EINSTEIN EN PELIGRO

Por Mariela Sagel, El Siglo, 29 de mayo de 2017

Desde el año 2012 el peculiar representante de Bella Vista decidió “acondicionar” el triángulo que sirve para que sobresalga la cabeza de Albert Einstein, el genio judío que en alguna ocasión dijo que “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro”.  Su diseño y confección tienen 50 años, de manos del ya nonagenario escultor Carlos Arboleda y en aquella ocasión solamente le faltó ponerle una corona de espinas: puso unas veraneras que a falta de poda lo tapaban, grama artificial, mortal para los climas cálidos, y unas bancas en las que se acuestan los orates a dormir sus pegas o alguno que otro anciano a descansar.  Las luces adornan los árboles que plantó y la cabeza ni se vislumbra en la oscuridad.

Plaza Cabeza de Einstein

El grupo de la comunidad hebrea –o sus descendientes — que encargó este monumento debería tomar cartas en el asunto.  Ahora le quieren poner quién sabe qué adefesio –debe ser así porque el mismo representante dijo que no tenía idea quién había hecho la escultura – y una de las peticiones que a lo largo de los años ha hecho el escultor Arboleda es que no se pinte de blanco para que reluzca la marmolina con que fue esculpida, pero ni pizca de caso le han hecho.

Los trabajos se adelantan a tambor batiente.  Se ha citado a una consulta para los que tengamos dudas con respecto al proyecto, el miércoles 31 de mayo a las 6 de la tarde en la Junta Comunal de Bella Vista.  Pero ya la plazoleta está cerrada y quien sabe, derrumbada.  Los comercios vecinos, como la Casa de la Carne, la lavandería la farmacia y otros se ven seriamente afectados y hay que pasar a firmar en defensa de ellos. No dejemos que otra de las lapidarias frases de Einstein nos reviente en la cara: “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”.

 

CARLOTA, LA EMPERATRIZ QUE ENLOQUECIÓ DE AMOR

Por Mariela Sagel, Facetas, 28 de mayo de 2017

Laura Martínez Belli es una joven novelista cuya carrera ha sido meteórica, ya que en diez años ha publicado 5 libros, todos en la Editorial Planeta.  Cuenta que cuando llevó su primer manuscrito solamente puso su apellido paterno, pues el Belli la relacionaba con su tía, la famosa escritora nicaragüense Gioconda Belli, y no quería ejercer ningún tipo de influencias.  Tiene 42 años y vivió varios años en Panamá cuando su padre estaba el frente de un banco español.  Nacida en Barcelona, después de estudiar informática se decantó por la historia del arte, y trabajó en museos e instituciones culturales, en Madrid y Ciudad de México.

Laura Martínez Belli

A partir de su primera novela, “Por si no te vuelvo a ver” se ha dedicado por entero a la escritura y también a impartir clases para grupos pequeños, de cómo construir historias.  A Panamá volvió en el año 2012 y se reencontró con sus amigas de colegio; en esa ocasión presentó el libro “Las dos vidas de Floria”, que era ya su tercera novela y fue traducida al italiano con mucho éxito.  Un salto cualitativo lo dio cuando publicó “La última página”, que fue finalista del premio Letras Nuevas de Novela en 2013, en el cual se apartaba de la novela histórica.  Ahora la retoma con renovado impulso y el resultado es sorprendente y muy bien planteado en “Carlota, la emperatriz de enloqueció de amor”.

UN TRATAMIENTO MACHISTA

Mucho se ha escrito sobre Carlota de Habsburgo, princesa belga consorte de Maximiliano de Austria, hermano del emperador Francisco José de Austria-Hungría, y por linaje, archiduque.  Carlota era hija del Rey Leopoldo I de Bélgica, y tenía una rivalidad visceral con su concuñada, la emperatriz Sissi.  Sobre la historia del breve imperio que ambos llevaron a cabo (o pretendieron) en México, impuesto por Napoleón III se ha escrito mucho, quizá el libro más referente y documentado sea “Noticias del Imperio” de Fernando del Paso, que se editó en 1987 y fue catalogado como la mejor novela mexicana publicada en 30 años.

Pero como se dice coloquialmente, la historia se aprende según quién la cuente. Este libro trata de desenterrar a la emperatriz que fue sepultada bajo el aplastante peso de las visiones machistas de su época.

Se le llama II Imperio al de Maximiliano porque el que ostentó Agustín de Iturbide en forma efímera, de 1822 a 1823, fue el primer intento de establecer un régimen monárquico después de la independencia de España (en 1821).  De ese período la escritora mexicana Rosa Beltrán publicó hace 20 años un magnífico libro, “La corte de los ilusos”.

Para Laura Martínez Belli la emperatriz Carlota es un personaje que, al igual que Ana Karenina o Madame Bovary posee características esenciales para que la literatura la estudie, tales como aventura, valentía, desamor, incomprensión, frustración, locura y una larga vida.  Su propio hermano la manipuló, al extremo de encerrarla aduciendo locura para quedarse con sus posesiones, el ejército de voluntarios belgas que la acompañó en su reinado mexicano le dio la espalda y su dama de compañía resultó ser una infiltrada de los seguidores de Benito Juárez, que después se arrepintió y la cuidó hasta el final de sus días.

UNA HISTORIA QUE NO TERMINA DE ENTENDERSE

Si bien el I Imperio se dio en 1822-1823 el II Imperio, también fugaz, fue de 1862 a 1864. En ese intermedio, además de la guerra de independencia, las fuerzas conservadoras y la iglesia católica estaban disgustadas con el gobierno de Benito Juárez y la constitución de 1857 y querían el regreso de Fernando VII como rey para evitar la invasión francesa. España no quiso coronarse en sus ex colonias y Napoleón III de Francia, aceptó nombrar un emperador para México.  Y lo encontraron en Maximiliano, que residía plácidamente en su Castillo de Miramar en Trieste.

Además de una profunda y muy bien sustentada investigación histórica, “Carlota, la emperatriz que enloqueció de amor” no lleva un orden secuencial ni de los tiempos ni de los personajes, lo que mantiene la atención durante toda su lectura.  Al tiempo que refleja la convulsa época que vivía México, cuyo protagonista principal era Benito Juárez, muestra lo que fue la aristocracia mexicana, altamente conservadora, que rehusaba aceptar que sus nacionales dirigieran el país y soñaban con una corte europea y católica que reflejara grandeza de un pueblo opulento y majestuoso.  Imaginaban un México distinto, ilusión que se terminó con el fusilamiento de Maximiliano en 1867.

Carlota fue una mujer muy infeliz, nunca fue ni amada ni acariciada y poseída por su esposo, al que se le atribuían amores con otros hombres y una relación con una criolla mexicana que le dio un hijo.  La emperatriz, frustrada en sus anhelos sexuales, se entregó a uno de los miembros de su ejército, para también embarazarse.  Ese hecho supuso el destierro disfrazado de una mujer que en el fondo era la que mandaba en ese imperio, su parto posterior en Europa y la separación definitiva de su hijo, al que nunca conoció.

Durante su breve reinado, las mismas lides conservadoras se fueron sintiendo progresivamente incómodas con las decisiones de Maximiliano, más de corte liberal y progresista, que estaba más interesado en diseñar jardines y coleccionar especies exóticas que en gobernar, responsabilidad que Carlota asumía con entusiasmo.  Al final, el matrimonio de ellos fue anulado porque no se había consumado, gracias a los artilugios del hermano de Carlota, cuando ella, desesperada, vuelve a Europa a suplicarles a Napoleón y al Papa que ayude a México.  Éste, ya sin ningún interés en tener un reino en América y con Francia amenazada por Prusia en la inminente guerra Franco-Prusiana se le dificultaba cada vez más el enviar refuerzos a México para ayudar a Maximiliano I de México en el trono. A lo anterior se suma una Austria devastada por la pérdida de la guerra Austro-Prusiana, por lo que tampoco Francisco José I de Austria estaba en posición para ayudar a su hermano. Las amenazas por parte de Francia de retirar sus tropas finalmente se materializaron a principios del año 1866, lo que permitió el avance republicano hacia el centro del país con ayuda de la Unión Americana, ya ganada la guerra de secesión, y el ejército imperial no contaba con las tropas necesarias para contenerlo.  Benito Juárez recibió armas y ayuda logística, cuando dirigía un gobierno paralelo. En buena medida, la instauración y caída de esta monarquía se posibilitó más por factores externos que por propios.

El valor del libro, además de aportar luces sobre los momentos políticos de la época es el resaltar a Carlota como una mujer fuerte, marchita por la indiferencia de su marido, que ha sido tratada, según la autora, desde un punto de vista masculino y de allí su interés en que conozcamos a la mujer detrás del mito.

Laura Martínez Belli destaca que aunque Carlota no influyó en la historia de México, al II Imperio sí lo hizo, porque a partir de que éste cae, el país se cohesiona y se une para mostrar al mundo su soberanía, algo que es casi como lo que Trump está haciendo hoy, uniendo a América Latina a favor de la soberanía mexicana.  Contrario a lo que se piensa, a Carlota no le hacían caso pero ella hizo muchas cosas a favor de los indígenas, de los desposeídos.

Sobre la novela histórica, Laura Martínez Belli destaca que “Es importantísima. Lo que tienen la ficción y la novela es que hacen al lector aprender de la vida, lo hacen vivir con más pasión, porque cosas que nunca le van a suceder las va a vivir a través de los personajes, sufrimientos, anhelos, pasiones. Va a entender al ser humano mucho más, filosófica y espiritualmente hablando. Leer convierte al lector en mejor persona, y a eso hay que agregarle que aprende historia que le dan ya digerida. La novela histórica es una manera muy agradable de absorber conocimiento, por eso tiene tanto éxito”.

 

Recuadro:  Sobre “Por si no te vuelvo a ver” dijo Elena Poniatowska que era “Un homenaje a la riqueza cultural de México que a través del amor, habla de nuestro arte y nuestra revolución”. 

ACTITUD RESILIENTE

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 28 de mayo de 2017

Cada cierto tiempo se ponen de moda algunas palabras que significan actitudes que tienen años, y hasta siglos de ser parte del desarrollo humano, pero cuyo énfasis en determinados momentos ayuda a enviar mensajes que actualizan campañas de mercadeo y publicidad, también de responsabilidad social (otro término de moda) y explican cómo se pueden utilizar para mejorar la calidad de vida de los habitamos el planeta.

Palabras como resiliencia y empoderamiento, disrupción y coaching son usadas ahora con mucha frecuencia y todos nos montamos en esa ola, sin saber a veces qué significa.  La resiliencia se define en su forma más básica como la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas.

Una magnífica iniciativa del Congreso Judío Panameño, que se dio recientemente en nuestro país, fue la presentación de experiencias de dos embajadores de países resilientes, como Israel y Chile, que han crecido en la adversidad. En el caso de Israel, además de su localización geográfica, en medio de zonas de conflictos y políticamente antagónicas y escasez de agua, han desarrollado no solamente tecnologías de avanzada sino que han podido irrigar el país al punto que hoy día exportan los ejemplos de uso consciente del recurso hídrico, maximización de la agricultura y convivencia tolerante.  Una de las cosas que más me llamó la atención en la conferencia dictada por el Embajador Artzyeli fue saber que Waze fue inventado en Israel, lo mismo que los USB y uno de los primeros servicios de mensajería instantánea, el ICQ.  Los judíos han sido siempre innovadores y se han levantado de sus cenizas, incluso después del holocausto de la II Guerra Mundial.  Israel es, sin lugar a dudas, un país resiliente.

El otro conferencista fue el embajador de Chile, Francisco Cruz, quien mostró cómo su país, estando en un estrecho espacio en el sur de América Latina, entre la cordillera y el Mar Pacífico, sujeto a terremotos, tsunamis y toda clase de desastres naturales, incendios, accidentes mineros, ha adaptado la vida de sus habitantes a estas situaciones, empezando por sus diseños estructurales, resistentes a los sismos y siguiendo con la recuperación de las instituciones, después de la despiadada dictadura militar que atravesaron bajo el yugo de Pinochet.  Las cifras de crecimiento desde 1990 son impresionantes, lo que ha permitido su ascenso a los primeros puestos de las economías mundiales y su cultura, que es el lazo indisoluble entre todos los países, exporta educación, literatura, cine y muchas otras manifestaciones artísticas que no lograron que se perdiera ni bajo la bota militar.

Según la OXFAM, confederación internacional de 20 organizaciones que trabajan junto a similares socios y comunidades locales en más de 90 países para brindar ayuda de emergencia mediante proyectos de desarrollo a largo plazo y haciendo campaña por un futuro más justo, los siete países más ricos podrían financiar ellos solos la mitad de los fondos necesarios para acabar con las cuatro hambrunas que hay en el mundo.  De la misma forma, señalan como países resilientes a Haití, Perú, Sudán, Etiopía, República Dominicana y El Salvador, por los desastres naturales que los han afectado.  ¿Habrán estudiado a Panamá?  ¿Seremos un país resiliente?

Vivimos un gobierno militar que se recrudeció con el ascenso al poder de Manuel Antonio Noriega.  Si bien la gestión de Omar Torrijos unió a los panameños en una causa, la recuperación del Canal de Panamá y la odiosa zona que lo rodeaba, su muerte degeneró en un gobierno sin principios ni pudor y con muchos hechos sangrientos que enturbiaron esos 21 años.  Después vino la invasión, una excusa de los Estados Unidos para ensayar sus armas que iban a utilizar para su guerra en Irak, que nos destrozó lo poco de las instituciones que nos quedaba y nos impuso reglas para comportarnos en adelante.  Y de allí en adelante, nos hemos modernizado en una tasa de cinco veces lo que éramos en 1996, con inversiones en infraestructura, reformas estructurales, privatizaciones de servicios públicos al punto que nuestro Producto Interno Bruto (PIB) se ha quintuplicado en 20 años.  Pero nuestras instituciones están desprestigiadas y en estado comatoso, la corrupción se ha institucionalizado y el modelo de gestión ha vuelto a las manos de los poderosos, que dictan lo que tiene que hacer el gobernante de turno.  Parece que no aprendimos la lección. No hemos tomado consciencia de asumir una actitud resiliente.

SIN RUMBO

Por Mariela Sagel, El Siglo, 22 de mayo de 2017

Los tropezones que se están dando los funcionarios más visibles (o que están en el ojo de la tormenta) no dejan de asombrarnos.  Como niños malcriados el ministro de Salud y el nuevo y director de la Caja de Seguro Social se arrebataron los micrófonos en una conferencia de prensa, a ver quién de los dos tenía las estadísticas más acertadas sobre la enorme mora quirúrgica que ensombrece la generosa oferta que hizo el Presidente, de hospedar en hoteles a todo aquél que esté esperando una operación.  No contento con aclarar a los medios que él si tenía la información correcta, y que lo que quería era dejar “lucirse” (como si de un concurso de simpatía se tratara) al ministro, el director corrió a ofrecer cirugías gratis los sábados de su parte, lo que ha sido ponderado como acto heroico por los cándidos panameños que todavía creen en pajaritos preñados.

Y como están hasta con el agua hasta el cuello, y chapoteando en el estercolero en que se metieron por andar en malas compañías 26 meses del gobierno anterior, la canciller llamó la atención del embajador de Venezuela –en todo su derecho — sobre declaraciones vertidas en torno a la crisis que vive el país hermano.  Esa misma actitud debió asumirla hace un año con el embajador de Estados Unidos, cuando se quiso convertir en estrella de rock o del Houston Livestock Show and Rodeo al atacar directamente empresas panameñas por “razones para creer” de que estaban involucradas en negocios turbios, llevándose por los cachos a los diarios que conforman el grupo GESE, entre ellos El Siglo.  Para un país como Venezuela sí estamos prestos a protestar, pero con Estados Unidos, cumplimos como siervos lo que nos imponen.

Ni en relaciones internacionales, ni en salud, ni en educación, agricultura y menos en seguridad sabemos para dónde vamos o dónde nos quieren llevar.  Ya ni podemos ir tranquilos a un hospital porque podemos encontrarnos en medio de una balacera.

RUMBO A CENTROAMERICA CUENTA

Por Mariela Sagel, Facetas, 21 de mayo de 2017

Mañana lunes estará presentando su libro “Si te vieras con mis ojos” el escritor chileno Carlos Franz, galardonado como la mejor novela publicada en 2015-2016 por la Bienal Vargas Llosa. Y aprovecha esta escala en Panamá ya que va en camino al festival Centroamérica Cuenta, gran fiesta literaria que tendrá como lema “Nosotros y los otros” en Managua, Nicaragua. Este encuentro reunirá a 90 escritores, editores, traductores, periodistas y cineastas de Europa, América del Sur, Norteamérica y América Central.  El equipo organizador lo preside Sergio Ramírez. Este año estará dedicado a los escritores y académicos franceses André Malraux y Albert Camus. Y a recordar el centenario del nacimiento de Juan Rulfo y Augusto Roa Bastos y medio siglo de la publicación de “Cien Años de Soledad”, de Gabriel García Márquez.

Carlos Franz es abogado y escritor y además es columnista en los diarios El País, de España, La Nación, de Argentina y La Segunda, de Chile y en la revista Letras Libres.  Ha recibido muchas distinciones y ejercido ambiciosos proyectos docentes en varios países.  Es miembro de la Academia Chilena de la Lengua y el lunes pasado presentó ante ese ente rector de la lengua española en su país al escritor Antonio Skármeta.

“Si te vieras con mis ojos” es una novela romántica que combina tres personajes ligados a una mujer, la aristócrata Carmen Arriagada: el pintor paisajista y retratista alemán Johann Moritz Rugendas, más conocido como Mauricio Rugendas, que vino a América para ilustrar la naturaleza exuberante que nos distinguía; el naturalista inglés Charles Darwin, influyente proponente de la teoría de la evolución a través de la selección natural, justificándola en su obra de 1859 “El origen de las especies”.  Darwin vino a Chile en misión de recolector de materiales en el barco Beagle, para cartografiar la costa de América del Sur; y el marido de Carmen, un militar venido a menos.  Los tres giran en torno a la aristócrata chilena que por su correspondencia de más de 16 años con el pintor del que se enamoró (Rugendas) es considerada la primera escritora chilena.

Si te vieras con mis ojos

AMOR ETERNO

Solemos pensar que las novelas románticas deben ser cursis y melodramáticas, pero en el libro de Carlos Franz se deja a un lado esa creencia para imbuirnos en un laberinto de pasiones que llegan a los extremos de aceptar lo que en algún párrafo dice “el mejor modo de volver eterno un romance es matarlo.  O quizás dejarlo incompleto”.  Cuando Rugendas regresó a Alemania, Carmen Arriagada le escribió cartas tan encendidas que esas fueron las que impresionaron y guiaron al escritor para investigar ese tiempo del siglo 19 y entregarnos un libro magnífico y de narración muy ágil y sugerente.

SKARMETA EN LA ACADEMIA DE LA LENGUA

     El discurso de presentación de Carlos Franz en la Academia Chilena de la Lengua celebraba los cincuenta años desde que se publicó el primer volumen de cuentos de Antonio Skarmeta, catalogándolo como la aspiración de toda una generación chilena que quería cambiar el mundo, quizás la última de estirpe romántica y en uno de esos cuentos, “El entusiasmo”, tiene la fe de bautismo del héroe skarmetiano.

Carlos Franz presenta en la Academia Chilena de la Lengua a Antonio Skármeta

En cincuenta años el escritor, hoy académico, Antonio Skármeta, ha escrito mucho y obtenido varios reconocimientos, entre ellos el Premio Planeta (por “El baile de la Victoria” en 2003) y visto sus historias que han sido llevada al cine, además de habérsele reconocido como Premio Nacional de Literatura en 2015.  Carlos Franz, en su enjundiosa presentación destaca cómo un escritor como su colega, de manera solitaria, entra en comunión con el universo y transforma ese encuentro en relato. Y agrega  “Pero esta comunión duele –es melancólica– si no la compartimos, si no dejamos que otros participen de ella. La escritura es una propuesta amorosa feliz sólo cuando es correspondida por un lector”.

Y continúa: “Antonio Skármeta ha continuado, con rara coherencia, ese proyecto literario. Un proyecto de difícil sencillez y ambiciosa sinceridad, orientado por un ideal que justifica, mejor que otros, el quijotesco oficio de la literatura: escribimos para aliviar nuestra soledad y la del mundo”.

Por su parte, Skármeta, en sus palabras de ingreso a la Academia Chilena de la Lengua, se refirió a la poesía de San Juan de la Cruz y la presencia de la tradición literaria española en su obra.  En ellas destacó que la poesía es un gesto de comprensión y amplificación de la realidad y se refirió a un libro suyo que ganó premio Casa de las Américas en 1969, “El ciclista de San Cristóbal” y que le dio visibilidad más allá de su Chile natal, emulando el pedaleo del protagonista a la perenne ilusión que tiene el escritor de vencer la muerte con imágenes.  Y finalizó su disertación con estas palabras: “Este es el tránsito al que aspira mi prosa, es mi modo de reverenciar la poesía. De allí que poetas como Pablo Neruda y Gabriela Mistral aparezcan hasta como protagonistas de mis novelas no hay más que un paso”.

Antonio Skarmeta ingresa a la Academia Chilena de la Lengua

Y en este paso por Panamá que hace Carlos Franz, que nos contará la emoción y el entusiasmo de Antonio Skármeta al ingresar a la Academia Chilena de la Lengua rumbo a Centroamérica Cuenta es relevante destacar que dos académicos nuestros, Gloria Guardia y Jorge Eduardo Ritter van a estar presentes en ese festival.

Gloria Guardia estará en la mesa “Centroamérica en busca de un lector”, que coordinará Miguel Huezo (poeta y ensayista salvadoreño) y en la que se debatirán los problemas sociales, políticos y económicos que enfrenta la región, así como la responsabilidad que tiene la literatura dentro de esos problemas.  También hablarán de los temas que preocupan a la literatura en Centroamérica y la incidencia que tiene en la realidad del istmo centroamericano.

Es muy relevante la presencia de Gloria Guardia en este encuentro porque la crítica la considera una escritora centroamericana, hija de padre panameño y madre nicaragüense Su abuelo materno, el Dr. Benjamín Zeledón, ostenta el título “Héroe Nacional de Nicaragua”.  Además, Guardia es miembro de las Academias Panameña, Colombiana y Nicaragüense de la Lengua y Vicepresidenta del PEN Internacional.

El programa incluye, presentaciones de libros, talleres, conversatorios, la premiación del V Certamen de cuento breve Centroamérica, presentación de autores y de obras ganadoras de premios literarios en español, exposiciones, conferencias sobre Albert Camus y André Malraux, conmemoración de los 100 años de Juan Rulfo, simposio sobre el Popol Vuh (recopilación de narraciones míticas, legendarias e históricas del pueblo maya guatemalteco), conversatorio entre cuatro premios Alfaguara, literatura hecha música, y literatura hecha cine.

Gloria Guardia

Algunos de los que estarán presentes en ese festival son Jaime Abello, director y cofundador de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo, Héctor Aguilar Camín, de México, periodista, escritor e historiador. Daniel Alarcón, peruano, novelista y periodista, y profesor de periodismo de Columbia University.  También destaca la participación de Gioconda Belli, de Nicaragua, novelista y poeta, presidenta del PEN de su país. Juan Bolea, español, Piedad Bonnet, de Colombia, Alonso Cueto, de Perú, que estuvo en la pasada feria del libro de Panamá y considerado uno de los más importantes narradores peruanos de la actualidad.

Leila Guerriero, de Argentina, periodista, cuyos textos han aparecido en las principales revistas Vanity Fair,  Rolling Stones, El Malpensante y Gatopardo. Lucía López Coll guionista y cineasta cubana y su marido, el escritor Leonardo Padura, cuya fama y alcance rebasa estas páginas. Ángeles Mastretta, mexicana, ganadora del Premio Rómulo Gallegos y Jorge Perugorría, el acto cubano que estuvo recientemente en el IFF Panamá para el estreno de Kimura y que protagoniza las películas de las historias de Padura.

En apenas cinco versiones, este festival multidisciplinario ha logrado captar la atención de muchos intelectuales y amantes de la palabra, la música y las imágenes y Panamá estará dignamente representado así como en su periplo, Carlos Franz se tomó el tiempo de presentarnos su magnífica novela.

CON EL AGUA HASTA EL CUELLO

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 21 de mayo de 2017

Las últimas intervenciones públicas que ha hecho el presidente Juan Carlos Varela lo han mostrado un tanto crispado, descontrolado y diciendo algunas cosas poco coherentes.  Una de ellas, de que va a hospedar en los hoteles de Panamá a los que están esperando cirugías (por la enorme mora quirúrgica que existe en los hospitales de la Caja de Seguro Social) y que asciende a varios miles.  Ese exabrupto fue en respuesta a que se supo que de su partida discrecional le pagó una operación que pudiera llamarse cosmética, al Director del Consejo de Seguridad.

Esas declaraciones, al igual que muchas otras que ha estado mandando, continúan con el populismo mal entendido que lleva a cabo el gobernante.  Habría que recordarle el encumbrado mandatario lo que decía Marco Tulio Cicerón hace 2067 años: “El presupuesto debe equilibrarse, el tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada y la ayuda a otros países debe eliminarse, para que Roma no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar en lugar de vivir a costa del estado”.  Y todo eso es lo que estamos viendo: más subsidios, más endeudamiento, más arrogancia de parte de los funcionarios –hasta de parte de los que acaban de nombrar se montan en ese patín— y un deterioro peligroso en la calidad de vida de los ciudadanos, especialmente en el tema de seguridad.

El nerviosismo puede deberse a que la fatídica fecha de junio que anunciaron los fiscales brasileños se acerca, en la cual se revelaría la lista de los que recibieron coimas y cada día salen más evidencias de que las últimas dos administraciones han estado más que salpicadas (más bien embadurnadas) de dineros de la constructora brasileña Odebrecth.  Un grupo de ciudadanos, de diferentes corrientes de pensamiento nos reunimos en una conferencia de prensa la semana pasada para exigir al Presidente que solicite al gobierno de Brasil las informaciones sobre las delaciones premiadas de las investigaciones que se están realizando.

No es posible que todas las informaciones que tenemos sobre este monumental entramado de corrupción vengan solamente de afuera, cuando desde el mismo seno de nuestro estrecho istmo se han hecho acusaciones de gente que estaba dentro del engranaje, que señalaron puntualmente a personas y entidades.  Han quedado en el limbo jurídico en que siempre nos tratan de enredar las revelaciones de Ramón Fonseca Mora, al igual que las detenciones preventivas que nunca terminan en juicios y mucho menos en condenas, y de buenas a primeras matan a una señora que se hacía pasar por abogada en la cafetería de un hospital, en abierta operación de sicariato.  Panamá está en vías de ser un estado fallido, ése que siendo soberano falla en la garantía de proveer a sus ciudadanos de servicios básicos, como son la seguridad, la salud y la educación.

La revelación absoluta de que la campaña del candidato del CD fue financiada por Odebrecht tiene a los responsables jugando a las sillas musicales.  Uno dice que solamente veía estrategia, la otra que como era candidata a vicepresidenta no tenía acceso a esa información y la responsable de las finanzas guarda silencio absoluto, al igual que el señor Arias, que nadie sabe dónde está.

Cuando la gente se ve con el agua al cuello, a punto de ahogarse, tiende a cometer actos desesperados.  Como la presión es muy fuerte, porque hay muchas personas involucradas, que a su vez presionan para que no se revelen sus nombres, se siente el ambiente cargado, tenso y no ayudan para nada todos estos elementos “aislados” como la ejecución de la pasante del que fuera el zar de los impuestos en el gobierno de Martinelli, que forjó la empresa que se hizo de comisiones millonarias y que recientemente le fueron perdonados varias decenas de millones de dólares.

El uso de las partidas discrecionales ha ido en proporción inversamente proporcional al patrimonio del gobernante de turno.  Y el que superó cualquier ranking fue el mismo que celebró al llegar a tener su primer billón cuando era presidente.  Por eso exigimos que se agilicen las investigaciones, que no sean selectivas, que no nos peloteen como lo han venido haciendo hasta ahora y sobre todo, que se practiquen auditorías a todas las obras multimillonarias por parte de la Contraloría.

LA COMPETENCIA ESTÁ EN EL SERVICIO

Por Mariela Sagel, El Siglo, 15 de mayo de 2017

Se anunció para hoy una protesta de los conductores de taxi contra la plataforma de Uber, que tiene a muchos satisfechos de que haya llegado hace ya unos 3 años a Panamá.  Los taxistas, que se especializan en manejar desordenadamente, llevar a varios pasajeros al mismo tiempo, cobrar los que les da la gana y ser poco corteses (especialmente los que dicen “no voy”) no han entendido que Uber es para un segmento de la población que no necesariamente carece de automóvil, sino que prefiere trasladarse a los sitios en forma segura y confiada.

Hace unos días pedí un Uber para ir a la Ciudad del Saber y al rato me llamó el conductor (porque al pedirlo uno mediante su aplicación, se identifica tanto el que pide como el que va a prestar el servicio, con número de teléfono y foto) para decirme que había dejado las llaves en su auto.  Le pregunté si le era más conveniente dejarlas con el guardia de seguridad de mi edificio, dado que la Ciudad del Saber está un poco alejada, y así lo hizo, con un cargo ínfimo.  Si me hubiera ido en taxi, las posibilidades de rescatar mis llaves hubieran sido casi nulas y lo más probable es que hubiera tenido que llamar a un taller de cerrajería para poder entrar a mi departamento.

Las autoridades están en la obligación de poner orden en este asunto, porque no se puede permitir que ya que el tránsito por la ciudad es un tormento, encima no se asuma con hidalguía el meollo del asunto: la población usuaria de taxis está harta del mal servicio, del “no voy”, de los automóviles en mal estado, de la música estridente y del peligro que representa andar en un taxi, tanto de día como de noche. Claro que hay sus excepciones, pero seguramente esas no son las que van a estar en la protesta de hoy.  Espero que Uber haya llegado para quedarse.

LA EDUCACIÓN ES LA HERRAMIENTA DE LA LIBERACIÓN

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 15 de mayo de 2017

El cineasta chileno mundialmente conocido, Miguel Littin, estuvo en Panamá, pero no lo hizo en forma clandestina sino como orador del inicio de una serie de eventos que conmemorarán el 40 aniversario de la firma de los Tratados Torrijos Carter.  Y es que el director de “El chacal de Nahueltoro”, “Actas de Marusia”, “El recurso del método” (basada en la obra de Alejo Carpentier), “La viuda de Montiel” (un cuento de Gabriel García Márquez), “Alsino y el cóndor” entre otras, fue el protagonista de un reportaje que le hizo el Gabo titulado “La aventura de Miguel Littin clandestino en Chile” relatando la estadía en forma clandestina de uno de los 5 mil exiliados con prohibición absoluta de entrar a su país por la dictadura pinochetista, y cómo filmó más de 7 mil metros de película que se convertiría en un documental, “Acta general de Chile” que mostraría la realidad después de 12 años bajo el yugo militar.  Con tres equipos europeos que entraron junto con él con diversas coberturas legales, cambiado físicamente que ni su suegra lo reconoció en plena calle, sin los dispositivos electrónicos con los que hoy contamos para comunicarnos entre sí, Littin hizo una verdadera odisea y García Márquez entendió enseguida, cuando escuchó su relato, que detrás de su película había otra sin hacer que corría el riesgo de quedarse inédita.  El resultado fue ese libro cuyo primer tiraje fue de 250 mil ejemplares y ha vendido millones.

La aventura de Miguel Littin clandestino en Chile

Sus trabajos cinematográficos han tenido mucho impacto por las denuncias sociales y políticas contenidas en ellos, y varios han sido nominados al Oscar (“Actas de Marusia” y “Alsino y el cóndor”), al festival de Cannes (“Actas de Marusia” y “El recurso del método”) y al Festival de Cine de Berlín.

LITTIN HABLA SOBRE GABO

Lo conocí desde mucho antes de contarle mi aventura. Me lo presentó Álvaro Mutis en París en la década del 70, ya lo había leído y lo admiraba mucho.  Estaba con Mercedes y nos fuimos a ver “La tierra prometida”, una película mía que estuvo en Cannes y a él le gustó mucho.  Le propuse filmar algo suyo, como Cien años de soledad…………… Me dijo que tenía un cuento, “La Viuda de Montiel”, si me gustaba bien, y si no “te chingaste” me dijo, y se fue caminando con su aire de bailarín de mambo, a pesar de que yo le dije que hacía largometrajes y él me dijo que alargara el cuento.  Yo me fui a buscar el libro y compré dos libretas para escribir el guion.  Un tiempo después nos volvimos a juntar y me preguntó si lo había escrito. Me pidió mostrárselo y las abrió, viendo que estaban en blanco.  Y le dije que el cuento se resumía en la frase “Cuando murió José Montiel todo el mundo se sintió vengado menos su viuda”.  Esa es la película….

Yo considero a Gabo un hermano, lo recuerdo con mucha emoción todos los días de mi vida y cada vez que puedo pongo una rosa amarilla en mi escritorio, como lo hacía él.  Fue un amigo más allá de toda posibilidad de definición.  Tenía gestos únicos, como llamarme muy temprano para que fuera a su casa, y en ese entonces escribía de un lado y por el otro lado salía impreso lo que estaba escribiendo, (Crónica de una muerte anunciada) y quería que lo leyera.  Era un juego, de gran confianza.  Tuve el privilegio de conocer esos libros en su primera lectura.  En las tardes íbamos a escuchar boleros (tenía una colección de discos extraordinaria) a su casa.  Hablaba por teléfono por horas, llamaba a medio mundo, desde presidentes de la república hasta guajiros.  Me ha costado la vida cotidiana sin el Gabo.  Nunca supe si había quedado satisfecho en la adaptación de La viuda de Montiel, pero sí creo que le gustó.

Miguel Littin en su visita a Panamá

SU REGRESO A CHILE

Cuando uno está en el exilio tiene la imagen de su país como una tarjeta postal, y no toma en cuenta el proceso dialéctico que lógicamente ocurre.  Mostraba esplendor definitivamente, había una ciudad que funcionaba normalmente. Después fui encontrando más sorpresas y eso está plasmado en “Acta general de Chile”.  Gabo, cuando llegó a mi casa después que yo había regresado de Chile me dijo: “cuéntamelo todo pero solo lo que yo pueda repetir”.  Y le conté, pero yo había entrado antes muchas veces siempre colaborando con la resistencia a la dictadura.  El verdadero milagro económico de Chile se da con los gobiernos de la concertación, que abren los caminos a los grupos económicos internacionales sin distinción a las posibilidades de inversión, y se crea el desarrollo vitivinícola, industrial, minero pero se descuida la educación.  A partir del gobierno de Ricardo Lagos, con un gran accionar, el país avanza en términos de la educación y el clímax llega con el de Michelle Bachelet, que establece que debe ser gratuita. Y se sigue luchando por la gratuidad, que es un fenómeno definitivo.  Chile tiene una de las desigualdades más grandes del mundo y esas son brechas que hay que ir cerrando.  Sin educación no vamos a ser un país desarrollado.

LAS OTRAS CARAS DE LITTIN

Fui Alcalde de mi pueblo natal, Palmilla, como una forma de echar ancla pero quería seguir haciendo películas.  Le metí mucho a la educación, a erradicar la pobreza y construir soluciones de viviendas.

“La última luna” la filmé en Palestina, porque mi abuelo era palestino y narro cómo mis abuelos se establecen en Chile.  Y también tengo un abuelo griego, y mi libro “El viajero de las 4 estaciones” cuenta la vida de ese abuelo griego, que fue una de las personas que más me ha impactado en la vida.

Actualmente dirijo una escuela de cine. Siempre he hecho talleres en lugares tan dispares como la India y Calcuta porque considero que parte de mi responsabilidad es transmitir los conocimientos a los jóvenes porque allí está el futuro.  Ahora fundé el Instituto de Altos Estudios Audiovisuales en la nueva universidad estatal de O’Higgins que inauguró la Presidenta Bachelet bajo la forma de gratuidad.  El programa abarca hasta 19 diplomados profesionales y este año dará maestrías.  Esa escuela tiene una vocación Latinoamérica, tiene acuerdos con algunos países, entre ellos Irán.

El gran problema en Chile en la política es la abstención, por eso se debe seducir, lo que es un gran desafío, especialmente a los jóvenes.  Conquistamos la libertad a costa de nuestras vidas, para que incluso la derecha tenga opciones, ahora tenemos que luchar contra la falta de interés, hay que motivar con la verdad.  América Latina tiene un futuro y un proyecto y el estado debe ser incorruptible.

SOBRE TORRIJOS

Me impresionó mucho.  Graham Greene tenía razón en sentir fascinación por él y Gabo sostuvo que había sido su gran amigo y el mandatario con que mejor se entendió.  La epopeya de Omar Torrijos, de conseguir la devolución del Canal a manos panameñas es uno de los hitos históricos de América Latina, algo que nos honra como latinoamericanos.

SOBRE TRUMP

La oportunidad de América Latina de unirse es ahora, el muro no es con México, es con el resto del continente. Y es la oportunidad que tienen los sectores más conservadores de Estados Unidos para detener los procesos de migración, de crecimiento de los grupos democráticos, de la gente que le gusta vivir y trabajar.  También se está produciendo un despertar en los sectores democráticos y libertarios muy grande, que a lo mejor les sirve para recuperar la esencia misma de lo que es los Estados Unidos.

En la charla que ofreció la noche del 11 de mayo, se pudo ver su película “Allende en su laberinto” y debatir sobre ella.

 

COMUNICACIÓN DESDE EL GOBIERNO

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 14 de mayo de 2017

Una de las fallas que tiene la actual gestión gubernamental es la referente a la comunicación que emana desde el gobierno, y por eso se forman los zaperocos a los que ya nos estamos acostumbrando.  En sus inicios se produjo el “efecto Castalia”, que fue el resultado de que la conocida presentadora de televisión migrara con casi todos los periodistas que trabajaban con ella, hacia las oficinas gubernamentales.  No pasaron 18 meses cuando la aguerrida coclesana volvió a coordinar el noticiero matutino, pero el resto de los que la siguieron –como al flautista de Hamelin– están desperdigados en diferentes instituciones.

El gobierno no se da cuenta –o no quiere darse cuenta – la importancia que tiene una comunicación clara y oportuna, que es una poderosa herramienta para generar no solamente apoyo a una gestión, sino para ejercer gobernabilidad, informar de manera adecuada lo que acontece –y vaya que estos últimos 12 meses ha pasado de todo – y hacer un control de daños adelantándose a que los demás hablen. Es la manera en que los políticos le informan a sus simpatizantes y hasta sus opositores, que están presentes, trabajando, haciendo lo que deben hacer, para lo que fueron electos o designados. Rendir cuentas de los presupuestos que se les asignan, anticiparse a las crisis y no mirar para otro lado cuando viene el golpe.

Siempre se tiende a pensar y a criticar la gestión de un político, por el prurito de ser o no afín a él, y ahora, con las redes sociales, la cosa se está volviendo una batalla campal con acusaciones que cada vez suben más de tono.  No entiendo qué hace la oficina de comunicación del estado: las crisis más recientes por la que hemos atravesado, específicamente en abril del año pasado, cuando se dieron a conocer los #PanamaPapers y ahora en medio de las investigaciones de Odebrecth han sido enfrentadas con una tibieza que raya en la desidia y los principales voceros del gobierno –léase ministros, directores de instituciones autónomas y hasta el mismo presidente y vicepresidenta – optan por bloquear a un determinado periodista, como si el problema fuera el mensajero y no el mensaje.

Si vemos lo que pasa en otros países, el vocero del presidente o primer ministro emite responsablemente boletines periódicos porque es una obligación informar a la sociedad lo que está haciendo, así sean solamente letrinas.  Es necesario que se le informe a la población con veracidad y no con burlas (como la más reciente, del Ministro de Obras Púbicas, que alegó que nunca había caído en un hueco, como si la ciudad de Panamá no pareciera un campo de Marte) porque se les dio la oportunidad de representarnos en esos cargos, si no, no estarían en esas posiciones.

Está probado que implementar una buena estrategia de comunicación de gobierno le reduce a un político y su grupo un 50% de su trabajo y la inversión en futuras campañas y nos permite a nosotros, los electores, saber cuáles son las personas idóneas para representarnos.  Pero aquí se hace todo al revés: no se implementa un buen control de daños y cuando éste se produce, corren a contratar campañas carísimas de proveedores internacionales y nunca se conocen sus resultados (caso #PanamaPapers).

La Universidad de Panamá, con apoyo de la Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y la George Washington University ha estado dictando diplomados internacionales desde el año 2009 sobre gobernabilidad, gerencia política y gestión pública a través del Centro de Políticas Públicas y Transparencia de esa casa de estudios.  No hay que inventar nada, sino aceptar la responsabilidad de los cargos, dar la cara y sobre todo, dejar la burla a la inteligencia del más humilde de los panameños.  Como si no transitáramos por las calles y sufriéramos cada vez que caemos en un hueco, como si no sintiéramos que la ciudad es cada vez más peligrosa (el ministro aduce que es “percepción”) como si el costo de la canasta básica no subiera a diario, como si el país estuviera volando porque un chiringuito de cuatro mesas está lleno (“inventores de crisis” nos llamaron) como si no nos diéramos cuenta del jueguito en que anda el Ejecutivo y la Corte, para que no se investiguen de verdad los chanchullos de la gestión Martinelli, de la cual formaron parte por 26 meses los mismos que hoy nos gobiernan.

 

UN SIGLO MÁS PARA EL SIGLO

Por Mariela Sagel, El Siglo, 8 de mayo de 2017

La dura batalla que ha librado este medio, como parte del grupo GESE, desde hace exactamente un año, gracias a la OFAC y la infame Lista Clinton, se vio recompensada por los reconocimientos que recibieron los periodistas de La Estrella y El Siglo en los pasados premios del Concurso Nacional de Periodismo.  Los jurados, todos extranjeros y sin ningún antecedente de lo que ocurre en Panamá y algunos sin haberlo visitado nunca, premiaron la excelencia, el coraje y el valor de los abnegados colaboradores de estos dos medios, que se han tenido que reinventar en el último año.

Mucho se dice que en la adversidad y el infortunio uno saca fuerzas de donde no tiene.  El año transcurrido desde que se incluyó al grupo GESE en la Lista Clinton han sido de mucho estrés para los colaboradores, perdiendo 25% de su fuerza laboral, pero también de un crecimiento en contenido y concentración de la atención en los problemas importantes que acontecen en el país y el mundo.  Al no tener que llenar páginas con tonterías para justificar los anuncios comerciales, se ha ido haciendo el mejor periodismo, y eso fue lo que reconoció y valoró el jurado del XXI Premio Nacional de Periodismo.

No ha sido fácil, este diario perdió a su director y como él, muchos tiraron la toalla al ver que se acercaba la fecha de ejecución y no había humo blanco.  Se luchó hasta el final, y todavía seguimos luchando.  Y que no venga ni el embajador gringo, ni el presidente ni la vicepresidenta y su séquito de aduladores a darse méritos por haber logrado extender la licencia hasta julio.  Fuimos los que seguimos opinando, los que apoyamos con vigilias y con suscripciones, con voces de aliento, los que hemos blindado a GESE.  Lo menos que puede hacer el presidente cuando va a visita al loco que hoy ocupa la Casa Blanca es que saque a GESE de la Lista Clinton.