TESTIGOS DE EXCEPCIÓN

Por Mariela Sagel, El Siglo, 26 de junio de 2017

Los que pasamos con garbo la cincuentera podemos considerarnos testigos de excepción en su más amplio sentido, porque a pesar de no haber vivido ninguna de las dos guerras mundiales hemos visto muchos acontecimientos importantes.

En Panamá crecimos con las reclamaciones nacionalistas y, aunque algunos éramos muy pequeños, recordamos el desasosiego que produjeron los infaustos sucesos de enero de 1964.  Un poco incierto fue el golpe de 1968 (sobre todo por la rumorología que predominaba) y de allí empezamos a vivir un gobierno que fue girando el timón hacia el populismo.  Para los que fuimos a escuelas privadas se nos alejó un poco de la efervescencia que predominaba entre los estudiantes por el tema nacionalista pero estuvimos muy conscientes de las negociaciones y de la firma de los tratados del Canal de Panamá, que nos devolvería la soberanía sobre la Zona.  Atravesarla era una vergüenza y toda una aventura cruzar el ferry donde ahora está el puente de las Américas años antes.

El referéndum para ratificar los tratados fue el primer ejercicio electoral al que muchos nos enfrentamos y después vinieron las elecciones de 1984.  Antes habíamos visto con estupefacción la muerte de Omar Torrijos y la pelea de poder que se desató en la Guardia Nacional por el control del país, cuando un Paredes prepotente dijo que el poder reposaba en la Avenida A.  Nos fuimos involucrando en las luchas anti militaristas a medida que crecía el descontento y a partir del ’87 nos vestimos de blanco para protestar.  Vino la invasión y vimos a un Noriega entregándose sumiso a los gringos, sus antiguos patrones.

Después vivimos la reversión total de las tierras y el manejo del Canal, los debates de la ampliación, su ejecución y feliz culminación. Mientras tanto caía el muro de Berlín, desaparecía la Unión Soviética y se desvanecía la Guerra Fría. Ahora estamos viendo a un ex presidente esposado y con grilletes en una cárcel gringa.  No podemos quejarnos.

 

ISABEL ALLENDE VUELVE DEL INVIERNO

Por Mariela Sagel, Facetas, 25 de junio de 2017

     A inicios del mes de junio salió a la venta el nuevo libro de Isabel Allende, titulado “Más allá del invierno” y otra vez la autora chilena vuelve a enamorarnos con su prosa elegante y lúcida, coqueta y juguetona, que arranca lágrimas y risas y que lleva una enorme carga personal y emocional.  Sus tres personajes principales son una chilena exilada en Estados Unidos, una inmigrante ilegal guatemalteca y un académico estadounidense que lleva a cuestas una dolorosa culpa emocional.

Allende dijo en una de las muchas presentaciones que realiza en varias ciudades del mundo, que “puedo decir que uno no deja todo lo que tiene por gusto, sino porque viene huyendo de algo”.  Ella misma se exiló de su país de origen (aunque nació en Perú porque su padre era diplomático allí, es auténticamente chilena) en Venezuela, después de haber dado vueltas por algunos lugares antes de casarse con su primer marido, padre de sus dos hijos.  Empezó su carrera como periodista en organismos internacionales y revistas chilenas y la siguió en Caracas.  En 1982 el mundo quedó deslumbrado con su primera novela, “La casa de los espíritus”, que fue llevada al cine actuada por Meryl Streep, Glenn Close, Jeremy Irons, Winona Ryder, y Antonio Banderas en 1993.  Es considerada la escritora viva en lengua española más leída del mundo y se estima que se han vendido de sus más de 20 novelas y relatos un aproximado de 67 millones de libros y se han traducido a 35 idiomas.

UN VERANO INVENCIBLE

Isabel Allende empieza religiosamente a escribir sus libros un 8 de enero y en esta ocasión, compartiendo con su hijo (su hija Paula murió de porfiria en 1992), su nuera y familia de éstos para las fiestas de Navidad en un sótano de un edificio en New York, empezaron a darle ideas sobre historias y así fraguó esta novela adictiva, llena de recovecos y semejante a un thriller sin llegar a serlo, con un desenlace imprevisible.

El encuentro fortuito de los tres personajes en medio de una tormenta de nieve es el hilo conductor que los lleva a una aventura a la que ninguno pensó nunca enfrentarse, y como parte de su narrativa, expone y vislumbra los rasgos que los unen, tales como el dolor, el desarraigo, la necesidad de amor, y los que los fortalece, a los tres, para llegar a encontrar la luz al final del túnel, o atravesar el invierno y que llegue el verano.

El título del libro proviene del epígrafe que resume la frase de Albert Camus “En medio del invierno aprendí por fin que hay en mí un verano invencible”.  La misma Isabel atravesaba una situación complicada tanto a nivel personal como histórica: su reciente divorcio de su marido gringo, con el que estuvo casada 28 años y con quien vivió verdaderas tragedias familiares; la llegada a la presidencia de Donald Trump y el incremento de la xenofobia y las actitudes reaccionarias en todo el mundo pero especialmente en el país donde vive.

Allende fue merecedora del Premio Nacional de Literatura en 2010 en su Chile natal por «la excelencia y aporte de su obra a la literatura, la que ha concitado atención en Chile y en el extranjero, y también ha sido reconocida por múltiples distinciones y ha revalorizado el papel del lector».  Al año siguiente obtuvo el Premio Hans Christian Andersen de Literatura por sus cualidades como narradora mágica y su talento para «hechizar» al público, sucediendo a otra mujer, la británica J.K. Rowling (autora de la serie Harry Potter), que ganó la primera edición de este galardón que desde 2010 se entrega en Odense, ciudad natal del famoso escritor danés.

MECÁNICA NARRATIVA

     Con la picardía que la caracteriza, Isabel Allende nos lleva por la vida de Richard, Lucía y Evelyn, que coinciden en Brooklyn bajo el azote de una tormenta invernal tremenda.  A partir de ese encuentro, y en diferentes capítulos, nos vamos enterando de las vidas de los tres, de dónde vienen y por qué están donde están.  En lo personal, son desgarradoras las historias que llevan a cuestas la guatemalteca y el gringo, pero Lucía también tiene su pesado equipaje, especialmente por la nunca aclarada muerte de su hermano, como muchos otros chilenos en la dictadura militar.  Sus inolvidables frases, como “esa soledad, que antes llegaba sin anunciarse, como insidiosa visitante” o la de “unidos por una amistad sensual e intereses intelectuales” no hacen sino acicatear la lectura de esta novela.

Isabel Allende, la escritora chilena

Evelyn se convierte, para Richard y Lucía, que son vecinos pero que él “está cerrado a la aventura formidable del amor” en una parte necesaria en sus vidas, para siempre, aún después que Richard se entrega a “la amable decadencia de vivir en pareja” una vez que supera la “delicada etapa de tantear la intimidad”.

La escritora ha explicado que siente una profunda preocupación por el incremento del terrorismo, la crisis de refugiados, la vuelta de la ultraderecha en muchas partes, la xenofobia y el racismo. “Estamos viviendo un invierno político y en algún momento surgirá de allí un verano” ha dicho esperanzada.

Conocí a Isabel Allende en 1995, cuando acababa de publicar su libro “Paula”, un relato filial que su agente, Carmen Balcells, le exhortó a escribir cuando atravesaba la enfermedad que acabó con la vida de su hija.  Mi hija y yo fuimos a Sausalito, California,  y nos dijeron dónde vivía, tocamos la puerta de la casa y ella misma abrió y nos invitó a pasar.  Yo había hablado con su agente unos días antes para que me diera una cita y ella recordó que tenía un mensaje de una panameña.  Ese encuentro fue muy significativo por la humildad y calidez que ella proyecta, y nos hemos mantenido en contacto a través de los años.  Una vez me mandó un cuadro que ella hizo, una especie de collage que le entretiene la mente cuando está ansiosa.  Las críticas a sus libros no siempre han sido elogiosas, la tachan como “escribidora”, –especialmente los hombres misóginos– ese odioso adjetivo que usa con frecuencia Mario Vargas Llosa, pero a nivel general, todos sus libros son bien recibidos y sobre todo, leídos con gran entusiasmo.

Y el profundo invierno en el que vivía Isabel debido al final de su largo matrimonio llegó a su fin con este libro.  A sus 75 se ha vuelto a enamorar y lo ha contado a los cuatro vientos.  Su madre, de 96 años, le sigue corrigiendo sus textos y no dudo que su familia vive ese gozo que ella reboza, con la convicción de que “el único remedio para tanta desgracia es el amor.

UNA PORTADA PARA PANAMÁ

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 25 de junio de 2017

Circula estas semanas la edición No. 41 de la revista Portada, que con 4 años de existir en el mercado ha ido marcando pautas en la opinión nacional e internacional.  Su característica principal ha sido justo el nombre que eligieron sus directores para llamarla, sus portadas. La que está ahora mismo en el mercado tiene la foto de la ex procuradora Ana Matilde Gómez, pero ha tenido a muchas personalidades, unas más aceptadas que otras y revelado verdaderos entramados de lo que se cuece en los corrillos políticos.

Recuerdo las primeras ediciones, de las cuales pensaba que era una revista de terror porque escogían a los más abucheados personajes de nuestra vereda tropical.  A pesar de haber cambiado de directores, ha mantenido una constante y es la excelencia periodística y las críticas puntuales.

Las revistas en Panamá han tenido historias como de parque de diversiones.  Las que han logrado mantenerse son las que reportan los acontecimientos sociales “para ver y ser vistos” con gran cantidad de anuncios publicitarios y poco contenido editorial.  Esto no es un fenómeno panameño. El Hola de España, que ahora tiene filiales en todos los países, se basa en fotos y temas de moda y un contenido de cotilleo que hay que leerlo con lupa.  Pero análisis político, social y hasta deportivo son pocas las que lo aportan. En Colombia, está Semana y un par más, en Perú, la revista Caretas, en Uruguay el semanario Búsqueda y así hay otras.

Panamá necesitaba una revista como Portada, con análisis serios, desapasionados y objetivos.  En este número que recién circula viene un enjundioso análisis de José María Torrijos Legazpi titulado “Varela: con más pasado que futuro”.  El señor Torrijos fue Premio Nacional de Periodismo y también conduce el programa Perfiles en el canal Eco.  María Fe Olivares hace una entrevista al Procurador peruano José Ugaz, Presidente de Transparencia Internacional y quien investigó los casos de corrupción del gobierno de Fujimori.  Odebrecht, la deuda pendiente, es analizado por Nicolás Espinoza y el artículo al que aduce la portada se refiere al “País que no tenemos”, una entrevista por Jessica Tasón.

Los temas sociales son abordados de frente en cuanto a las promesas de agua potable para todos y la eliminación de letrinas, promesas que no ha cumplido la gestión actual y no sabemos si la cumplirán.  Hay una cobertura del barrio de Pueblo Nuevo, donde se vende toda clase de chatarra y en el campo de la economía, se analiza el tema de evasión fiscal. Una ilustrada sección de deportes y salud completa la oferta editorial de esta revista, así como un tema puntual de biosfera que explica el papel de ETESA y la meteorología en las manos de nuevos profesionales, que le imprimen una dinámica diferente.

De las secciones que más me gustan de esta revista es la que se refiera a las Preguntas sin respuestas, que está basada en la transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana y allí se desgranan todos los temas pendientes –que son casi todos, desde el paradero de Vernon Ramos hasta el reporte que debió haber divulgado el gobierno sobre el caso de los Panamá Papers–.  Y no es que en este número estén todas las interrogantes que no nos han respondido, sino que cada mes vamos sumando más cuestionamientos sin resultados.

Los colaboradores de la revista no son de planta sino que son invitados para que aborden un determinado tema, y es así como en las dos últimas ediciones hemos podido leer las preclaras y magníficas ideas del poeta Manuel Orestes Nieto, una sobre la fallida concertación de la que tanto alarde hizo la hoy vice presidenta cuando le convenía  que se firmara, –por su puesto de consultora en Naciones Unidas–, para el buen uso de las ganancias del Canal.  La de este mes es magistral y ha circulado en todas las redes, titulada “El país y sus desfiladeros” (y fue escrita antes que capturaran al engrilletado capo exilado en Miami).

No puedo dejar de mencionar el magnífico artículo del Dr. Aristides Royo sobre el Museo de la libertad y los derechos humanos.  Lo resume todo: Si se hace, que se incluya toda la historia, desde 1904, e ir mostrando todos los golpes de estado que han ocurrido en nuestro país, no de la manera caprichosa y sesgada que pretende hacerse.

Hay una divertida sección de “frases que no harán historia”, temas culturales, crítica gastronómica, sociales y hasta opinión sobre los gays.  No deje de leerla, es muy completa.

 

LA AGENDA DE HOY

Por Mariela Sagel, El Siglo, 19 de junio de 2017

Hoy se estará reuniendo en la capital estadounidense el Presidente Varela con el Presidente Donald Trump y ya ha estado circulando la agenda de los temas que van a tratar, que giran alrededor de asuntos de seguridad, lucha contra las drogas y política regional.  Deduzco que lucha contra las drogas es el control tanto del trasiego de las mismas como el lavado que se hace de los dineros producto del narcotráfico.  Política regional seguro va a orientarse al control de los migrantes y las relaciones (a lo mejor) con Cuba, y en este punto, Varela deberá asumir una posición digna y no dejarse mangonear por el rubio de botica.

En el tema de “asuntos de seguridad” hay mucha suspicacia y ya se han producido varios documentos donde ciudadanos respetables le piden al presidente que no acepte bases impuestas por los Estados Unidos.  Recordemos que en la visita que hizo el ex Presidente Pérez Balladares al ex Presidente Clinton en 1995, los estrategas gringos se sacaron de la manga el que funcionara en Panamá un centro multilateral anti drogas, que fue rechazado por el pueblo panameño.  El fondo del asunto es que los Estados Unidos no querían pagar por tener ese centro aquí, sino que se lo diéramos gratis.

Aparte de estar pendiente de la forma en que Trump le dará la mano a Varela (ese gesto se ha convertido en su marca de fábrica y lo que hace a quien le da la mano denota el carácter de con quién se enfrenta) y de lo que se pondrán Lorena y Melania para la ocasión, los panameños debemos exigir que se saque de la Lista Clinton al grupo editorial GESE, que publica estos diarios, y que se diga la verdad sobre el tema del preso en Miami, porque ha sido demasiada coincidencia la fecha de su arresto una semana antes de la visita a Washington.  Amanecerá y veremos.

EL LABERINTO DE LOS ESPÍRITUS

Por Mariela Sagel, Facetas, La Estrella de Panamá, 18 de junio de 2017

     El salón estaba lleno desde que se realizaba el evento anterior.  Yo ingresé para asegurarme un puesto y no hacer la larga cola que había afuera y el tema era de física para estudiantes.  Cuando se acabó ese turno, apenas se movieron unos diez asistentes, todos los demás se quedaron en sus puestos.  Era la presentación del libro de Carlos Ruiz Zafón, el cuarto y último de la saga de “El Cementerio de los libros olvidados” que con un logotipo muy sencillo identifica los cuatro libros de una historia que nos ha tenido en vilo por 15 años.

El presentador fue el conocido periodista Leo Zuckerman, e iba a ser transmitida en su espacio diario en la televisión.  Al no moverse nadie de sus puestos, los que hacían la cola que había afuera no pudieron ingresar.  Había una gran cantidad de jóvenes, todos con el libro “El laberinto de los espíritus”, un respetable volumen de más de 900 páginas, que se notaban entusiasmados y participativos.

La presentación inició con el tráiler del libro, editado por la Editorial Planeta, que destaca que una historia es una conversación entre quien la narra y quien la escucha….No tiene principio ni fin, tan solo puertas de entrada. Un narrador solo puede escribir hasta donde lleve escrito y un lector, hasta donde pueda leer….Cuando se apaga las luces solo queda grabado el espejismo de la imaginación… Es una historia de amor o de guerra……..  Habló entonces el autor y pidió un par de Sugus y empezó a hilvanar el principio y el final de esta tetralogía.

LA SAGA DE EL CEMENTERIO DE LOS LIBROS OLVIDADOS

El gran final de la saga de El cementerio de los libros olvidados es “El Laberinto de los espíritus”.  La forman “La sombra del viento”, “El juego del ángel”, “El prisionero del cielo” y el que se presentaba ese día de noviembre de 2016 en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.  El autor fue enfático que la tetralogía podía leerse en orden, o uno o todos los libros.  Sus principales personajes, los Sempere, Fermín Romero de Torres, David Martin, Mauricio Valls, Julián Carax y Víctor Mataix, conforman un tablero de ajedrez y junto a otras en este relato, están completas las piezas. Como explicó Ruiz Zafón, con un magnífico humor, es como un mecanismo de relojería que requiere precisión y en éste se resuelve el laberinto de intrigas y ha dado varias vueltas y abre la puerta a una nueva perspectiva.

El laberinto de los espíritus

El presentador, sin demostrar mucha sapiencia literaria pero sí un buen manejo escénico, comparó esta explosión de aventuras a través de 15 años a un orgasmo literario, que se disfruta por toda la tensión acumulada.  El autor confirmó que la belleza y el placer de la literatura se asemejan a un clímax.

Sobre hilos conductores, hay varios. Desde el inicio de la escritura de la saga, el autor quiso hacer un homenaje a la literatura, a la palabra escrita, y hacer una reflexión sobre los géneros literarios.  Y también a los que hacían posible el mundo del libro.  Otra de sus ambiciones era construir sobre el modelo de la novela, de contar historias, con códigos y lenguaje. Es un canto a la literatura, al proceso de crear, lo que implica leer, escribir, cómo se arman los personajes.

Ruiz Zafón se siente muy satisfecho de la forma en que ha podido completar esta serie de novelas, pues más que una saga quería crear un gran laberinto, donde se pudiera entrar por cualquiera puerta.  Es un diseño complicado, casi como filmar una película, requiere de una arquitectura compleja.  Se pueden leer los libros en orden o en desorden.  Al final todos llegan a éste.

LOS PROTAGONISTAS Y EL AUTOR

Para fortuna de Carlos Ruiz Zafón, él no tiene obligaciones contractuales que le impongan plazos para entregar sus textos. Barcelona sigue siendo la gran protagonista y en este libro, empieza con el bombardeo que sufrió la ciudad condal en 1938 por parte de la Aviación Legionaria italiana y uno de los peores después de la que motivó a Picasso a pintar el cuadro Guernica hace 70 años.

Daniel Sempere inicia el relato, y ahora está casado y tiene un hijo, pero ha ido acumulando una sombra turbia de venganza por la muerte de su madre, porque sospecha que fue asesinada por un hombre muy poderoso. En este libro Daniel está tratando de poner orden en su memoria.  Al final el tobogán llevará a Daniel a descubrir la verdad.

Carlos Ruiz Zafon en la FIL Guadalajara

El régimen franquista juega un papel muy importante, la guerra civil española es protagonista e incluso, acontece la muerte de Franco.  Los lazos familiares son primordiales en todas estas historias. El autor quería explorar sus personajes, profundizar en ellos.  Fermín es uno muy central, fascinante, que siente que su misión es proteger a Daniel contra todos.  Despliega su sabiduría muy particular (es el centro moral de la historia), es un poco loco, pero es el que dice la verdad y tiene un verbo florido y exagerado.  Es honesto, bueno y hace un esfuerzo por ser mejor.  Es un gran amigo (es el que come Sugus, por eso Ruiz Zafón pidió de esos caramelos para la presentación).  Hay tres personajes vitales en este libro: Fermín (al que a veces quisiera ponerle un silenciador, confesó el autor), Julián Carax y una nueva, Alicia Gris. Una fascinante chica estilo Lisbeth Salander pero con grandes sentimientos.  Ruiz Zafón dijo de ella que es como un angelito de las tinieblas y pidió a los lectores que le abran el corazón con cautela.  David Martin quedó algo incógnito en El juego del Ángel y aquí se aclara quién fue. Se esclarece lo que le ocurrió a Isabella, la madre de Daniel.  En este final climático están casi todos los que han deambulado por los laberintos de la saga, incluso el malvado Mauricio Valls, a quien no deja de darle una pátina de humanidad.

Se reflexiona en cómo se construyen las historias, cómo es el mecanismo interno de la narración.  Cómo se perciben y cuál es el rol de la ficción en nuestras vidas.  Ese tema era parte de las conversaciones entre David Martin y su editor Andreas Corelli.

Ruiz Zafón se niega a llevar estas historias a la pantalla de cine y hasta el señor Zuckerman quiso convencerlo.  El público presente en su presentación aplaudía cuando él negaba que las volvería series de televisión o películas. Y reitera que son un homenaje a la palabra escrita, al lenguaje literario.  Son historias sobre editores, sobre escritores, sobre lectores.  Se podrían monetizar pero su intención era y sigue siendo que serían libros.  Sería incongruente transformarlos en otra cosa ya que están orgullosos de ser libros y son un canto a la literatura.

HABLA EL AUTOR

Rebosante de ternura y humildad, dijo en su presentación magistral que ha concluido una etapa de su vida, y ahora está en mano de los lectores.  La saga está concebida para ser revisitada más de una vez, ya que tiene varias puertas de entrada.  Las historias se van entrelazando, le han dado voz a los que no la tenían. Han abierto espacios a personas con ideas y posturas diferentes.

Confieso que cuando terminé el de leer este final de El Cementerio de los libros olvidados, tuve el impulso de volver a empezar, algo que solamente me ha ocurrido con una obra de Pérez Reverte.  Carlos Ruiz Zafón es uno de los escritores más leídos y traducidos y en 2007 La sombra del viento fue seleccionada entre los mejores 100 libros en lengua castellana de los últimos 25 años.

En este libro que culmina la tetralogía de El Cementerio de los Libros Olvidados, el autor incluye un personaje que es él mismo, y es Julián Sempere, que queriendo ser escritor cuando es adolescente, va en busca de Julián Carax para que le enseñe, a lo que Carax le aconseja que “escribir es un oficio que se aprende, pero que nadie puede enseñar.  El día que entienda usted lo que eso significa será cuando empiece a aprender a ser escritor”.  Ambos (Ruiz Zafón en la vida real y Julián en la novela) atravesaron una etapa de la que gozaron de bienestar económico siendo creativos publicitarios, lo que abandonaron para dedicarse a la literatura por entero.

EL VENTILADOR ESTÁ ENCENDIDO

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 18 de junio de 2017

Hay un refrán en inglés que reza “when the shit hits the fan”, que textualmente se refiere a que la basura –por decir una palabra menos dura-  al ser impactada por un ventilador, causa que ésta se riegue por todos lados, pringando a todo el mundo o por lo menos, involucrando a muchos en el problema que significa esa “basura” que se está regando.

Y ese dicho es el que ha usado uno de los abogados de la defensa de Ricardo Martinelli, –seguramente sin saber que el más pringado será su cliente–, al que de manera sorpresiva lo agarraron preso el lunes en la noche, en una operación coordinada por la institución encargada de la ejecución de las órdenes de las cortes federales (US Marshals) quienes aparentemente temían que el prófugo de la justicia panameña se escapara, según versiones de los medios internacionales.  Al mismo tiempo que esto ocurría, el Presidente Varela anunciaba en cadena nacional mediante una anunciada conferencia de prensa, que se rompían relaciones diplomáticas con la República de Taiwán y se establecían con la República Popular China.  Todos esperábamos que en esa aparición pública se abordaría el tema del polémico decreto que en forma de galimatías trata de actualizar los valores catastrales para que paguemos más impuestos sobre nuestras viviendas y que de forma inédita, para una población acostumbrada a manifestarse solamente entre lunes y viernes, y en horas laborables, puso a un puñado de personas un sábado lluvioso a protestar frente al edificio donde vive el mandatario.

Pero pensemos despacio para andar de prisa. La situación tensa que vive la ciudadanía estaba fundamentada en la inconformidad que tenemos todos ante la urgencia de imponer nuevos impuestos a las viviendas, lo que se ha querido hacer desde el quinquenio Martinelli-Varela.  Me recordaba un amigo entendido en estas lides que Federico Engels anticipó entre 1863 y 1876 que la vivienda es el mejor fermento revolucionario de la explosión popular, por lo que estos amateurs de políticos no saben el campo minado en que se están metiendo.  La salida más fácil que encontraron fue “suspender” en vez de derogar el decreto, como debieron hacerlo, así que seguimos expuestos y en medio de la confusión, como por arte de birlibirloque, sale el presidente a decir lo de las relaciones con China.

Yo aplaudo en forma cerrada esta decisión diplomática, valiente sin lugar a dudas, independientemente de qué haya detrás (han surgido tantas conjeturas que uno tiene que guiarse por su intuición más que por lo que dicen en las redes) porque he pertenecido a la Asociación de Amistad con China desde hace muchos años y entendido y comprendido la incongruencia de tener relaciones con una provincia rebelde en vez de con el verdadero centro de gobierno de esa extensa nación.  Es como si en vez de tener relaciones con Panamá, un país las quiera tener con la isla de Taboga, como una vez dijo en una recepción el recordado representante comercial de China, Li Yong Lu.  Pero ese tema no es comprensible ni de interés para la mayoría de los panameños, que no saben la diferencia entre una y la otra China, y las implicaciones de las relaciones entre ellas y con ellas. El que más cerca estuvo de dar ese paso –después del establecimiento en Panamá de una oficina comercial de China, con rango diplomático en 1995–, fue el gobierno de Martín Torrijos.  Todos los demás se plegaron a la “diplomacia de chequera” de la isla de Formosa. Recordemos el fallido Museo del Tucán y otras inconclusas y cuestionadas obras.

Sigo sin estar segura de que el gobierno nacional sabía lo que se planeaba hacer con el ex presidente.  Sé de muy buenas fuentes que desde que ese rufián se fue a Miami en enero de 2015 había pedido asilo político, por eso no salía de las fronteras gringas.  Pero hacerlo en este momento, una semana antes de la visita que hará el presidente Varela a Trump el lunes 19 de junio parece sospechoso y genera suspicacia, en medio de la angustia de saber más sobre los sobornos de Odebrecht.  Tiendo a pensar que al que más le interesa que Martinelli no incline el ventilador hacia los 26 meses que pasaron juntos cogobernando es al mismo Varela.  Pero Ricardito no puede hacerlo, está atado de manos y pies, junto a presos comunes, cumpliendo su sueño de ver a un ex presidente preso con grilletes (y le tocó a él).

 

¡NO METEN UNA!

Por Mariela Sagel, El Siglo, 12 de junio de 2017

Todo acto hecho de espaldas a los afectados genera suspicacias y tal ha sido el caso del Decreto 130 que en teoría pretende “actualizar” el valor catastral de las propiedades habitacionales, pero que formó un rifirrafe porque se entendió como que se decretaba de un solo plumazo la revalorización a la que tanto nos hemos opuesto desde los tiempos de la desbocada gestión de Martinelli.

Tanto es así que los mismos miembros de ese partido de franquicia de supermercado marcharon en una inédita concentración organizada de “ya para ya” el sábado, en la cual se armó un forcejeo peligroso y donde salió afectada la polémica diputada Zulay Rodríguez, que ha sido una de las más visibles voces que han estado advirtiendo sobre la afectación que tendría la revalorización y el consecuente pago de impuestos sobre las propiedades, especialmente para las clases medias y bajas.

Tanto desacierto ya no se aguanta.  Hacer un decreto al amparo de un juego de futbol, cuando la gente andaba distraída, y no hacer la labor comunicacional que merece el tema, obliga a que el mismo sea derogado enseguida, pero ¿por llegar a eso?  ¿No recibió el presidente suficiente plomo con su escapada a ver la final de la Champion League sin haber informado a nosotros, sus empleadores? Él tiene todo el derecho de viajar con su familia a celebrar el cumpleaños de su hermano donde le dé la gana, pero hacerlo de esa manera se presta a especulaciones y de allí se derivan que si lo invitaron, que quién lo invitó, que si fue con fondos del gobierno, etc. etc. Y ahora este decreto, que desvía la atención de dos temas álgidos: la lista de los sobornados por Odebrecht y su próxima visita al señor Trump. ¿Será que no entiende o no le interesa hacer las cosas bien, tanto él como sus acólitos, incluyendo el jefe de prensa?  Tantas trastadas en tres años y todavía quedan 24 dolorosos meses.

VIENDO EL FUTURO A TRAVÉS DEL RETROVISOR

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 11 de junio de 2017

El tema de los acuerdos de la Concertación Nacional para el Desarrollo fue objeto de un sucinto artículo del poeta y escritor Manuel Orestes Nieto en la revista Portada del mes de abril y ha tenido eco en otras publicaciones de articulistas y columnistas, porque nadie se explica que casi diez años después, semejante esfuerzo sea letra muerta, especialmente si la directora del equipo facilitador de esos acuerdos es la hoy Vicepresidenta de la República.

En un think tank al que pertenezco invitamos a un miembro de una consultoría que pretende resucitar estos acuerdos, y confieso que después de ahogar al gentil interlocutor con preguntas, quedé más confundida que cuando no sabía por dónde venían los tiros.  A Panamá le sobran los estudios, las estadísticas y los planes, pero ninguno se aplica y la manera que enfrenta cada gestión de gobierno los problemas más medulares –educación, salud, agricultura, ambiente – no tiene continuidad, así que dejemos de estar hablando de visiones 2020 o 2030.  No se puede resolver el problema económico si no hay una solución favorable a la cuestión social.

Aquí sobran las estadísticas, pero desde los niveles más altos de los que manejan la cosa pública se siguen guiando por percepción.  Encima de que la sociedad tiene poca capacidad de entender las estadísticas, los que deben liderar las políticas públicas tampoco lo tienen claro, y se refugian en los subsidios, que crean un estado espantosamente asistencialista, que desfigura cualquier realidad. El país se administra como una tienda de chino –sin ser peyorativa— o como un chiringuito.

El mentado crecimiento económico versus la reducción de la pobreza, no toma en cuenta el abismo profundo que se está abriendo entre las competencias necesarias para que los profesionales panameños sean competitivos y no se escuden detrás de leyes que protejan las profesiones.  De seguir así, en unos veinte años podemos entrar irremediablemente en un proceso de pobreza y eso sí sería un retroceso para el país, con hub logístico, aeronáutico y comercial, entre otros.

Nuestras autoridades no solo no saben, sino que no quieren saber cómo es que deben hacerse las cosas para que enfilemos al país que debemos construir, son incoherentes, la institucionalidad es cada día más débil, no salimos de la zona de confort en que nos hemos colocado porque siempre hemos tenido el dólar y recuperamos el usufructo del Canal de Panamá.

En los temas educativos la situación es álgida.  Solamente 2 de cada 10 estudiantes culminan sus estudios superiores, lo que agrava la situación de ascender en puestos de trabajo y la falta de conocer un segundo idioma es la peor discapacidad para progresar laboralmente.  El Ministerio de Educación, por ejemplo, es una entidad completamente fallida, que solamente repara escuelas –si es que lo hace y a tiempo – pero que no participa en la cadena de desarrollo que debe llevar un país que crece en porcentaje del PIB más que ninguno otro en el área, pero que no puede hacer prospectivas porque no se cuenta con la información.

Lo que sí es una realidad es que la deuda del gobierno alcanzó ya los $29,000 millones de dólares y la participación del sector agropecuario en el PIB bajó al 1%.  El tema ambiental, que ha ganado ahora mucha popularidad a raíz de que el anaranjado presidente de Estados Unidos se retiró del Acuerdo de París y que el nuevo presidente de Francia lo ha retado con el “slogan” “make our planet great again” (hagamos grande otra vez a nuestro planeta), en parodia a lo que el gringo no se cansa de repetir: “make the US great again” (hacer grande a los Estados Unidos otra vez) está totalmente ajeno a los planes del actual gobierno y un país que tiene tanta agua y tanta vegetación abusa de sus recursos sin misericordia.

El gran intelectual Manuel Orestes Nieto tituló su artículo “¿Desconcertados?”.  Después de toda esta tormenta de ideas durante la cual bombardeamos al invitado para que nos explicara qué podemos hacer con los acuerdos de Concertación Nacional para el Desarrollo salimos más desconcertados pero seguros de que debemos empezar a crear conciencia de que la bendición que creemos que tiene el país no va a durar para siempre, si no trabajamos en serio y con luces largas para tener una visión de país desarrollado, no el emparche que tenemos ahora.

 

SIN PENA NI GLORIA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 5 de junio de 2017

De verdad es que somos una población complaciente, pasiva, sin pasado y en las peores circunstancias, sin futuro.  La lista de las personas involucradas y salpicadas en el caso de lo sobornos de Odebrecht no salió, tal como se había anunciado, y en su defecto, la Procuradora señaló que la Corte Suprema era la culpable por no haber resuelto unos habeas corpus.  Lo cierto del caso es que se señala a una falta de acción por parte de las autoridades panameñas en solicitar a tiempo al gobierno de Brasil la información, y también a presiones que ejerció la empresa brasileña al presidente de turno para que no se solicitara esta información.  Cualquiera haya sido el caso, en otros países como República Dominicana, Perú y Ecuador se han removido a funcionarios y han metido presos a los que se les comprobó su participación en la mayor trama de corrupción de los últimos tiempos.

Mientras protestemos cómodamente desde nuestro teléfonos celulares, vía tuits, cadenas de WhatsApp, Instagram o Facebook y no nos movilicemos en masa, salgamos a las calles, hagamos sentir nuestra voz para que se resuelvan los casos que están siendo encubiertos – porque obviamente lo que están haciendo es dilatar y encubrir a los que desde hace meses han sido señalados, seguiremos en este estercolero de corrupción.   Lo que se debe entender es que ésta -la corrupción- afecta a los más desposeídos, los que no tienen agua, alcantarillado, vías de acceso y los que reciben una pésima educación pública.  La corrupción es el impuesto que pagan los pobres.  Esos dineros desviados en coimas impiden que se hagan obras que beneficien a los que menos tienen y van a los bolsillos de los que engordan sus cuentas bancarias y se permiten todos los lujos que nadie se pueda imaginar.

Es hora que despertemos, exijamos y protestemos y le demos un plazo a la Procuradora para que se deje de paños tibios y de burlarse de nosotros.  Lo menos que podemos hacer.

PRIMER FESTIVAL DE FADO EN PANAMA

Por Mariela Sagel, Facetas, 4 de junio de 2017

Desde fines del año 2015 se estableció por primera vez en Panamá la misión diplomática de Portugal, teniendo en sus representantes a dos entusiastas, finos y comprometidos embajadores con todo lo que tiene que ofrecer su país, sus Excelencias Pedro Pessoa e Costa y su esposa, Ana, que además preside la Asociación Diplomática de Panamá.  Anteriormente las relaciones se manejaban desde Bogotá.  Llegaron con fuerza y pasión, con la creencia de que una relación tiene que ser de interés y beneficio para los dos países.

Portugal ha estado en la mira del mundo últimamente.  Ganó recientemente el festival de Eurovisión celebrado en Kiev con Salvador Sobral, con el tema «Amar pelos dois».  En poesía, en cultura y en música, Portugal emerge con fuerza, en esta ocasión, con el Festival Fado que se va a realizar en Panamá.

Hasta ahora, Portugal era para nosotros sinónimo de la Virgen de Fátima y del jugador de fútbol Cristiano Ronaldo.  Recientemente añadió un nuevo ingrediente: el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, es portugués.

Portugal ha puesto su vista en América Latina, que antes era muy marginal, veía a Brasil, por obvias razones y tomaba en cuenta a Venezuela, donde hay una población portuguesa bastante grande.  De allí pasó a México, Argentina, Colombia y Perú.  Pero ahora se ha ido expandiendo, para beneficio de ambos países, Panamá y Portugal.  Sorprende conocer que Portugal es el país que tiene la mayor extensión de tierras sembradas de viñedos, y poco se conoce del vino portugués, especialmente del verde, que es exquisito.  De igual forma, ha ido incrementando la oferta universitaria con especialidades como la biotecnología e ingeniería muy especializada, y ofrece becas que el IFHARU maneja.  La ventaja es que se enseña en portugués y en inglés.

Embajador de Portugal Pedro Pesoa e Costa frente a un cuadro de la pintora Isabel Almeida Garrett

Tanto Portugal como España han reforzado la relación con Europa, y son jugadores importantes en la Unión Europea.    Con las ex colonias también mantiene relaciones cordiales, como son Angola, Mozambique, Macao, Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe, Guinea-Bisáu, Angola, etc. Los portugueses fueron mucho más descubridores que conquistadores.

IDENTIDAD MUSICAL CON EL FADO

El Fado identifica a Portugal; hay uno de Coimbra y uno de Lisboa.  Hay quienes dicen que empezó en los barrios bohemios, que era música marginal, pero otros defienden que tiene influencia de los esclavos y los emigrantes de Brasil.  Siempre fueron los temas como el destino, la nostalgia, melancolía los que lo inspiraron –el “saudade”–, y eran cantados por personas que perdían algo y anhelaban recuperarlo.  “Saudade” es una palabra que solamente se conoce en portugués.  Es como un tatuaje en el alma, como dijo un poeta, se queda allí por siempre. Portugal tuvo al Rey Sebastián, que se marchó a una batalla a Marruecos y no volvió y después de siglos, se tiene la esperanza de que volverá y se le canta el fado.

El fado era popular, pero la clase burguesa y la aristocracia se empezaron a apropiar de él, porque era “trendy”, y ahora se ve en todos las escenarios.  No se enseña en las escuelas, pero sí en el conservatorio. Un componente es melódico y está acompañado por una viola y una guitarra portuguesa (de doce cuerdas).  El fado se internacionalizó y Unesco lo reconoció como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2009.

Mariza, la diva del Fado

En Japón se enseña fado, y hay japonesas que lo cantan.  Los portugueses fueron los primeros en llegar a Japón y  ambos países tienen una relación muy cercana.  El fado se expandió y es de todos.  En el mundo hay 217 millones de personas que hablan portugués, es el sexto idioma del mundo y el tercero de origen latino.

Durante la dictadura de Antonio de Oliveira Salazar (de 1926 a 1974) se siguió apoyando el fado, pero cuando ésta cae se le miraba ligado a ella.  Fueron cambiando los temas, y hoy en día son cotidianos y contemporáneos y ya se le ha ido quitando a la gente ese paradigma.

La lengua portuguesa es muy melódica y hermosa.  Las multinacionales musicales la reconocen en todo su sentido y muchos cantantes famosos han hecho canciones con intérpretes de fado.

 

 

 

MARIZA, LA DIVA DEL FADO

El 13 de junio, en el Ateneo de la Ciudad del Saber, se va a realizar el primer festival de Fado en Panamá, con Mariza, una intérprete de las más destacadas de la escuela de Lisboa, que viene acompañada de 12 músicos.  El Fado hoy en día es parte de la “world music”, como el tango, el flamenco.  Su parte musical es sencilla, lo que le da vida es la intérprete y Mariza es única en eso.

Su visita a Panamá es parte de una gira continental, que se complementa con una exposición de 20 paneles que relatarán su historia, un taller o workshop de guitarra, y el espectáculo final.  Sus canciones son poemas y, aunque no se entiendan –por el idioma— el sentimiento que ella imprime conmueve al público.

Esta visita ha recibido el apoyo de muchas empresas, porque una de las mayores inversiones que le ha impreso el embajador Pessoa es a elevar las relaciones comerciales, sin descuidar las culturales, que son las que le llegan a todo el mundo.  Coincide también que Lisboa es la capital iberoamericana de la cultura este año, y Panamá lo será en 2019.  Portugal tiene tanto que ofrecer, a nivel literario (tienen un nobel, José Saramago, destacados escritores como Fernando Pessoa) así como premios de arquitectura y todo un mundo por descubrir.

El Fado es sexy, hay cantantes fantásticos, el de Coimbra es más interpretado por hombres.  Otra gran cantante muy conocida es Amalia Rodrigues.  Las letras tocan el alma de la gente.  Mariza es sofisticada, guapa, bien vestida.  Antes se vestía de negro, pero ella le ha dado un toque de “world music”, es considerada una diva, con 30 discos de platino recibidos en una década.

El festival de Fado nació en Madrid, donde se llevan a cabo muchos espectáculos, en 2011, y hasta ahora se ha realizado en Europa, África y América Latina.  Hay un museo del fado.

Mariza es nacida en Mozambique, al igual que el embajador Pessoa y criada en el barrio mítico de la Mouraria de Lisboa. La artista se ha presentado en el Royal Albert Hall de Londres, el Carnegie Hall de Nueva York, el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles, la Ópera de Sídney, el Palau de la Música de Barcelona, la Alte Oper de Frankfurt y el Teatro Albéniz de Madrid, por mencionar algunos destacados espacios.

Asimismo, Mariza ha conquistado premios como el de la BBC 3 por la Mejor Artista de World Music de Europa y el European Border Breakers Award en el MIDEM, al tiempo que ha sido nominada en dos ocasiones para los Grammy Latinos y sus discos han sido incluidos en listas de los mejores del año en Times, Songlines, Uncut y Sunday Times. Con “Terra”, por ejemplo, alcanzó el top 5 en las listas de World Music de Estados Unidos y Canadá.

Mariza también incursionó en la actuación como una de las estrellas principales de la película “Fados”, del realizador español Carlos Saura, además de protagonizar el documental “Mariza and the History of Fado”, producido para la BBC por el crítico musical Simon Broughton.

En “Mundo”, su sexto disco de estudio, la cantante vuelve a mezclar lo antiguo y lo nuevo para así volver a desplegar un carisma y un magnetismo fuera de lo común.

La presencia de Mariza va a encantar y sorprender el público de Panamá. Y va a reforzar las relaciones entre Portugal y este país, tan ávido de presentaciones artísticas de calidad.