TOMEMOS CONCIENCIA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 30 de enero de 2017

Panamá ha entrado en un torbellino de problemas que uno tapa al otro y no podemos concentrarnos y ponerle prioridades.  Tal parece que un escándalo le cae encima al otro y eso no lo podemos permitir.

El pago de coimas de Odebrecht debe llevarse hasta las últimas consecuencias y que se auditen todos los proyectos que esta empresa constructora ha hecho desde el año 2006. Al Ministerio Público deben dársele los fondos necesarios para que investigue sin cortapisas, y de la misma forma, devolverle el expediente de los #PanamaPapers y que empiece, de una vez por todas, a investigar ese asunto.

Todos los ciudadanos debemos participar en el debate de la propuesta ley 245 porque si no lo hacemos, si seguimos indiferentes, la delación no va a ser otra cosa que más impunidad para los corruptos.  Hay que estar alertas e involucrarnos.  De igual forma, exigir que se aclaren todos los chanchullos que nos han sobresaltado en los últimos años, como Financial Pacific, Barro Blanco, Riegos de Tonosí, por decir unos pocos, pasando por todas las obras de infraestructura que cuestan el doble o triple de lo que se estimaba.

Los panameños tenemos que estar conscientes de que la corrupción nos afecta a todos, porque encarece las obras de infraestructura, o priva a los más necesitados de servicios básicos como agua, alcantarillado, educación o salud.  Panamá está entre los países más desiguales del mundo, pero a los ojos de todos somos el que más crece en la región, lo que es incongruente con lo que realmente ocurre.  Cada día se encarecen más las cosas y se reducen las oportunidades para ascender en los campos laborales.  Si todos tomamos conciencia de lo grave que estamos, haremos los cambios y exigiremos la rendición de cuentas necesaria.  No es excusa el decir que “robó pero hizo”.  Es inaceptable y se hace cómplice de la corrupción el que así piensa.

‘Panama’ sin ‘Papers’

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 29 de enero de 2017
Se deben investigar los proyectos en los que hubo sobrecostos y sus responsables y evaluar el riesgo de suspender o cancelar los contratos vigentes

 El escándalo de las coimas que pagó a funcionarios de tres administraciones gubernamentales (incluyendo a la actual) la empresa de construcción brasileña Odebrecht tiene a todo el mundo especulando y a otros temblando. En Perú, el presidente Kuczynski anunció que la constructora no seguiría haciendo los proyectos que ya se había adjudicado y en la República Dominicana se organizó una marcha multitudinaria. En Panamá marchamos unas 4500 personas (no las mil que reportó este diario). La de aquí congregó a muchos empresarios, señoras de la alta sociedad, profesionales y algunos grupos sindicales y movimientos sociales y políticos, pero no permeó a las clases medias bajas, que son al final las que se ven gravemente afectadas por la corrupción rampante que se ha adueñado de este país. Cuando los pobres entiendan que este flagelo les afecta a ellos porque les encarece la vida o les priva de tener acceso a servicios básicos, entonces saldrán a protestar. Mientras tanto, según se lee en un comunicado del Suntracs (el sindicato de los trabajadores de la construcción) parecería que los contratos que se ganó Odebrecht los están peleando los dueños de contratistas locales para quedarse con ellos.

Antes de la marcha, varias escaramuzas trataron de boicotearla: el lunes se conoció la noticia de que se le iba a conceder el solicitado depósito domiciliario y salida temporal de la cárcel El Renacer al exgeneral Manuel Antonio Noriega, donde está recluido desde que regresó al país en diciembre de 2011. A la fecha aún no se ha logrado cumplir con la orden de la Corte Suprema de Justicia y algunos malintencionados señalaron que su libertad se daba ahora que se había nombrado como ministra de Gobierno a quien es cuñada de la hija del militar. Era un afán por desviar la atención y hacer daño a una profesional que espero no deje mal al género al frente de ese cargo, y se aclaró que el Ministerio de Gobierno no otorga libertades o permisos a presos sino el Órgano Judicial. Después saltó la noticia de uno de los involucrados de otro de los más sonados escándalos de la administración anterior, había sido capturado por Interpol. Y finalmente, el presidente, en declaraciones en tono claramente alterado —se asemejó mucho a Nicolás Maduro en sus discursos populacheros— canceló su asistencia a la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), después que ya había anunciado que iba.

El asunto no es tan fácil como reclama la procuradora, de que por medio de un acuerdo verbal Odebrecht va a devolver al Estado el monto que pagó en coimas. En lo que hay que profundizar y concentrarse es en auditar los proyectos desde el Sistema de Riego Remigio Rojas (2006) hasta la Línea 2 del Metro y la Renovación de Colón, incluyendo el diseño y construcción de las aceras en la ciudad (responsabilidad del Municipio) que suma unos $100 millones. El costo total de los proyectos que ha ganado Odebrecht asciende a $9226.60 millones. Se deben investigar los proyectos en los que hubo sobrecostos y sus responsables y evaluar el riesgo de suspender o cancelar los contratos vigentes sin que se perjudique onerosamente su ejecución y culminación. La actual administración del aeropuerto, por ejemplo, empezó coja porque la anterior arrancó la ampliación sin que conectara la nueva terminal con la existente (típica actitud de la gestión Martinelli para perjudicar a Copa) por lo que ya hay sobrecostos.

Debemos ser racionales y objetivos en medio de la pasión que nos ha llevado a estar hartos de tanta impunidad por causa de la corrupción. Hacer docencia en que si bien las coimas se las llevan los funcionarios que están en un puesto de mando en su momento, a la mayoría de los panameños nos aumenta la desigualdad, colocando al país entre los más desiguales del mundo, donde la riqueza suma al PIB y al índice de crecimiento, pero no llega a la gran mayoría de la población.

Y como cerecita del pastel, la procuradora —que más bien parece encubridora— dijo lacónicamente que su despacho ya no podrá seguir investigando el caso #PanamaPapers porque el Primer Tribunal Superior de Justicia ha recibido un amparo de garantías constitucionales para que entregue los documentos originales de la investigación. Mejor dicho, no habrá investigación y seguramente el señor Fonseca comprará un pastel más grande cuando se cumpla el año en que se dio a conocer este escándalo. Y lo anunciará cínicamente por Twitter.

EL REGRESO DE MARCELA SERRANO

Por Mariela Sagel, Facetas, La Estrella de Panamá, 29 de enero de 2017

 La escritora chilena, conocida por su militancia de izquierda y sus fuertes convicciones feministas presenta su décima publicación ‘La novena’
Marcela Serrano, escritora chilena que ha publicado libros tan adictivos como identificados con el género femenino como ‘Nosotras que nos queremos tanto’, ‘Para que no me olvides’ y ‘El albergue de las mujeres tristes’, vuelve con su décima novela titulada ‘La Novena‘. Es la primera vez que esta feminista confesa introduce como protagonista principal a un hombre, y en este caso lo hace para dar más fuerza a los personajes femeninos.

Con una abierta posición política de izquierda, defiende que ser feminista es definirse como ser humano. Hija de intelectuales y educada en París, salió al exilio durante la dictadura de Augusto Pinochet y vivió en Italia. A su regreso a Chile estudió en la Escuela de Bellas Artes y estuvo un tiempo dedicada al grabado y la pintura hasta que se dedicó por entero a la literatura.

Su primera novela, Nosotras que nos queremos tanto , fue publicada en 1991 y en el año 1994 ganó el Premio Sor Juana Inés de la Cruz, que reconoce la excelencia del trabajo literario de mujeres en idioma español de América Latina y el Caribe.

Este prestigioso premio fue creado en 1992 durante la realización del III Simposio de Escritura de mujeres de América Latina y desde entonces se entrega durante la celebración de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y es auspiciado por la Universidad del Claustro de Sor Juana, constituyéndose en uno de los premios más prestigiosos. Marcela Serrano fue la segunda escritora que obtuvo ese galardón.

Otras obras suyas son Para que no me olvides , Antigua vida mía (catalogada como novela policíaca), El albergue de las mujeres tristes , Nuestra Señora de la Soledad , Lo que está en mi corazón (con el que fue finalista del Premio Planeta 2001), Hasta siempre, mujercitas , La llorona , Diez mujeres , Dulce enemiga mía , además de cuentos y alguno que otro divertimento.

Su regreso era esperado y la novela ha sido muy bien acogida en todos los ámbitos porque a pesar de que vuelve sobre el tema del exilio, la dictadura de Pinochet y las secuelas que ésta dejó, hay elementos que no se conocían y a los cuales se aferra, porque Marcela Serrano sabe a cabalidad sobre lo que está escribiendo y transmite, con claridad y sin muchos afeites, los temas que rodean, preocupan, afectan, a las mujeres de hoy.

La novena, última novela de Marcela Serrano

LA NOVELA

El elemento novedoso que vemos en esta novela es el término ‘relegado’ que se adoptó durante los oscuros días de persecución contra los opositores a Pinochet. Los relegados no eran prisioneros, pero estaban marcados como si lo fueran.

Se les relegaba a localidades retiradas de los centros urbanos, a vivir en la pobreza, reportarse a diario con los carabineros.

Los que la sufrían tenían que buscarse la vida sin dinero ni la posibilidad de trabajar legalmente en los lugares inhóspitos a los que eran desterrados.

Es como si hacia finales de la dictadura los militares se entretuvieran con libros de geografía, buscando en la alargada silueta de Chile los lugares más inhóspitos y alejados donde desterraban a los revoltosos y agitadores.

Muchos de los que sufrieron de esta ‘relegación’ provenían de familias sin medios e iban a pueblos pequeños y temerosos, sufrían de serias discriminaciones y desconfianza de los pobladores, aunque en el caso de Miguel Flores, el protagonista de esta novela, se le abrió un mundo al conocer a la dueña de la finca ‘La novena’.

El hecho que la relegación no se les aplicaba a las mujeres la obligó a introducir un personaje masculino en su narrativa y confiesa que se sintió a gusto metiéndose en su siquis.

Amelia, la dueña del fundo donde se desarrolla La Novena , es una viuda de clase alta y de pensamientos progresistas, es culta e independiente, de esas que a pesar del machismo de la sociedad chilena, ha logrado hacerse de una identidad propia. Al principio el joven relegado, Miguel, la vio, en sus incipientes veinte años, como su enemiga natural, pero entre ellos se forja una fuerte amistad que se basa en las lecturas y el intercambio de ideas que van haciendo cambiar al aspirante a sociólogo.

Una escaramuza típica de las dictaduras obliga a Miguel a salir de forma clandestina del fundo y a su dueña la encarcelan y torturan. El chico logra escapar, se va a Inglaterra y allá se labra una exitosa carrera en el mundo de la publicidad, cambia de aspecto y hasta publica sus tres primeros libros dedicados a las mascotas que tenía en ese recóndito lugar de la geografía chilena: una lagartija, un perro y un gato. Durante su estancia en el Reino Unido busca desesperadamente la única pariente con la que Amelia tenía una relación cercana y cuando la encuentra tiene con ella apenas dos encuentros, porque cuando se iba a dar el tercero, Sybil (que así se llamaba) fallece.

A su regreso a Chile, y ya con fama y cierta fortuna, vuelve a la Novena a confrontar a la hija de Amelia, Mel, que le guarda un inmenso resentimiento por las consecuencias que tuvo la cofradía de su madre con él. Ese desenlace es trepidante e inesperado, pero bien vale la pena la lectura del libro.

LAS REFERENCIAS

En alguna de las entrevistas que leí cuando el libro salió al mercado recuerdo una en especial que señala que la historia está basada en una experiencia real, de su madre, que vivía en una finca (como en la que ella ahora vive y escribe) y donde también llegó un relegado. Una especie de autobiografía.

Marcela Serrano, foto de gabriel renie

De igual forma vuelve a insistir en la misoginia que permea al mercado editorial y la campaña de infundios y descrédito que han sufrido en Chile escritoras como Isabel Allende y ella, a quienes se les ha dicho que son ‘light’ y producto del marketing. Serrano, de fuertes convicciones, como sus personajes femeninos, dice categóricamente que los hombres no saben escribir sobre mujeres y cuando lo hacen, hay algo en su narrativa que no entona, porque les falta el conocimiento. Ahora ha disminuido la aversión hacia las escritoras chilenas, y sus nombres se han ido consolidando y cada vez resuenan más y son más exitosas.

A pesar de volver a ubicar su novela en los años de la dictadura de Pinochet, Marcela Serrano ha dicho que a su generación esa etapa le dejó una huella indeleble, por lo que esa circunstancia está presente en toda su obra. No se imagina a qué se habría dedicado si no hubieran ocurrido esos hechos.

En La Novena , el gobierno militar y sus desafueros no solo es el trasfondo sino que es el detonador y factor determinante en las relaciones entre los personajes. ‘Pinochet es un veneno, le dijo Amelia a Miguel, el relegado, y lo peor son sus Chicago Boys, el experimento que hacen con la economía en Chile es el más peligroso, durará más que la dictadura misma, acuérdate de mis palabras’ le subrayó Marcela Serrano a Saila Marcos en una entrevista en octubre pasado. ‘Los que entendían de economía sabían lo que estaba pasando’, explica la escritora sobre este fragmento del libro, ‘yo no alcancé a entender el daño, pero piensa que llegó Milton Friedman con sus Chicago Boys a este experimento maravilloso que no tenían límites. No había Parlamento ni nada que les detuviera, así que hicieron lo que quisieron. Poder practicar en un país el sistema llevado al extremo fue el placer máximo del neoliberalismo. Y ese sistema no se cambió cuando llegó la democracia, se mantuvo contenido un tiempo, pero ya explotó y ha habido gigantescos movimientos que han expresado su malestar por el neoliberalismo, aunque ha sido muy tarde. Jamás pensé que íbamos a convertirnos en un país con un capitalismo tan salvaje’.

POLITICA EXTERIOR DESACERTADA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 23 de enero de 2017

Desde el pasado gobierno, la política exterior ha estado en manos de chambones y panameños poco patriotas.  Ha estado plagada de desaciertos, a pesar de que tuvo un éxito relativo con la organización de la Cumbre de las Américas, en abril de 2015.  Sin apegarse a los tratados internacionales, se ha alejado de la imparcialidad que nosotros, como garantes del tratado de neutralidad del Canal, debemos observar. Si bien nuestro país fue el escenario donde hablaron por primera vez Raúl Castro y Barack Obama, posterior a ese hecho la administración del presidente Varela entró en un laberinto del que parece no salir.

Se sumó sin razón a la coalición internacional contra el Estado Islámico, no ha logado una participación destacada en la crisis entre Colombia y Venezuela y al contrario, se abstuvo en el escenario de la Organización de Estados Americanos (OEA) argumentando una mediación que nunca ha sido cierta. Se comprometió a recibir refugiados sirios y al día de hoy, no se define con relación al Oriente Medio y no sale del empantanamiento que rige las diferencias con el vecino país de Colombia.

Con la reciente derogación de la política de los pies mojados de los cubanos que quieren llegar a Estados Unidos, tenemos un montón en territorio panameño que no sabemos qué vamos a hacer con ellos.  Por cuenta de todos los casos de escándalos que nos mantienen en vilo desde el año pasado (#PanamaPapers, Lista Clinton y más recientemente Odebrecht) revela que estamos volviendo a la política complaciente con Estados Unidos y no hemos logrado independencia de criterio con los grupos financieros internacionales.  La reciente visita a Davos de la Canciller –que salió huyendo del país por su metida de pata en una entrevista en la que demostró su falta de conocimiento del cargo que ocupa y del ser panameña—más que lustre, fue una reprimenda pública que se aguantó porque a eso nos quieren llevar, a ser sumisos.

Estamos entrando en un verdadero túnel oscuro.

 

 

FESTIVAL ARAGON NEGRO

Por Mariela Sagel. Facetas, 22 de enero de 2017

El pasado 14 de enero (con un gran pistoletazo el viernes 13 con la luna llena de enero, la más bella y provocadora de fondo), se dio inicio al IV Festival Aragón Negro en 12 sedes de la provincia de Zaragoza y la comunidad autónoma de Aragón.  En esta versión se han sumado 4 sedes a las que ya habían acogido este tenebroso festival y entre todas sostendrán un total de 200 actividades, que durarán hasta el 31 de enero.

El Festival, conocido como FAN, es dirigido por el conocido escritor, historiador e incansable gestor cultural Juan Bolea, que ha estado en dos ocasiones anteriores en la Feria del Libro de Panamá para dirigir actividades similares.  Lo interesante de esta fiesta de las letras, música, cine, gastronomía y toda clase de manifestaciones artísticas es que gira en torno al género negro, que cada día se pone más de moda.

Afiche del FAN

El FAN es patrocinado por empresas vinícolas, el gobierno de Aragón y auspiciado por los ayuntamientos de las ciudades donde se celebra, empresas editoriales, librerías, distribuidoras de películas y muchas otras, incluyendo las relacionadas al turismo y ha ido consolidándose con cada nueva versión. El festival incluye toda una muestra gastronómica en las diferentes sedes, presentaciones de libros de escritores que cultivan el género negro y actividades de danzas en torno al mismo. Dice el comunicado de prensa que el componente cultural se complementa con el social, ya que el FAN ha reiterado este año su firme compromiso con la lucha por la igualdad, causa que apoya y a la que dará visibilidad con un debate el día 26 de enero y la lectura de un manifiesto.  FAN está dando pasos firmes para llegar a toda la sociedad a través del género y a través de ello crear conciencia.

El FAN se realiza bajo un eje temático, “Monstruos, raros y heterodoxos” y sus sedes son Zaragoza, Huesca, Teruel, Pina de Ebro, Calatayud, Daroca, Utebo, Borja, Calamocha, Valderrobres, Gelsa y Mirambel.

El día 26 de enero se entregarán importantes premios, uno al escritor irlandés John Connolly, el Premio de Honor del FAN, que a juicio de Juan Bolea, su obra es “convincente y consecuente” y Connolly “tiene todo lo que debe tener un gran autor”.  Sus libros no solo giran alrededor del género negro sino que le hace guiños al terror y en ellos están muy presentes los fenómenos fantásticos y sobrenaturales.  El acto de entrega será una gala que se celebrará en el Teatro Municipal de Zaragoza.  También se entregará otro premio titulado “El mejor de los nuestros”, a fin de reconocer a aquellos profesionales, autores, editores, libreros, gestores culturales, que a lo largo de los años han estado comprometidos con el género negro.  En esta primera edición el premio será entregado al librero Paco Camarasa,  propietario de la librería “Negra y Criminal”, de Barcelona, y que es en un santuario de la novela policíaca y referencia obligada. “Va a ser la mejor manera de premiar y de reconocer el esfuerzo que se ha hecho por la divulgación, el conocimiento y el estímulo de este género”, ha señalado Bolea. Camarasa es el autor de un libro imprescindible, “Sangre en los estanques” que es la biblia del género en cuestión.

Afiche del ciclo de cine Femme Fatale

COMPLEMENTOS ARTISTICOS

Exposiciones de fotografías, muestra de cine, degustaciones gastronómicas, puestas en escenas son apenas partes de esta fantástica actividad.  La encargada de abrir el festival fue la compañía Facultad Mermada con la obra “No somos ná”, que mezcla lo trágico con lo cómico.  Se ha apostado por un ciclo de cine de Kirk Douglas además de otro de asesinos fuera de serie.  Aragón Negro Gastronómico es una novedad que incorpora bares y restaurantes con platos originales y temáticos, con la seguridad de que nadie va a morir envenenado.

Habrá una muestra fotográfica titulada “Cómo me gustaría estar allí cuando suceda” de Antonio Campo en Huesca y las pastelerías Manuel Segura participarán diariamente con una colección de dulces alusivos a los “Monstruos, raros y heterodoxos”. También una exposición de “Vampiros y otros seres sobrenaturales”, talleres de micro relato “negro” (con el fin de derramar tinta negra y que sean fulminantes como un disparo) al que se han postulado cientos de jóvenes.  Igualmente exposición de cómics e ilustraciones alusivas, una a las “Femme Fatale”.  Un evento importante es el que se celebró el viernes 20, un coloquio sobre las “Grandes historias de amor en la historia” en el marco de los 800 Años de la famosa leyenda Los Amantes de Teruel, que no solo ha sido representada en el teatro barroco, sino inspiración para escultores, pintores y escritores que han reinterpretado esta historia de amor, como Tirso de Molina, entre otros.  Será conducido por Alfonso Mateo-Sagasta, que también presentó su novela “La oposición”.  Esto será en Teruel, obviamente.

La localidad de Mirambel se estrena en el FAN con micro relatos, donde los protagonistas tienen que ser la noche, el misterio y Mirambel.  También se inaugurará la exposición “Mirambel y la sanantonada”, la cual gira en torno a una de las fiestas más emblemáticas de esa localidad, que se celebra en las fechas próximas a la celebración de San Antonio Abad y dramatizan las tentaciones del santo.

Afiche de vampiros

LA LITERATURA Y LOS ESCRITORES

Varios escritores de renombre estarán presentes a lo largo del extenso programa del FAN, entre ellos Lorenzo Silva (que estuvo en Panamá Negro), Vanessa Monfort (que presentará su más reciente novela “Mujeres que compran flores”), Marta Robles, Manuel Luján (argentino), Esteban Navarro, Fernando Martínez Lainez y muchos otros.  Juan Bolea conversará sobre sus obras “Orquídeas Negras” y “El Síndrome de Jerusalén”, que presentó en la pasada Feria del Libro de Panamá.  En representación de nuestro país estarán Edilberto González Trejos y Mónica Miguel, que presentarán un “jamming poético”.  Con ellos sostuve una breve conversación:

MS: Qué es jamming poético

El Jamming Poético es una reunión de poetas alrededor de la palabra, un contrapunteo, donde los temas van surgiendo al calor del momento y cada poeta, ya sea que improvise o desarrolle sus versos sobre alguna idea que tenga anotada, va montándose en la ola de los versos de su antecesor.

Se trabaja en rondas o en respuestas o contrapuntos. Es una mezcla del “cadavre exquis” con las controversias de la cantadera de la mejorana vernácula panameña.

MS: ¿Qué experiencia han tenido en festivales anteriores y qué esperan de éste?

El público, tanto en Panamá como en el extranjero, recibe el Jamming con un gran signo de interrogación, como una novedad, casi una incógnita, pero cuando empieza, reaccionan con mucho agrado. Se llega a tener una integración público / artista, donde incluso se les invita a sugerir los temas. La gente se involucra, aplaude, se ríe, se asombra, la poesía toma vida y se convierte en algo real.

Ha sido un éxito en la Feria del Libro de Panamá, en la provincia de Chiriquí y en el Festival de Penonomé.

Este es el segundo año en Zaragoza, esperamos que el público venga ya con la referencia del año pasado y que se involucre en los temas.

De igual forma, el Jamming Poético irá al Festival San Francisco de la Montaña, en la provincia de Veraguas.

MS: ¿Podría Panamá tener un festival así en unos años, que involucre todos los elementos?

De hecho en Panamá existe un festival, cuya primera versión se hizo el año pasado y que fue todo un éxito, el Festival Panamá Negro, el que esperamos que en un futuro marque la pauta en cuanto a dinámicas de espectáculos en festival. También involucra poesía, teatro, todo ligado por el género de suspense, intriga y terror.

Mónica Miguel y Edilberto González Trejos

CENA CON ASESINATO INCLUIDO, EN EL RESTAURANTE MONTAL (ZARAGOZA)

El pasado 19 de enero el restaurante Montal se sumó al FAN y organizó un evento muy especial, donde combinó gastronomía, juego y espectáculo en una misma cena. Se presentó un complicado caso de homicidio, los comensales se convirtieron en alumnos del último curso de criminología y trataron de solucionarlo: El crimen de Villamansión.  Tres eran las incógnitas a desvelar: ¿quién, cómo y por qué?  Entre plato y plato los participantes observaron la escena del crimen, interrogaron a los sospechosos y encontraron las pistas para desenmascarar al verdadero asesino.

Menú:

Introducción al caso y análisis de la escena del crimen

Aperitivo de Bienvenida

Primera Escena

Ceviche de corvina con aire de cilantro, maíz y boniato.

Segunda Escena

Solomillo de cerdo ibérico con berenjenas y pera asada

Pista Final

Muerte por chocolate

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ANTIPODAS DE LA CULTURA POLÍTICA

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 22 de enero de 2017

La palabra “antípodas” se define como que habita en un lugar del globo terrestre diametralmente opuesto al sitio donde habita el otro, o que se contrapone totalmente a alguien o algo.  Hace unos 4 años, Antanas Mockus, el mítico ex alcalde de Bogotá fue el editor de un trabajo auspiciado y financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo titulado “Antípodas de la violencia”, donde se profundizaba en la relación entre cultura y seguridad ciudadana en ocho ciudades latinoamericanas, con diagnósticos y análisis, y las acciones para abarcar un concepto de cultura amplio y hacer valer el poder regulador que tiene esa palabrita que a veces se vuelve mortalmente amenazante porque muchos le tienen miedo, especialmente los políticos.  La presentación del libro dice, en un extracto: “La capacidad que tiene cada cultura de regular, interpretar y justificar o no ciertos comportamientos ofrece claves vitales para comprender y hacer frente a los problemas que confluyen en la actual crisis de seguridad ciudadana en América Latina. La impunidad cultural y la impunidad moral vienen a veces a sumar su efecto a la impunidad legal”.

Todo esto le cae como un guante a los hechos trascendentales que se han dado en Panamá en fechas recientes, y que han tenido reacciones contrarias a las acciones que debemos esperar como nación.  Inmersos en un escándalo más, esta vez el de la constructora brasileña Odebrecht, que resuena a nivel mundial, donde se señala que Panamá ha recibido 59 millones de dólares en coimas (la tasa per cápita más alta de la lista de los coimeados), la Procuradora General sale a declarar públicamente que ha llegado a un acuerdo “verbal y privado” con la empresa para devolver esos dineros al estado. Como si esos 59 millones no hubieran ido a parar a los bolsillos de los funcionarios que en determinado momento favorecieron contratos con esa compañía y no se deba castigar el hecho en sí. Más que procuradora, parece encubridora, y de esa manera se convierte en una antípoda de lo que debe ser como funcionaria.

Sobre ese mismo hecho, Movin, el movimiento que se constituyó en el brazo pseudo independiente de la campaña de Juan Carlos Varela para ganar la presidencia, le envía una carta exigiéndole que en este caso, el de Odebrecht, actúe en consonancia a lo que se comprometió y por las razones por las que ese grupo lo apoyó.  Hay que recordar que al menos tres de sus miembros fueron nombrados en puestos de gobierno, pero no en puestos sensitivos que pudieran inclinar la balanza a favor de hacer un buen gobierno. Indispensable el pronunciamiento que hicieron pero enseguida les salió la casi totalidad del gabinete con una carta que empezaba diciendo que su crítica era “desenfocada e injusta”.  Todo esto en medio de comunicados de organizaciones empresariales que incluso llegaron a expulsar de su membresía a la constructora brasileña.

Como éste es “un país en fiesta”, como reza el slogan de los carnavales, y donde un escándalo tapa a otro, todavía no se logra comprender y mucho menos la señora Canciller lo explica, que ella no respete el artículo 17 de la Constitución Nacional, que dice: Las autoridades de la República están instituidas para proteger en su vida, honra y bienes a los nacionales donde quiera se encuentren y a los extranjeros que estén bajo su jurisdicción; asegurar la efectividad de los derechos y deberes individuales y sociales, y cumplir y hacer cumplir la Constitución y la Ley.  Parece que se saltó del 16 al 18 sin reparar que su gestión, como vicepresidente y canciller, la ha ensuciado al ser indiferente ante los serios ataques que ha recibido nuestro país en el último año.  En una entrevista grabada y televisada hace una semana, dijo de manera contundente que ella no iba a defender ante los Estados Unidos a nadie.  El Presidente Chiari, que rompió relaciones con el imperio en 1964 y muchos otros patriotas deben estar revolcándose en sus tumbas.

El poder de la ciudadanía se hace respetar, como se demostró en la consulta del proyecto para gastarse 35 millones en el Parque Omar, de la ciudad de Panamá. Ejerzamos ahora todo nuestro poder de convocatoria para que se aclare y castigue el caso de Odebrecht y la falta de cumplimiento de las obligaciones y responsabilidad de la cancillería para con los panameños.  Abandonemos el sillón donde tuiteamos a comodidad y salgamos a exigir explicaciones y que se nos respete ante cualquier agresión. Convirtámonos en antípodas de la sumisión.

EL PARQUE OMAR

Por Mariela Sagel, El Siglo, 16 de enero de 2017

El parque Omar, ubicado en el corregimiento de San Francisco, ha sido últimamente motivo de mucha atención por los planes de hacerle remodelaciones por 35 millones que no se sabe en qué consisten.  Se realizó una primera consulta ciudadana sin casi ninguna resonancia en la comunidad para que se conociera de qué iba esa remodelación.  La segunda, organizada para el viernes 13, a las 4 de la tarde (anterior al Desfile de las Mil Polleras que se realiza en la provincia de Los Santos, al que asisten miles de personas) estuvo muy concurrida, con una asistencia que abarcó no solo a todas las clases sociales y edades, desde las más encumbradas hasta las más bajas, y todos los asistentes gritamos al unísono NO a una inversión exorbitantemente alta, sin justificación. Lo que necesita el parque es mantenimiento.

La historia de ese icónico parque es tanto interesante como curiosa.  Fue un antiguo y exclusivo Club de Golf, al que el General Omar Torrijos quiso devolver a la ciudad en 1973.  Él inició conversaciones con los socios para adquirir estos terrenos, para que fueran usados por todos los ciudadanos, sin importar que fueran residentes del área de Altos del Golf, de Carrasquilla –con los que colinda – o se trasladen allí para hacer uso de sus facilidades.  Tiene senderos que permiten a los corredores o caminadores hacer más de 3.5 km de ejercicio sin interrupción, con suaves colinas, además de juegos para niños, canchas de tenis, piscina, una casa club y otras infraestructuras de uso público.  La Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero, tiene su sede en medio del verdor del parque, llamado el pulmón de la ciudad.

Después de la invasión estadounidense, como todo lo que se llamara Omar quería ser eliminado, se le puso Parque Héctor Gallegos, pero la gente ya lo había aceptado como Omar, y fue tal la confusión que hubo quien dijera que se llamaba Omar Gallegos.  La sensatez volvió cuando se decidió que volviera a su nombre original, y así es aceptado por locales y extranjeros. El parque lo administra el Despacho de la Primera Dama y ahora se pide que su responsabilidad sea del Municipio.

VUELVEN LOS AZULES

Por Mariela Sagel. Facetas, 15 de enero de 2017

Es un thriller político que muestra una “radiografía del poder, cómo es que se ejerce el poder tras bambalinas”, una mirada crítica de la realidad.

El periodista y escritor Jorge Zepeda Patterson, que ganó el Premio Planeta en 2014 con el libro “Milena o el fémur más bello del mundo” presentó en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara su tercera novela, “Los usurpadores”, en la cual siguen como protagonistas el grupo de cuatro amigos que se llaman “los azules”.  La primera novela de Zepeda, “Los corruptores”, 2013, fue una revelación estruendosa de su deliciosa prosa, porque el autor noveló un hecho que conmovió a México en 1992, recordado como “La tragedia de Guadalajara”, una explosión en cadena producida por verter gasolina en la red de alcantarillado a lo largo de 13 kilómetros que dejó un lastre macabro de 200 muertos y unos 1,500 heridos.  Como periodista no pudo revelar todo el entramado de corrupción que había entre el gobierno, los narcotraficantes y el ejército, pues pondría en peligro su vida.

De forma inmediata, “Los corruptores” fue un éxito editorial y de ventas, y fue traducida a varios idiomas.  El incansable periodista ganó el año siguiente el codiciado Premio Planeta con “Milena o el fémur más bello del mundo”, que continuaba la saga de los azules, que se han convertido en su hilo conductor para sus “thrillers”. Es el único escritor mexicano que ha ganado esa presea.  Y ahora nos entrega esta novela que arranca de una forma tan poderosa y cautivante que no la puedes soltar.

Portada de la novela “Los usurpadores”

OCURRE EN LA FIL GUADALAJARA 2017

El escenario principal de lo que ocurre en “Los usurpadores” es la FIL del año 2017, en la cual el país invitado es Estados Unidos.  Un atentado ocurre el día de la inauguración y en esa masacre muere el embajador de ese país, un ganador del Premio Nobel de Literatura, el Secretario de Educación –que estaba entre los posibles aspirantes a candidatos a presidente, porque ocurre un año antes de las elecciones de México–, el enviado de la Casa Blanca para la ceremonia (un sub secretario de estado a cargo de asuntos hemisféricos), escritores, intelectuales, el alcalde de Guadalajara, la secretaria de Cultura, un expresidente colombiano, el presidente de Univisión, directores de medios estadounidenses y mexicanos, editores, políticos y artistas.  Fue el peor atentado después del perpetrado a las Torres Gemelas en 2001 en el continente americano.  Se salvaron los expresidentes Lula da Silva y Cristina Kirchner, además de la actriz Salma Hayek y otras personalidades que estaban presentes en la ceremonia de inauguración.

Dada la complejidad de la masacre, se pensó que los responsables eran terroristas islámicos pero resultó que fue un planeamiento meticuloso que se fue gestando en exclusivas canchas de tenis de Estados Unidos y México.  Este deporte, ya lo había advertido Jorge en la presentación en Guadalajara, tiene un rol muy importante e intervienen en él un campeón mexicano, el presidente de ese país y su canciller, que de manera sospechosa, salió del salón de inauguración de la feria en el preciso momento que empezaba la matanza.

México tiene un curioso sistema para escoger sus candidatos, y así lo hizo el partido gobernante, PRI, por 70 años, y en este thriller se disputan esa designación (le llaman el “tapado”) tres individuos, totalmente inescrupulosos y hasta descarnados y asesinos.

El libro nos lleva desde los 80 días antes que ocurra la masacre, con la descripción meticulosa de su planeamiento, el momento en que se lleva a cabo y los días después, con la tragedia de que la directora del Mundo, uno de los periódicos más combativos, –que es la pareja sentimental de uno de los Azules–, muere trágicamente.

Jorge Zepeda se supera con cada novela que escribe, los elementos que ha ido incorporando son de una extraordinaria fuerza y la evanescente prosa se vuelve poderosa y captura con toda la trama que se va desarrollando entre canchas de tenis, instalaciones de la FIL, hospitales y restaurantes y mansiones en Ciudad de México, además de las redacciones de periódicos y las oficinas gubernamentales donde se tejen las peores intrigas y se comenten los macabros crímenes.

Presentación del libro en la FIL Guadalajara

VASOS CONDUCTORES

En el año 2011 el actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, entonces el “destapado” del PRI para acceder a la presidencia de su país, demostró que no lee ni le interesa, al decir que de los libros que más le habían gustado de autores mexicanos estaban “La silla del águila” de Enrique Krauze y “La presidencia imperial” de Carlos Fuentes.  Los títulos estaban correctos pero los autores estaban invertidos.  Esa metida de pata del entonces candidato lo ha inhibido a estar presente en las inauguraciones que se han verificado durante su accidentado mandato, y es así que estuvo Simón Peres, cuando el país invitado era Israel y quien lo acompañó a inaugurar la feria fue el ex presidente de España, Felipe González.  En todas las versiones siguientes de la feria se han presentado libros que señalan los desafueros de esa presidencia que ostenta una mansión regalada por Televisa, y se llevan a cabo muchos debates en torno a la tragedia que vive México durante este sexenio, que no ha sido diferente a los anteriores.

En “Los usurpadores” se muestran toda una gama de sentimientos, se consolida la unión entre los cuatro amigos de juventud que, desde sus diferentes profesiones y ocupaciones, siguen fieles a sus derroteros.  Vuelven a aparecer algunos personajes de sus dos novelas anteriores, como Milena –que es determinante para la vida del tenista famoso— y se muestra una violencia descarnada, una ambición fuera de control por el poder a todos los niveles, y la utilización de cualquier medio para conseguirlo.  Es magistral el protagonismo de los presos que se fugan para ser artífices de la masacre de la FIL.

La lectura de este libro es tan adictiva, lleva un ritmo tan vertiginoso que recomiendo que el que lo empiece cuente con suficiente tiempo para no soltarlo hasta acabarlo.  El final es casi de infarto y provoca volver a leerlo cuando uno lo termina.

Jorge Zepeda ha dicho, en entrevistas y en la presentación que condujo el periodista Salvador Camarena  en la FIL, que la razón de un inicio tan fuerte y determinante “se debe a que en estos tiempos de inmediatez donde el lector tiene grandes alternativas de ocio, una novela con un arranque poderoso, es un ingrediente que ayuda”.  También ha dicho que es una especie de Juego de Tronos, donde todos aspiran a destruir a su rival.  “Una lucha de poder sin cuartel donde no hay reglas de juego entre los participantes”.  Lo logra y con creces, el libro no solo revela la corrupción y ansia desmedida por el poder que prevalece hoy día en ese país, sino también los sentimientos entre los amigos, los amores no correspondidos, la pérdida física y el dolor que eso conlleva y el desarrollo de la tecnología de espionaje que nos deja temiendo que nuestros teléfonos celulares tengan un GPS donde ubicarnos.

La trilogía Los azules se convertirá en serie de televisión, que esperemos no demore mucho y estoy segura hará honor a la historia.

 

 

¿SOBREVIVIREMOS?

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 15 de enero de 2017

Pensaba titular este artículo “La antesala del infierno” para referirme a estos días que anteceden a la toma de posesión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, pero analizando la repercusión que puede tener su mandato en nuestro país  –si no se le ocurre una locura – seguramente el nuevo POTUS (President Of The United States) tiene suficientes frentes abiertos para que no se acuerde de querer que le devolvamos el Canal de Panamá.

Sus últimas intervenciones públicas, especialmente la delirante conferencia de prensa donde insultó e irrespetó a un corresponsal de una cadena internacional de noticias, nos recuerdan a muchos panameños las actitudes de #MachoMan que vivimos aquí en el año 2009, cuando el recién estrenado presidente que está refugiado en Miami le entró a mazazos a una estructura de un centro de convenciones, ubicada en la Calzada de Amador, frente a la entrada al Canal de Panamá en el Océano Pacífico. En un editorial de El País se le describe como grosero con los periodistas, mal hablado, despectivo y amenazante. “Trump demostró que sigue creyendo estar dentro de uno de los reality shows que tanta fama le han proporcionado”.

El futuro gabinete estadounidense, aparte de parecer un club estilo Bildeberg pero de recalcitrantes republicanos gringos de extrema derecha, no augura nada bueno.  El nuevo POTUS insiste en construir un muro en la frontera con México, y que lo paguen los mexicanos.  Promete generar empleos como nunca ha conocido ese país, seguramente pensando que cada uno de sus habitantes va a colocar por lo menos un ladrillo de esa muralla. No ha moderado su alocado discurso de insultar a todos, se resiste a someterse al escrutinio de sus negocios y posesiones y sobre todo –muy parecido al loco que tuvimos de presidente – gobierna por Twitter.

A nivel internacional los presagios son aún más descorazonadores: Hay una espesa neblina en torno a la relación con Rusia, se tiró de bruces contra China y los países islámicos, contra los dominicanos y ha amenazado con revisar el avance de la normalización de las relaciones con Cuba, que estuvieron congeladas por más de 50 años.  En el tema ambiental ha reiterado su oposición a la realidad del cambio climático y ha nombrado a un negacionista en la agencia responsable.

La industria del cine ha mostrado una cordura y consistencia que no ha tenido el resto de la sociedad. Los artistas fueron y siguen manifestando su desaprobación al desbocado presidente.  Meryl Streep dio un elocuente discurso al recibir un premio en los Globos de Oro en el que, sin mencionar su nombre, señaló  que “cuando los poderosos utilizan su posición para someter a los demás, todos perdemos”.  Trump se dio por aludido en forma inmediata, diciéndole que ella no lo conocía pero que lo había insultado y que era una de las actrices más sobrevaloradas.  La protagonista de “La dama de hierro”, película basada en la vida de Margaret Thatcher, ha estado en el tope de los comentarios por su elocuente aseveración.  Robert de Niro le escribió una breve nota donde le decía “Con tu elegancia e inteligencia tienes una potente voz que inspira a los demás a alzar la suya para que sea escuchada también. Es muy importante que TODOS alcemos la voz”.

Y ese mensaje ha ido calando en muchos sectores de la sociedad estadounidense, al punto que se juntaron 21 artistas para grabar un video con el tema mítico “I will survive” de Gloria Gaynor (Sobreviviré….), que ha sido utilizado a lo largo de la historia como himno del empoderamiento femenino, del orgullo gay, y que la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos define como “cultural, histórica y artísticamente significativo”.

Durante los 30 meses que el actual presidente panameño ha estado en el cargo, a pesar de plegarse a cualquier capricho del embajador gringo –como la disparatada fiesta que ofreció el mismo día y a la misma hora en que la Autoridad del Canal agasajaba a sus clientes más importantes por la inauguración de la ampliación – no fue invitado a la Casa Blanca.  De los últimos presidentes que han ocupado el Palacio de las Garzas, todos han visitado en su condición de mandatarios desde Bush padre, Clinton, Bush hijo y el último fue Martinelli que estuvo con Obama y que ahora tiene a buen recaudo en sus fronteras.  Valdría la pena revisar la agenda del nuevo POTUS para saber si mirará a Panamá, que no sea para visitar la torre que lleva su nombre y que cuando vino a inaugurar sufrió tantos reveses.

UNA GESTA PATRIÓTICA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 9 de enero de 2017

Cada 9 de enero, desde hace 53 años, conmemoramos la gesta patriótica que definió la soberanía panameña sobre el territorio conocido como Zona del Canal y reafirmó y consolidó la lucha por la recuperación del manejo de la obra de infraestructura que usufructúa nuestro mayor activo como país: la posición geográfica.  Muchos libros se han escrito sobre este hecho inédito y se siguen escribiendo, el más reciente la reedición de la historia novelada que publicó Andrés Villa hace 3 años, y que ahora nos trae interesantes pasajes sobre hechos que se dieron en Antón y otros lugares del territorio.

La acción de la población panameña en Panamá, Colón y el resto del país, en protesta por la negativa a izar nuestra bandera al lado de la estadounidense no puede olvidarse y de la misma forma, debe ser una llama eterna en la memoria de todos nosotros.

Este Día de los Mártires del 9 de enero ha sido inspiración también de varios poetas, que han dejado en versos su vivencia de esos aciagos días en que la población se convirtió en una sola voz de rechazo al imperio, y que tuvo eco en sus gobernantes. Escojo el inicio de un poema de Bertalicia Peralta para rendirle un homenaje a los que cayeron en esa gesta patriótica, titulado  Un Minuto de Silencio”:

Nueve de enero, número inicial, principio germinal de independencia.

Lúgubre silencio letal de palomas soltadas en el centro de la vida

donde nacieron los soldados de la Patria donde murieron:

quemados sus ojos acongojados por dentro ultrajados en su casta y en su sangre

violados en su lengua y sus hijos acogotados,

sumidos en la ira y la barbarie los militantes de la Patria nueva de la Patria sangrante

de la gimiente Patria de la despedazada, dulce, buena Patria con su pecho abierto por la metralla

la soberbia, la odiosa conquista del imperio de Estados Unidos por el crimen.