La cosa no es así

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

El Siglo,  23 de mayo de 2011

A medida que sube el tono de los que defienden la construcción de la mentada Torre Financiera en los terrenos que ocupó la Embajada Americana, se van señalando supuestas negligencias que tuvieron los gobiernos anteriores y las cuales, gracias a los iluminados que hoy nos gobiernan, se están corrigiendo. La semana pasada, el ministro de Economía intervino en un largo programa de radio de uno de sus afectos, y dijo, entre otras cosas, que nunca antes se había presentado el proyecto de un metro para la ciudad de Panamá. Falso de toda falsedad: En 1999, el gobierno de Francia entregó al de Panamá un anteproyecto con financiamiento incluido y estudio de pre factibilidad que no le hubiera costado ni un centavo al Estado. Resultado: el ministro, que hoy es magistrado, se lo pasó al MOP y este se enfrascó en una pelea de espacios de poder con la Autoridad del Tránsito y el asunto quedó en el olvido. Recientemente, cuando se firmó con la empresa francesa la adjudicación de los vagones del Metro, el director de esta empresa en Panamá me presentó al Presidente de la compañía, y entre bromas, el francés señaló que yo era la madre del proyecto Metro.

Otra falacia esgrimida por el ministro Vallarino fue que esta administración respetaba los edificios históricos porque ellos, en realidad fue la administración Moscoso, habían restaurado el Palacio de Gobierno. Cierto, fue restaurado después de que se hizo un concurso y se le entregaron al mismo ministro, hoy magistrado, los planos ya confeccionados para que se hiciera el rescate de ese centenario inmueble en el Casco Viejo.

Ni los corredores ni la autopista Panamá- Colón fueron diseñados por el gobierno del Toro. Todos fueron proyectos conceptualizados en la década del 80. Faltó oportunidad y decisión para hacerlos y eso es lo que ha pasado con el Metro y enhorabuena que ahora se haga, un poco tarde porque hay más congestión en las calles, pero no hay que regatearle el mérito a nadie. Repitiendo una y otra vez una mentira, se convierte en verdad, y tratando de justificar un capricho desquiciado como la Torre Financiera en ese espacio de terreno, se desvirtúan los esfuerzos que se han hecho en otras administraciones.

Creo que es hora de que se olviden las consignas de campaña y se empiece a gobernar con la verdad y en beneficio de todos y no solamente de unos pocos.

 

Verdades a medias

MARIELA SAGEL*

marielasagel@gmail.com

La Estrella de Panamá, 22 de mayo de 2011

O mentiras piadosas. No sé realmente cómo aproximarme al galimatías que manejan los promotores de la Torre Financiera. Asistí a la presentación que el arquitecto Mallol ofreció a los estudiantes nocturnos en la Universidad de Panamá. Realmente me dio lástima la posición a la defensiva de este profesional, apelando a la comprensión de estudiantes que a lo mejor nunca van a tener la oportunidad de diseñar un edificio de 70 pisos que pretende ser el ícono de la arquitectura panameña. El tono incendiario de la charla era a la defensiva y se contradecía en cuanto a que destacaba el respeto que le debemos al patrimonio histórico contra el argumento de la modernidad. 

El proyecto desde el punto de vista arquitectónico es bellísimo, pero tanto legal como ambiental e inclusive patrimonial viola todas las normativas. Mi apreciado amigo Nacho reclamó el orgullo que debemos sentir los panameños de contar con un edificio así y a mí en lo personal me parece muy bien que se haga… pero en otro lugar. Está el hueco que dejaron los españoles que pretendían hacer los Faros de Panamá, en Punta Pacífica, o los solares que fueron demolidos frente a la bahía, y que hoy lucen vacíos y sin perspectiva de que algo allí sea construido.

Mallol señaló que el conjunto cabalístico que quiere construir rescataría el barrio de Bella Vista que ha sido abandonado por 20 años. Bella Vista pasó a ser Fea Vista desde que los inmuebles que le daban ese sabor distinguido fueron demolidos para hacer adefesios modernos, ignorando la historia del origen de ese vecindario e irrespetando no solo las normas urbanísticas sino también la historia y memoria colectiva de nuestro país.

No tiene que construirse un proyecto de esa magnitud, con manejos cuestionables en cuanto a los desembolsos que se han hecho para rescatar un recodo de la ciudad que ha sido abandonado por la comuna capitalina y las autoridades tanto actuales como anteriores. Tal pareciera que lo que se trató fue dejar que se deterioraran las propiedades para comprarlas por una bicoca y luego venderlas por una fortuna, como ha sido usual en nuestro mercado inmobiliario. Si los jardines del Santo Tomás están en pésimo estado ha sido porque el Patronato no les ha metido la mano, como sí lo hicieron los organizadores de Casa Cor hace unos años, cuando demostraron lo que podría hacerse en el Elefante Blanco.

Si vamos a jugar a la cábala —las alturas y el largo del boulevard que se propone tienen simbología de esa índole— mejor enaltecer, no los 500 años del descubrimiento del Mar del Sur sino el centenario del Barrio de La Exposición, que se erigió para conmemorar la inauguración del Canal de Panamá, en 1914, cuando fue precisamente Belisario Porras quien proyectó la plaza que lleva su nombre y los sendos edificios que la rodean, que han sido restaurados con esmero y elegancia. Eso tendría más sentido en virtud que se espera inaugurar, para esa fecha, la ampliación del Canal, donde se trabaja con denuedo para cumplir con el mandato constitucional que se otorgó en octubre de 2006. Que el solar donde estaba la Embajada americana —que fue demolido sin misericordia, día y noche y durante los días de Semana Santa— sea destinado a convertir el área en un solaz para la familia y sea atractivo para el turismo cultural que pretendemos captar.

El arquitecto Mallol nos quiere deslumbrar con las fotos de las ciudades que han introducido cambios en inmuebles históricos como Paris y Nueva York. La diferencia es que edificios de esa magnitud no se construyen invadiendo los terrenos de un monumento histórico y respetan, en todas esas referencias, la primera línea donde se construyen.

Sería un orgullo tener en nuestra ciudad un edifico con tantas innovaciones como la Torre Financiera, pero en otro lugar, y el homenaje a Vasco Núñez se le haga de otra manera. Solo recordemos que en los días que se conmemoraba el centenario de la República se cayó el Arco Chato. No quiero ni pensar, si de tanto abuso, la bola donde Balboa apoya su bota sale disparada a la contaminada bahía como producto de la presión que se ejercerá en esa zona.

 

 

Nos merecemos un cambio

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

El Siglo,  16 de mayo de 2011

El actual gobierno llegó a serlo por la promesa, entre otras, de que habría un cambio en muchos sentidos: en la forma de actuar desde los puestos públicos, en la forma de nombrar a los magistrados, a los que ocuparan cargos en el servicio exterior y en la forma general de gobernar. A casi dos años de habernos atiborrado de propaganda publicitaria, sobre todo lo que se iba a hacer y lo que se iba a cambiar, vemos con mucha preocupación que nada se ha hecho y que nada va a cambiar, posiblemente solo los nombres que en este quinquenio se van a beneficiar.

Los escándalos sobre las visas otorgadas a personas de origen asiático nos abruman, y nada se ha hecho, solamente se han lanzado amenazas de parte de los que son señalados. El fantasma del colombiano del moñito ha vuelto a resurgir y trae a todo el mundo de cabeza, porque tal parece que su generosidad no tenía límites, y en esa cayeron casi todos. Todavía peor, el señalamiento de que el director de la Autoridad de Turismo está involucrado en casos de narcotráfico no logra aclararse, y por más lagrimitas que el susodicho vierta en televisión, su jefe no acierta a lavarle la cara del todo.

El presidente se esconde como un avestruz ante la tormenta que desatan tantos escándalos. Cuando vuelve a aparecer no habla, sino que dispara contra lo que él identifica como los enemigos de su gobierno. No entiende que la campaña política terminó hace más de dos años y que sus discursos deben ser propios de un mandatario, no los de un impulsivo candidato. No defiende su gestión de gobierno, sino que acusa al principal partido opositor de todos los males como si no lo dejaran gobernar. Esto último es imposible: se ha arrogado de todos los poderes que presidente alguno haya tenido y pisoteado las instituciones y las libertades como le ha dado la gana. Si la población lo ha dejado, es porque el país está creciendo como consecuencia de la bonanza económica que todavía experimenta. Debería ser más responsable en el puesto y exigir lo mismo a los funcionarios que le dio por nombrar en otras posiciones y que estos no se suban a un micrófono a amenazar, como vimos, recientemente, a uno de sus más rabiosos ministros. Y dejar de gobernar por medio de mensajes de Twitter.

 

En honor a Agatha

NUEVA OBRA DE CARMEN POSADAS

MARIELA SAGEL

msagel@gmail.com

Facetas, 15 de mayo de 2011

Es alentador escribir de un libro que uno ha gozado tanto como Invitación a un asesinato’, de Carmen Posadas. Posiblemente me tacharán de feminista, porque este año he hecho varias reseñas de libros escritos por mujeres. Pero es que nuestras congéneres están produciendo realmente literatura de calidad y de eso dan fe Claudia Piñeiro, Laura Martínez Belli, Kenizé Mourad y ahora esta escritora uruguaya, cuya vida ha sido la de una trotamundos, ha vivido en muchas capitales del planeta y como se dice, ‘viene de vuelta’ de muchas situaciones.

Además de leerme con gusto su libro, y de conocer su obra desde hace años (anteriormente leí Pequeñas Infamias, que fue galardonada Premio Planeta en 1998, ha vendido más de 700,000 copias y ha sido traducido a más de 16 idiomas) me puse a investigar en su página web y realmente me parece que la señora Posadas posee todas las características para ser una soberana irreverente y eso me identifica mucho con ella. Su prosa es ligera pero muy elegante, irónica y a la vez intrigante y la novela se goza página a página.

LA AUTORA

Carmen Posadas nació en Montevideo, Uruguay, donde vivió hasta los doce años. Debido a que su padre era diplomático, vivió en Inglaterra, Rusia, Argentina y España, donde está radicada en la actualidad. Tiene en su haber muchos títulos publicados, entre los que se encuentran libros de literatura infantil y novelas como Cinco Moscas Azules y El Buen Sirviente, además de Pequeñas Infamias, que ya mencioné.

Su página web es de lo más divertida porque tiene varias opciones para conocer su biografía. La que está etiquetada como larguísima detalla en forma jocosa cómo lucía cuando nació, los deportes que practicaba infructuosamente y también sus relaciones sentimentales, dando cuenta del nacimiento de sus dos hijas y su segundo matrimonio con un banquero español, del cual enviudó. Siempre ha estado dando vueltas por el mundo, escenificando su primera boda en Moscú, por ejemplo, donde colocó su ramo de novia sobre el mausoleo de Lenin, siguiendo una tradición soviética.

Menciona su página web que era la esposa perfecta, famosa por su Boeuf Stroganoff y sus postres. Su segundo matrimonio lo llevó a cabo en Viena, Austria.

INVITACIÓN A UN ASESINATO

No tiene mucho misterio el tema que una mujer de mundo, al divorciarse de su quinto marido, haga una invitación para celebrarlo. Lo interesante del asunto es que en este libro, Carmen Posadas entrelaza no solamente la enraizada costumbre de los ricos y famosos de tener una vida de glamour, con los misterios de las novelas de Agatha Christie y los personajes de libros famosos, como los de Julio Verne y los hermanos Grimm, – su personaje Rapunzel – y escenifica su adolescencia en Moscú, lo que les es común con varios de los invitados a la travesía de celebración del divorcio de la protagonista, Olivia Uriarte, ya que fueron sus amigos de infancia.

Es muy interesante la forma en que la autora va mezclando tanto personajes como escenas de las tramas de la famosa escritora Agatha Christie y le da vida a muchos de sus personajes y, a través de ellos, resolver el asesinato de la anfitriona del aquelarre que se celebró en la embarcación Cianuro Espumoso (como el libro de Christie), Los Diez Negritos y finalmente, Némesis, – así se llaman los capítulos de la obra – y en sus páginas cobran vida los protagonistas de esos libros de la laureada inglesa, como por ejemplo Miss Marple. La forma en que te lleva de la mano la escritora uruguaya por toda la trama de la novela, desde la invitación que se les cursa a todos los allegados de la futura víctima, todos los cuales, a excepción de su hermana Agatha, tienen suficientes motivos para querer asesinarla, acontecimiento que sucede a bordo del plácido bote que surca las aguas del Mediterráneo.

Una de las virtudes más interesantes de su narrativa, la de Carmen Posadas, es la elegancia y poca empalagosa descripción que logra tanto de los escenarios de las casas, castillos y yates donde se desarrollan sus relatos, así como la forma en que describe los vestidos y la contextura de sus personajes. También las desviaciones que tienen por la clase de vida que llevan, los encuentros sexuales que recrea y los sueños eróticos que algunos esconden. El hilo de la historia se lleva de manera tan fluida que prácticamente no se quiere dejar de leer y a cada vuelta de página se encuentra uno con un desenlace que causa una grata impresión, y todas están ligadas al profundo conocimiento no solo de la resolución de la trama novelística, sino de la obra y los personajes que incorporó Agatha Christie en sus novelas.

CIANURO ESPUMOSO

Como en todo producto comercial, el empaque es muy importante. La portada de Invitación a un Asesinato es tan atractiva que solamente por esa perfecta fachada el libro es atractivo. Una copa de Martini con un brebaje azul (como el cianuro espumoso) y una muñeca Barbie adentro, en traje de baño, termina de rematar el conjunto espumoso de leerse este libro con fruición, tanto como debe haber sido tomarse el cocktail que Olivia le ofreció a sus invitados la primera noche, y el cual no les permitió a ninguno moverse de su silla y escuchar todo lo que ella tenía que decir de cada uno. El libro está magistralmente impreso y como casi todos los libros de la editorial Planeta, invitan a la lectura. Estoy segura que una historia como la que ofrece este explosivo brebaje no es común y se recordará por muchos años entre los lectores amantes de la famosa escritora Agatha Christie y también de la uruguaya Carmen Posadas.

 

Desafíos del periodismo

MARIELA SAGEL*

marielasagel@gmail.com

La Estrella de Panamá, 15 de mayo de 2011 

La semana pasada se realizó en Panamá una actividad que lleva 15 años de haberse establecido y que cada año mejora en cuanto a participación como en la calidad de los jurados que evalúan los trabajos que se someten al escrutinio y son premiados como los mejores. Me refiero al Premio Nacional de Periodismo que organiza el Fórum de Periodistas por las Libertades de Expresión e Información.

En esta XV versión, el jurado estuvo compuesto por el ex presidente de Bolivia, Carlos Mesa; el ex vicepresidente de Nicaragua, Sergio Ramírez Mercado; Fidel Cano, de Colombia; Verónica Franco de Chile; Ileana Oroza, de Estados Unidos y Leopoldo Castillo de Venezuela. Carlos Mesa se erigió como el presidente del jurado y desde esa posición hizo gala de una sapiencia y capacidad de síntesis admirable, extrapolando los temas de la manera más elegante y concisa que puede hacerse desde un micrófono, sin que nos llegue a aburrir.

El tema de la conferencia que se organizó con los jurados, periodistas, miembros del Fórum y estudiantes, fue los Desafíos del periodismo en América Latina. Fidel Cano, director de El Espectador, el más antiguo de Colombia, viene de una familia de tradición editorial y obtuvo en 2006 el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar. Cano enmarcó los desafíos en la legislación que tiene cada país, la violencia que se ha ensañado con algunos países (México más recientemente, Colombia por tradición y los países centroamericanos por omisión) y las amenazas de la tecnología a los medios tradicionales. Esto último crea grandes retos a los comunicadores.

Ileana Oroza, una académica de la Universidad de Miami —trabajó por 22 años en el Miami Herald—, es erudita en artes y literatura y también ha sido galardonada en varias ocasiones. Ella aseveró en forma contundente que ser periodista hoy día es poner su vida en riesgo. La amenaza tecnológica ha dado al traste con los planes de negocios de los medios tradicionales y se trata de sobrevivir y ser rentable a pesar de esa realidad. Se usa menos papel, hay menos lectores, mismos que al final van a estar muy mal informados. Se ha sufrido un cambio en cuanto al público objetivo y eso hace que cambien las estrategias de decir la noticia.

Sergio Ramírez Mercado, quien en su momento abrazó la causa sandinista y fue vicepresidente de su país, no ha dejado a un lado su vocación por las letras, siendo constante en la publicación de sus obras, la última de ellas La Fugitiva, que presentó durante su breve estancia en nuestro país. Ramírez señaló a los autoritarismos como una gran amenaza, y éstos tienen varias formas y los medios más frágiles son la radio y la televisión, porque sus permisos o frecuencias pueden ser afectados o condicionados para al final sacarlos del aire. Los medios impresos, que dependen de la publicidad, también son altamente vulnerables, porque pueden ser ahogados y hasta comprados por los grupos de poder vinculados a los gobernantes de turno.

Verónica Franco, de Chile, es directora de Radio Cooperativa, uno de los pocos medios que no está sometido a la presión de un grupo de poder en su país, donde existe un duopolio. En Chile, el 66% de la población no tiene acceso a televisión pagada y el gran reto es cómo hacer buen periodismo a través de las redes sociales.

Leopoldo Castillo, conductor del popular programa ‘Aló Ciudadano’, es un conocido animador de Globovisión y un férreo opositor a Chávez. Sus palabras me estremecieron, porque tocó una vena sensible: la autocensura, que es la más peligrosa de las armas contra la libertad de expresión. La describió como una espiral en silencio. Detalló cómo el presidente toma la red nacional a la hora que quiere y cuando le da la gana y se lamentó que en América Latina exista una ausencia de solidaridad para con su país, que tiene que ver con el tema económico y la dependencia del petróleo.

Culminó la presentación de los jurados el ex presidente boliviano Carlos Mesa, graduado en Literatura, periodista en ejercicio y político, que ocupó la silla presidencial de 2003 a 2005, quien señaló la era actual a una revolución quizá equiparable a la de la aparición de la imprenta. Dijo categóricamente que el límite de 140 caracteres que permite el Twitter es insuficiente. Como corolario a lo expuesto los desafíos se enmarcan en la retórica demagógica de gobiernos autoritarios y el que asuma una posición pública tiene que correr el riesgo de ser cuestionado por sus acciones.

Una semana de riqueza intelectual y retroalimentación periodística al más alto nivel. Y a propósito, si antes criticaron a Rubén Blades por manejar un partido a través de fax, hoy día nuestro país es dirigido por los 140 caracteres de Twitter.

 

UN POCO DE TODO (II)

Por Mariela Sagel

En el cine no nos fue tan mal, a las finales.  Pudimos ver en las salas comerciales El Perfume, la tan esperada película del libro homónimo del alemán Patrick Suskind.  A inicios del año, como en una buena racha, se presentó El Laberinto del Fauno, de Guillermo del Toro (ganadora de 3 Óscares) y Letters from Iwo Jima, película japonesas dirigida por Clint Eastwood.

La Fiesta del Chivo, basada en la obra del mismo nombre del peruano Mario Vargas Llosa  y El Amor en los Tiempos del Cólera, otra vez del Gabo y con unos estruendos de Shakira, se presentaron en estampida a fines del 2007.  Sobre esas películas habría material para escribir sendos artículos pero lo dejo para los expertos.  Yo insisto en seguir siendo una “diletante cultivada”.  También dejo sentada que no me gusta el cine comercial per se, con contadas excepciones, donde puedo llorar a mares o en películas como Leones por Cordero o el Diablo Viste a la Moda, ambas con Meryl Streep.

Las artes plásticas mantuvieron su ritmo, sin aspavientos y sin nada que nos sobresaltara.  Buenas exposiciones de panameños residentes en el extranjero trajo Galería Habitante (Susana Arias, David Solís, Raúl Ceville y Arístides Ureña Ramos, entre otros) además del resurgimiento de la colombiana residente en Panamá Alicia Viteri y las esculturas de Olga Sinclair en Mateo Sariel.  Arlene Lachman siguió con su febril actividad, esta vez cambiándose a un nuevo local, igual de inaccesible que el anterior pero la gente va, de todas  maneras, y celebramos la apertura de un nuevo espacio, la Maison d’Arte, del buen amigo Reinier Rodríguez en pleno centro de Obarrio, sobre la Avenida Samuel Lewis.

En música popular también hubo su esfuerzo.  Lo más importante (para mí) fue el concierto de Pablo Milanés en marzo, pero como soy enemiga de ir a Figalli, me perdí buenas bandas (que no buenos conciertos, ojo) y así mismo dejé de ir a los conciertos de Kenny G, Diego Torres y el inaccesible de Gloria Estefan (en Atlapa, pero eso es harina de otro costal).  Diego El Cigala se presentó en la feria del libro, pero en lo que a mí respecta, no estaba para conciertos sino para degustar literatura.  Entiendo que a la gente le gustó mucho.

Los poetas celebraron en grande su día Mundial de la Poesía, tanto que hasta di gracias que pasara porque ya me tenían fritos de tanta publicidad, y el Concurso Literario Ricardo Miró volvió a premiar a unos viejos conocidos, como Rafael Pernett y Morales, el gran Neco Endara y Luis Pulido Ritter, entre otros.  El certamen no estuvo libre de escándalos en el género de poesía y se reconoció, post mortem, el aporte literario que hizo la buena amiga Mireya Hernández a las letras.

No puedo decir que en teatro estuviéramos como en Broadway, pero Chicago fue un gran esfuerzo tanto para su productores como para el elenco.  Pero es como dice mi admirado periodista, hay una falta de costumbre de una programación cultural continua y de calidad. No solamente hay que tomar en cuenta el esfuerzo, hay que crear conciencia que la cultura no es un lujo sino el alimento del alma para los pueblos.  Como dice el artículo citado, la cultura oficial es una mezcolanza de actos folclóricos, puestas en escenas para lucimiento de políticos y malas impresiones que han generado un agujero en la capa de ozono cultural más grande que el propio istmo (sic). Ser cultos para ser libres, sentenció José Martí y por allí hay que empezar.  Hay que convertir el lujo grosero de Multiplaza en un Museo de Bellas Artes al estilo mexicano, para que sea destino de las familias el fin de semana y los niños aprendan algo más que consumir a diestra y siniestra.

Me faltan un montón de manifestaciones artísticas pero este espacio ya no da para más y no creo que me publiquen una tercera entrega.  Ojalá que el 2008 establezca una costumbre de actividad cultural continua y de calidad.

Publicado en La Estrella de Panamá en el año 2008

9 de enero de 2008

 

No podemos pasar agachados

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 9 de Mayo de 2011

La semana pasada se dio un evento trascendental, al congregarse un grupo completamente heterogéneo de personas y agrupaciones, para elevar, con responsabilidad, su preocupación y oposición al proyecto de construir en el solar donde estuvo la Embajada Americana, en la Cinta Costera, una torre financiera donde estarán, en 70 pisos, oficinas tanto públicas como de empresas privadas.

El planteamiento no solo atenta contra el raciocinio de los que sabemos que no se pueden combinar ambos públicos de manera óptima, sino que se congestionaría un área que de por sí ya tiene sus servicios colapsados. Meter a 9,000 usuarios que ocuparían 4,000 estacionamientos soterrados en el área de Bella Vista es de una visión tan demencial como caprichosa, que privaría a los residentes de ese sufrido barrio de las brisas marinas a las que están acostumbrados, además de que crearía un cuello de botella a unas calles que ya no dan más.

Peor aún es el hecho de que las pretensiones de la construcción de la torre son las de despojar al Hospital Santo Tomás de sus jardines y del Centro Nacional de Biológicos, un depósito valioso de todas las vacunas que previenen enfermedades en el país y hasta en la región, construido hace unos años gracias a una donación de 9 millones de dólares, para erigir en su terreno un Centro de Convenciones. ¿Se imaginan el acceso a ese sitio si se celebra un evento similar a los que se dan en Atlapa y no hay dónde estacionarse?

No se conocen los estudios que respaldan la viabilidad de este proyecto, pero fue inclemente la demolición de la estructura que ocupaba la Embajada Americana y ahora nos enteramos de que se les pagó a los gringos una indemnización de 18 millones de dólares. Patrimonio Histórico firmó la resolución aprobando la construcción de este proyecto, se cambió la zonificación en forma expedita y en estudios y desarrollo de planos se han desembolsado varios cientos de miles de dólares.

De ejecutarse, peligra el Santo Tomás, el hospital del pueblo, como lo llamó su fundador, el Dr. Belisario Porras y ya se han unido a la causa tanto los empleados como los médicos de ese centro. Desde septiembre del año pasado, muchas voces se han levantado contra este proyecto y hoy lunes, 9 de mayo, las organizaciones y personas que nos oponemos a este despropósito, presentaremos una denuncia ante la Procuraduría. No podemos pasar agachados ante este hecho que afecta a todos.

 

Rescatando a la juventud

MARIELA SAGEL*

marielasagel@gmail.com

La Estrella de Panamá, 8 de Mayo de 2011

En el año 1995 se creó el Ministerio de la Juventud, la Mujer, la Niñez y la Familia, después que se hicieran firmes reestructuraciones para avanzar en la modernización del Estado. Los temas de juventud se fueron incorporando en el recién creado MINJUNMFA, un acrónimo impronunciable y su largo nombre se prestó a muchas bromas. A partir del año 2005 se aterrizó la misión de este importante esfuerzo con la evolución hacia el Ministerio de Desarrollo Social, que es más comprensivo de los temas que abarca (y más fácil de recordar).

En las elecciones generales del 2004 y 2009 la juventud jugó un papel muy importante, a tal punto que se dice que ese grupo demográfico fue quien puso los votos tanto para que Martín Torrijos como Ricardo Martinelli ganaran por amplia mayoría la Presidencia, impulsados por una fuerza como fue el Team Martín en el primer caso, y la campaña conducida por el cónsul en Miami, en el segundo —quien recibió en premio ese nombramiento—. El Team Martin, analizándolo fríamente, fue más un instrumento de mercadeo político que una fuerza, tanto que el aspirado posicionamiento de algo similar durante la campaña del BH ’09 no llegó ni cerca en cuanto a participación y recordación hoy día.

En el PRD han existido las secretarías de la Juventud y la Mujer y este año se ha convocado a una elección para la escogencia de los que dirigirán estos estamentos, lo que ha generado una saludable —y a veces ácida— campaña proselitista. La primera de ellas la veremos el próximo domingo 15 de mayo y será la elección del secretario/a de la Juventud.

Los jóvenes representan el 20% de la membresía del partido y han tenido una curiosa evolución. Desligados de las ideas torrijistas como ejemplo de vivencias y huérfanos de una empatía cercana con las luchas nacionalistas que de alguna manera aglutinó en sus inicios a este colectivo, han ido sumándose a través de ideales, influencias familiares o contagio vivencial. Este año me ha tocado emprender varias causas junto a un grupo heterogéneo de chicos que no superan los 35 años, algunos anarquistas, todos soñadores y la mayoría profesan un auténtico entusiasmo por Chuchú Martínez, sin haberlo conocido. Y es que es lógico ser joven y ser idealista (es una obligación) y también, polarizarse en los extremos.

Es en este ejercicio democrático que se desarrollará en el PRD, el Cuarto Congreso, para escoger el/la secretario/a del Frente de la Juventud en una contienda donde 500 delegados elegirán a quien los lidere, entre cuatro candidatos, de los cuales tres son mujeres, después de ocho años desde la última selección. Se escogió la fecha del 15 de mayo por coincidir con el 108 aniversario del fusilamiento de Victoriano Lorenzo.

De entre los candidatos destaca la figura de la abogada Emelie García Miró, quien se activó en el partido apenas cumplió 18 años y, aunque sus padres son miembros fundadores del partido, dice que no la impulsó ese factor a inscribirse. Asistió al Colegio de Las Esclavas, mi alma mater, donde nos enseñaron sobre todo las bases del trabajo voluntario y a sensibilizarnos por las comunidades y grupos sociales que menos tienen. Su militancia se destaca porque ha abarcado, a su corta edad, temas tan importantes como la vocería en la campaña por el referéndum del Canal. Desde que se inscribió ha demostrado su compromiso no solo con la juventud que representa sino por velar que los jóvenes participen y no solo exijan, romper la apatía que existe en este segmento de la población. Aunque la Escuela de Formación Política (escuela de cuadros) apenas se instituyó hace un par de años, ella apuesta por restablecer la credibilidad de la clase política, que ha sido descalificada por sus actuaciones en los años recientes y aboga por un partido fuerte, donde prevalezca la calidad y no solo se concentre en la cantidad.

Raúl Leis, el gran hombre que despedimos la semana pasada, siempre trabajó con y por la juventud. Su sueño se hace realidad en la participación de cada uno de estos jóvenes que se involucran en política y desde temprano van construyendo ese mundo posible que él anhelaba para todos.

 

Hasta luego Raúl, por “Un Mundo Posible”

04 de mayo de 2011 

Faltan un par de horas para acercarme a la Catedral a unirme al sentimiento de tristeza que no solamente embarga a tu apreciada familia, sino al resto de los muchos panameños y extranjeros que tocaste con tu sapiencia, tu bondad y tu sonrisa inmensa.  Me toca hacer un pequeño recuento de todas las instancias donde nuestras vidas se cruzaron, para rememorar que tuve la fortuna de conocerte en el plano personal, político y social, y hasta en el editorial.

 

Trato de rebuscar en mis recuerdos y estimo que nos conocimos a incios de los años ’70, cuando yo salía del colegio secundario e iniciaba la Universidad y me hice novia de quien fue posteriormente mi marido, Nat Méndez.  Colaboramos, Nat y yo con la revista Diáologo Social, que dirigió Raúl hasta fines de los años noventa.  Recuerdo en una ocasión que Nat publicó un artículo y yo hice las ilustraciones.

 

Nuestras vidas e ideales volvieron a coincidir cuando en 1992 Raúl se inventó en su pequeña cabeza todo el planteamiento político y plan de gobierno del Movimiento Papa Egoró, que liderizaba Rubén Blades.  En la sede de ese partido, en La Cresta, muchas veces nos reunimos.  Siempre lamenté que Raúl no ganara en las elecciones en las que corrió para legislador, estoy segura que le hubiera dado a la figura del legislador un tono totalmente diferente al que conocemos comunmente y que nuestro común amigo Miguel Antonio Bernal denominó “legisladrones”.

 

Nuestras vidas siguieron casi en forma paralela y continuamos viéndonos en diferentes foros.  Siempre respeté sus planteamientos y posturas verticales frente a los problemas del país.  Lo hubiera querido llevar al Ministerio durante mi breve gestión como asesor pero no tuve la oportunidad.  Raúl seguía cosechando triunfos tanto en lo social como en lo literario.

 

Entrando el siglo XXI, nos volvimos a encontrar felizmente en la isla de Taboga, donde Raúl y Mariela, su fiel compañera, también decidieron que sería su destino de descanso, como lo fue el mío por algunos años.  Su vecino y amigo común, el editor alemán Hans Roeder, ayudó a cimentar más la amistad y el respeto que nos profesábamos.  Se sumó a los esfuerzos de la Asociación Cívica de Taboga y a las luchas que tuvimos que emprender allá.

 

Más recientemente, cada vez que nos veíamos en eventos literarios o culturales, intercambiábamos figuritas, por ejemplo le dí unas ideas de un muerto cuyas cenizas no aparecían, las que dijo las iba a tomar para hacer una obra de teatro.  En todas las vigilias y protestas en las que este año he participado, allí estaba Raúl, siempre solidario.  La última vez que lo ví fue en la presentación del libro de Andrés Oppenheimer, el 12 de abril pasado.

 

La noche que murió me enteré enseguida, porque algunos malpensados pensaron que por haber sido copartidarios podría confirmar su lamentable deceso.  Me dolió mucho que se fuera tan de prisa, tan pronto.  Nos toca seguir su ejemplo, su postura inclaudicable y hacer honor a sus ideales y sus visiones.  No nos queda de otra, y recordarlo siempre con esa permanente sonrisa y cordialidad que era contagiosa.

 

Hasta pronto Raúl, no te olvidaremos y guardaremos tu memoria.

 

 

Sobreseimiento definitivo

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 2 de mayo de 2011

El viernes culminaron las faenas del mes y de la semana con la noticia de que al Toro (Ernesto Pérez Balladares) lo habían sobreseído definitivamente de los cargos que desde hace más de un año le habían imputado, por supuesto lavado de dinero. Para muchos fue una gran alegría y para otros, motivo de decepción, porque no hay que negar que el ex presidente suscita pasiones, a favor y en contra.

Las causas de esta acusación descansan en una investigación caprichosa que hizo un diario local, por pura tirria y, seguramente, los argumentos fueron tan tibios que los desestimaron. Hace un año y aún hoy reitero, que no puede haber delito de lavado de dinero cuando el origen del negocio es lícito, en este caso se trata de la actividad de los casinos, esa que el presidente Martinelli llamó recientemente en forma despectiva “chinguia”.

Las concesiones de los casinos fueron otorgadas en propiedad y con derecho una vez que los casinos se privatizaron. Mal puede ser un negocio ilícito cuando es parte de la actividad de muchos panameños. A mí no me gusta estar apostando o chingueando, como diría nuestro incontinente presidente, pero reconozco que hay mucha gente a la que le apasiona esta actividad. No cabe acusarse a alguien de recibir beneficios de un negocio lícito y señalarle que es dinero sucio.

El gran orquestador de toda esta seudo investigación traicionó, no solamente a sus mentores, sino hasta a su prójimo más cercano, y hoy sigue haciendo daño desde otro medio y ha demostrado que se vende al mejor postor. El fiscal que fue premiado con el cargo de Procurador General por haber instruido un expediente en complicidad con el Ejecutivo para encarcelar al Toro y montar el circo mediático de buscarlo por tierra, mar y aire en un infeliz Día de los Inocentes, debe sentirse como un tonto, pero inútil. Y la valiente mujer que despacharon y juzgaron sin miramiento, porque se atrevió a advertir que el caso no tenía sustento, debe estar sentada en la puerta de su portal, esperando ver pasar los restos de su enemigo.

El Ministerio Público vuelve a jugar un pésimo papel, porque tanto esfuerzo, recursos y tiempo invertido en un caso que era, a todas luces, sin sustento le quita esos mismos recursos a los que urge resolver. Dejen de andar indagando por una noticia de periódico y vayan a los hechos en apego a la ley.