CRISIS ENERGÉTICA Y HUMANA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 27 de marzo de 2017

En menos de una semana las ciudades de Panamá y Colón, principalmente, han sufrido de fuertes y prolongados apagones, por diversas causas, una de ellas el incendio de unas plantas de transmisión bajo la responsabilidad de ETESA, el componente estatal de la fórmula de empresas mixtas en que se convirtió al inoperante IRHE hace 20 años.  El primero en salir corriendo de la crisis fue el mismo Gerente de la empresa del estado, alegando diferencias con la Junta Directiva.  Todo apunta que ha habido negligencia, descuido y falta de voluntad en darle un apropiado mantenimiento a las plantas de transmisión, y no se ha respetado la obligada redundancia que hoy día demandan los centros tecnológicos hasta más insípidos.

Entre un apagón y otro, florecieron los guayacanes que de alguna manera anuncian la llegada de la primavera, en un país donde las estaciones no se observan. Las escenas de estos árboles flameantes encandilaban la vista y, aunque pasajera, nos llenaba de júbilo contemplarlos y muchos se colocaban debajo para recibir la lluvia de flores efímeras amarillas que ellos desprendían.

Ocurrió también un hecho lamentable en una pizzería que, por malos entendidos, no dejó entrar a unos jugadores que habían sido invitados a comer allí.  La población se adelantó a condenar la acción discriminatoria y por el abuso a las redes sociales, el restaurante en mención se volvió en una tendencia fuerte, desplazando los acuciantes problemas que enfrenta el país y desenfocándonos de lo importante, reemplazándolo por lo urgente.

Otra de las “panameñadas” que nos tuvo distraídos fue la foto morbosa que circuló en la que reflejaba a Manuel Antonio Noriega entubado en su cama de hospital.  Independientemente del rechazo a su dictadura, no es de humanos regocijarnos por la condición de salud de un ser humano, y mucho menos de su muerte.  El que tomó la foto debió ser uno de los empleados del hospital y existe un código de ética sobre esos temas, que debería ser aplicado.

IMPLICADOS LLEGA PRONTO

Por Mariela Sagel, Facetas, 26 de marzo de 2017

     El 9 de enero de 2011 una masacre perpetrada contra jóvenes que estaban recluidos en el Centro de Cumplimiento de Tocumen sacudió a la ciudadanía.  Por televisión, concretamente los canales 2 y 13 filmaron las dantescas imágenes de custodios y policías insultando a 7 chicos que estaban tras las rejas que, en vísperas de su salida del penal, se habían encerrado en su celda para no participar de una reyerta que se llevaba a cabo en los predios de ese vergonzoso lugar de reclusión.  Las escenas televisadas fueron testigos invaluables que mostraban la desidia y la crueldad de la que pueden ser capaces los seres humanos.  El resultado fue cinco muchachos muertos, calcinados, y dos que sobrevivieron con severas quemaduras y graves secuelas psicológicas.  Los policías y custodios les gritaban todo tipo de improperios y al menos una bomba lacrimógena causó el fuego de uno de los colchones, que se propagó en el pequeño habitáculo, quemándolos en carne viva.

Masacre en el Centro de Cumplimiento de Tocumen el 9 de enero de 2011

El hecho conmovió a la población al punto de que se realizaron vigilias y protestas, reclamando a las autoridades justicia por estas muertes injustas. Los quemados murieron uno tras otro, al punto que a uno de ellos se les olvidó meterlo en la morgue cuando falleció, y al ir los familiares a verlo al día siguiente, recibieron una bolsa de basura ya en estado de descomposición.

Los dos sobrevivientes necesitaban de cuidados especiales para sanar sus heridas físicas, especialmente las vendas especiales que permiten que se regenere la piel quemada.  Un grupo de ciudadanos formamos un comité de apoyo y gracias a las ayudas que recibimos, pudimos comprarle las vendas –que el proveedor nos despachó a precio de costo— y llevarlos por meses a sus curaciones, así como ayudar a los deudos de los que fallecieron en sus urgencias personales y emocionales.  Varios abogados se unieron para llevar a juicio a los responsables y a pesar de la indolencia que mostraron las autoridades a cargo del sistema penitenciario en su momento y hasta los miembros del gobierno, el año 2016 se condenaron a los responsables de estas muertes (más de diez, entre custodios y policías) a 46 años de prisión.

El sistema penitenciario está bajo la responsabilidad del Ministerio de Gobierno y cuando una persona es privada de su libertad le corresponde su seguridad, alimentación y mantenimiento.  Ingentes fueron los esfuerzos para que la ministra en ese momento, los directores de esa dirección y hasta la Primera Dama, se sensibilizaran ante esta tragedia, y lo que logramos fue una actitud de total y absoluta indiferencia por el dolor ajeno.

Gracias al comité de apoyo a los quemados, además de su cuidado y recuperación, se le construyó una casa a uno de los muchachos, Christian Mora, cuyas condiciones familiares eran de indigencia y por el cuido que debía observar, demandaba de un entorno limpio y fresco.  No hay palabras para agradecer a tantas personas que fueron totalmente desprendidas en esos momentos y que solamente la justicia divina sabe que aportaron para no profundizar la herida supurante que les marcó la vida a estas familias y les cambió el destino.

IMPLICADOS

Implicados es una obra de teatro con vestigios de humor negro, que expone de manera crítica las deficiencias del sistema carcelario en que impera la corrupción y la pugna por el control de su administración a través de manipulaciones y triquiñuelas del poder. La misma está basada en ese incidente acontecido en 2011 dentro de las instalaciones del Centro de Cumplimiento de Tocumen.  Esta tragedia, de resonancia nacional produjo que en la presente administración y con el apoyo técnico de organizaciones internacionales, se reformularan las bases del sistema de resocialización de menores.

A partir de esos hechos, ha habido un giro de timón y ahora se han creado centros de cumplimiento que están llevando a cabo verdaderas labores de resocialización y espero que esta política continúe.  El centro que fue instalado en el año 2015 en las Garzas de Pacora no solo es un verdadero centro de rehabilitación sino que brinda oportunidades para que los jóvenes sean capacitados y de esta forma puedan reintegrarse a la vida útil una vez cumplan sus condenas.

 SINOPSIS

“La ciudadanía está enojada en las calles pidiendo justicia por el fallecimiento y lesiones sufridas por jóvenes internos como resultado del  incendio y hacinamiento del centro de cumplimiento de menores. Ante la incertidumbre y la paranoia de este suceso, Cabrera y Santamaría, dos de los custodios, se refugian en una habitación abandonada en el casco antiguo de la ciudad, que en el pasado les sirvió para reuniones clandestinas.

Encerrados, Cabrera espera la llamada de un superior, mientras Santamaría intenta comunicarse infructuosamente con su familia. Sin medir las consecuencias, cualquier contacto puede ser peligroso. El tiempo corre, y en ese período de desesperación y soledad, ambos, además de develar cosas del pasado, se enfrentarán a sus propios demonios, mientras afuera hay una sociedad que solo busca culpables del siniestro, sin interesarle encontrar las causas.”

IMPLICADOS es una propuesta cruda, sin tapujos pero sobre todo, muy humana. Es una historia espejo, acerca de lo que nos pasa como sociedad hoy en día. Todos estamos inmersos en esta maraña y lo que pase afuera de nuestras burbujas nos terminará afectando, tarde temprano.

Su director, Arturo Wong Sagel, que ganó el Premio Miró 2016 en sección Teatro con esta obra, se sirve del hecho del siniestro para contar una ficción a través de dos personajes (dos custodios) que escapan o se esconden con la intención de esperar órdenes de un superior. Allí el pasado y el presente se mezclan, y entenderán que ellos son parte de algo más, de un sistema que se los pasará por encima a como dé lugar.

Es una historia de corrupción, abuso de poder, manipulaciones e intereses financieros. Es una denuncia social, como muchas de las propuestas teatrales que este joven de 36 años ha hecho a lo largo de su exitosa carrera.  En ella actúan Andrés Morales, Roberto Thomas y Juanxo Villaverde, además del propio autor.

Implicados se estará presentando en el Teatro Anita Villalaz en dos funciones solamente, a las 7:30 p.m. el martes 28 de marzo y el miércoles 29 de marzo.

SOBRE EL AUTOR:

Arturo Wong Sagel es el director de la obra, que ganó el Premio Miró en Teatro en 2016

Arturo Wong Sagel es docente, dramaturgo, guionista, actor y director de teatro y cine.  Trabaja como profesor de teatro y cine en la International School of Panama y como profesor de apreciación teatral en la Universidad de Louisville, Panamá. Dicta seminarios y talleres de actuación, dramaturgia y puesta en escena.

Estudió las carreras de dirección teatral y cinematográfica en Estados Unidos y Argentina.

Ganó dos premios en el concurso Ricardo Miró 2016 en Teatro y Poesía por las obras “Implicados” y “Fragmentos de un espejo”.

Ha tomado cursos especializados en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños de Cuba y en Argentina.

Arturo Wong fue fundador del grupo teatral panameño El Espejo Roto, con el que ha realizado varios montajes de su autoría, tales como “Manual para pollos y cerdos” (2008), “Boom o los Vicariantes del 18” (2010), “Las internautas” (2011) “Fakelook” (2014) “El Ensayo” (2014) y la adaptación “Bodas de Sangre” de Federico García Lorca (2009).

También ha realizado montajes para otros grupos: “Que el diablo te acompañe” (Abelardo Estorino 2009), “La Duda” (John P. Shanley 2010), “Baldosas” (David Desola 2010) y  “Estábamos destinadas a ser ángeles” (Vanessa Montfort-2012). En el 2016 montó el musical “Magia” con internos del centro penitenciario de Pacora.

Como actor sus últimos trabajos fueron “TOC TOC” (2012, 2013) y “Los 39 Escalones” (2011).

Ha realizado los Cortos en video “Estancia” (2013) y “Semáforo” (2013).

Tiene un libro de cuentos publicado: “Orgía en el Olimpo” y otro de fotografías que ilustran los poemas de la escritora Mónica Miguel Franco. “20 poemas de desamor y una canción alcoholizada”.

Ha colaborado con artículos para las Revistas Haciendo Cine (Buenos Aires), Pauta, Portada, entre otras.

 

GENERACIÓN DE IDIOTAS

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 26 de marzo de 2017

     El sabio alemán Albert Einstein, en sus célebres frases que se han convertido en predicciones, dijo en su momento “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad; el mundo tendrá una generación de idiotas”, adelantándose con preocupación a la tendencia de los seres humanos a excederse en el uso de la tecnología.  Ese momento ya llegó y todo apunta que para quedarse.  No hay reunión social, gremial, política, hasta de gabinete de estado, donde la mayoría de las personas está más pendientes del “chateo” que de lo que se está discutiendo.  La serie de Netflix Grace and Frankie tiene una escena formidable en que el anfitrión de una cena familiar, antes de que se sienten los comensales, se ubica en la entrada del comedor con una caja donde todos los asistentes deben depositar sus dispositivos móviles para que no se produzca el inevitable diálogo de sordos.

En Panamá estamos en vísperas de entrar en una crisis energética de proporciones inconmensurables, que solamente han mostrado la puntita del iceberg al haber ocurrido dos grandes apagones que mantuvieron las ciudades terminales de Panamá y Colón sin el fluido eléctrico por varias horas, afectando de paso la planta potabilizadora de Chilibre, que abastece de agua a gran parte de la capital.  Aún no se sabe qué causas han producido estas fallas y el gerente de la empresa de transmisión renunció sin dar mayores explicaciones.  No se entiende cómo esto sucede en un país que atravesó un proceso de creación de empresas mixtas, en una combinación de capital privado y capital estatal hace 20 años y, a pesar de los detractores, ha probado que el antiguo Instituto de Recursos Hidráulicos y Electrificación (IRHE) era una empresa obsoleta que lo que ofrecía a la población eran “prendiones” y no apagones, como sucede en otros países menos desarrollados que el nuestro.

El tema es preocupante porque el asunto apunta a negligencia estatal, ya que las fallas han venido de la participación de ese lado, o sea, la transmisión, porque la generación ha funcionado de maravilla.  Se han escuchado en estos días toda clase de versiones, de que no ha habido el obligado mantenimiento de las maquinarias, que se está vendiendo energía a otros países en detrimento de las necesidades cada vez más crecientes del nuestro y otro montón de teorías que se producen al no dar la cara las autoridades responsables.

En el gobierno de Guillermo Endara las instituciones financieras internacionales impusieron la obligación de privatizar tanto la electricidad como la telefonía, y aunque se firmó el convenio por parte del ex vicepresidente Guillermo Ford, le tocó al siguiente gobierno ejecutar este compromiso, pero en la forma de empresas mixtas.

El no tener una contingencia para la planta de Chilibre y de esa manera exponer a la población no solo a que no cuente con electricidad sino también sin agua es inexcusable y debe asumirse de manera inmediata pero no con una comisión, –que no sirven para nada–, sino con un programa de evaluación de las infraestructuras que pueden fallar por faltas de mantenimiento.

Volviendo a la generación de idiotas, cada día es más común que la gente no se reúna, no converse, no hable sino que se chatee.  Inclusive hay algunos más idiotas que no pueden desprenderse del celular y ni siquiera revisan su correo electrónico para mirar los mensajes que por allí se envían.  He visto periodistas entrevistando por whatsapp, invitaciones enviadas por whatsapp, consultas legales por whatsapp y cortejos por whatsapp, entre otras muchas modalidades. Sin mencionar el abuso del Twitter, que está a otro nivel.

La tecnología debe ayudarnos a mejorar nuestro desempeño, pero no enajenarnos al punto en que muchos están.  Si volteamos alrededor, no hay personas que no esté concentrado en la pantallita de su celular y pronto los ortopedas –si no lo han hecho ya – van a tener que crear una especialidad para tratar los problemas de postura a la que obliga la adicción a mirar todo el tiempo el teléfono móvil.

Jordi Soler, el escritor y periodista mexicano-español, publicó recientemente un jocoso artículo en el periódico Milenio en que explicaba por qué los divertimientos electrónicos atenúan y hasta sustituyen la energía libidinal, en referencia a que los estadounidenses cada día tienen menos relaciones sexuales.  Y sentenciaba, cajoneramente, que “Occidente se derrumba solo desde hace medio siglo mientras nosotros, pobres mortales, vivimos distraídos, abismados, frente a la pantalla del teléfono”. Todo indica que el día que Albert Einstein temía ya ha llegado

MÁS INTERCAMBIOS ENTRE PAÍSES

Por Mariela Sagel, El Siglo, 20 de marzo de 2017

Ayer destaqué en mi artículo dominical de La Estrella el gran intercambio cultural que se está realizando entre varias embajadas, especialmente durante marzo, que es el mes de la Francofonía, que usualmente lo organizaba la Embajada de Francia y los países donde se habla este idioma (Haití, Canadá, Bélgica, Suiza) pero al que recientemente se han unido México, Costa Rica, Argentina, México, Marruecos, Kosovo y Egipto.  Cine, música, teatro gastronomía y muestras artísticas se llevan a cabo todo el mes y en forma gratuita.

También hubo un espectáculo de danza artística de China Continental y esta semana habrá un festival de flamenco.  Pero no me alcanzó el espacio para mencionar la semana británica que organizó la Embajada del Reino Unido en asociación con la Alcaldía de Panamá, que recreó hasta la música de los Beatles y el extraordinario evento de próxima generación que organizó, con apabullante asistencia y sobre todo, con una estricta puntualidad, la embajada de Israel titulada CyberTech.

Este evento sin precedentes fue el resultado de la revolución cibernética que ha cambiado el mundo en que vivimos, desde nuestro entorno más cercano hasta las infraestructuras que nos permiten disfrutar de los avances tecnológicos que se nos ofrece y fueron debatidos durante un día en la Ciudad del Saber.

Es la primera vez que se realiza en América Latina y Panamá ha sido el país pionero en celebrarlo, en el que confluyeron ejecutivos, técnicos y empresas de Estados Unidos, Israel y otros países de América Latina y se pudo ver también una exposición de las últimos soluciones tecnológicas, innovaciones y las tecnologías que cada día van tomando posesión en el mundo de hoy.  Era pertinente analizar las amenazas que los accesos tecnológicos promueven y la forma de prevenirlos.

Fue una jornada intensa pero satisfactoria, que demostró que Panamá está en la ruta correcta para convertirse en un hub tecnológico pero que tiene que hacer mucho para lograrlo.  Y lo más importante se realizó con una puntualidad extraordinaria, que permitió cumplir la exhaustiva agenda.

 

PICTURA MUNDI: UN LIBRO SEDUCTOR

Por Mariela Sagel, Facetas, 19 de marzo de 2017

A fines del mes de noviembre del año pasado se presentó, en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Sevilla primero y posteriormente en la prestigiosa Casa de América, de Madrid, España, el libro “500 años de la cuenca del Pacífico, una historia global”, cuyo autor es el historiador, geógrafo y diplomático panameño Omar Jaén Suárez. Este panameño, que le da lustre a nuestra intelectualidad, estuvo presente en ambos actos y finalmente la publicación se encuentra al alcance de todos en las librerías panameñas.

El libro es una publicación de Editorial Doce Calles de impecable factura, esmerada impresión e inmejorable reproducción de imágenes, con un contenido de 637 páginas, en un formato manejable. Su editor, Pedro Sánchez Moreno destaca en el prólogo que “se trata de un texto que sintetiza de forma ejemplar cinco siglos del devenir humano en una amplia zona del planeta que se está convirtiendo en el principal protagonista durante este siglo, y que sin duda nos ayudará a comprender las claves de su desarrollo y de su futuro.  Un texto inteligente, que unido a una selección de casi 800 ilustraciones, gráficos y mapas, nos va a seducir”.

SU AUTOR, OMAR JAEN SUAREZ   

Dr. Omar Jaén Suárez

Omar Jaén Suárez es el único panameño que ha obtenido el doctorado de Estado en Letras y Ciencias Humanas en la Universidad de Paris I, Panteón-Sorbona, el más elevado título otorgado por la universidad francesa, y el doctorado en Geografía (equivalente al Phd) en la Universidad de Aix-Marsella, con cursos de doctorado en Sociología y Demografía. Humanista y experto en ciencias sociales, con especialidad en Geografía, fue parte del equipo negociador de los Tratados Torrijos Carter y fungió como delegado en varias iniciativas internacionales alrededor del tema del derecho al mar y fronteras marítimas.  Ocupó varias posiciones en los Ministerios de Planificación y Política Económica y Relaciones Exteriores, y fue embajador de Panamá en Francia, Suiza y Andorra y delegado permanente ante la UNESCO.

Suma a su incomparable ejecutoria pública la de promotor de los proyectos del Museo del Canal, de la Ciudad del Saber y de la integración al Registro Civil de registros demográficos históricos.  Tiene a su haber importantes publicaciones que giran alrededor de geografía, historia social, historia diplomática y geohistoria de Panamá y el Pacífico, entre los que se encuentran La Población del Istmo de Panamá del siglo XVI al siglo XX, Análisis Regional y Canal de Panamá, Hombres y Ecología en Panamá, Geografía de Panamá, La Región de los Llanos del Chirú, Las Negociaciones sobre el Canal de Panamá 1964-1970, La Saga de los Arias en Panamá, La Recuperación de la Zona del Canal 1903-2003, Dimensiones de la Historia de Panamá 1903-2003, Las Negociaciones de los Tratados Torrijos-Carter 1970-1979, Diez Años de Administración Panameña del Canal 2000-2010, Impactos del Descubrimiento del Océano Pacífico, ensayo de conclusión y Panamá Soberana El 9 de enero de 1964, entre otros.

500 años de la cuenca del Pacífico

Ganó en 1991 el Premio Ricardo Miró, sección ensayo. Es titular de la Academia de la Historia de Panamá y correspondiente de la Academia de Historia de Colombia, y Miembro de Honor de la Société de Géographie, la más antigua y prestigiosa del mundo. Es comendador de la Legión de Honor, de la Orden del Mérito y de las Palmas Académicas de la República Francesa, y ostenta las insignias de las órdenes del Águila Azteca de México y de Francisco de Miranda de Venezuela.

LA HISTORIA GLOBAL DEL OCEANO PACÍFICO

En este libro imprescindible, España se coloca como el primer protagonista de lo que es el Océano Pacífico de hace 500 años hasta hoy.  Desde esa fecha entra este inmenso mar, –que de pacífico no tiene nada–, en la historia universal, en la historia global, porque hasta ese momento no existían sino historias parciales.  Había historias nacionales, continentales, pero no se sabía que existía este mar, que ocupa 40% del planeta, por lo que era completamente desconocida su relación con América por los europeos.

Relata el autor de esta obra monumental, que en solamente diez años se produjeron acontecimientos trascendentales que comprobaron la redondez de la Tierra: la llegada de los portugueses a las islas Molucas, en el archipiélago indonesio en 1512, el avistamiento del Mar del Sur por Vasco Núñez de Balboa, que lo logra atravesando del Istmo de Panamá en 1513 y en 1520 Fernando de Magallanes muere en el intento y Juan Sebastián Elcano logra alcanzar las islas indonesias, tan apreciadas por sus especies como la nuez moscada y clavos de olor, pasando por debajo del continente americano, lo que le da nombre al estrecho al sur de Chile.  También se demuestra que toda la tierra está unida por mar.

Aquí se destaca que el primer acontecimiento crucial fue el establecimiento de la ruta del oro y la plata desde el puerto El Callao, una vez que se conquistó el Perú, lo que permitió el crecimiento de la economía europea con su correspondiente expansión. Partiendo del Perú, esa ruta pasaba por Nombre de Dios y Portobelo, y llegaba hasta Sevilla, en 1597.  Unos años después, a fines del siglo 16, se estableció otra ruta, desde las Filipinas hasta Acapulco, y de allí desde Veracruz, atravesando México, y así se creó un vínculo entre las grandes economías del mundo, (India y China) con Europa. El Pacífico fue el detonante de la evolución del comercio entero y de la prosperidad de Europa, y de España en concreto.

Presentación del libro en Casa de América por el autor, la embajadora de Panamá en España y el Presidente del Instituto Cervantes, Rafael Rodríguez Ponga, Presidente de la Asociación Española de Estudios del Pacífico

En “500 años de la cuenca del Pacífico” se puede entender cómo fue que otras naciones europeas se acercaron al Pacífico, por el comercio, lo que propició la necesidad de aumentar el intercambio entre el lado oriental y occidental. El vínculo con China, India, Tailandia y las Filipinas fue importante para que otras naciones europeas se acercaran a esas regiones.

Así mismo, el Pacífico fue importante, desde el momento en que fue descubierto y comenzaron los intentos para llegar a las Indias, lo que aspiraba Cristóbal Colón. Hubo durante siglos esfuerzos descomunales entre el Atlántico y el Pacífico, para facilitar el comercio entre Europa y el Oriente.  En 1520 descubrieron el paso de Magallanes e   ingleses, holandeses, franceses y españoles, continuaron esos esfuerzos.

En 1906 un noruego de nombre Amundsen atravesó el Ártico, culminando una búsqueda que se dio durante siglos.  Desde hacía unos años se había gestado la idea de que había que construir un paso entre los dos mares.  Uno de los primeros en sugerirlo fue el célebre barón alemán Alexander Von Humboldt.  Los franceses empezaron en 1876 los estudios y las obras en esa búsqueda de la unión de los dos mares y la culminaron los estadounidenses, después del fracaso económico que tuvo la compañía francesa que había establecido Ferdinand de Lesseps. Este hecho, a juicio de Jaén, es el mayor esfuerzo que ha hecho la humanidad y el resultado fue el Canal de Panamá: Una conexión fluvial entre los dos océanos.

Tanto el estrecho de Malaca entre Singapur y Malasia como el Canal de Panamá –ahora triplicado en su capacidad por la ampliación — son referencias fundamentales.  Todavía hoy siguen siendo los mismos lugares los que tienen el peso del mayor transporte marítimo a nivel mundial. Allí está el embudo donde llega todo el comercio e intercambio. El estrecho de Malaca tiene que ver con el despertar de China, ya que ese país ha jugado un importante papel en la geopolítica.

Para comprender aún más la importancia del Océano Pacífico, solamente hay que señalar que la II Guerra Mundial terminó allí y por ese hecho los Estados Unidos, habiendo ganado la Guerra del Pacífico, emerge como la gran potencia mundial  También hay otro mensaje, y es que es en la ciudad de San Francisco que se constituyen la Organización de Naciones Unidas, para un nuevo orden internacional a fin de  asegurar la paz y la seguridad de todo el planeta, en 1945.

No escapan a este importante análisis los peligros que existen, como el caso de los litigios que tiene China con Japón y otros países, como Tailandia, Brunei y lo que acontece en Corea del Norte.  El Océano Pacífico es el principal mar de relaciones en el planeta, donde se han establecido las mayores ciudades, los puertos más grandes.  El Pacífico es un lugar crucial. En Asia hay mares interiores, mediterráneos asiáticos, rodeados de islas (Indochina por ejemplo).  Es un área más compleja desde el punto de vista geopolítico.  Ha sufrido toda clase de tensiones desde el siglo XX hasta hace poco.  Después de la guerra de Vietnam ha tenido conflictos menores.  La importancia que le da China al mar es novedosa. El comportamiento díscolo de Corea ha creado todo un revuelo.

La idea de este libro fue la de estudiar qué sucedió desde que llegaron los portugueses a las islas Molucas en 1512 hasta hoy, ver lo que se desarrolló en todo el Pacífico, y estimar que el destino del mundo se puede jugar en este inmenso océano.  El autor invita, al final del libro, a tener una visión de los orientales, –hasta de los australianos–. Los orientales nos deben mostrar su visión de lo que es ser parte de esta cuenca.

Omar Jaén nos urge a integrarnos en una historia global, no aislada, como demandan los tiempos. Que vayamos reconociendo el pasado, evaluando el presente y sobre todo, confiando en el futuro.  Necesitamos acercarnos.  El Pacífico se convierte en más multipolar, lo que disminuye la posibilidad de conflictos.  Si los Estados Unidos, como ha amenazado, se sale de la Alianza del Pacífico sería otra metida de pata más que crearía un desbalance y eso solamente beneficiaría a China y los países que la integran.

___________________________________________________________________________

500 años de la cuenca del Pacífico” es parte de la misión que tiene Editorial Doce Calles, de difundir las obras que constituyen la memoria histórica del patrimonio científico y social español e iberoamericano, y contribuir a él con nuevos análisis y enfoques: sociales, etnográficos, naturales, tecnológicos, éticos. El libro es considerado como un objeto de valor, por ello, la editorial se caracteriza por sus cuidadas y esmeradas ediciones, tanto en los contenidos como en las presentaciones.

“Este libro intenta dar una mirada global de cinco siglos al mayor de los océanos y a los países que están en sus riberas continentales e insulares, abordándolo bajo diversos enfoques, con predilección hacia el geohistórico. Se quiere aprender lo que sucedió durante quinientos años en una mitad del planeta, que permaneció desconocida para la otra mitad, y que desde el siglo XVI se vincula para formar parte de una historia común, al fin, universal. Se trata de una síntesis que aspira a mostrar a un amplio número de lectores las líneas principales de una historia que ocurre en una geografía singular, diversa y enorme. De un espacio geográfico de la tierra definido por su relación con el océano Pacífico, que baña los más importantes continentes habilitados, Eurasia y América, y el insular fragmentado, Oceanía, con sus dos accesos más concurridos, el estrecho de Malaca y el Canal de Panamá. Abarca los descubrimientos, conquistas, colonizaciones y exploraciones científicas que se iniciaron a finales del siglo XV hasta los hechos históricos más actuales de la geopolítica”.

EN EL MAR DE LOS SARGAZOS

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 19 de marzo de 2017

En este mar de los sargazos, que pareciera se ha convertido nuestro país, con tanto escándalo y señalamientos de corrupción, también pasan cosas buenas.  Muchas de ellas están ligadas a actividades culturales, y pareciera que mientras transcurre el intenso verano, no nos alcanza el tiempo para tanto gozo artístico.

En febrero la Autoridad del Canal de Panamá, como lo hace tradicionalmente, celebró su “Verano del Canal”, con sendos espectáculos al aire libre, donde además de conciertos, pasaron la extraordinaria película “Historias del Canal”, que fue producida por cineastas panameños para conmemorar los 100 años de la inauguración de esa obra que unió al mundo, y recoge 5 momentos patrios que marcaron nuestra nacionalidad.

Este mes se celebra la Francofonía, y se ofrecen conciertos, exposiciones, obras de teatro, películas y gastronomía relacionados a ella.  La “francofonía” es el conjunto de las personas y países que hablan francés, que pueden ser unos 275 millones en el mundo, en 5 continentes.  La primera vez que se formó una organización francófona fue en 1926 y el aglutinamiento ha ido evolucionando en diferentes instancias hasta 1970, que los representantes de 21 estados y gobiernos crearon la Agencia de Cooperación Cultural y Técnica (ACCT). El proyecto francófono evolucionó hasta 2005, con la creación del Organismo internacional de la Francofonía (OIF).  Hoy día la componen 84 estados miembros y los gobiernos que la integran.

Además de Francia, se han unido este año Costa Rica, Canadá, Argentina, México, Bélgica, Marruecos, Suiza, Kosovo, Egipto, Haití y Marruecos, iniciándose con un magnífico concierto que organizó la Embajada de Bélgica, del pianista Olivier de Spiegeleir.  La embajada de México trajo a un virtuoso guitarrista, Francisco Bibriesca, y proyectará la película “Las razones del corazón” en la Alianza Francesa la próxima semana, que es una adaptación libre de la obra de Gustave Flaubert, Madame Bovary.  Francia presentó la obra de teatro de Eugene Ionesco, “Las Sillas” y Haití, en conjunto con Canadá, tiene una exposición de Marie-Denise Douyon, que centra su enfoque artístico en temas ambientales y crea obras a partir de material desechado, objetos encontrados y promueve el reciclaje.

A los temas culturales y educativos, en los que principalmente giraba la celebración francófona, se han agregado temas políticos, como la paz, la democracia y los derechos humanos, el desarrollo sostenible, la economía y la tecnologías.  La OIF quiere contribuir a mejorar el nivel de las poblaciones y participa activamente en las acciones de cooperación multilateral bajo cuatro premisas: promover la lengua francesa y la diversidad cultural y lingüística; promover la paz, la democracia y los derechos humanos; apoyar la educación, la formación, la enseñanza superior y la investigación; desarrollar la cooperación al servicio del desarrollo sostenible.

Es muy interesante que jóvenes y mujeres sean el público objetivo, como también el acceso a las tecnologías de la información, para elevar el nivel educativo y cultural de todos los que se interesan por estas actividades.  Es una magnífica oportunidad para que se conozca la diversidad cultural de varios de los países miembros de la OIF y no solamente quejarnos de que Francia nos ha tratado mal por el tema de los paraísos fiscales.  Recordemos que los intercambios entre las culturas, las lenguas y las ideas, son las bases de un desarrollo humanístico de toda sociedad.

Como si fuera poco, la oficina comercial de China Continental (Panamá no tiene relaciones diplomáticas con ese país, que es el segundo usuario del Canal de Panamá) ofreció un espectáculo gratuito de danza artística en el Teatro Anayansi y esta semana la Embajada de España ofrecerá varios días de flamenco en un festival. A fines del mes empieza el Festival de Cine (IFF) en su sexta versión, que cada año está mejor y en esta ocasión trae verdaderas joyas de la cinematografía.  Vendrá la actriz cubana, Mirtha Ibarra, que trabajó en “Fresa y Chocolate” y “Guantanamera” junto a Jorge Perugorría (que también estará en Panamá) y se le rendirá un homenaje a Tomás Gutiérrez Alea, el mítico Titón, a los 20 años de su muerte, con el documental “Titón, de la Habana a Guantanamera”.  Mirtha Ibarra era la esposa de Titón y ella misma presentará este documental, así como podrá verse otra vez “Fresa y Chocolate”.

Aunque el nombre “mar de los sargazos” está asociado a un lugar que en los siglos XVII al XVIII tuvo la tétrica fama de ser el cementerio de buques de navegación a vela en el Océano Atlántico, para la poesía es el título del premio Ricardo Miró que recibió nuestro “poeta de los mares”, Manuel Orestes Nieto, en 1996.

¡QUÉ AÑO!

Por Mariela Sagel, El Siglo, 13 de marzo de 2017

A principios del mes de abril se cumplirá un año en que se dieron a conocer a nivel mundial los #PanamaPapers y el señor Fonseca no podrá celebrarlo con un dulce de Momi, como hizo cuando se cumplieron 6 meses, alegando que no se le había probado nada.  Es impresionante el anclaje y la profundidad de la corrupción en este país –y en otros del continente y del mundo – y pareciera que la mayoría de las personas no están conscientes del nivel de expectativa ciudadana que debe exigir, a gritos, más transparencia y más ética.

En un año se han destapado uno tras otro escándalo tras escándalo, todos vinculados a la corrupción, y seguimos tan tranquilos, cuando deberíamos estar exigiendo al gobierno que corrija el rumbo del país.  Siguió a los #PanamaPapers lo de la Lista Clinton, ahora Odebrecht y para culminar con bombo y platillo, los generosos “donativos” de los diputados de la desprestigiada Asamblea Nacional.

Algunos se rasgan las vestiduras alegando que hay un complot para dañar a nuestro país, lo que no es cierto.  Si aquí llueve, en otros países no escampa.  Parece ser una corriente mundial y global.  Hay 12 países en América Latina tocados por la mano generosa de Odebrecht, líos en Corea del Norte, descalificaciones en las próximas elecciones de Francia, y la lista sigue. Ni mencionar a Trump y su nefasta elección.  La diferencia es otros países enfrentan de manera diferente los problemas: en Perú el presidente Kuczynski declara “muerte civil” para corruptos y aquí las autoridades obstaculizan las investigaciones en todos los casos pendientes.

La población parece no sentir cómo la corrupción los afecta. Si no hubieran costado tanto las obras construidas, se pudo haber mejorado el sistema de suministro de agua, o las condiciones deplorables de las escuelas públicas, prestar mejores servicios médicos y así ad infinitum.  Se conforma con decir: robó pero hizo, lo que es inaceptable.  Es hora de que los ciudadanos exijamos un alto a tanta inequidad que hay en este país de rascacielos.

DONATIVOS LEGISLATIVOS

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 12 de marzo de 2017

La Asamblea Nacional de Diputados ha sido el centro de la más reciente turbulencia política, por unos “donativos” que resultaron en falsas ayudas, que obligaban a las personas que recibían los cheques a cambiarlos y a la salida del banco, un funcionario de esa institución los esperaba para quitarles el monto y darles una “propina”.  No debería extrañarnos que el Palacio Justo Arosemena siga siendo foco de escándalos.  De todas las instituciones panameñas, la más desprestigiada es ésa, y eso que la Corte Suprema compite por estar en la delantera.

Nuestro país está convulsionado por el tema Odebrecht y encima, suceden tragedias como el accidente de bus que dejó un saldo de 19 muertos y el ahogamiento de las niñas que se dirigían a una escuela rural.  La condición de salud de Manuel Antonio Noriega no escapa a la atención –y al morbo— de todos.  Todas estas “distracciones” intentan desviar la atención de lo medular: las instituciones están en crisis y siendo ellas la base de la democracia, enfrentamos un serio problema como país.

La Asamblea aborda temas tan dispares que siempre superan la capacidad de sorprendernos.  Un diputado con antecedentes cuestionables sugiere que se regule a los medios de comunicación para que cada cierto tiempo inserten en su programación mensajes cívicos y culturales.  Si esa iniciativa viniera de alguien que ha demostrado que le interesa el nivel cultural de este pueblo podría considerarse válido, pero las cosas se toman dependiendo de dónde y de quién provengan.  Es el cuarto o quinto intento de esta legislatura por meterle la mano a los medios y a la libertad de expresión.  No sabemos por dónde vendrán los tiros la próxima vez.

Las reformas electorales están siendo debatidas bajo serios cuestionamientos y el Tribunal Electoral, que después de la invasión se erigió como el más respetado y creíble de las instituciones panameñas ha mostrado un contubernio sospechoso con la Asamblea, lo que no es buen augurio.  Recordemos que la representación de los partidos políticos en este país es a través de ese órgano del estado, por lo menos para la percepción y comprensión de la mayoría de la población.

La sociedad civil, que ha querido que se le tome en cuenta, no logra entrar en este círculo cerrado y de allí que las reformas que con tanta dedicación se trabajaron por meses, hayan sido otra vez burladas –igual que hizo el gobierno anterior – sin tomarlas en cuenta.

Con tanto lío, tantos escándalos, tan poca acción de parte de los responsables de echar a andar este país, estamos atomizados sin lograr consensos.  Las declaraciones de Fonseca Mora hace un mes, que todos pensaban serían el “trigger” para que la gente tome conciencia de los graves problemas que enfrentamos, no han pasado de ser otro albur.  Todos los días sale un nuevo señalamiento de empresas o personas que fueron tocadas por la constructora brasileña Odebrecht y se van olvidando los escándalos anteriores, sin que se sepa en qué quedaron.  La lista de casos es cada día más larga, empezando por conocer el paradero del ejecutivo de la empresa Financial Pacific, Vernon Ramos, que desapareció misteriosamente hace más de cuatro años y el posterior involucramiento de esa firma en escándalos de corrupción que no logran aclararse.

Somos, como dice el slogan de carnaval, “un país en fiesta”, pero de forma permanente.  Un escándalo tapa a otro.  El Presidente de la Asamblea anuncia que formará una comisión para investigar los donativos que ascienden a 14 millones de dólares en su gestión, y todos sabemos que la forma más eficiente de matar un caso es formando una comisión sobre el tema.  Si no lo creen, Joseph Stigliz y Mark Pieth podrán ampliar más porque estuvieron brevemente en la que formó el gobierno nacional después del escándalo de los Panamá Papers y se frustraron por la falta de voluntad de hacer cambios reales.

Si se sigue la ruta del dinero, allí se encontrarán los delincuentes.  Ya se ha comprobado con los donativos de la Asamblea, con las reformas electorales, que le asignan cantidades verdaderamente escandalosas a las campañas y todos los casos de corrupción que se ventilan a diario, y parece que no quedan en nada.  Toca esperar a junio, cuando se revelen los nombres de las personas y empresas a quienes Odebrech sobornó, y después de esa fecha, será mejor cerrar el país y tirar la llave al mar.

De nuevo a clases

Hoy empieza otro año escolar con los mismos vicios y problemas de todos los años: infraestructuras en mal estado, tardanza en los nombramientos de los maestros y profesores, quejas de parte de los padres de familia por el alto costo de los útiles y libros de texto. Esto se repite año tras año y todavía no se toma la decisión de hacer un vice ministerio que solamente se encargue del mantenimiento de las aulas, que se planifiquen con tiempo las reparaciones que se necesitan y que se vayan haciendo durante todo el año.

Este gobierno y los anteriores no han comprendido (o no les interesa) que lo más importante para una nación es la educación. Invertir en ella es invertir en el futuro del país. Se le da prioridad a los asuntos comerciales, se vende al país como una plataforma de negocios, con servicios de alto nivel, pero no se prepara al ciudadano común para rendir en eso que se quiere vender. De allí viene la queja de que el panameño no está calificado, que es vago o que no se encuentra entre nosotros las personas preparadas para los más altos oficios. Y empieza la contratación de inmigrantes y la bola pica y se extiende.

Con tanto esfuerzo que hemos demostrado al mundo que hemos sido capaces de manejar el Canal de Panamá, a pesar de que gringos y algunos panameños gritaban a voz en cuello que no lo íbamos a poder hacer, deberíamos invertir en contagiarnos de creencia en la educación.

Sería muy provechoso que, antes de que se acabe esta gestión gubernamental – y de que se celebre la Jornada de la Juventud – se declare el “año de la educación” y que todo lo que se haga gire en torno a ella, incluyendo el rescate de los bienes patrimoniales en peligro, la recreación de las artes y las ciencias y, sobre todo, la solución inmediata de los problemas que afectan tanto los centros escolares como las evaluaciones de los docentes y la revisión de los planes escolares.

 

VIENE JON LEE ANDERSON

Por Mariela Sagel, Facetas, La Estrella de Panamá, 5 de marzo de 2017

El próximo mes de abril estará en Panamá, lugar que conoce bastante bien pero que tiene algún tiempo sin visitar, el periodista estadounidense Jon Lee Anderson, mítico escritor a quien se considera el heredero de Ryszard Kapuściński, el escritor polaco fallecido en 2007 que los periodistas serios lo tienen como referencia de cabecera.

Jon Lee es una curiosa mezcla de reportero de guerra, escritor y periodista y a pesar de ser gringo, vive en Inglaterra.  Hijo de padre diplomático y madre escritora, vivió parte de su infancia en Colombia, donde aprendió el español, y también estuvo con su familia en Corea, Taiwán e Indonesia.  Su casa era un laboratorio de sabores de todas partes ya que su madre incorporaba en la cocina los ingredientes de todos los lugares donde vivían.  El trabajo de su padre estaba directamente relacionado a la supervisión del New Deal en el campo agrícola.  A pesar de tantos cambios de países, idiosincrasias y gustos, la familia tenía la vocación de ser felices donde fueran y el resultado es que Jon Lee es un entusiasta de los viajes y un fanático de la geografía y los mapamundis.

Este escritor y periodista, que disecciona en sus perfiles hasta los gestos que hace el objeto de su estudio, ganó renombre mundial al publicar la biografía del Che Guevara, labor para la que se instaló con su familia en Cuba por tres años, con la colaboración de la esposa del guerrillero argentino, Aleida March, pero vigilado por la seguridad del estado.  Esa biografía “Che Guevara, una vida revolucionaria” es considerada la mejor y más documentada, porque se aleja del fanatismo o fascinación para mostrar un personaje con sus claroscuros.  Recientemente se ha publicado en forma gráfica, en tres tomos, y a la presentación del primero tuve la oportunidad de asistir, en 2015, y allí le empecé a hablar de venir a Panamá a dictar un taller y a “embullarlo”.

Jon Lee Anderson empezó su carrera de periodista en Perú, como reportero de “The Lima Times”.

TALLER DE PERIODISMO INVESTIGATIVO

El taller de Anderson va a tener una duración de tres días, y para el mismo se tiene que postular el interesado,  someter un trabajo, que será evaluado por un jurado internacional y de aceptarse, podrá participar. Lo que se busca es que el maestro trabaje con los autores de los trabajos seleccionados, mediante charlas magistrales, sesiones de debate, clínicas individuales y análisis de textos, con el objetivo de reflexionar y trabajar la carpintería del oficio.

Los estudiantes de periodismo también podrán escuchar al maestro Jon Lee Anderson en una charla en la Universidad de Panamá, abierta al público, donde podrán hacerle preguntas tanto de los temas que ha tratado en sus magníficos artículos en la revista The New Yorker y otras publicaciones, como en sus libros Zonas de guerra, que escribió junto a su hermano, Scott, Guerrillas, La tumba del león: partes de guerra desde Afganistán y la muy bien documentada La caída de Bagdag.  Y por supuesto, de las coyunturas actuales por las que atraviesa Panamá y los países involucrados en los escándalos de los PanamaPapers y Odebrecth.

El periodista Jon Lee Anderson

La visita de Jon Lee Anderson es posible gracias a los esfuerzos del Fórum de Periodistas por las libertades de expresión e información y el Taller Editorial Concolón, además el respaldo de entidades y empresas entre las que se destaca el Centro Cultural de España.  La insistencia de que viniera es parecida a la que tuvieron los organizadores del seminario en Huesca, en 2005, donde pronunció este aforismo: “Si algo se vuelve cotidiano, nos olvidamos de los detalles”.  “El cronista depende de la capacidad de asombro; su peor adversario es la rutina, lo que se da por sentado”.

Y como Jon Lee está acostumbrado a estar reporteando en los lugares donde no puede haber rutina, últimamente ha estado yendo y viniendo a México, Reino Unido, Colombia, Cuba y Estados Unidos, gracias al impertinente presidente de su país, que trae a todo el mundo de cabeza.

EL OFICIO DE JON LEE

En una de las muchas entrevistas que le han hecho confesó que “escribo porque es lo único que sé hacer”.  También que es un escritor y periodista que a veces va a la guerra.  Los perfiles que ha hecho de personas en el poder han sido precisos y llenos de detalles, porque él domina los datos, se basa mucho en su instinto, en el ambiente que rodea a sus “perfilados” y disecciona hasta el más mínimo aspecto con que cuenta al personaje.  Son famosos los que hizo del Rey Juan Carlos de España, de Augusto Pinochet, Hugo Chávez, Fidel Castro, García Márquez y situaciones como la exhumación de los restos de García Lorca, entre muchas otras de sus crónicas.  Llama la atención la conjunción de adjetivos que hacen sublimes sus descripciones, por ejemplo: decepcionantemente modesto, inquietamente parecido, irresistiblemente atento o discretamente buena.

Che Guevara, una vida revolucionaria, en edición gráfica

Siente una infinita curiosidad por el poder y cómo éste afecta la vida de millones de personas y le interesa entender la esencia del poder y cómo hace para cambiar a la gente.  De esa manera, alega, explora y comprende un poco mejor el mundo en que vivimos, donde todo es una lucha de poder.  En defensa de los periodistas ha dicho que son los únicos intermediarios entre el público, que no tiene poder, y los que lo tienen (sean políticos o millonarios).  Ellos tienen un deber con los demás a cambio de ese poder que han obtenido y que deben ejercer bien.

Donde va lo atienden como un “rock star”, porque la gente sabe el poder que tiene su pluma y él mismo puede sentir en determinado momento simpatías con un bando u otro, pero siempre se ha esforzado porque ellas no tiñan sus reportajes.  Así como hizo la biografía del Che escribió un perfil de Pinochet, con el mismo rigor profesional en uno y en otro.

Su método de trabajo es bastante empírico, le gusta observar tanto el lenguaje corporal como los entornos, los gestos, acumular cuanta más información pueda, incluyendo la rumorología, tan predominante en algunos países (como en España).  Es un gran admirador de George Orwell y de Graham Greene, y usa las técnicas del periodismo en directo que practicaban Orwell y John Reed.  Sus perfiles son concisos y sencillos, sin andarse por las ramas pero destacando la agudeza de las descripciones y comentarios, en hábil conjugación con el contexto y siempre está presente un detalle que ilumina y le da un barniz literario al trabajo periodístico que realiza.

El periodista Jon Lee Anderson

En cuanto al acto de escribir, lo describe como muy solitario, el de reportear muy egoísta pero enseñar le permite salir de sí mismo.  Insiste en la importancia en nunca dejar de aprender y él lo hace de sus estudiantes y también de los lugares que visita. Más que un maestro, comparte algunas cosas que ha aprendido.  Es parte del equipo de la Fundación de Nuevo Periodismo Latinoamericano, que fundó Gabriel García Márquez, cuya sede está en Cartagena.  Ha recibido los premios José Couso de Libertad de Prensa (2007) y María Moors Cabot (2013).

En el libro “El dictador, los demonios y otras crónicas”, prologado por Juan Villoro, periodista y escritor mexicano, destaca la aseveración de que “Anderson se adentra en las entretelas del poder para registrar abusos.  Un relato transversal recorres estas crónicas: la mayoría de las veces, los autócratas de América Latina logran su cometido con el apoyo de los Estados Unidos”.  En este libro están recogidos varios de los reportajes que han aparecido en The New Yorker, como su estancia en Cuba para hacer la biografía del Che, el perfil del Rey Juan Carlos, el poder de García Márquez, una de Fidel Castro, otra de Hugo Chávez, la vida en las favelas brasileñas, el litigio por exhumar los restos de García Lorca y una muy interesante titulada “Carta desde Panamá: Parcelas en venta con vistas al mar”, donde relata una visita que hizo en los tiempos del gobierno de Mireya Moscoso y se entrevistó con Nicolás Ardito Barletta, que estaba al frente de la Autoridad de la Región Interoceánica (hoy Unidad de Bienes Revertidos) y también con el entonces alcalde, Juan Carlos Navarro.

El dictador, los demonios y otras crónicas

Para Jon Lee Anderson, la información es poder, pero siempre que sea buena información.  Las urgencias de internet o la falta de recursos económicos no son excusas para un mal periodismo.  La salud de la profesión no vendrá de la banda ancha con que se cuente, sino del ejercicio del periodismo, de la buena práctica de su razón de ser, mirar, ver y contar lo que pasa por delante, cada día y en cualquier situación.

En una entrevista que leí, Jon Lee manifestaba que la novela Nostromo, de Joseph Conrad lo había impactado muchísimo y que todavía le sirve de metáfora para muchas situaciones que encuentra en América Latina y alrededor del mundo.  Esa novela fue escrita en 1904 y se refiere a un país, en teoría ficticio, convulso, con líderes corruptos y dictatoriales, caciques de guerra, revolución y lucha de clases y de razas en torno a una mina de plata.  Ese país, al que Conrad nunca visitó, es supuestamente Panamá y ojalá que su visita al istmo le sirva para esclarecer muchas interrogantes que aún tiene este pequeño istmo, donde se venden parcelas con vista al mar.

___________________________________________________________________________

En la era actual, donde estamos expuestos a una sobre saturación de noticias, algunas verídicas y otras falsas, tenemos más una mezcla de información y entretenimiento y los medios visuales endulzan la noticia (o la catapultan) para que los televidentes la asimilen con más facilidad.  Muchas veces, y dependiendo de la agenda del medio, hasta se manipula al público.  Podríamos asimilar las noticias si tuviéramos el tiempo para discutirlas, digerirlas, pero vivimos en un mundo en permanente conflicto, donde todos los días hay un escándalo y donde la globalización también ha incluido a la corrupción.