Un elefantito blanco

MARIELA SAGEL
marielasagel@gmail.com

El Siglo, 14 de noviembre de 2011 

Así como celebro que finalmente se haya adoptado la ‘ley zanahoria’ en su momento, también testimonié mi regocijo de que la Tusa Financiera no se fuera a construir en el lote donde estuvo la Embajada de los Estados Unidos. Se desconocen los mecanismos de cómo se va a hacer la convocatoria para integrar ese terreno al complejo hospitalario del Hospital Santo Tomás, en su momento llamado el Elefante Blanco, por lo que adelanto unas sugerencias.

Nos corresponde, como ciudadanos responsables y a base de ideas de los brillantes muchachos que lideraron a los cuatro gatos que nos opusimos a la Tusa, sugerir la mejor manera en que se puede hacer esa integración. Hay que unir esfuerzos, junto con los médicos y la ciudadanía que objetó la construcción de esa torre y llamar a un concurso público, a través de la Facultad de Arquitectura y la Alianza Pro Ciudad, que fue tan beligerante en esta lucha, para el diseño del nuevo Hospital del Niño, que completará el conjunto hospitalario que allí se ubica.

Es importante que ese concurso se haga incluyendo todos los nuevos conceptos de arte-terapia y de paisajismo terapéutico que brinde espacios para la recuperación de los enfermos. Se deben convocar a todos los ciudadanos que se sensibilicen con este tema (que seguramente son muchos dado el alcance que ha tenido la atención que siempre se ha brindado en el Hospital Santo Tomás) para que opinen y participen, y asegurarnos de que no se haga algo tan despistado y traído de la manga como lo que se quiere hacer en el parque Urracá y mucho menos lo que están haciendo a la genialidad de Albert Einstein en El Cangrejo.

El concurso deberá tomar en cuenta e incluir un debate, mediante el cual se forme una plataforma de discusión sobre el diseño y elección desde todas las partes involucradas, que van a ser los usuarios principales, como son los doctores, administrativos, pacientes y usuarios. Se puede llevar a cabo a través de una consulta pública o un referéndum simbólico para que la ciudadanía opine y no se vuelva a excluir de las decisiones tan importantes que afectan tanto el entorno como la salud.

Nuestra misión de ser los cuatro gatos que nos opusimos (y a los que vilipendiaron a gusto los promotores) cerraría con broche de oro esta jornada que no creemos fue una batalla ganada, sino el hacer ver que se estaba cometiendo un gran error que afectaría a muchas de las personas más necesitadas de la ciudad.

 

Genialidad en peligro

MARIELA SAGEL
marielasagel@gmail.com

La Estrella de Panamá, 13 de noviembre de 2011

Alberto Einstein fue uno de los más eminentes científicos y pensadores del siglo XX. De origen alemán y judío, abandonó Alemania en los albores de la II Guerra Mundial y emigró a los Estados Unidos, país que lo adoptó. Es el autor de la teoría de la relatividad y aunque se le considera el padre de la bomba atómica, sus escritos son fuente de referencia de ideas pacifistas. Una de sus frases más conocidas es ‘Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro’. 

El Cangrejo, donde vivo hace más de 15 años, es uno de los barrios que aún conservan el concepto de comunidad y cuyo trazado inicial respetó las sinuosas formas de la topografía, dando como resultado calles que bordean y no siempre van rectas, pero que le han ido añadiendo mucho savoir faire: es como el Greenwich Village de la capital. A pesar del desenfreno de la construcción que ocurrió en años recientes, y el congestionamiento del vecindario, sigue gozando de cierta preservación de la arquitectura de los años ‘50, cuando fue fundado. En el Cangrejo se encuentra de todo y son íconos del área la vía Argentina, llena de bullicio, restaurantes y bares, el parque Andrés Bello, obligado pulmón del área y el monumento a Alberto Einstein. Si uno va a dar una dirección se refiere a éstas y otras obligadas referencias, como la casa de Mano de Piedra o el Restaurante El Prado.

En el triángulo que forman la calle Arturo Motta, la calle F y la san Juan Bautista de La Salle, en una pendiente, surge de la grama el homenaje que un grupo de la comunidad hebrea encargó al escultor panameño Carlos Arboleda en 1967, que es de piedra y refleja su cabeza en grandes dimensiones. Durante el día este punto es muy transitado, casi agresivo, pero Einstein sigue impasible generando su sabiduría.

El escultor Arboleda, con 87 años, siempre ha estado muy orgulloso de esta obra que se ha convertido en una referencia. A pesar que durante años ha pedido que no se pinte de blanco para que deje traslucir la marmolina con la que fue esculpida, sus observaciones han sido desoídas. De la misma forma se ha opuesto a que le siembren árboles bajos, pues ellos impiden percibir la magnificencia del genio a quien se ha querido honrar.

En los últimos días, los caminantes del Cangrejo hemos visto una serie de actividades de construcción en la plazoleta, a la que le han atravesado un sendero y según he podido informarme, la lleva a cabo el despacho del representante, con la intención de colocar bancas para que nos podamos sentar a leer un libro o que los turistas se tomen fotos. Es una decisión totalmente desacertada, inconsulta, excluyente, resultado de la improvisación y de la falta de visión de una gestión que no ha sido capaz de reparar las aceras, tapar las alcantarillas o contribuir al ornato del corregimiento de Bella Vista, que cada día más se acerca a ser Fea Vista. Estos fondos que se están invirtiendo bien pueden utilizarse en reemplazar las luminarias y brindar más seguridad a los que diariamente recorremos sus vías y los miles de visitantes que frecuentan los sitios de entretenimiento que se abren en los alrededores.

Los residentes de El Cangrejo exigimos un alto a esta afrenta a un genio como lo fue Einstein y respeto a la obra del escultor Carlos Arboleda, sobre el que el representante adujo desconocer que había sido quien la esculpió. Mejor dicho, ni se tomó el trabajo de investigar. Nos reiteramos en otra de sus frases célebres: ‘La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa’. 

Efemérides patrias

MARIELA SAGEL
marielasagel@gmail.com

El Siglo, 7 de noviembre de 2011 

Se han dado a conocer en estos 108 años de vida republicana numerosos libros, ensayos, poesías, novelas sobre las fiestas patrias, que coinciden todas en el mes de noviembre. El profesor Olmedo Beluche publicó recientemente un recuento de algunas de esas obras, pero dejó por fuera las que no son estrictamente científicas, o que ponen el dedo en la llaga, en ciertas realidades que se dieron cuando Panamá finalmente se separó de Colombia, abandonando el sueño de Bolívar.

En su lista, Olmedo Beluche destaca las obras de David McCullough y Eduardo Lemaitre, ‘El cruce entre dos mares’ y ‘Panamá y su separación de Colombia’, respectivamente, agregando entre otros su muy bien sustentando ensayo ‘La verdadera historia de la separación de 1903’. Vale la pena destacar este último, porque es un preclaro análisis de cómo los Estados Unidos presionaron a los negociadores colombianos para firmar un tratado que era una flagrante violación a la soberanía recién adquirida.

El tema es inagotable y a través de la lectura de una postura y de otra, he ido descubriendo, de a poco, otros libros que se refieren a esas gestas que festejamos, más no conmemoramos porque, como dice el autor de ‘Mitología Novembrina’, César Samudio, los panameños ‘mutatis mutandis’, somos proclives a no pensar. Esa frase en latín quiere decir: ‘cambiando lo que se deba cambiar’, y tal como él señala, más de un siglo de jolgorios patrios no han hecho de Panamá un mejor país.

Además del excelente libro del chiricano Samudio, está la novela de Juan David Morgan (o Jorge Thomas), ‘Con Ardientes Fulgores de Gloria’, que le pone salsa a la historia como resultado de una muy bien estructurada investigación y también ‘Historia Secreta de Costaguana’, de Juan Gabriel Vásquez, colombiano, muy versado en Joseph Conrad, quien apodó los países latinoamericanos como Costaguana, de cuyos nombres el protagonista de la novela no quisiera acordarse. Es la versión colombiana de la separación de un istmo olvidado.

Debemos reflexionar sobre lo que celebramos. Nos henchimos de Patria estos días, pero pisoteamos el resto del año al país. No tenemos la costumbre de revisar nuestros códigos históricos para conocer a profundidad el significado de las fechas en las que alegremente nos acogemos a un asueto. Es lo mismo con la Semana Santa, porque en Carnavales, ni lo pensamos dos veces para entregarnos al desenfreno.

Hagamos un alto y evaluemos nuestros conocimientos y apreciaciones, y celebremos con verdadero espíritu patriótico toda la gesta novembrina.

 

El seductor del bombín negro

Mariela Sagel

Facetas, 6 de noviembre de 2011

Con su himno ‘Y nos dieron las diez’, el cantautor español Joaquín Sabina culminó recientemente una gira de conciertos por los Estados Unidos. Durante el recital, que tuvo como escenario el American Airlines Arena, en Miami, el ‘flaco de Úbeda’ interpretó 24 canciones, incluyendo temas icónicos como ‘Medias negras’, ‘Por el Boulevard de los sueños rotos’, ‘La casa por la ventana’, ‘19 días y 500 noches’ y ‘Contigo’. 


Sabina se presentó con su sello de marca: un bombín negro, que usa en todos los conciertos y le añade una aureola de bohemio y poeta que no lo abandonó en Miami, cuyo concierto, de más de dos horas y media de duración, estuvo lleno de nostalgia. Una vez volvió a ser el seductor que no discrimina, que es capaz de reunir en una misma a sala a fanáticos con ideas políticas opuestas.

JOAQUÍN SABINA   

‘Nos sobran los motivos’

UN POCO DEL CANTANTE

Joaquín Sabina es un cantautor español famoso en todo el mundo, que lo ha recorrido en sus giras, pero nunca ha cantado en Panamá.  En una estadística que él alega desconocer, lo ponen como uno de los 31 genios que han hecho historia en la música, entre los Beatles, Bob Dylan, Elvis Presley y los Rolling Stones. Hace un par de años hizo una gira con Joan Manuel Serrat titulada “Dos Pájaros de un tiro” que fue muy aclamada donde se presentó.  En ella, ambos interpretaban, indistintamente, una canción del otro, con una coreografía fantástica.  Ahora preparan otra jornada que empezará en marzo en Argentina, si su mala salud de hierro lo permite, ya que esta gira del Penúltimo Tren llegó con retraso.

A través de los años, Serrat ha sido objeto de una lectura más respetuosa y ponderada que Sabina, toda vez que es considerado un catalizador de la memoria sentimental de tres generaciones de españoles.  A diferencia del flaco, Joan Manuel se ha cuidado en todas sus intervenciones públicas de no salirse del tiesto.

Joaquín escribía versos desde pequeño y hoy día tiene publicados varias series de sonetos.  Inició estudios de filología románica pero vivió en carne propia los sobresaltos políticos del año 1968 y se tuvo que auto exilar en Londres, donde continuó sus andanzas anti establishment.  Era la época del franquismo y los temas políticos estaban exacerbados.  En broma y en serio dice que su destino hubiera sido el de escritor si no se hubiera tropezado con la música de Bob Dylan.  Adicional, alega que nunca ha intentado escribir una novela “porque las que quería escribir ya las escribió Alfredo Bryce Echenique” (el escritor peruano).

Es gran amigo de Gabriel García Márquez, de Luis Eduardo Aute, de Pablo Milanés (de quien dijo en el concierto que era el mejor cantante del mundo mundial, al entonar “Una canción para la Magdalena”, compuesta por el cubano) y también de los Príncipes de Asturias (que han cenado en su casa y Letizia dice que es “su cantante de cabecera”) y de Fidel Castro.  Tuvo un percance de salud hace unos años, que él llama el “marichalazo” –en alusión al consorte de una de las Infantas, que lo sufrió un poco antes –, un ictus cerebral que lo mandó al hospital y que lo mantuvo alejado de los escenarios por varios años.  Es un artesano del verso, un orfebre de la canción en español.

Una característica en sus presentaciones, su sello de marca, es su bombín negro, que usa en todos los conciertos y le añade una aureola de bohemio y poeta que no lo abandonó en Miami, cuyo concierto, de más de dos horas y media de duración, estuvo lleno de nostalgia.

SHOW EN MIAMI

El ‘Flaco’ en acción

MARIELA SAGEL

Joaquín Sabina cantó en tres ciudades de los Estados Unidos, celebró a los cubanos, rindió homenaje a Chavela Vargas, Andrés Calamaro y Pablo Milanés, y saludó a Juanes

Una gira de conciertos por tres ciudades de los Estados Unidos, donde no es usual que Joaquín Sabina se presente, culminó en Miami, levantando protestas de la comunidad de cubanos anticastristas. En este evento, el ‘flaco de Úbeda’, por el pueblo donde nació en Jaén, España, congregó a un público que rebasaba las 10 mil personas, la mayoría jóvenes, que de pie coreaba una a una las letras de sus canciones, lo que él recibió con enorme regocijo y humildad.
Al inicio del concierto, que empezó con una puntualidad extraordinaria, se escuchó el himno de Sabina, ‘Y nos dieron las diez’, que aunque él alega no es su mejor canción, lo ha identificado a través de los años. Cuando entró al escenario, los presentes en la sede del equipo Miami Heats de la NBA, el American Airlines Arena, en pleno Biscayne Boulevard, lo aplaudieron a rabiar. Más adelante contó que el público en Nueva York no fue tan entusiasta como el que estaba rendido a sus pies.

EL CONCIERTO 

La gira del Penúltimo Tren había sido programada en mayo y un par de semanas antes se tuvo que posponer por la salud del cantante. No faltó quien sugirió, en forma maliciosa, que los boletos de entrada no se estaban vendiendo bien. El éxito en Miami constató que el artista goza de muchísima popularidad en la comunidad hispana y que aún en ese medio es un encantador de serpientes, capaz de seducir por igual a liberales y conservadores.

Veinticuatro canciones fueron interpretadas por Joaquín y su banda, y las cuatro últimas fueron encores, porque la gente pedía que volviera a salir. Realizó una magistral mezcla de sus canciones icónicas (Medias negras, Por el Boulevard de los sueños rotos, La casa por la ventana, 19 días y 500 noches y Contigo) con las irreverentes ‘Virgen de la Amargura’, ‘Peor para el sol’, ‘El caso de la rubia platino’, ‘Pastillas para no soñar’ y ‘Tiramisú de Limón’.

También cantó, por supuesto, ‘Princesa’ y ‘Yo quiero ser una chica Almodóvar’, que interpretó Mara Barros, con ‘Y sin embargo te quiero’, a dúo con él.

Cuando saludó al público, con el clásico ‘Buenas noches Miami’ (Good evening Miami) mencionó los países donde es muy querido, como Argentina, México, Colombia, Venezuela. Y cuando dijo ‘Buenas noches Cuba’, los aplausos fueron estruendosos, de pura alegría, con una mayoría de jóvenes que no se sentaron durante todo el concierto y se abarrotaban al frente para grabarlo y tomarle fotografías.

La escenografía era impecable, el sonido muy nítido (él mismo dice que tiene voz de lija) y el grupo que lo acompaña estuvo bien acompasado en todas las piezas que interpretó, y derrocharon excelencia. No es para menos para un cantante cuya poesía es de cierta lírica, siempre impregnada de cotidianidad, en la que utiliza vocablos urbanos.

IDEAS POLÍTICAS

Sabina se cuidó de no expresar ningún comentario político, ya que él siempre ha sido considerado un tipo de izquierda, aunque en una entrevista previa, concedida a la agencia española de noticias EFE, catalogó al régimen cubano de ser una ‘gerontocracia paralizada’ a la que no le quedará más remedio que abrir sus puertas.

Revisando su vida, plasmada en dos sendos libros, Perdón por la tristeza y Sabina en carne viva, del periodista y escritor Javier Menéndez Flores, se entiende que los altibajos que ha vivido en el campo político lo han llevado a ser catalogado como ‘rojo’. De hecho, una rubia muy guapa y muy aristócrata le dijo en una ocasión: ‘Eres un rojo de mierda y tus opiniones me revientan, pero me sé todos tus discos de memoria’. Igual que Voltaire cuando sentenció ‘No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo’.

Joaquín Sabina, que dedicó a Juanes, a quien conoció recientemente —y que estuvo presente en el concierto— su canción ‘Peces de la ciudad’, manifestó que esa gira, que culminó en Miami (dentro de Estados Unidos) era una forma de ‘revivir una antigua juventud soñada por escenarios que formaron parte de su imaginario sentimental’.

Mencionó a su ‘cuatacha’, Chavela Vargas, a quien dedicó ‘Noche de Bodas’, con quien la ha interpretado, adelantando que partía para México al día siguiente a celebrar los 93 años de la mítica cantante mexicana.

También le rindió homenaje a Andrés Calamaro, cantautor argentino, en ‘Todavía una canción de amor’, que compusieron juntos y que cantó con gran sentimiento. Rebasó la emoción cuando llegó el turno de ‘19 días y 50 noches’ y ‘Princesa’, cerrando con su himno ‘Y nos dieron las diez’.

Pero el público demandaba más del cantante y de sus acompañantes, que hicieron una breve interpretación, muy buena por cierto, para que él volviera a salir, en dos ocasiones más, rematando con las famosas y estremecedoras ‘Contigo’ y el ‘Pirata Cojo’, tomando un tambor estilo bombo, vistiendo su famoso chaqué y demostrándonos, a todos los que disfrutamos embobados de esa destreza, que el genio de Úbeda es un maestro de los escenarios y que es capaz de convocar hasta a los más recalcitrantes anticastristas.

 

Desenfocados

MARIELA SAGEL
marielasagel@gmail.com

La Estrella de Panamá, 6 de noviembre de 2011

El poder ejecutivo en este país está desenfocado. Se enfrasca en peleas estériles que no llevan a ningún lado, como tirando una cortina de humo, colocando los insultos en primer plano y anteponiendo la agenda de gobierno (que no es la misma que la de Estado), relegando los temas prioritarios, habiendo tanto por resolver como por aprovechar.
Panamá está experimentando un crecimiento de su economía que no deja de ser notorio para los extranjeros y es en beneficio —espero— de todos los panameños. En vez de tener esta cresta de la ola como el motivo principal en el cual enfocarse para gestionar la administración pública y brindar una seguridad para la inversión, sea local o extranjera, nos vemos empantanados en trifulcas de recámara (eso es lo que parecen los dimes y diretes entre los ex aliados), en escándalo tras escándalo y al final, nos entretenemos en saber si el vicepresidente dijo que la ministra encargada era de segunda, tercera o cuarta categoría.

La imagen del gobierno se ha relajado a tal punto que ya no se sabe si se asiste a un baile trasnochado de Halloween o hemos importado una triste caricatura de la fiesta de los muertos de México, que tanto respetan en ese orgulloso país. No se transpira gobernabilidad, seriedad y compromiso en el manejo de los urgentes problemas que tiene el país. A la par que se han emprendido importantes obras de infraestructura (algunas pendientes desde hace una década) las tuberías del IDAAN botan agua por meses y no hay forma que las repararen, erosionando la capa asfáltica de importantes vías, cuando en otras zonas ese líquido, que le dicen vital, escasea.

La forma en que se deslindan responsabilidades es atlética, se atribuye a que todas las protestas tienen motivos políticos y se le echa la culpa de todo a los medios de comunicación. El presidente dice que detrás de la huelga médica hay intenciones políticas, pero él no se despega de su delfín, su ungido para ser candidato a presidente en el 2014. Todo el tejemaneje del rompimiento de la alianza del Partido Panameñista y el del supermercado sí tiene motivos políticos, pero se insiste en atribuirle conflictos de negociados de tierras, demostrando que es un conflicto de intereses.

La improvisación y los paradigmas se han apoderado de los juicios de casi todos los generadores de opinión. El alcalde se la pasa peleando por hacer realidad las villas navideñas estilo Disney, implorándole a Dios que el ministro de Obras Públicas se las permita para afear la Cinta Costera, pero por otro lado no ha apoyado el Pabellón Infantil en la Feria del Libro, por el simple prurito que su antecesor hizo muchísimo por esa fiesta cultural anual.

La inmediatez se ha apoderado de todo. Los mensajes de Twitter han ido reemplazando los boletines de prensa y el trabajo de los relacionistas o secretarios de Prensa se ve deslucida por la incontinencia de mandar los resultados de una reunión de Gabinete por parte de los principales ejecutivos del gobierno. De allí viene la degeneración de la noticia y ya no se sabe si el vicepresidente se ‘monstroseó’ —como le escuché decir a una funcionaria— o la ministra encargada le metió cizaña al propósito que llevaba el señor Varela asistiendo al Gabinete. Debe ser muy incómodo estar en una de esas reuniones, seguramente el aire puede cortarse con una Victorinox.

Hay que enfocar la atención en lo realmente importante y lo urgente, nos pasamos entretenidos con las peleas públicas y mientras tanto, nuestra juventud ve esos ejemplos como algo edificante, recibiendo el mensaje incorrecto para después quererlo emular. El Ejecutivo debe llevar adelante su visión de país, asegurando el auge que se vive y dejar de empantanarse en un patio limoso.

 

Recreando a un genio

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

La Estrella de Panamá, 30 de octubre de 2011

Actualmente se está presentando en el Museo Antropológico Reina Torres de Araúz una impresionante exposición que muestra la genialidad de Leonardo Da Vinci, con énfasis en sus inventos y sus obras artísticas. Se inicia la jornada con un video introductorio y se pasa a una muy bien montada exhibición, que devela cronológicamente la vida y obra del gran pintor del Renacimiento.

Leonardo Da Vinci nació 40 años antes que Cristóbal Colón llegara a América y fue un observador agudo, que desmembró la anatomía humana en sus dibujos y códices, se internó en las posibilidades inventivas de la mecánica en una época donde aún se creía que la Tierra era plana. Como era zurdo, escribió de derecha a izquierda y fue un pintor que marcó pautas, especialmente en los retratos y las obras sacras, que ensalzaban a la Virgen. Sus principales mecenas fueron los Médici, una familia poderosa de Florencia que además de apoyar el arte y la arquitectura, produjo tres papas. 

En la primera parte de la exposición se contraponen las fechas desde que nace y posteriormente muere Leonardo, con los acontecimientos que se sucedían en Europa y el nacimiento de aquellas personas que marcaron pautas, como lo fue Albert Durero, Nicolás Maquiavelo, o el mismo Miguel Ángel, que comparte con él la consideración de ser de los pintores más importantes que ha dado la historia, aún cuando las pinturas de Da Vinci no fueron muchas.

Se avanza en el relato interpretativo de lo que fueron sus apuntes, plasmados en los famosos códices, que abarcaron varios volúmenes. Se muestran los aspectos prolíficos del hombre del Renacimiento, de múltiples talentos, genio universal, que estudió incisivamente —dada su infinita capacidad creativa— las disciplinas de filósofo, ingeniero e inventor. El montaje incluye visitas guiadas, conferencias con expertos en el tema, actividades lúdicas con los niños que van a ver la exposición y eventos que evocan el Renacimiento. Los colegios públicos y privados organizan giras para experimentar esta magnífica oportunidad de aprender y de recrearse. Esta exposición nos lleva de la mano por todas las exploraciones que él emprendió y que lo han colocado en el sitial de genio.

La muestra es auspiciada por varias empresas privadas, el Despacho de la Primera Dama, el Instituto Nacional de Cultura, el Ministerio de Educación y otras entidades. Sería conveniente que, aprovechando la coyuntura de sumar voluntades en pro de la cultura, los patrocinadores dejaran un legado y puede ser el de reparar algunas partes de esta estructura que fue destinada para honrar la memoria de una de nuestras más destacadas antropólogas.

Cabe recordar que ese edificio fue construido durante el mandato de las Moscoso, siendo sufragado con fondos de Taiwán y posteriormente sujeto de un escándalo al que nadie ha dado seguimiento. En el gobierno de Torrijos la primera dama trasladó para allá el patrimonio del Museo Antropológico, que fue desvencijado en 2001 y saqueadas sus piezas de oro, sin que a la fecha se sepa la verdad de ese funesto acontecimiento.

Dentro de los problemas que tiene el edificio que alberga la exposición —le llaman edificio enfermo, porque tiene serias fallas— está que las rajas de la estructura se ven de lejos y desluce que la pintura está muy deteriorada. La exposición no tiene mayores fallas, pero las instalaciones del edificio, como los baños, están en estado deplorable que son de carácter administrativo (no hay papel higiénico).

Valdría la pena que esta excelente iniciativa de las instituciones culturales y el Despacho de la Primera Dama se pudiera capitalizar para constituir un apoyo permanente a este y otros museos, para que funcionen como los que existen en los países del primer mundo, porque esta exposición del Genio de Leonardo, es una muestra de primer mundo.

 

Modas presidenciales

MARIELA SAGEL 

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 24 de octubre de 2011 

El imponer un estilo en el vestir ha sido la tónica de las gestiones presidenciales del patio, esta es seguida de manera casi espontánea por el público. Durante el Gobierno del ex presidente Royo, los vestidos masculinos tipo safari se impusieron y desplazaron a la tradicional guayabera y al agobiante saco que en nuestro clima a veces resulta inexplicable.

‘El Toro’ (ex presidente Pérez Balladares) puso de moda las camisas de rayas. Las caricaturas, todavía, se hacen eco de ese estilo de vestir que, seguramente, fue adoptado para verse más estilizado cuando tenía apariciones públicas.

Desde los inicios de la actual administración, se impuso la tónica de vestir camisas (para hombres y para mujeres) estilo deportivo, bordadas en un costado con el logo del Gobierno Nacional y de la institución a la que se sirve, de variados colores, generalmente en tonos pasteles. El propio mandatario usa esta vestimenta, por fuera, pero a muchos de sus funcionarios se les ve impecables con las camisas por dentro, lo que les da una identidad propia. La primera dama también sale, a veces, con alguna de estas camisas, alejándose de su distinguido corte y vestimenta sobria. Las utiliza para labores informales o de trabajo arduo, donde las perlas y los bordados no encajan.

Durante mis tantas vueltas por despachos públicos haciendo trámites profesionales, indagué a algunas funcionarias sobre la forma en que se les hace merecedores de estas camisas. Algunas me dijeron que si bien lo que se les da no les alcanza para todos los días laborables, este ‘uniforme’ ha representado un alivio tanto a la economía, por aquello de no tener que invertir en ropa para trabajar, como por la decisión, especialmente para las mujeres, de qué ponerse. Es mejor ver a una funcionaria vestida con una camisa bordada que con una desfachatada camiseta escotada que muestre más de lo que está permitido en un trabajo de servidor público.

Es totalmente acertado señalar que los líderes marcan tendencias y que sus súbditos tratan de emularlos. Mucho se habló al inicio de la gestión, que todas estas camisas bordadas eran producto de un contrato adjudicado a una empresa familiar del presidente, pero como todo en Panamá, la investigación sobre la veracidad de esto quedó en nada. Si hasta la campaña mundial de la cinta rosada la combinaron hábilmente para que fuera turquesa y rosada y seguir induciéndonos con los colores del CD, qué importa si los bordados los hace uno o el otro.

 

El benemérito Nuncio

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

La Estrella de Panamá, 23 de Octubre de 2011

Hace unas semanas el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Panamá le impuso el grado de teniente coronel honorario al Nuncio Apostólico, Su Excelencia Andrés Carrascosa, representante del Papa ante nuestro país y Decano del Cuerpo Diplomático aquí acreditado. La noticia no sería descollante si no se leyera entre líneas el tremendo mensaje que expresó el Nuncio en la ceremonia de imposición y la responsabilidad que reposó en los hombros de los bomberos y especialmente sobre los de su director general, Pablo Tuñón.
Don Andrés Carrascosa resaltó el invaluable papel que tienen los bomberos en nuestra sociedad, especialmente en estos momentos en que están equipados para llegar apenas al octavo piso de un edificio de 60 niveles. El valor del Cuerpo de Bomberos no puede subestimarse por lo que uno perciba o experimente localmente; en el mundo entero son apreciados y hasta venerados, al punto que los que integran la institución en la Ciudad de Nueva York, posterior a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, gracias a su entrega, valentía y arrojo, los han llamados The New York Bravest. (Los más valientes de New York).

El Cuerpo de Bomberos de Panamá está adscrito al Ministerio de Gobierno a partir de la Ley 10 del 16 de marzo del 2010, que, a pesar de ser parte de lo que se considera Seguridad Pública, ha quedado en ese estamento. Recientemente ha sido objeto de muchas críticas, su nuevo director blanco de otras tantas polémicas, y no deja de preocupar que en lo que debe ser una abnegada institución haya entrado el germen de la corrupción. Una compra de equipo necesario para poder combatir en igualdad de condiciones la extinción de eventuales siniestros y cumplir con todas las labores que le son innatas, ha levantado una gran nube negra sobre la transparencia de la misma.

Las ayudas técnicas que deben cumplir los bomberos van desde el salvamento de personas en casos de emergencia, atención de accidentes de diversas naturalezas, rescates de seres humanos en diversas circunstancias y todo lo relacionado a la prevención y establecimiento de controles en las múltiples edificaciones que se levantan en Panamá.

Los bomberos de por sí son mal remunerados y arriesgan su vida en cada acometida en cumplimiento del deber. Existen fondos para la compra de equipos que están siendo señalados como que se están malgastando. Preocupa que se esté invirtiendo de manera irregular en la compra de esos equipos necesarios y hay mucho ruido alrededor de esas adquisiciones. Al ser este estamento de seguridad tan importante, especialmente para la prevención de accidentes y el combate a siniestros, y por la buena imagen que tiene la institución, no debería levantarse ninguna duda en la forma que se están haciendo las contrataciones.

El Nuncio Apostólico puntualizó en sus palabras de aceptación de tan insólita imposición honoraria, que ‘en un mundo moderno como el nuestro, en el que no falta quien piensa que todo se puede comprar y vender, tengo la certeza de que los valores del bombero, su valentía más apreciada por la sociedad será una honestidad capaz de llegar al sacrificio ante las presiones para no fallar al conjunto de la ciudadanía, que les seguirá considerando como su verdadera protección. Antes era el arrojo para apagar el fuego, hoy será cada vez más el valor de no dejarse corromper’.

El placer de leer

MARIELA SAGEL 

marielasagel@gmail.com

 

El Siglo, 17 de octubre de 2011

En el IV Congreso Científico que se celebró la semana pasada en la extensión universitaria de Azuero tuve la oportunidad de hablarles a los asistentes sobre las ventajas que nos proporciona la lectura. Es importante que en estos momentos, cuando estamos cada día más expuestos a manejar más información, pero a tener menos conocimiento, se vuelva al saludable hábito de leer.

Cuando apareció la televisión, hace más de medio siglo, Marshall McLuhan aseguró que los medios no son nunca meros vehículos de contenidos, sino que ejercen una solapada influencia sobre este y, a largo plazo, modifican nuestra manera de pensar y actuar. Ahora que estamos prácticamente controlados por los dispositivos electrónicos, léase celulares, Blackberrys, uso y abuso de mensajes de chat, Twitter, iPad, debemos revisar si no nos sale mejor que volvamos a la vieja invención de Johannes Gutenberg, que fue la imprenta y su producto más visible, el libro.

Este periódico llegó la semana pasada a un récord de circulación que todos celebramos porque así nos aseguramos que nos están leyendo. Creo que el tema de lectores no debe circunscribirse solamente a quienes nos entregamos al placer de la lectura y prácticamente comemos libros, sino a todos aquellos que devoran periódicos y están medianamente enterados de lo que pasa en el país y en el mundo, aunque muchas veces, la lectura sea diagonal, es decir, uno no se compenetre con el tema.

Estamos viviendo una época en la que los cambios se suceden a una velocidad vertiginosa y los conocimientos envejecen con suma rapidez. De allí que debamos tener conocimientos frescos y solamente los obtendremos si ejercitamos una fluida comprensión lectora, garantizando así el futuro de las próximas generaciones. Aparte de los obvios beneficios que obtenemos al cultivar el hábito de la lectura, los lectores manejamos un mejor lenguaje, estamos constantemente mejorando la expresión oral y escrita, además de la ortografía, y aumentamos nuestro vocabulario y la comprensión de los temas.

Existen pruebas concluyentes de que la memoria de una persona deja de ejercitarse cuando cuenta con un archivo infinito, como el que pone a su alcance el uso de una computadora, se entumece y debilita los músculos que dejan de usarse. Hay que hacer uso correcto de todas las herramientas electrónicas y, de la misma forma, mejorar nuestras habilidades cognitivas.

Así que, amigo lector, no deje de leer y si tiene la posibilidad de utilizar las herramientas de la Informática, hágalo, pero todo en su justo balance, para seguir siendo comprensivos en lo que desarrollemos en la vida.

 

La maga de las letras

La autora española residente en México, LAURA MARTÍNEZ BELLI

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

Facetas, La Estrella de Panamá, 16 de octubre de 2011


‘ Hacer creíble lo inverosímil’. Con esa frase terminé mi artículo sobre la novela de Laura Martínez Belli -publicado en la edición de Facetas del 20 de febrero pasado- y que se refería a su libro El ladrón de cálices, que es su segunda novela. Allí relataba parte de la vida de esta autora española, residente en México, pero que de pequeña vivió en Panamá por razones del trabajo de su padre. Todavía me faltaba descubrir otras fascinantes facetas de su vida y su dedicación total a la escritura, lo que he podido comprobar gracias a que pude leer su primera novela, Por si no te vuelvo a ver, publicada en 2007, que según la edición del periódico El Universal de esas fechas ‘desplazó a Gabriel García Márquez de la cima de libros preferidos en México’.

MADRE, NOVELISTA Y ‘TUITEADORA’   

Con apenas 36 años Laura va para su tercera novela. Tiene dos hijos pequeños y es una tuiteadora de sábados, cuya disciplina le exige escribir de 10 a 12 horas diarias. Está casada con un mexicano pero antes de radicarse en ese país, estudió en la Universidad Ibeoramericana y era colaboradora del Museo del Palacio de Bellas Artes del Distrito Federal, donde se imbuyó de la obra de los muralistas mexicanos.

Como si fuera poco, ‘la panameña’, como la conocían a su regreso a España después de haber vivido desde los 6 hasta los 14 años en nuestro país, es sobrina de la escritora nicaragüense Gioconda Belli, uno de los íconos de la novelística de ese país, de Centro América y de todo el continente. La Belli es conocida por sus obras como El país bajo mi piel, El Infinito en la palma de mi mano, La mujer habitada, El pergamino de la seducción y más recientemente, El País de las Mujeres, que presentó en la última feria del libro de Guadalajara.

Su tía Gioconda le dijo contundentemente, cuando terminó su novela y buscaba publicarla, que debía tomar en serio su ‘don’: tenía que asumir su responsabilidad como escritora. Laura envió su manuscrito, que escribió en España, a editorial Planeta, sin mencionar el apellido Belli (es sobrina de la conocida escritora nicaragüense Gioconda Belli). Ellos respondieron que les interesaba publicarla. Su tía presentó el libro en la Feria de Guadalajara de 2008 después que había sido un éxito comercial.

REVOLUCIÓN Y HACHAZOS

Los corridos mexicanos son muy conocidos y se dice que Arturo Pérez Reverte se inspiró en uno que estaba dedicado a Teresa Mendoza para escribir su novela La reina del sur. Los corridos son expresiones musicales y literarias populares del área cultural mexicana y hay uno precisamente que se llama como el título de esta obra. Le hice una entrevista a la autora cuando terminé de leer su precioso libro (porque es absolutamente arrebatador) y me dijo que los editores le habían advertido que existía una canción con ese título y después de mucho ir y venir, decidieron dejarlo, también supongo que como un gancho de marketing.

La vena de historiadora del arte de la escritora está en cada página de esta novela, traducida a las pasiones que puede inspirar esta manifestación cultural, así como las que se encendieron en la época de los grandes muralistas mexicanos, precedidos por la Revolución que hace poco cumplió sus 101 años.

Rescata los anhelos de protagonistas anónimos de una época de revolución y acciones de machazos, cuando las mujeres eran tomadas por los revolucionarios y como el destino y lo que éste tiene para ti, por más que trates de desviarlo, siempre te encuentra. Incluso relata el asesinato de Emiliano Zapata.

EL PROTAGONISMO DE LOS MURALES

Laura Martínez Belli puso de protagonista de esta novela no solamente a artistas famosos como Diego Rivera y el Doctor Atl, sino también los murales que pintaron en esa época y cómo lo hicieron. En una crítica publicada cuando lanzó el libro, se señala que el muralismo es el personaje literario. ‘La autora quiso poner al muralismo mexicano como protagonista tácito de su novela, de ahí que Gilberto, desde que nace, lo muestra como un niño con gran interés por pintar, dotado con el talento de un país colorista, creador y artista. México ha dado grandes nombres en la plástica. El muralismo mexicano forma parte del arte universal, es netamente mexicano y es algo muy propio. Desde la ficción, donde lo interesante son los personajes, sus conflictos, miedos, amores y sueños, Laura Martínez-Belli explora circunstancias externas a sus protagonistas’, escribió Yanet Aguilar en El Universal, el 7 de julio de 2007.

REENCUENTRO CON EL REALISMO MÁGICO

La poeta Gioconda Belli, su orgullosa tía, que aclaró en su presentación de la FIL Guadalajara que no la ayudó, pero que desde niña la sobrina dio muestras de su talento artístico, resume de esta manera la novela: ‘El drama que narra es y ha sido, en la literatura universal, desde Edipo, uno con el que misteriosamente siempre nos identificamos: es el tema de la separación en la infancia; es el tema de cómo la sangre siempre busca su origen; ese misterio de los vínculos que nunca se cercenan entre el ser humano y sus padres. Es un tema difícil de novelar precisamente porque es arquetípico, o sea, ha sido tratado en todas las literaturas. De allí que la forma de hacerlo sea esencial. Un novelista que arranca una novela con la separación de un hijo, ya sea del padre o de la madre, más aún cuando se trata de la madre, está advirtiéndole al lector del previsible desenlace. Su reto reside entonces en hacer que lo fundamental de la historia sea la ruta del reencuentro’. 

Más adelante, en el espléndido texto que escribió para presentar a su sobrina, dice: ‘Otro personaje que habría que mencionar es el lenguaje. Se podría decir que Laura hace una suerte de reinvención del lenguaje del llamado realismo mágico. Su novela ciertamente que se nutre de esa corriente, pero no se deja llevar por ella. Hay mesura y apego a la realidad en su tratamiento, pero su manera de describir, las metáforas redondas y sorprendentes, a veces excesivas, traen a la memoria la riqueza de las construcciones sintácticas de García Márquez o Isabel Allende. Esta deuda de ella con el realismo mágico también se percibe en el empuje que tiene la trama sobre los personajes. Es la trama, los sucesos, los que los van llevando a los personajes de una revelación a otra, y es en la narración de estos sucesos donde la novela logra desplegar la riqueza de sus escenas dramáticas’. 

Este libro me gustó más que El ladrón de cálices y espero con ansias su próxima novela, que ya anunció que acaba de terminar. La virtuosa escritora Elena Poniatowska sintió curiosidad por ‘esa chica nueva’ y mandó a pedir el libro. En la segunda edición de la novela, al año siguiente, se imprimió en la contraportada un comentario de ella: ‘Un homenaje a la riqueza cultural de México que a través del amor, habla de nuestro arte y nuestra revolución’.