unió al vigor del pintor el músico Igor Stravinski.

Entrada de la Scuderie del Quirinale

Si bien durante el tiempo que Picasso estuvo en las ciudades italianas de Roma y Nápoles no realizó una producción representativa, esas pocas semanas que permaneció en Italia fueron decisivas para su obra y su vida: conoció a su primera esposa, la primera bailarina de la compañía de danzas Olga Khokhlova, que se convirtió en su primera esposa y madre de su primer hijo, Paul.

La exhibición está montada de manera que estudia su trabajo inmediato posterior a la visita, destacando con mucha maestría su inmensa capacidad de experimentar con diversos estilos, desde los diseños que serían parte del decorado de un montaje de ballet, los collages que estos decorados inspiraron, hasta el estilizado realismo que se le ha llamado “los años Diáguilev”; de sus naturalezas muertas con tendencias cubistas a los retratos que semejan ser antiguos por la solemnidad con que fueron hechos.

UN GRAN PROYECTO CONJUNTO

En esta exposición magistral se unieron tanto el Musée Picasso como co-auspiciador de la muestra, así como el Museo de Arte Moderno de New York (MOMA), la Galería Tate de Londres, el Museo Picasso de Barcelona, el Guggenheim de New York, el Thyssen de Madrid, el Museo de Arte de Cleveland, el Bridgestone de Tokio, el Berggruen de Berlín y la fundación Beyeler de Basilea.

Una parte importante de la exposición, abarcadora de esos años de arlequines y bailarinas era la cortina que Picasso pintó para el ballet Parade en 1917.  La misma se muestra en el Salone del Palazzo Barberini, que es parte de la Galería Nacional de Arte Antiguo.

Igualmente se muestra uno de los vestidos que se usaron en el ballet, así como también hay un video que recrea la puesta en escena en la que Picasso intervino como diseñador.  Hay varios estudios de Olga y sus compañeras de baile, en posturas estilo Degas y con gran influencia de Ingres.

“Deux Femmes courant sur la plage”

El director de la muestra dijo, en declaraciones a la agencia EFE cuando se inauguró la exposición que “En Italia comienza, renovando sus raíces españolas, a mezclar un lenguaje que es el del arte clásico con un lenguaje popular“.  Ese viaje fue para Picasso un encuentro con el arte clásico, el arte de la antigua Roma, Nápoles y Pompeya.

Entre las muchas obras con las que uno puede deleitarse está el importante óleo sobre lienzo titulado “Pablo vestido de arlequín”, que pintó en 1924.  Esa figura, la del arlequín se repite en muchas de sus obras que están en los diferentes museos que generosamente prestaron sus cuadros para esta muestra.

Pablo Picasso tenía una manía insaciable de cambiar, de experimentar, de no ser prisionero de un estilo y en esta exposición se pueden apreciar algunas obras que han sido pocas veces exhibidas al público, como “Saltimbanqui sentado con brazos cruzados”.

La Scuderie del Quirinale se traduce textualmente como los establos del Quirinale, y el Quirinale es la residencia del presidente de Italia y está dentro del complejo que sobre una colina se asciende a este fastuoso palacio.  Fungió como establo entre 1722 y 1732, y posteriormente se adaptó para que funcionara como un garaje.  En los años 80 albergó el Museo del Carruaje y años más tarde fue totalmente remodelado para que sirviera como área de exhibición donde se muestran importantes exposiciones internacionales en forma temporal.

Tiene unas elegantes escaleras de mármol por donde se asciende a los dos pisos de exhibición y en el caso de ésta de Picasso, la primera recoge solamente pinturas y en la segunda hay toda clase de testimonios, cartas, bocetos, postales, programas de mano, perfectamente exhibidos en sus respectivas cajas exhibitorias, con la iluminación y temperatura adecuadas, demostrando la importancia que le daba Picasso al diseño, el proyecto en sí, y al momento creativo.  Es aquí donde se puede ver el traje diseñado para el ballet Parade, cuyo coreógrafo fue Léonide Massine, en 1917.

Vista del montaje de documentos

UN VIAJE TRASCEDENTAL

A juicio de los curadores de la muestra, este viaje de Picasso a Italia fue fundamental tanto a nivel personal como a nivel artístico, se dejó fascinar por la cultura italiana y a pesar de los momentos por los que atravesaba el mundo (post guerra mundial y triunfo de la revolución bolchevique).  Fue también decisivo en su posterior lenguaje plástico porque pudo experimentar y coquetear con el impresionismo, el clasicismo y entregarse al cubismo, que lo definiría en gran parte de su vida artística.

Vestido diseñado para el ballet Parade

Italia le ha rendido un hermoso homenaje reuniendo estas importantes obras en este majestuoso escenario. Aquí pude ver al Picasso sin estremecimientos que produce el grito desesperado del Guernica, el que pintaba payasos, bailarines, animales y disfraces.  Es una de las más importantes exposiciones que se le han dedicado al genio español, un recuerdo y un homenaje a su visita y a su participación en la vida artística del ballet y los escenarios.

Olga, su primera esposa

 

 

 

 

LA BANDA REPUBLICANA

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 3 de noviembre de 2017

El pasado 1º de noviembre fui invitada a la conmemoración de los 150 años de la Banda Republicana, lo que me causó una gran emoción por el gran afecto que le tengo a esa agrupación, que es dependencia del Ministerio de Gobierno.  Este año, el 4 de noviembre, el gobierno le ha concedido el abanderamiento a la Banda Republicana para los desfiles patrios, lo que es apenas un reconocimiento a tanto de lo que nos han dado a través de nuestra historia.

Si nos revisamos sus orígenes, nos damos cuenta de que la banda es más antigua que la misma república y apenas unos años más joven que este diario.  Su fundación se remonta a cuando éramos un departamento de Colombia, y el nombre original era Banda de Música de la Guardia del Estado Soberano.  El fundador fue el francés Jean Marie Víctor Dubarry.  Como era una banda de corte militar, que estaba al servicio de diferentes mandos y batallones se ha conocido a través de los años como Banda del Estado Mayor, Banda de la Columna, Banda del Batallón, Banda Militar, Banda Departamental, Banda de la Fuerza Pública, entre otros.

A partir de 1903 se hizo oficial el nombre con el que hasta ahora se le conoce y estaba bajo la dirección del maestro Santos Jorge, de origen español.  La componen 40 músicos profesionales y como es banda de guerra, no tiene instrumentos de cuerdas, solamente de percusión y viento.  Con los que cuenta son oboe, flautas, requintos, clarinete, saxofón, corno francés, trompeta, trombón, tuba, bajo eléctrico e instrumentos de percusión.  Hay varias mujeres entre el grupo de músicos y se visten de impecable blanco para sus presentaciones.

La Banda Republicana estaba preparando un CD con sus interpretaciones, que no solamente incluyen el Himno Nacional sino zarzuelas, los himnos nacionales de casi todos los países, los honores al pabellón y al presidente, marchas patrióticas y fúnebres, sinfonías, suites, pasillos, danzones, poemas sinfónicos, valses, pasodobles, puntos, cumbias, boleros, música popular, religiosa, navideña e infantil, así como acompañamiento a solistas.  También está por recibir una considerable dotación de nuevos instrumentos y un local propio donde practicar, según promesas del presidente Varela a su director, Dimas Rodríguez.

El día del magnífico acto de reconocimiento que se le ofreció en el patio del Palacio de Gobierno, interpretaron entre otras piezas el “Capricho Típico Panameño”, compuesta por el maestro catalán Alberto Gallimany, que estuvo rematado por un hermoso punto que bailó una pareja vestidos con nuestro traje típico.

El orador de fondo de dicha conmemoración, además del ministro encargado Carlos Rubio, fue el señor Vladimir Berrío-Lemm, Director de la Comisión Nacional de Símbolos de la Nación, que con una erudición impresionante fue desgranando la historia de la Banda Republicana, haciendo énfasis de los directores que han tenido y que han dejado sus carreras y sus vidas por esta agrupación.

La Banda Republicana es parte de nuestro patrimonio, ha estado presente todos estos años y ha hecho un aporte cultural inconmensurable, poco reconocido por los panameños, pero que mandatarios extranjeros han ponderado sus interpretaciones, así como los miembros del cuerpo diplomático, ya que ellos tocan el himno nacional del país cuando se celebran sus días nacionales.  En tiempos de inicios de la república se celebraban las conocidas retretas, que se van a retomar pronto en la Plaza Catedral, especialmente en los meses de verano.

Esta banda está presente en actos oficiales y protocolares del estado panameño, recibimiento y honorarios de mandatarios de otros países, ofrendas florales de las diferentes embajadas, tomas de posesión de mandos presidenciales, actos solemnes en la asamblea de diputados, canto del Himno Nacional en las fiestas patrias, actos religiosos oficiales, actividades de ministerios, romería a las tumbas de los próceres, graduaciones, desfiles, conciertos pedagógicos y didácticos, conciertos en asilos de ancianos, iglesias, colegios y centros penitenciarios.

La agrupación musical está disponible y al servicio de la patria las 24 horas del día y es un verdadero orgullo nacional.  Cuando fungí como ministra de gobierno y justicia, con la misión que tenía de reducir el monstruo que era en ese entonces ese ministerio, fui sacando varias dependencias como medios de comunicación (se creó el Ente Regulador para manejar las frecuencias), registro civil, tránsito, migración y mi jefe, el Presidente Pérez Balladares me dijo un día:  aguanta la mano que te vas a quedar solamente con la Banda Republicana.  La verdad, no me hubiera importado quedarme solamente con ella porque es un departamento que funciona, y bien, a pesar de sus carencias y falta de presupuesto.